Fri 25 Jm2 1435 - 25 April 2014
103660

¿Es permisible usar la palabra Yahilíyah para referirse a sociedades posteriores al tiempo del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él)?

¿Es permisible usar la palabra Yahilíyah para referirse a sociedades posteriores al tiempo del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), ya sean sociedades musulmanas o no musulmanas?

 Alabado sea Allah.

 En primer lugar, la palabra árabe yahilíyah es usada para referirse a la Época de Ignorancia Preislámica, previa a la venida del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él). Se refiere a dos cosas que se combinaron en ese período: la ignorancia (yáhl) y la estupidez (yahálah).

 La palabra yahilíyah es una palabra avergonzante. La ignorancia y la estupidez juntas son suficientes para que una persona las desapruebe en sí misma, aún si tiene efectivamente estas cualidades, el conocimiento y la guía son suficientes para que una persona se sienta orgullosa de ello, si tiene estos atributos, y aún si no los tiene.

 En al-Mu’yám al-Wasít (1/300) dice:

 “La Época de Ignorancia Preislámica (yahilíyah) se refiere al estado de los árabes antes del advenimiento del Islam, es decir la estupidez y el extravío”. Fin de la cita.

 Al-Háfid Ibn Háyar (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

 “La yahilíyah es lo que había antes del Islam”. Fáth al-Bári 10/468.

 Al-Manáwi (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

 “La yahilíyah se refiere al tiempo anterior a que el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) fuera enviado; la llamaron así por la magnitud de su ignorancia”.

 Faid al-Qadír 1/462.

 El Shéij Muhámmed ibn ‘Uzaimín (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

 “Lo que quiere representarse por la palabra yahilíyah es el tiempo antes de la venida del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), porque en aquél tiempo la ignorancia de la gente era muy grande; esto incluía tanto la ignorancia sobre los derechos de Dios como los derechos humanos”.

 Al-Qáwl al-Mufíd ‘ala Kitab at-tawhíd, 2/146; Maymu’ Fatáwa ash-Sháij Ibn ‘Uzaimín, 10/p. 601.

 También dijo:

 “Ultrajar es un acto de la yahilíyah que inevitablemente ha encontrado continuidad en esta comunidad, aunque es algo que pertenece a la Época de la Ignorancia, ya sea la ignorancia de oponerse al conocimiento, o la idiotez de oponerse a la sabiduría”.

 Al-Qáwl al-Mufíd ‘ala Kitab at-Tawhid, 2/149; Maymu' Fatáwa ash-Sháij Ibn ‘Uzaimín, 10/p. 603.

 En segundo lugar, Dios envió a Su Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) con la buena guía y la religión de la verdad, y Dios llenó el mundo de luz a través de él, y dispersó la oscuridad de la ignorancia y la incredulidad. Con esta llegada, la Era de la Ignorancia terminó, pero, ¿la ignorancia desapareció de todos los lugares y de todas las eras? Por supuesto que no. Por eso no es permisible describir a todas las sociedades como ignorantes después de su llegada (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), pero tampoco podemos decir que todas las sociedades estén libres de ella. Algunas sociedades están todavía viviendo en las profundidades de la yahilíyah, por lo tanto no se puede decir que estén libres de esa cualidad. Pero las sociedades sobre las cuales la luz del Islam ha brillado no pueden ser descriptas en estos términos, y aún si incumplieran el Islam en algunos aspectos, no pueden ser descriptos como yáhili. Los eruditos están de acuerdo sobre este punto”.

 1 – El Shéij al-Islam Ibn Taimíyah (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

 “Antes de que fuera enviado el Mensajero (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), la gente estaba en un estado de yahilíyah o ignorancia. Sus leyes y tradiciones eran o inventadas por ignorantes y practicadas por ignorantes.

 De la misma forma, todo lo que fuese contrario al Mensaje traído por los mensajeros anteriores, es decir el judaísmo y el cristianismo, eran formas de ignorancia. Esto era la yahilíyah en términos generales. Pero después de la llegada del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), ésta puede existir en un lugar y en otro, como existe en las tierras de los incrédulos, y puede existir en una persona u otra; un hombre está en estado de yahilíyah antes de convertirse al Islam, aún si vive en una tierra musulmana.

 Pero en términos generales, no hay yahilíyah después de Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), porque entre su comunidad hay un grupo que continuará prevaleciendo y portando el estandarte de la verdad hasta que la Hora llegue.

 En términos específicos, la yahilíyah puede aparecer en algunas tierras del Islam, y en muchos musulmanes individualmente, como el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Cuatro cosas entre mi comunidad son de la yahilíyah”. Y le dijo a Abu Dárr: “Tu eres un hombre en el cual hay cualidades de la yahilíyah”, etc.

 Y él agregó en este reporte: “Alguien que intenta seguir una forma yahili después de haberse convertido el Islam”. Esto se refiere a la yahilíyah en general, o formas específicas asociadas con el cristianismo, el judaíso y el zoroastrismo, el sabianismo, etc. La idolatría, una combinación de todo o parte de esto, una forma yahili adoptada por algunas religiones, porque todo esto es inventado o fue abrogado, y se convirtió en obsoleto y parte de la yahilíyah con la venida de Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él); aunque la palabra yahilíyah es usualmente usada para referirse a los árabes y sus antiguas formas, el significado es el mismo”.

 Iqtidá' as-Sirát al-Mustaqím, p. 78 y 79.

 2 – Explicando lo que está mal en la frase “La yahilíyah del siglo XX”, el Shéij Bákr Abu Zaid (que Dios lo preserve), dijo: “El gran erudito al-Albani dijo que esta frase implica una exageración y una omisión del hecho de que el Islam prevaleció sobre todas las religiones”. En Haiát al-Albani (La Vida de al-Albani), dice:

 “La frase “La yahilíyah del siglo XX”, en la opinión del al-Albani:

 Pregunta: “El Da’íyah Sayíd Qutub (que Allah tenga misericordia de él) usó una frase que es repetida a menudo en algunas escuelas islámicas de pensamiento de las cuales él es su referente y cabeza visible, que es “La yahilíyah del Siglo XX”. ¿Cuán correcta es esta frase? ¿Hasta qué punto esto se corresponde con la yahilíyah de las épocas antiguas, en su opinión?

 Al-Albani respondió:

 “Alabado sea Allah, que Dios bendiga y otorgue la paz a nuestro Profeta Muhámmed, a su familia y a sus compañeros, y quienes les siguieron después de eso. Lo que pienso es que esta frase “La yahilíyah del siglo XX”, no está libre de exageración acerca del siglo actual, el siglo XX. El hecho de que el Islam esté vivo en este país, aún cuando se han infiltrado tantas cosas que no forman parte de él, significa que no podemos decir que este siglo sea como la yahilíyah de antaño. Nosotros sabemos que lo que quiere decir la primera yahilíyah es solamente acerca de los árabes: que eran idólatras, estaban claramente extraviados, y esto también se aplicaba a las religiones circundantes, como el cristianismo y el judaísmo, que eran ya religiones distorsionadas. Por lo tanto, en ese tiempo no había una religión pura que hubiera permanecido sin cambio ni adulteración. Indudablemente describir esa era como yahilíyah es correcto. Pero este no es el caso en el presente, porque Dios bendijo a los árabes primero, y luego al resto de la humanidad, enviando a Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), el Sello de la Profecía, a quien Él le reveló la religión del Islam, que es la religión definitiva, y Dios ha prometido proteger esta religión, tal como Él dijo (traducción del significado): “Ciertamente Nosotros hemos revelado el Corán y somos Nosotros sus custodios” (al-Híyr 15:9). Su Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) nos dijo que la comunidad musulmana sería afectada por algunas desviaciones como le sucedió a las naciones anteriores, cuando dijo: “Ustedes seguirán ciertamente el camino de aquellos que estuvieron antes (judíos y cristianos) palmo a palmo, pulgada a pulgada, al punto de que si ellos entran en la madriguera de un lagarto, ustedes entrarán también”. Nosotros dijimos: “Oh, Mensajero de Dios, ¿(te refieres a) los judíos y cristianos?”, y respondió: “¿Y a quién más?”.

 Digo: aunque el Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) nos dijo que los musulmanes nos desviaríamos hasta el punto de imitar a los judíos y cristianos en sus desviaciones, al mismo tiempo él (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) también dio a sus seguidores la feliz noticia de que lograríamos continuar en el camino que él nos trazó. Él (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Mi comunidad será dividida en setenta y tres sectas, todas las cuales estarán en el Infierno excepto una”. Ellos dijeron: “¿Cuál, Mensajero de Dios?”, y respondió: “Al-Yáma’ah (la comunidad principal)”. Y de acuerdo a otro reporte, dijo: “Este es el grupo que sigue el mismo camino que yo y mis compañeros”.

 El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) confirmó que cuando dijo, según un reporte cuya autenticidad está consensuada por los sabios: “Un grupo de mi comunidad continuará prevaleciendo y adhiriéndose a la verdad, y no serán lastimados por quienes se les oponen, hasta que el decreto de Dios suceda”.

 Por lo tanto, hay todavía en esta comunidad un buen y bendecido grupo que sigue la guía del Corán y la Tradición Profética, y que está lejos de la yahilíyah del pasado o del presente. Por eso pienso que usar la palabra “yahilíyah” para referirse al siglo XX es una exageración, porque esto puede dar la impresión de que todo el Islam está desviado completamente de la unidad absoluta de Dios (tawhíd) y la sinceridad en el culto a Dios solamente. Por eso este siglo, el siglo XX, se ha convertido en algo como el tiempo de la yahilíyah en lo cual el Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) fue enviado para traernos de la oscuridad hacia la luz. En ese caso, este uso en términos generales debe limitarse a los no musulmanes primero, aquellos de quienes Allah dijo (traducción del significado): “Combatid a quienes no creen en Allah ni en el Día del Juicio, no respetan lo que Allah y Su Mensajero han vedado y no siguen la verdadera religión [el Islam] de entre la Gente del Libro [judíos y cristianos], a menos que éstos acepten pagar un impuesto por el cual se les permita vivir bajo la protección del estado islámico conservando su religión con sumisión” (at-Táwbah 9:29). Describir el siglo veinte como yahilíyah sólo puede hacerse aplicándolo a los no musulmanes, que no siguen el Corán ni la Tradición Profética. Pero usarlo en términos generales puede implicar que no queda ninguna bondad en los musulmanes, y esto es contrario a lo que ha sido explicado arriba en el reporte del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), quien dijo que quedaría un grupo en su comunidad que se apegaría a la verdad, tal como el reporte en el cual él (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “El Islam comenzó como un extraño, y volverá a ser un extraño en el exilio. Bienaventurados sean los exiliados”. Ellos dijeron: “¿Quiénes son, Oh, Mensajero de Dios?”. Hay varias versiones de este reporte. En algunas el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) describió a los exiliados como: “Aquellos que reavivarán lo que la gente descuidó de mi Tradición después de que yo me haya ido”. De acuerdo a otro reporte, él (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Son gente recta y escasa entre la muchedumbre, y quienes no les hacen caso serán más que aquellos que les tomarán en serio”. Por eso no es permisible usar esta descripción (yahilíyah) en términos generales para referirse a la era actual, porque entre los musulmanes, alabado sea Dios, hay algunos bien guiados que se aferrarán al ejemplo del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y a su Tradición, y esto continuará así hasta que la Hora comience. Más aún, en las palabras de Sayíd Qutub (que Allah tenga misericordia de él) y en algunos de sus libros hay eso que hace pensar al investigador que el autor puede haber estado de alguna forma excedido en su celo, en la forma en la que él explicó el Islam a la gente. Quizás su excusa por hacer eso puede ser que escribió en un estilo literario. Con respecto a algunos asuntos de la jurisprudencia islámica, tales como cuando habla sobre los trabajadores en su libro Al-‘Adálah al-Iytima’íyah (La Justicia Social), él comenzó a escribir acerca de la unidad absoluta de Dios (Tawhíd), con frases fuertes y enfáticas para infundir a los creyentes seguridad en su religión y fe. En ese sentido ciertamente renovó el llamado al Islam en los corazones de la juventud. Aún si sintiéramos algunas veces que dijo algo que indique que no tenía el tiempo suficiente para examinar en profundidad algunos puntos acerca de la temática sobre la que escribió, en resumen podemos decir que usar esta palabra (yahilíyah) para describir la época moderna en términos absolutistas es algo que no está libre de cierta exageración, que puede conducir a subestimar a la comunidad que todavía prevalece y se adhiere a la verdad. Y esto es todo lo que tengo para decir acerca de este asunto”. Fin de la cita.

 Mu’yám al-Manáhi al-Lafzíyah, p. 212-215.

 3 – El Shéij Sálih Ibn Fawzán al-Fawzán (que Dios lo preserve) fue interrogado: “¿Es permsible usar la palabra yahilíyah para referirse a las modernas sociedades islámicas?”

 Respondió:

 “La yahilíyah en términos generales terminó con la venida del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), por lo tanto no es permisible aplicarla a las sociedades musulmanas en términos generales. Ahora, si las aplicáramos a ciertas características, individuos, algunos grupos, o a algunas sociedades, entonces es aceptable y permisible. EL Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo a uno de sus compañeros: “Tú eres un hombre con algunas cosas de la yahilíyah”. Y también (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Hay cuatro asuntos de la yahilíyah en mi comunidad que no abandonarán: el orgullo por sus antepasados, calumniar el linaje de alguien, buscar la lluvia a través de las estrellas y las lamentaciones”.

 Al-Aywábah al-Mufída ‘an As'ilah al-Manáhiy al-Yadídah (86, pregunta No. 31).

 En tercer lugar, no es permisible para el musulmán considerar a las sociedades musulmanas con un sentido de arrogancia o mirarlas de arriba. Esto incluye considerarlos a todos como ignorantes, desviados o condenados.

 Se narró que Abu Hurairah (que Allah esté complacido con él) dijo: “El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Si un hombre dice “la gente está condenada”, es alguien que está causando su condenación”. Narrado por Muslim (2623).

 El Imam Ibn ‘Abd al-Bárr (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

 “A lo que se refiere es, de acuerdo a los eruditos, a cuando un hombre dice esto con desprecio o displicencia, insinuando que él está por encima de ellos o expresando autoadmiración. Pero si dice eso con pena y compasión por ellos, porque teme por ellos porque ve muchas costumbres reprensibles entonces no es la clase de persona a la que se refiere este reporte. La diferencia entre los dos es que en el primer caso quien lo dice está complacido consigo mismo y enfermo de admiración en sí mismo, envidia a quienes que están por encima de él y desprecia a quienes están por debajo, cuando en el segundo caso se trata de alguien que está reprendiéndose a sí mismo, que no es arrogante ni está enfermo de autocomplacencia”.

 At-Tahmíd 21/242.

 Y Allah sabe más.

Islam Q&A
Create Comments