10521: Dice que la Tradición Profética (sunnah) no es confiable


Alguna gente rechaza la sunnah sobre la base de que hay muchos relatos de transmisión débil y fabricados, y que la fabricación de muchas mentiras debilita la sunnah y la hace poco confiable. ¿Cuál es su opinión sobre esto?

 Alabado sea Allah. 

 Este es el punto de vista de algunos herejes y gente extraviada, tanto en el pasado como hoy en día. Actualmente, quienes han expresado este punto de vista incluyen a Salih Abu Bakr en su libro al-Adwá’ al-Qur’aníyah; Husain Áhmad Amín en Dalil al-Muslim al-Hazín; Áhmad Amín en Fáyr al-Islam; ‘Abd-Allah an-Na’ím en Nahwa Tatwír at-Tashrí’ al-Islami; Sa’id al-‘Ashmáwi en Haqqíqat al-Hiyab; Salih al-Wardani en su inconducente libro Rihlati min as-Sunnah ila ash-Shi’ha; ‘Abd al-Yawad Iasin en as-Sultah fil-Islam; Nasr Abu Zaid en Imam ash-Sháfa’i; Zakaríyah ‘Abbás Dawud en Ta’ammulát fil Hadiz; Hawlat Nahr en Diraasát Muhammadíyha; Maurice Bucaille en Diraasát al-Kútub al-Muqáddisah; Murtada al-‘Ashkar en Jamsún wa Mi’ah Sahabi Mujtalaq; Dr. Mustafa Mahmud en Maqaalát ‘an ash-Shafá’ah. 

 Nosotros decimos: es cierto que hubo defraudadores y mentirosos que fraguaron palabras y se las atribuyeron al Mensajero de Allah (paz y bendiciones de Allah sean con él), pero el asunto no es tan simple como imaginan estos objetores que, también esparcen la duda entre los demás. Ellos son inconscientes de cómo los musulmanes han protegido la sunnah. Junto a los defraudadores, hubo también un gran número de narradores que fueron intachables y altamente capaces y perspicaces, y un gran número de eruditos que rodeó los relatos del Mensajero de Allah (paz y bendiciones de Allah sean con él) con una fuerte barrera de medidas protectoras, que dificultó las artimañas de los defraudadores y mentirosos. Con su vasto conocimiento y profunda visión, estos muhaddizún (eruditos del hadiz) fueron capaces de descubrir y señalar las mentiras y hasta comprender sus intenciones y motivos, y fueron capaces de detectar cada falsificación atribuida al Mensajero de Allah (paz y bendiciones de Allah sean con él). Estos engañadores no fueron dejados en paz para que hicieran lo que quisiesen con los relatos del Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él), y no se les dio espacio para penetrar entre las filas de los narradores confiables de hadices sin ser detectados. 

 ¿Quiénes además de estos eruditos, expusieron a la luz del día las mentiras de estos incrédulos, herejes e innovadores? 

 ¿Quiénes fueron aquellos que nos legaron la definición de qué significa “fraguado”, las razones de esa adulteración y sus diferentes tipos, y los signos por los cuales un reporte fabricado puede ser reconocido? ¿Quiénes escribieron tantos libros sobre este tema? 

 Ellos son los guardianes del Islam, los delegados de las tropas de Allah en Su Tierra. Ellos son los brillantes eruditos de quienes Harún ar-Rashíd habló cuando arrestó a un hereje y ordenó que fuera ejecutado. El hereje dijo: “¿Por qué vas a ejecutarme?, y Harún ar-Rashíd respondió: “Para librar a la gente de ti”. El hereje dijo: “Oh, Emir de los Creyentes, ¿qué vas a hacer con los mil hadicez (cuatro mil, de acuerdo a otros reportes) que he esparcido entre ustedes, en los cuales yo he hecho lícito lo ilícito y prohibido lo permitido, de los cuales el Profeta no pronunció una sola letra?” Harún ar-Rashíd le dijo: “¿Qué harás tú, enemigo de Allah, con Abu Isháq al-Farzári y ‘Abd-Allah ibn al-Mubárak? Ellos van a examinarlos y a ponerlos a prueba letra por letra”. (Tadkirat al-Huffáz por ad-Dahabi, 1/273; Tarij al-Julafá’, por as-Suiúti, p.174). 

 El Profesor Muhámmad Ásad dijo: “La existencia de hadices fabricados no puede ser tomada como prueba para afirmar que el sistema entero de hadices no es confiable, porque estos relatos fabricados nunca engañaron a los muhaddizín como algunos críticos europeos declaran, pretendiendo resolver el asunto con un simplismo, y como fue repetido por algunos que declaran ser musulmanes”. (al-Islam ‘ala Muftaraq at-Taríq, p. 96). 

 Queremos concluir esta discusión citando lo que fue dicho por el Imam Ibn al-Qayím al-Yawzíyah: “El Imam Abul Muzáffar as-Sam’áni dijo: “Si ellos dicen: “hay demasiados reportes en manos de la gente y se han vuelto confusos”, nosotros decimos: “Nadie será confundido excepto los ignorantes. Quienes tienen conocimiento de los reportes los chequearán tan rigurosamente como aquellos que tratan con dinero. Así ellos descartarán los reportes falsos y conservarán los verídicos. Si sucede que un narrador ha cometido un error, esto no pasará inadvertido para los brillantes eruditos del hadiz. Estos eruditos registraron los errores tanto en las cadenas de transmisión (isnad) como en el texto de los reportes (matn); así puede verse que por cada narrador ellos elaboraron una lista de errores que han cometido y las letras que han pronunciado incorrectamente. Si los errores de los narradores tanto en la cadena de transmisión como en el texto, no pasaron inadvertidos, entonces, ¿Cómo podrían los relatos manufacturados por herejes haberse escapado a estos brillantes eruditos? ¿Cómo podría haber narrado la gente hadices hechos por herejes sin que ninguno de estos eruditos los notara? Ese es el punto de vista de algunos herejes, pero tal cosa no podría ser dicha más que por un ignorante, extraviado, un innovador o un mentiroso que busca menospreciar los relatos verídicos y reportes verdaderos sobre el Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él), y confundir a gente ignorante por medio de sus mentiras. No hay evidencia para rechazar los relatos del Mensajero de Allah (paz y bendiciones de Allah sean con él) ni aún una evidencia débil”.

Mujtasar as-Sawáiq al-Mursalah, 2/561, al-Baián magazine, punto #153, p. 26.
Create Comments