Sat 19 Jm2 1435 - 19 April 2014
10508

Engrandecer a Dios (takbir) en cualquier momento durante el mes de Dul Híyyah, o está restringido a ciertos momentos

Acerca de glorificar a Dios (takbir) en la festividad de ‘Id al-Ad há

 Alabado sea Dios

 Con respecto a la magnificación de Dios (takbir) durante la festividad de ‘Id al-Ad há, está prescripto desde el comienzo del mes hasta el fin treintavo día del mes de Dul Híyyah, porque Allah dijo (traducción del significado):

 “Para que atestigüen todas las gracias de la peregrinación, y recuerden el nombre de Allah en los días consabidos al sacrificar las reses del ganado que Él les ha proveído. Comed, pues, de ellas, y dad de comer al indigente y al pobre” (al-Háyy 22:28).

 - Los cuales son diez días; y porque Allah dijo (traducción del significado):

 “Recordad a Allah los días señalados [los tres día posteriores al Día del Sacrificio]” (al-Báqarah 2:203).

 - Los cuales son los días de Tashriq.

 Y el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Los días de tashriq son los días para comer, beber y rememorar a Dios”. Narrado por Muslim en sus Sahih. Al-Bujari mencionó en su Sahih, en un reporte mu’állaq, que Ibn ‘Umar y Abu Hurairah (que Allah esté complacido con ellos) solían salir al mercado en los primeros diez días de Dul Híyyah, recitando el takbir (Alláhu Ákbar: ‘Dios es el más grande’), y la gente solía imitarlos. ‘Umar ibn al-Jattáb y su hijo ‘Abd Allah (que Allah esté complacido con ambos) solían recitar el takbir durante los días de (peregrinar a) Mina en la mezquita y en los campos, elevaban sus voces hasta que en Mina se escuchaba el eco de su takbir. Se narró que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y un grupo de sus compañeros (que Allah esté complacido con ellos) solían recitar el takbir después de cada una de las cinco oraciones desde la oración del alba (fáyr) en el Día de ‘Arafah, hasta la oración del ‘asr en el decimotercer día de Dul Híyyah. Esto se aplica a quienes no están en la peregrinación; para quienes están en la peregrinación, deben concentrarse en su ihrám (estado de pureza ritual para la peregrinación) y en recitar el talbíyah (oración del peregrino), hasta que llegue el momento de arrojar las piedras en Yamarát al-‘Aqabah en el Día del Sacrificio (Iáum an-Náhr); después pueden recitar el takbir. El takbir debe comenzar con la primera piedra arrojada en la Yamarát mencionada. Si el peregrino recita el takbir junto con el talbíyah, está bien, porque Anas (que Allah esté complacido con él) dijo: “Algunos recitaban el talbíyah en el Día de ‘Arafah, y no se les criticaba, y algunos recitaban el takbir y no se les criticaba”. Narrado por al-Bujari. Pero es mejor para quien está en el estado de ihrám recitar el talbíyah y para quien no está peregrinando en ihrám, recitar el takbir en los días mencionados.

 Por eso sabemos que de acuerdo al punto de vista más correcto entre los eruditos, magnificar a Dios (takbir) sin restricciones y restringido a ciertos momentos se combina en cinco días, es decir, en el Día de ‘Arafah, el Día del Sacrificio, y en los tres días de tashriq. Con respecto al octavo día del mes de Dul Híyyah y a los días que lo preceden, el takbir en estos días puede recitarse sin restricciones en cualquier momento, no sólo en ciertos momentos, la prueba de esto son los versos y reportes mencionados arriba. En al-Musnad se narró del hijo de ‘Umar (que Allah esté complacido con ambos) dijo: “No hay días en los cuales las buenas obras sean más grandes y más amadas para Dios que en estos diez días, por lo tanto, reciten mucho tahlil (diciendo lá iláha íllah Allah), mucho takbir (diciendo Alláhu Ákbar), y mucho tahmíd (diciendo al-hámdulilláh)”, o palabras simulares.

Kitab Maymu’ Fatáwa wa Maqálat Mutanáwwi’ah li Samáhat ash-Shéij ‘Abd el-‘Azíz ibn Baaz, vol. 13, p. 17
Create Comments