Sun 20 Jm2 1435 - 20 April 2014
117604

La historia del tasháhhud en la oración, ¿es cierto que se originó durante el Viaje Nocturno del Profeta (Mi’ráy)?

Hay muchas historias que se cuentan acerca de la historia del tasháhhud en las salas de chat. El autor del artículo acerca de él llama a la gente a concentrarse en su oración y pensar en el trasfondo de la historia del tasháhhud. En este artículo, se dice que el diálogo en el tasháhhud comienza con el Mensajero de Dios cuando estaba viajando en compañía del Ángel Gabriel (la paz sea con él) en su camino a Sidrat al-Muntaha, durante el Viaje Nocturno. En algunas partes, Gabriel (la paz sea con él) se detuvo y Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) diciéndole: “¿Es aquí que un amigo cercano deja a su amigo?”. Gabriel respondió: “Cada uno de nosotros tiene una posición conocida, Oh, Mensajero de Dios. Si sigues adelante estarás bien, pero si sigo adelante, me quemaré. Y Gabriel se rindió como hasta quedar como una ropa desgastada, por temor a Dios. El Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) siguió adelante a Sidrat al-Muntaha y se acercó, y entonces dijo: “At-Tahiatu lilláhi wa as-salawátu wa at-taiyebát (Las salutaciones, plegarias y buenas obras son para Dios). El Señor de la Gloria respondió: “As-salamo ‘aleika iá aíyuha an-nabíyu wa ráhmatul-láhi wa baracatuh” (Que la paz sea contigo, Oh Profeta, y la misericordia de Dios y Sus bendiciones”. El Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “As-salamo ‘alaina wa ‘ala ‘ibadil-láhi as-saalihín (Que la paz sea con nosotros, con los servidores de Dios y con los rectos)”. Gabriel (la paz sea con él) o los ángeles que están cerca de Dios dijeron: “Ash hadu an lá iláha ílla Allah, wa ash hadu ánna Muhámmadan ‘abduhu wa rasuluh (Atestiguo que no hay más divinidad que Dios, y que Muhámmad es Su servidor y Mensajero)”. ¿Debemos pensar en este sublime diálogo cuando recitamos el tasháhhud? ¿Debemos sentir que el Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) nos recordó en el Sidrat al-Muntaha? ¿Fue esto a causa de su compasión, que él nos recuerda allí?
Cuánto te amamos, Oh Mensajero de Dios. Cuánto deseamos que pudiéramos verte en nuestros sueños, aún si nos rechazaras. Lo que importa es tener la alegría de verte. Que Dios te bendiga, Oh mi amado, Mensajero de Dios. Después de esto, ¿recitarás el tasháhhud como solías hacerlo? Después de esto, ¿le desearás las bendiciones al Mensajero de Dios en as-Salah al-Ibrahimíyah con la misma apatía? Después de esto, ¿No le enviarás muchas bendiciones a tu amado señor, Muhámmad? Ciertamente serás recompensado si le envías las bendiciones de Dios al Profeta, pero no estarás pecando si no lo haces. Entonces, ¿Quieres ser recompensado?
Oh, Dios, ten misericordia del lector y del publicador de este mensaje, y hazlo uno de quienes Tú perdonas del Fuego.

Alabado sea Allah

Lo que mencionas en tu pregunta como una historia sobre el origin del tasháhhud y algo sucedido durante el ascenso de nuestro Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) a los cielos en el Viaje Nocturno (Mi’ráy), es algo que no tiene bases en el Islam.

Les preguntaron a los eruditos del  Comité Permanente de Jurisprudencia Islámica de Arabia Saudita: “El tasháhhud que recitamos en la oración, ¿Es lo que el Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo cuando se postró en Sidrat al-Muntaha durante su Viaje Nocturno?” 

Ellos respondieron: 

“Se narró que Ibn Mas’ud (que Allah esté complacido con él) dijo: “El Mensajero de Dios me enseñó el tasháhhud, sostuvo mis manos entre las suyas, tal como cuando me enseñaba un capítulo del Corán: “At-tahiyátu lilláhi wa as-salawátu wa at-taiyebát, as As-salamo ‘aleika iá aíyuha an-nabíyu wa ráhmatul-láhi wa baracatuh, as-salamo ‘alaina wa ‘ala ‘ibadil-láhi as-saalihín. Ash hadu an lá iláha ílla Allah, wa ash hadu ánna Muhámmadan ‘abduhu wa rasuluh” (Las salutaciones, plegarias y buenas obras son para Dios. Que la paz sea contigo, Oh Profeta, y la misericordia de Dios y Sus bendiciones, que la paz sea con nosotros, con los servidores de Dios y con los rectos. Atestiguo que no hay más divinidad que Dios, y que Muhámmad es Su servidor y Mensajero)”. 

Esto fue narrado por la comunidad. De acuerdo a otra versión, el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Cuando uno de ustedes se siente durante la oración, que diga: “At-tahiyátu lil-Láhi…”, y cuando llegó a las palabras “…wa ‘ala ‘ibadilláhi saalihín”, dijo: “Si hacen esto, habrán saludado con el saludo de paz a cada servidor recto de Dios en los cielos y la Tierra”. Y al final dijo: “Que pida lo que desee”. Consensuado. 

Áhmad narró de Abu ‘Ubaidah, de su padre ‘Abd Allah ibn Mas’ud, que él dijo: “El Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) me enseñó el tasháhhud y me instruyó en cómo enseñarlo a la gente: “At-tahiyátu lil-Láhi…” y lo citó”. 

At-Tirmidhi dijo:

 “El reporte de Ibn Mas’ud es el reporte más confiable acerca del tasháhhud, y debe actuarse en base a él, de acuerdo a la mayoría de los eruditos entre los compañeros del Profeta y sus seguidores. Abu Bákr al-Bazzár dijo: “Es el reporte más auténtico sobre el tasháhhud. Fue narrado a través de veinte cadenas singulares de transmisión. Entre quienes estuvieron de seguros de esto estaba al-Baghawi, en Shárh as-Sunnah”. Fin de la cita. 

Así, verás que este es el relato más confiable que los musulmanes tenemos, que se ha comprobado que proviene del Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él). 

Con respecto a si el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) recitó el tasháhhud cuando se postró en Sidrat al-Muntaha en la noche del Viaje Nocturno (Mi’ráy), nosotros no conocemos ninguna evidencia en la ley islámica para afirmar que él se postró en aquél lugar en la noche del Viaje Nocturno”. Fin de la cita. 

Shéij ‘Abd el-‘Azíz ibn Baaz, shéij ‘Abd er-Razzáq ‘Afífi, Sháij ‘Abd Allah Ibn Ghaidán, Shéij ‘Abd Allah ibn Qa’ud. 

Fatáwa al-Láynah ad-Dá'imah, 7/6-7. 

Así, se hace evidente que no es permisible difundir estas cartas y relatos que carecen de comprobación y autenticidad, por las innovaciones que contienen, ya sea en actos o en creencias; más bien, nadie debe difundirlos hasta haber comprobado si son auténticos. Se ha narrado que Háfs ibn ‘Asim dijo: “El Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Ya es suficiente mentira que alguien todo lo que oye”. Narrado por Muslim, 5. 

Y Allah sabe más.

Islam Q&A
Create Comments