10012: ¿Quién escribió el Corán y cómo fue compilado?


¿Quién escribió el Corán y cómo fue compilado?

 Alabado sea Allah. 

 Primero: 

 Allah ha garantizado Él mismo la preservación del Corán. Allah dijo (interpretación del significado): 

 “Ciertamente Nosotros hemos revelado el Corán y somos Nosotros sus custodios”. (al-Híyr 15:9). 

 Ibn Yarír at-Tabarí dijo en su exégesis, 14/8: 

 “Allah está diciendo “Somos Nosotros Quienes revelamos el Recuerdo (díkr, el Corán)”, es decir el Corán, “y Nosotros custodiaremos el Corán” contra cualquier falsedad agregada, o contra cualquier cosa que le fuera sustraída, ya sea que tenga que ver con la legislación, castigo de los crímenes o asuntos de herencia”. 

As-Sa’di dijo en su exégesis del Corán (p. 696): 

 Allah ha dicho: “Somos Nosotros Quienes revelamos el Corán, en el cual están mencionados todos los asuntos como clara evidencia, y en el cual Nosotros les recordamos a aquellos que buscan el Recuerdo…. Y seguramente, Somos quienes lo custodiamos” significa, mientras fue revelado y luego de su revelación. Mientras fue revelado “Nosotros lo protegemos” de cualquier falsificación hecha por cualquier malvado, y después de su revelación Allah lo inspiró en el corazón de los Su Mensajero. Allah ha protegido las palabras de ser cambiadas y de cualquier agregado o supresión, o de la distorsión de sus significados.

 Nadie puede intentar distorsionar sus significados sin que Allah guíe a alguien a explicar la verdad acerca del Corán. Este es uno de los grandes signos de Allah y Sus bendiciones para sus servidores. Otro aspecto de esta protección es que Allah protege a la gente del Corán contra sus enemigos, y ningún enemigo puede superarlos o eliminarlos”. 

 El Corán fue revelado al Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) en etapas durante un período de veintitrés años. Allah dijo (interpetación del significado): 

 “Y a este Corán te lo hemos revelado en partes para que se lo recites a los hombres gradualmente. Te lo hemos ido revelando poco a poco”. (al-Isra’ 17:106). 

 As-Sa’di (que Allah tenga misericordia de él) dijo: 

“Esto significa “Nosotros hemos revelado el Corán en etapas”, para diferenciar la buena guía del extravío, la verdad de la falsedad. 

“Para que tu puedas recitarlo a los hombres gradualmente”, significa, pausadamente, para que puedan meditar y pensar acerca de sus significados, y comprender las diferentes ramas del conocimiento contenidas en él. 

 “Y Nosotros lo hemos revelado en etapas”, significa, durante el período de veintitrés años”. 

 Tafsir as-Sa’di, p 760. 

  Segundo: 

 La literatura no estaba muy difundida entre los árabes. Allah los describió en estos términos cuando Él dijo (interpretación del significado): 

 “Él es Quien eligió de entre los iletrados [los árabes] un Mensajero para que les recite Sus preceptos, les purifique y les enseñe el Libro y la sabiduría. Y por cierto que antes de ello se encontraban en un evidente extravío.”. (al-Yumu’ah 62:2). 

 Ellos solían memorizar el Corán en su corazón, y algunos de ellos solían consignar por escrito algunos versos y capítulos sobre pieles de animales, piedras lajas blancas y objetos similares. 

 Tercero: 

 Al principio el Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) prohibió a sus escribas que registraran cualquier otra cosa que no fuera el Corán, y especialmente prohibió durante un tiempo que se registraran sus propias palabras, para que sus compañeros pudieran concentrarse en memorizar el Corán y escribirlo, y para que las palabras del Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con el) no fueran confundidas con las palabras de Allah, y así el Corán fue protegido de cualquier adición o supresión. 

Cuarto: 

El Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) designó un grupo de entre sus compañeros, quienes fueron los más confiables y sabios para consignar por escrito la Revelación. Ellos son bien conocidos por sus biografías como aquellos quienes pusieron la Revelación por escrito, tales como los Cuatro Califas conocidos, y ‘Abd Allah ibn ‘Amr ibn al-‘Aas, Mu’wiyah ibn Abi Sufián, Zaid ibn Zábit, y otros, que Allah esté satisfecho de todos ellos. 

Quinto: 

 El Corán fue revelado en siete estilos de recitación, tal como fue narrado en el relato auténtico de ‘Umar ibn al-Jattáb (que Allah tenga misericordia de él) del Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él). Esto nos fue transmitido por al-Bujari (2287) y Muslim (818). 

 Sexto: 

 El Corán continuó siendo preservado en los corazones de los sahabas que lo memorizaron, y sobre pieles y otros materiales, hasta el tiempo del Califa Abu Bakr as-Saddíq (que Allah esté satisfecho de él). Durante las batallas de Ríddah muchos de los sahabas que habían memorizado el Corán murieron, y Abu Bakr (que Allah esté satisfecho de él) temió que el Corán se perdiera. Entonces consultó a sus compañeros sobre compilar el Corán en un solo libro, para que permaneciera bien preservado. Él confió esta misión al jefe de los memorizadores, Zaid ibn Zábit (que Allah esté satisfecho de él). Al-Bujari narró en su Sahih (4986) que Zaíd ibn Zábit (que Allah esté satisfecho de él) dijo: 

 “Abu Bakr as-Saddíq envió por mí cuando la gente de al-Iamámah fue matada (es decir, compañeros del Profeta que pelearon contra el falso profeta Musáilimah). Acudí, y encontré a ‘Umar ibn al-Jattáb sentado con él. Abu Bakr (que Allah esté satisfecho de él) me dijo: “Umar vino y me dijo: “Muchos entre los Qurra’ del Corán fueron asesinados en la batalla de Iamamah (es decir, quienes preservaban el Corán en su corazón), y temo que más puedan morir en otros campos de batalla, y que una parte del Corán se pierda. Por lo tanto sugiero que tú (Abu Bakr) des órdenes para que el Corán sea reunido en un solo libro”.

 Le dije a ‘Umar: ¿Cómo puedes hacer algo que el Mensajero de Allah (paz y bendiciones de Allah sean con él) no hizo? Y ‘Umar me contestó: “Por Allah, esto es para bien”. ‘Umar continuó insistiéndome (a aceptar su propósito) hasta que Allah abrió mi corazón y comencé a darme cuenta del gran beneficio que había en su idea, de lo que él ya se había dado cuenta. Entonces Abu Bakr me dijo: “Eres un hombre joven y sabio y nosotros tenemos mucha confianza en ti. Tu solías escribir la Revelación del Mensajero de Allah (paz y bendiciones de Allah sean con él). Entonces debes buscar el Corán (es decir, los fragmentos de palma o piedra en que estaba escrito) y compilarlo (en un solo libro). Por Allah, que si me ordenaran que moviera una montaña, esto no habría sido más difícil para mí que ordenarte la compilación del Corán”. Le dije a Abu Bakr: “¿Cómo puedes hacer algo que el Mensajero de Allah no hizo (paz y bendiciones de Allah sean con él)?”

 Abu Bakr me respondió: “Por Allah, se trata de algo bueno”. Abu Bakr siguió insistiéndome (a aceptar su propósito) hasta que Allah abrió mi corazón como abrió Él el corazón de Abu Bakr y ‘Umar. Entonces comencé a buscar el Corán y recopilarlo de los fragmentos de palmera, piedras lajas, y de los corazones de los hombres, (es decir, de los memorizadores), hasta que encontré el último verso de Surat at-Tawbah con Abu Juzaimah al-Ansari, y no lo encontré con nadie más que con él.

 Este verso es: 

 “Ciertamente se os ha presentado un Mensajero de entre vosotros que se apena por vuestras adversidades, se preocupa y desea que alcancéis el bien [e ingreséis al Paraíso]; es compasivo y misericordioso con los creyentes”. 

 (at-Tawbah 9:128, interpretación del significado)…hasta el fin de Surat Bará’ah (Surat at-Tawbah). 

 El manuscrito completo fue conservado por Abu Bakr hasta que murió, luego lo conservó ‘Umar por el resto de su vida, y luego quedaron estos fragmentos con Hafsah bint ‘Umar (que Allah esté satisfecho de todos ellos)”. 

 El sahabah Zaíd ibn Zábit (que Allah esté satisfecho de él) conocía el Corán en su corazón, pero fue metódico en su empeño; él no consentiría escribir un verso hasta que dos sahabas testificaran que ellos lo habían oído del Mensajero de Allah (paz y bendiciones de Allah sean con él). 

 Este musjaf (copia escrita del Corán) permaneció en las manos de los califas hasta el tiempo del tercer Califa rectamente guiado, ‘Uzmán ibn ‘Affán (que Allah esté satisfecho de él). El sahabah (que Allah esté satisfecho de él) lo difundió en los diferentes territorios, pues solían recitar el Corán de acuerdo a lo que habían oído y aprendido de las siete diferentes recitaciones del Mensajero de Allah (paz y bendiciones de Allah sean con él), y cada uno de los estudiantes solía recitar de acuerdo a lo que había oído de su shéij. Si un estudiante oía a alguien recitar de una manera diferente a la que él había aprendido, lo denunciaba y acusaba de estar en un error, y esto fue así hasta que el sahabah temió que se esparciera la intriga entre los tabi’ín y las sucesivas generaciones. Entonces pensaron que debían unir a la gente en una sola recitación, la cual fue la del dialecto de los Qureishíes en el cual el Corán fue revelado al principio, para dispersar cualquier disputa y resolver el asunto. ‘Uzmán (que Allah esté satisfecho de él) fue consultado sobre esto, y estuvo de acuerdo con esta opinión. 

 Al-Bujari narró en su Sahih (4988) de Anas ibn Malik que Hudaifah ibn al-Yamán acudió a ‘Uzmán en el tiempo en que la gente de Shám (Siria) y la gente de Iraq estuvieron en guerra para conquistar Armenia y Azerbaiyán. Hudaifah se alarmó por sus diferencias (con la gente de Shám e Iraq) en relación al Corán, entonces le dijo a ‘Uzmán: “¡Oh, Príncipe de los Creyentes! Salva a esta nación antes de que disputen por el Libro como los judíos y los cristianos lo hicieron”. Entonces ‘Uzmán envió un mensajero a Hafsah diciéndole, “Envíanos el manuscrito del Corán, para que podamos hacer copias del musjaf y luego te lo retornemos”. 

 Hafsah lo envió a ‘Uzmán, y ‘Uzmán ordenó a Zaíd ibn Zábit, ‘Abul-láh ibn az-Zubair, Sa’id ibn al-‘Aas y Abd er-Rahmán ibn Háriz ibn Hishám, elaborar copias del manuscrito. ‘Uzmán dijo a los tres hombres de Quraish (la tribu a la que pertenecía el Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él)): “En caso de que estén en desacuerdo con Zaíd ibn Zábit en algún punto sobre el Corán, escríbanlo en el dialecto de Quraish, porque el Corán fue revelado en su lengua”. Ellos lo hicieron así, y cuando hubieron terminado muchas copias, ‘Uzmán devolvió el original a Hafsah. 

 ‘Uzmán envió a cada provincia musulmana una copia, y ordenó que todas las demás copias y fragmentos coránicos fueran destruido. 

 Ibn Shiháb dijo: Járiyah ibn Zaíd ibn Zábit me dijo que él oyó a Zaíd ibn Zábit decir: “Cuando hicimos las copias del musjaf perdí un verso de al-Ahzáb que solía oír del Mensajero de Allah (paz y bendiciones de Allah sean con él). Entonces investigamos, buscándolo, y lo encontramos con Juzaimah ibn Zábit al-Ansarí. El verso era:  

“Entre los creyentes hay hombres que cumplieron el compromiso que tomaron con Alá, algunos ya fallecieron, y otros esperan que les llegue su hora y no han cambiado de actitud [y cumplen con el compromiso]”. (al-Ahzáb 33:23, interpretación del siginficado). Entonces lo pusimos en su lugar, en la surah que le correspondía”. 

 Así se le puso fin a la disputa y los musulmanes fueron unidos. El Corán permaneció y permanecerá narrado de generación a generación y preservado en los corazones de los hombres hasta el Día de la Resurrección. Así es como Allah ha preservado Su Libro, confirmando el verso en el que Él dice (interpretación del significado): 

 “Ciertamente Nosotros hemos revelado el Corán y somos Nosotros sus custodios”.

 (al-Híyr 15:9). 

 Y Allah sabe más.

Islam Q&A
Create Comments