Sun 20 Jm2 1435 - 20 April 2014
10543

Las reglas sobre colgarse amuletos, ¿protegen contra el mal de ojo y el hasad (envidia)?

Quisiera saber si están permitidos los talismanes. He leído a Kitabu Tawhid y algunos libros de Bilal Philips, pero encontré en al-muwatta que tres hadices permiten algún tipo de talismán, y hasta Kitabu Tawhid menciona que hay algunos salaf que los permiten. Los hadices pueden encontrarse en al-muwatta, volumen 50, hadices 4, 11 y 14. Por favor, respondan mi pregunta. Aclárenme la autenticidad de los hadices que menciono, y bríndenme más información sobre este tema. Gracias.

Alabado sea Allah.

En primer lugar, no pudimos encontrar el hadiz sobre el que nos preguntó firmemente esta persona, porque no conocemos los textos de estos hadices. Él dice que se encuentran en el volumen 50 de al-Muwatta’, pero al-Muwatta’ sólo tiene un volumen.

Por lo tanto, citaremos lo que podamos de los hadices que han sido narrados sobre este tema, y explicaremos – in sha Allah – las reglas de los expertos en cuanto a esto. Esperamos que algunos de ellos sean los que busca esta persona.

1.     ‘Abd-Allaah ibn Mas’ud narró que el Profeta de Allah (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo:

“Al Profeta de Allah (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) le disgustan diez cosas: el color amarillo, el khaluq (un perfume hecho con azafrán), teñirse las canas, arrastrar la prenda inferior, usar un anillo de oro, arrojar los dados, que una mujer se arregle frente a personas que no son sus mahrams, usar encantamientos (ruqyah) salvo con el Mu'awwidhatan, usar amuletos, el coitus interruptus, y tener relaciones con una mujer que está amamantando a un niño; sin embargo, no declaró que estas cosas estuvieran prohibidas”.

(Narrado por al-Nasaa’i, 50880; Abu Dawud, 4222) 

“Tener relaciones con una mujer que está amamantando a un niño” significa que si ella queda embarazada, esto dañará al niño que está alimentando.

Este hadiz ha sido clasificado como da’if (débil) por al-Albaani en Da’if al-Nasaa’i, 3075) 

1-     Fue narrado por Zaynab, la esposa de ‘Abd-Allaah ibn Mas’ud, que ‘Abd-Allaah dijo:

“He oído que el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo: “Los encantamientos (ruqyah), los amuletos y los hechizos de amor son shirk”. Yo le pregunté: “¿Por qué lo dices? Por Allah, mi ojo lagrimeaba, y me acerqué a tal persona, el judío, que hizo un encantamiento para mí. Cuando lo hizo, el lagrimeo se calmó”. ‘Abd-Allaah dijo: “Eso sólo fue un trabajo de Satán, que lo hizo con su mano, y cuando (el judío) pronunció el encantamiento, él se detuvo. Todo lo que debías hacer era decir lo que solía decir el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él): ‘Adhhib il-ba’s Rabb al-naas ishfi anta al-Shaafi laa shifaa’a illa shifaa’uka shifaa’an laa yughaadiru saqaman (Remueve el mal, ¡oh! Señor de la humanidad, y sana, Tú eres el Sanador. No existe sanación, excepto la Tuya, la que no deja ninguna enfermedad detrás de ella”.

(Narrado por Abu Dawud, 3883; Ibn Maayah, 3530) 

Este hadiz fue clasificado como sahih por al-Albaani en al-Silsilat al-Sahihah, 331 y 2972.

2-     Se narró que ‘Uqbah ibn ‘Aamir dijo: Oí al Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) decir: “A aquel que use amuletos, que Allah no satisfaga sus necesidades; y a aquel que use talismanes, que Allah no le otorgue paz”.

(Narrado por Ahmad, 16951) 

Este hadiz ha sido clasificado como da’if por el Sheik al-Albaani en Da’if al-Yaami’, 5703. 

3-     Fue narrado por ‘Uqbah ibn ‘Aamir al-Yuhani que un grupo se acercó al Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) [para jurar su lealtad (bay’ah) hacia él]. Él aceptó el bay’ah de nueve, pero no de uno de ellos. Ellos dijeron: “¡Oh, Mensajero de Allah! Has aceptado el bay’ah de nueve de nosotros, pero no de él”. Él dijo: “Usa un amuleto”. El hombre colocó su mano (dentro de su camisa) y se lo quitó, luego el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) aceptó su bay’ah, y dijo: “El que use un amuleto comete shirk”.

(Narrado por Ahmad, 16969) 

Este hadiz ha sido clasificado como sahih por el Sheik al-Albaani en al-Silsilah al-Sahihah, 492.  

En segundo lugar, los amuletos (tamimah, pl. tamaa’im) son elementos realizados con perlas o huesos, que se llevan en los cuellos de niños y adultos, o que se cuelgan en las casa o en los autos, para alejar el mal –especialmente el mal de ojo- o para traer algún beneficio.

Estos son los comentarios de los expertos sobre las distintas clases de amuletos, y las reglas a seguir sobre cada clase. Dichos comentarios contienen puntos importantes y muy útiles.

1-     El Sheik Sulaymaan ibn ‘Abd al-Wahhaab dijo:

“Hay que saber que los expertos entre los Sahaabah y los Taabi’in, y los que llegaron después, diferían al hablar de si está permitido colgar amuletos que contengan palabras del Corán o los nombres y atributos de Allah.

Uno de los grupos decía que estaba permitido. Ésta era la opinión de ‘Abd-Allaah ibn ‘Amr ibn al-‘Aas y otros. Éste es el significado aparente del informe narrado por ‘Aa’ishah, y era la opinión de Abu Ya’far al-Baaqir y Ahmad, según un informe. Ellos interpretaron que el hadiz se refería a los amuletos que involucran shirk; con respecto a los que contenían palabras del Corán o los nombres y atributos de Allah, ellos son como los ruqyah que utilizan las mismas palabras.

Yo digo que, aparentemente, ésta es la opinión de Ibn al-Qayyim. 

Otro grupo dijo que no estaba permitido. Ésta era la opinión de Ibn Mas’ud y Ibn ‘Abbaas, y es el significado aparente de la opinión de Hudhayfah, ‘Uqbah ibn ‘Aamir y Ibn ‘Akim (que Allah esté complacido con él). Ésta es también la opinión de un grupo de los Taabi’in, incluyendo a los compañeros de Ibn Mas’ud y Ahmad, según un informe elegido por la mayoría de sus compañeros. También fue la opinión de los expertos que vinieron más tarde, que citaron este hadiz y otros similares como evidencia. El significado aparente es que esto es general en cuanto a la aplicación, y no se diferencia entre los amuletos que contienen las palabras del Corán y los que contienen otras cosas, no como en el ruqyah que sí existe una diferencia. Esto es apoyado por el hecho de que los Sahaabah que narraron este hadiz entendieron que tenía un significado general, como fue citado anteriormente por Ibn Mas’ud. 

Abu Dawud narró que ‘Isa ibn Hamzah dijo: “Entré con ‘Abd-Allaah ibn ‘Akim y su rostro estaba enrojecido debido a la fiebre. Dije: “¿Por qué no le cuelgas un amuleto?” Él dijo: “Buscamos refugio contra eso en Allah. El Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo: “Aquel que se cuelgue algo será encomendado al cuidado de ese objeto…”

Esta diferencia entre las opiniones de los expertos, estaba relacionada con los amuletos que contienen las palabras del Corán, o los nombres y atributos de Allah, entonces, ¿Qué opinan de las innovaciones posteriores, como hacer hechizos (ruqyah), usar los nombres de shayaatin (demonios) y otros, y colgárselos, y hasta estar junto a ellos, buscar refugio en ellos, sacrificar animales para ellos,  pedirles protección en contra de las cosas malas y que otorguen beneficios –acciones que son puramente shirk? Esto es muy frecuente entre la mayoría de las personas, excepto en las que Allah mantiene sanas y salvas. Piense acerca de lo que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo, y en cuál fue la práctica de los Sahaabah y los Taabi’in, y qué mencionaron sobre este tema y otros temas los expertos que vinieron después de ellos. Luego mire lo que pasó en las generaciones posteriores. Será claro para usted cuál es la religión del Mensajero (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él). Y en Allah es en Quien buscamos ayuda.

(Taysir al-‘Aziz al-Hamid, p. 136-138) 

2-     el Sheik Haafiz Hakami dijo:

Existe debate entre los salaf - los Sahaabah, los Taabi’in y aquellos que los siguieron- sobre si están permitidos en caso de que ellos –es decir, los amuletos- contengan versos coránicos o ahadiz sahih claramente escritos.

Algunos de ellos- es decir, algunos de los Salaf- decían que estaba permitido. Esto fue narrado por ‘Aaishah (que Allah esté complacido con ella), Abu Ya’far Muhammad ibn ‘Ali, y otros entre los salaf. 

Otros decían que no estaba permitido; lo consideraban como makruh y no permitido. Entre ellos se encontraban ‘Abd-Allaah ibn ‘Akim, ‘Abd-Allaah ibn ‘Amr, ‘Uqbah ibn ‘Aamir, y ‘Abd-Allaah ibn Mas’ud y sus compañeros tales como al-Aswad y ‘Alqamah, y aquellos que llegaron después de ellos como Ibraahim al-Naja’i y otros –que Allah tenga piedad de ellos.

Sin lugar a dudas, no permitirlos es una precaución segura para prevenir los medios que llevan a las creencias falsas, especialmente en nuestros tiempos. Si la mayoría de los Sahaabah y los Taabi’in los consideraban makruh en aquellos tiempos de pruebas y tribulaciones, esto es lo más apropiado y seguro. Entonces, ¿qué pasa cuando esta concesión ha llevado a las personas hacia cosas que son haraam, y ellas la han tomado como un medio para esas cosas? Por ejemplo, ellas realizan amuletos para buscar refugio, en los cuales escriben una aleya o una sura o la frase “Bismillaah ir-Rahmaan ir-Rahim” (En el nombre de Allah, el Clemente el Misericordioso), luego, por debajo ponen algún sinsentido, del cual nadie sabe su significado, salvo el que haya leído sus libros. O desvían los corazones de la gente común para que dejen de poner sus corazones en Allah, y los hacen depender de las cosas que han escrito, y la mayoría le teme a las personas, antes de que les haya pasado algo. Uno de ellos se acercará a la persona a la que le quiere sacar el dinero, sabiendo que esa persona confía en él, y le dirá: “Le va a pasar esto y esto a tu familia, a tus riquezas o a ti”. O dirá: “Tienen un qarin (compañero constante) entre los yinn”, o cosas parecidas, y le describirá cosas o dirá palabras sobre él que le serán murmuradas por Satán, para hacerlo pensar que tiene verdadero conocimiento y que se preocupa por él y quiere brindarle algún beneficio. Cuando el corazón del tonto ignorante está lleno de miedo a lo que se le ha descrito, él se aleja de su Señor y se acerca al charlatán con todo su corazón y su alma; pone su confianza en él y confía en él en lugar de confiar en Allah, y le dice: ¿Cuál es el camino para salir de las cosas que has descrito? ¿Cuáles son los medios para protegerme de ello? Es como si él (el charlatán) tuviera control sobre los beneficios y los perjuicios, al punto que sus esperanzas se elevan y se vuelve más codicioso, preguntándose cuánto más podrá tener. Entonces le dice: “Si me entregas esto y aquello, escribiré un amuleto por eso, que será de este largo y este ancho” –él lo describe y habla de manera agradable. Luego se cuelga este amuleto para protegerse de tal y tal enfermedad. Después de lo que hemos mencionado, ¿crees que esto es una forma menor de shirk? De ninguna manera, esto significa que uno esta tomando como su dios, a alguien que no es Allah, depositando su confianza en alguien que no es Él, dirigiéndose a alguien que no es Él, confiando en las acciones de seres creados que tratan de alejar a las personas de su religión. ¿Puede Satán realizar alguno de estos trucos, salvo con la ayuda de sus hermanos malditos que se encuentran entre los hombres?

“Diles [¡Oh, Muhammad!]: ¿Quién sino el Misericordioso os protege durante la noche y el día? Pero ellos, a pesar de esto, niegan a su Señor.”

[al-Anbiyaa’ 21:4] 

Luego, escribe algo del Corán en el amuleto, y se lo cuelga cuando no está taahir (en estado de pureza), cuando se encuentra en estado de impureza mayor o menor, y nunca muestra respeto hacia él. Por Allah, ninguno de los enemigos de Allah ha tratado a Su Libro con tanto desprecio como estos herejes que dicen ser musulmanes. Por Allah, el Corán fue revelado para ser recitado y seguido, para que sus mandamientos sean obedecidos, para que se preste atención a sus prohibiciones, para que se crea en su información y que se mantengan sus límites, para que sus parábolas e historias sirvan como lecciones, y para que se crea en él.

“…Creemos en todas ellas por igual, todas proceden de nuestro Señor…”

[Aal ‘Imraan 3:7 – interpretación del significado] 

Sin embargo, estas personas han ignorado todo esto y lo han arrojado a sus espaldas; han memorizado algunas palabras para poder hacer dinero con ellas, así como usan otros medios haraam, y no cosas que están permitidas. Si un rey o gobernante escribió una carta a su súbdito, diciéndole que haga tal o cual cosa y no lo demás, ordenándoles a las personas en su ciudad que hagan algo y prohibiéndoles que hagan tal o cual cosa, etc., y él tomó la carta y no la leyó ni pensó en sus instrucciones, y no le transmitió el mensaje a los que debía transmitírselo, si no que la tomó y se la colgó alrededor de su cuello o brazo, y no prestó atención a lo que decía en ella, el rey lo castigaría por ello. Entonces, ¿Qué pasa con lo que fue revelado por el Que Manda en el cielo y en la tierra, Quien tiene la mayor descripción en los cielos y en la tierra, a Quien pertenecen todas las alabanzas del principio y el fin, y a Quien regresan todas las cosas?, por lo tanto Adórenlo y confíen en Él, Él es suficiente para mí, no existe dios excepto Él, en Él confío, y Él es el Señor del Trono Poderoso. Y si ellos (los amuletos) contienen algo que no sea ninguna de las dos revelaciones (es decir, del Corán y de la Sunnah auténtica) son shirk sin lugar a dudas, y son más parecidos a las azlaam (flechas usadas para consultar la suerte o tomar decisiones) ya que están alejadas de las características del Islam.

Si los amuletos contienen algo que no sea las dos revelaciones, y en su lugar contienen escritos de aquellos que usan los servicios del los yinn, se los considera shirk, es decir, colgárselos o usarlos es considerado shirk, más allá de toda duda, porque no se encuentran entre los medios permitidos o conocidos para tratar enfermedades. Representan simplemente la creencia de que protegen en contra de tal o cual problema o dolor debido a sus tan nombradas características especiales. Esto es como la creencia de los que adoran a ciertos ídolos sobre sus ídolos, son como las azlaam (flechas) a las que consultaban cada vez que tenían que tomar una decisión. Éstas eran tres flechas, en la primera estaba escrito “Haz”, en la segunda “No hagas”, y en la tercera, “Vuélvelo a intentar”. Si la persona escoge la que dice “Haz”, hará esa cosa; si dice “No lo hagas”, no lo hará; y si dice “Vuélvelo a intentar”, lo consultará nuevamente. En cambio, Allah –Alabado sea- nos ha dado algo mejor, que es la oración para consultar el bien (Istijaarah).

En conclusión, estos amuletos que no contienen Corán o Sunnah son como las azlaam, ya que implican superstición y van en contra de la shari’ah y están alejadas de las características del Islam. Los que creen en el Tawhid se mantienen tan lejos como se puede de esas cosas. La fe en sus corazones es tan grande que no permite que nada de este tipo entre en ellos. Su nivel es tan grande y su seguridad en la fe es tan fuerte que no ponen su confianza en alguien que no sea Allah, ni buscan la protección de alguien que no sea Él.

Y Allah es la Fuente de fortaleza.

(Ma’aariy al-Qubul, 2/510-512) 

La opinión de que los amuletos no están permitidos ni siquiera cuando contienen palabras del Corán encontramos la opinión de los siguientes Sheijs:

3-     Los expertos de la Comisión Permanente dijeron:

Los expertos han acordado que es haraam usar amuletos si contienen palabras que no pertenezcan al Corán, pero tienen distintas opiniones cuando se trata de aquellos que sí tienen palabras del Corán. Algunos dicen que es muy probable que estén permitidos y otros que no lo están. Es más probable que la opinión de que no están permitidos sea la correcta, debido al significado general del hadiz, y para evitar los medios que llevan al shirk.

El Sheik ‘Abd al-‘Aziz ibn Baaz, el Sheik ‘Abd-Allaah ibn Ghadyaan, y el Sheik ‘Abd-Allaah ibn Qa’ud. 

(Fataawa al-Laynah al-Daa’imah, 1/212

4.     El  Sheik al-Albaani (que Allah tenga piedad de él) dijo:

Los engaños todavía se esparcen entre los Beduinos, los campesinos y algunos habitantes de la ciudad. Algunos ejemplos incluyen a las perlas que algunos conductores colocan en sus autos, colgándolas en los espejos retrovisores; algunos cuelgan una zapatilla vieja en la parte delantera o trasera del auto; otros cuelgan herraduras al frente de sus casas o sus negocios. Todo es para protegerse en contra del mal de ojo, o por lo menos eso es lo que ellos dicen. También existen otras cosas que se han diseminado debido a la ignorancia del Tawhid y de las cosas que lo nulifican, tales como las acciones de shirk y de idolatría para las que los Mensajeros fueron enviados y los Libros revelados para ponerles un fin.

Es ante Allah que nos lamentamos por la ignorancia de los musulmanes en esta época, y porque se encuentran lejos de su religión.

(Silsilat al-Ahaadeeth al-Sahihah, 1/890, 492) 

Y Allah sabe mejor.

Sheik Muhammed Salih Al-Munajjid
Create Comments