Fri 25 Jm2 1435 - 25 April 2014
110407

El ayuno dura hasta que el sol se ponga y no como algunos shi’as dicen

Quisiera preguntarle acerca del ayuno y sobre la ruptura del ayuno. Estuve hablando con mi vecino, que sigue la escuela shi’ah, y me recitó un versículo del Corán que dice que se debe ayunar desde el tiempo del hilo blanco hasta la noche, y no hasta la puesta del sol. Esto es lo que él me dijo. Yo quisiera que usted me aconseje, que Dios le recompense con la mejor de las recompensas

Alabado sea Allah.

El momento para ayunar en el cual los musulmanes están unánimemente de acuerdo y en el cual han seguido el ejemplo del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y sus compañeros hasta el día presente es desde que despunta verdaderamente el alba hasta que el disco solar desaparece en el horizonte. Esto está indicado en el Corán y en la Tradición Profética, y por el consenso definitivo de los musulmanes.

Allah dijo (traducción del significado):

“y comed y bebed hasta que se distinga el hilo blanco [la luz del alba] del hilo negro [la oscuridad de la noche]” (al-Báqarah 2:187). Al-Láil (traducido aquí como la caída de la noche), en la lengua de los árabes, comienza cuando el sol se pone.

Dice en al-Qamús al-Muhit (1364): “Al-Láil: desde la puesta del sol hasta que rompe la aurora o el amanecer”. Fin de la cita.

Dice en Lisan al-‘Árab (11/607): “Al-Láil: llega justo después del final de an-Náhr (el día, y comienza cuando el sol se pone”. Fin de la cita.

Al-Háfid Ibn Kázir (que Allah tenga misericordia de él) dijo en su comentario sobre este versículo:

“Las palabras de Dios “entonces completen su ayuno hasta la oscuridad de la noche” implica que romper el ayuno en el momento en que se pone el sol es una norma legal”. Fin de la cita.

Tafsir al-Qur’an al-‘Adím, 1/517.

De hecho, algunos comentaristas han señalado que el uso de la preposición ilá (hasta) en este versículo también implica apresurarse, porque esa preposición indica llegar al final y lograr una meta.

Al-‘Allámah at-Táhir ibn ‘Ashur (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“’Ila al-Láil (hasta la caída de la noche) significa hasta que uno logre llegar a la meta y alcanzar la noche, y la preposición ilá fue elegida para indicar que uno debe apresurarse a romper el ayuno cuando el sol se pone, porque dicha preposición significa que el propósito se logra entonces, a diferencia de la preposición (árabe) hátta (hasta). Lo que se quiere aquí es indicar que el ayuno se completa cuando la noche comienza”. Fin de la cita.

At-Tahrír wa at-Tanwír, 1/181.

Todo esto es apoyado por lo que se ha narrado en as-Sahihain (colecciones de Bujari y Muslim) del príncipe de los creyentes, ‘Umar ibn al-Jattáb (que Allah esté complacido con él), quien dijo: “El Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Cuando llega la noche desde aquí y el día se va, y el sol se pone, entonces es el momento de que el ayunante rompa su ayuno”. Narrado por al-Bujari (1954) y Muslim (1100).

En este reporte la llegada de la noche desde el Este y la desaparición del disco solar bajo el horizonte están mencionadas juntas, lo cual es algo bien conocido, porque la oscuridad comienza desde el Este tan pronto como la luz del sol desaparece bajo el horizonte. Al-Háfid ibn Háyar (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“La frase “cuando la noche llega desde aquí”, significa el Este, y lo que significa es cuando la oscuridad se hace perceptible. En este reporte él menciona tres cosas, porque aún cuando están relacionadas de hecho puede parecer que no, y alguien puede pensar que la noche está llegando del Este cuando todavía no ha llegado, porque algo está cubriendo la luz del sol; lo mismo sucede cuando termina el día. Por eso está aclarado por las palabras “y el sol se pone”, como una indicación de que es esencial confirmar que la noche ha llegado y que el día se ha ido, y que estos eventos ocurren porque el sol se ha puesto en el horizonte, y no por otra razón”. Fin de la cita.

Fáth al-Bári, 4/196.

An-Nawawi (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“Los eruditos han dicho: “cada una de estas tres cosas implica a las otras dos y está relacionada con ellas. Él (‘Umar) las mencionó juntas porque una persona puede estar en un valle o en circunstancias similares en que no puede ver la puesta del sol, y entonces confía en la llegada de la oscuridad y en la desaparición de la luz diurna”. Fin de la cita.

Shárh Muslim, 7/209.

Al-Bujari (1955) y Muslim (1101) narraron que ‘Abd Allah ibn Abi Awfa (que Allah esté complacido con él) dijo: “Estábamos con el Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) en un viaje y él estaba ayunando. Cuando el sol se puso, le dijo a una de las personas: “Oh, tal y tal, levántate y prepara avena para nosotros (mezclada con agua para beberla). Él le respondió: “Oh, Mensajero de Dios, ¿por qué no esperan hasta la noche?”. Él le respondió: “Desmonta y prepara avena para nosotros”. Él le dijo nuevamente: “Es todavía de día”. El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) le repitió: “Desmonta y prepara avena para nosotros”. Entonces él desmontó y preparó la avena, y el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) lo bebió, y luego le dijo: “Cuando veas que la noche ha llegado desde allí, entonces el ayunante debe romper su ayuno”.

 Al-Háfid ibn Háyar (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“Este reporte indica que es recomendable apresurarse a romper el ayuno y que no es permisible abstenerse de comer y de beber por ninguna parte de la noche en absoluto; más bien, tan pronto como se ha corroborado que el sol se ha puesto, es permisible romper el ayuno”. Fin de la cita.

Fáth al-Bári, 4/197.

Más aún, el hecho de que haya consenso entre los musulmanes con respecto a romper el ayuno y comer tan pronto como uno oye el llamado a la oración del ocaso, cuando el sol se pone, es evidencia de que esta es la verdad y que quien vaya contra ella está siguiendo un camino distinto al de los creyentes, y que ha introducido una innovación en la religión para la cual no tiene pruebas ni en los reportes ni en las palabras de los eruditos.

An-Nawawi (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“La oración del ocaso llega inmediatamente después de que el sol se ha puesto, y esto es algo sobre lo que hay consenso. Se narró algo acerca de esto de los shi’as, pero no se le debe prestar atención porque no tiene bases”. Fin de la cita.

Shárh Muslim, 5/136.

De hecho, en muchos de los libros de los shi’as se menciona que hay consenso acerca de este asunto entre los musulmanes. Algunos de ellos narraron de Ya’far as-Sádiq (que Allah tenga misericordia de él) que dijo: “Cuando el sol se pone, es permisible romper el ayuno y es obligatorio hacer la oración”. Fin de la cita.

Al-Baruyardi narró del autor de ad-Da’á'im que éste dijo: “Narramos de la gente de la casa del Profeta (ahl al-báit, que Dios los bendiga a todos), que había consenso acerca de lo que hemos aprendido de los reportes acerca de ellos, que la llegada de la noche que hace permisible al ayunante la ruptura de su ayuno es la desaparición del sol bajo el horizonte occidental, sin ninguna barrera que impida verlo, tal como una montaña, una pared o algo similar. Cuando el disco solar desaparece bajo el horizonte, entonces la noche ha comenzado y es permisible romper el ayuno”. Fin de la cita.

Yami’ al-Ahadíz ash-Shi’ah, 9/165.

En resumen: lo que algunos shi’as están haciendo ahora, de demorar la oración del ocaso y la ruptura del ayuno hasta algún momento posterior a la puesta del sol, es contrario a lo ordenado en el Sagrado Corán, los reportes auténticos del Profeta, y el consenso de los musulmanes.

Y Allah sabe más.

Islam Q&A
Create Comments