Fri 25 Jm2 1435 - 25 April 2014
1200

Evidencia sobre la prohibiciَn de que los hombres y las mujeres se junten a solas

Mi marido y yo queremos saber si estل permitido tomar clases de لrabe en la facultad donde las clases son mixtas (hombres y mujeres). Entendemos que los sexos no se mezclan, pero estamos confundidos sobre la definiciَn de "mezclarse". Por favor cuéntenos si esto estل permitido, en caso contrario cuلl es la evidencia

Alabado sea Allah. 

El reunirse juntos, mezclarse, e interrelacionarse sin lيmites entre hombres y mujeres en un mismo lugar, la multitud de ellos juntos, y la revelaciَn y la exposiciَn de mujeres a hombres estل prohibida por la Ley del Islam (Shari'ah). Estos actos estلn prohibidos porque estلn entre las causas de fitnah (tentaciَn), el descontrol del deseo y el cometer actos indecentes.

Entre las tantas pruebas de la prohibiciَn de los encuentros y la interrelaciَn entre hombres y mujeres en el Corلn y la Sunnah se encuentran:

Versيculo No. 53 de Surat al-Ahzab, o los Confederados (Interpretaciَn de su significado); "... Cuando pidلis a ellas [sus esposas] algo, hacedlo desde detrلs de una cortina. Esto es mلs puro para vuestros corazones y los de ellas...."

Al explicar este Versيculo, Ibn Kazir (que Allah tenga piedad en él) dijo: "Quiere decir, como prohibي entrar a sus aposentos, prohيbo que se la mire a ella. Si alguien quiere algo de una mujer, esto debe ser solicitado sin mirarla. Si alguien le quiere pedir algo a una mujer, esto debe ser hecho detrلs de una cortina."

El Profeta (Que la paz y las bendiciones estén sobre él) impuso la separaciَn de los hombres y las mujeres hasta en el lugar mلs preferido y reverenciado por Allah, la mezquita. Esto fue llevado a cabo a través de la separaciَn de las filas de las mujeres de la de los hombres; se le pidiَ a los hombres que se queden en la mezquita después de completar las plegarias obligatorias para que las mujeres tengan tiempo suficiente para salir de la mezquita; de esta manera puertas especiales fueron designadas para las mujeres. Evidencia de esto es:

Umm Salamah (que Allah esté complacido con ella) dijo que después de que el Mensajero de Allah (Que la paz y las bendiciones estén sobre él) finalizaba la oraciَn diciendo "as-Salamu ‘Alaykum wa Rahmatullah’ dos veces, las mujeres se levantaban y se iban. ةl solيa permanecer en su lugar por unos instantes antes de irse. Ibn Shihab dijo ese proceder del Profeta (Que la paz y las bendiciones estén sobre él) tenيa como objetivo que las mujeres pudieran salir de la mezquita antes que lo hicieran los hombres." Narrado por al-Bujari No. 793.  

Abu Dawud en el No. 876 narrَ el mismo hadith en Kitab al-Salaat con el tيtulo "Insiraaf an-Nisaa’ Qabl al-Riyaal min al-Salaah" (La salida de las Mujeres antes que los Hombres después de finalizada la oraciَn). Ibn ‘Umar dijo que el Mensajero de Allah  (Que la paz y las bendiciones estén sobre él) dijo: "Debemos dejar esta puerta (de la mezquita) para las mujeres." Naafi’ dijo: "Ibn ‘Umar nunca mلs entrَ por esa puerta hasta que muriَ. "Narro por Abu Dawud No. 484 en "Kitab as-Salah" en el Capيtulo llamado: "at-Tashdid fi Zalik".

Abu Hurayrah narrَ que el Profeta (Que la paz y las bendiciones desciendan sobre él) dijo: "La major final para los hombres es la primera y la peor la ْltima, y la mejor para las mujeres es la ْltima, y la peor la primera." Narrado por Muslim No. 664.

Esta es la mayor evidencia que la Ley del Islam (Shari'ah) prohيbe reunirse y mezclarse a hombres y mujeres. Cuanto mلs lejos estلn las filas de las mujeres, es mejor, y viceversa.

Si estos procedimientos y precauciones son ordenados y se adhiere a ellos en la mezquita, que es un lugar puro de veneraciَn donde la gente estل mلs lejos que nunca de la apariciَn del deseo y la tentaciَn, entonces no quedan dudas que los mismos procedimientos deben llevarse a cabo mلs rigurosamente en otros lugares.

Abu Usayd al-Ansari narrَ que él escuchَ al Mensajero de Allah (Que la paz y las bendiciones sean con él) dijo a las mujeres en su camino a la mezquita cuando vio a un hombre y una mujer estar juntos en su camino a casa:
“Sepلrense (esto quiere decir, caminen a los lados) ya que no es apropiado para ustedes caminar en el medio del camino.” Mلs adelante, las mujeres caminarيan tan cerca de la pared que sus vestidos se engancharيan contra la misma. Narrado por Abu Dawud en "Kitab al-Adab min Sunanihi, Capitulَ: Mashyu an-Nisa Ma’ ar-Riyal fi at-Tariq. "Sabemos que el interrelacionarse, mezclarse y las multitudes de hombres y mujeres es parte de lo inevitable, que todos los dيas en diferentes lugares como los mercados, los hospitales, las facultades, etc., sin embargo:
· No debemos elegir intencionalmente mezclarnos, particularmente en clases religiosas y reuniones de consejos en los Centros Islلmicos.
· Se deben tomat precauciones para evitar encontrarse y mezclarse hombres y mujeres lo mلs posible, mientras que al mismo tiempo, busquemos alcanzar las metas y los objetivos deseados. Este resultado puede ser alcanzado a través de la designaciَn de lugares separados asignados para hombres y mujeres, usando diferentes puertas para cada uno, utilizando medios modernos de comunicaciَn como por ejemplo micrَfonos, video casetes etc., y haciendo los mayores esfuerzos para tener suficientes profesoras para enseٌarles a las mujeres, etc.
· Demostramos nuestro temor a Allah lo mلs posible al no mirarnos entre los miembros de sexo opuesto y poner en prلctica el dominio sobre uno mismo.
Expondremos los resultados de un estudio sobre la interrelaciَn de los sexos llevado a cabo por algunos sociَlogos musulmanes.

Cuando hicimos esta pregunta: ؟Cuلl es la regla Islلmica acerca de la interrelaciَn de sexos que conoce? Los resultados fueron los siguientes:

76% de los que respondieron dijo “No estل permitido.”

12% dijo, “Estل permitido” – Pero con restricciones morales y religiosas etc.

12% manifestaron, “No sé”   

؟Usted qué elegirيa?

 Si tiene la oportunidad de elegir trabajar en un lugar en un grupo mixto o en otro donde hay personas de un sَlo sexo, ؟cuلl de ellos elegirيa?

Las respuestas a esta pregunta son las siguientes:

76% elegirيa el lugar donde sَlo hay personas de un solo sexo.

9% preferirيa el lugar mixto.

15% aceptarيan trabajar en un lugar de acuerdo con sus especialidades, sin interesarles si es un lugar mixto o no. 

Muy embarazoso

؟Alguna vez ha pasado una situaciَn embarazosa por mezclarse con personas del sexo opuesto? 

Entre los momentos embarazosos mencionados por las personas que respondieron en este estudio se encuentran los siguientes: 

Estaba un dيa en el trabajo, y fui a un لrea en la cual una de mis compaٌeras que usa un hiyaab se lo habيa sacado frente a sus compaٌeras. Mi entrada al lugar la tomَ por sorpresa y fue muy embarazoso. 

Tuve que hacer un experimento en el laboratorio en la universidad pero yo estaba ausente ese dيa. Entonces tuve que ir al otro dيa al laboratorio, y me encontré que era el ْnico hombre en un grupo de estudiantes mujeres, ademلs de una profesora y una técnica de laboratorio. Fue una situaciَn muy embarazosa y me sentي raro con todos esos ojos femeninos mirلndome. 

Estaba tratando de sacar una toalla femenina de uno de los cajones cuando fui sorprendida por uno de mis compaٌeros que estaba parado al lado mيo y querيa sacar algo de su cajَn privado. ةl se dio cuenta que yo estaba avergonzada y saliَ rلpidamente del lugar para evitar mi vergüenza. 

Esto pasَ cuando una chica en la universidad me chocَ mientras estaba doblando un corredor lleno de gente. Ella estaba caminando rلpidamente, yendo a una de las clases. Como resultado de esta colisiَn, ella perdiَ el equilibrio, y yo la agarré en mis brazos, como si la estuviera abrazando. No se pueden imaginar lo avergonzados que nos sentimos frente a un grupo de jَvenes.

Una de mis colegas se cayَ por las escaleras en la universidad y sus ropas se le abrieron de una manera vergonzante. Ella aterrizَ dada vuelta y no podيa pararse por sus propios medios; los jَvenes que estaban cerca no tuvieron mلs opciَn que taparla y ayudarla a levantarse. 

Trabajo en una compaٌيa y fui a llevarle unos papeles a mi jefe. Cuando me estaba yendo mi jefe me llamَ. Me di vuelta y lo vi con la cara dada vuelta. Estaba esperando que me pregunte por algْn archivo o por mلs papeles, cuando me sorprendiَ con su vacilaciَn. Me fui hacia la izquierda de su oficina, pretendiendo estar ocupada con algo, y él me hablَ al mismo tiempo. Pensé que este hombre iba a decir cualquier cosa excepto lo que dijo: que mi prenda estaba manchada con sangre menstrual. ؟Podrيa la tierra abrirse y tragarse un ser humano en un momento en que lo estل suplicando sinceramente? En ese momento recé que la tierra se abra y me trague.

Vيctimas del reracionamiento sin lيmites entre los dos sexos… Historias verيdicas 

Esperanza perdida

Umm Muhammad, una mujer de mلs de 40 aٌos de edad, cuenta su historia. 

Vivo una vida modesta junto a mi marido. Nunca hubo ninguna cercanيa o armonيa, y mi marido no tenيa un tipo de personalidad fuerte que una mujer desearيa, pero su buena forma de ser me hizo no prestarle atenciَn al hecho que yo era responsable en la mayorيa de las decisiones que se tomaban en la casa. 

Mi marido siempre solيa mencionar el nombre de su amigo y socio en los negocios, y hablaba sobre él en mi presencia, y yo solيa encontrarlo en su oficina, que era originalmente parte de nuestro departamento. Esto siguiَ asي por aٌos, hasta que las circunstancias nos condujeron a intercambiar visitas con la familia de este hombre. Estas visitas familiares eran reiteradas, debido a su cercana amistad con mi marido, no nos dimos cuenta que el nْmero de visitas se incrementaba ni tampoco cuantas horas duraba cada visita. ةl solيa venir solo y sentarse con nosotros, mi marido y yo, por largo tiempo. La confianza de mi marido en él no tenيa fronteras, y a medida  de que los dيas iban pasando lo empezamos a conocer muy bien, y nos dimos cuenta de lo maravilloso y decente que era. Yo empecé a sentir una fuerte atracciَn hacia ese hombre, y al mismo tiempo me empecé a dar cuenta que este sentimiento era mutuo.

Las cosas tomaron un extraٌo rumbo después de esto, cuando yo me di cuenta que este hombre era el tipo de persona con la cual yo habيa soٌado. ؟Por qué tuvo que aparecer ahora, después de todos estos aٌos? Cuanto la posiciَn de este hombre mلs aumentaba en mis ojos, la posiciَn de mi marido mلs disminuيa. Es como si yo necesitaba ver la belleza de su personalidad para descubrir cuan fea era la personalidad de mi marido.

 La relaciَn no llegَ mلs que a estos persistentes pensamientos que ocupaban mi mente dيa y noche. Ni él ni yo jamلs sacamos afuera lo que sentيamos en nuestros corazones… hasta hoy. Sin embargo, a pesar de que mi vida estل acabada y mi marido no es mلs que un hombre débil sin autoestima, lo odio y no sé cَmo todo este odio hacia él empezَ a salir. Me pregunto cَmo lo toleré todos estos aٌos llevando toda la carga yo sola, enfrentando los problemas de la vida por mi misma.

 Las cosas se pusieron tan mal que le pedي el divorcio, y él se divorciَ de mي debido a mi pedido. Después de esto él se convirtiَ en un hombre abatido. Todavيa peor que eso es que después de que mi matrimonio estaba destruido y mis hijos y mi marido devastados, aparecieron problemas en la familia de este hombre. Su esposa, con su intuiciَn femenina, se dio cuenta lo que estaba pasando en su corazَn, y la vida de él se convirtiَ en un infierno. Ella estaba sumergida en los celos hasta el punto que una noche saliَ de su casa a las 2 a.m. y vino a atacar mi casa, gritando, llorando y haciendo acusaciones. Su matrimonio también estaba por colapsar.

 Yo admito que las adorables reuniones que solيamos disfrutar nos dieron la oportunidad de conocernos en un tiempo que no era apropiado para esa etapa de la vida.

Su matrimonio estaba arruinado y el mيo también. Lo habيa perdido todo, y ahora se que en mi circunstancia él no permitirل tomar ninguna medida positiva para estar juntos. Ahora soy mلs desdichada de lo que era antes, y estoy buscando una felicidad ilusoria y la esperanza perdida. 

Ojo por ojo, diente por diente

 Umm Ahmad nos dijo:

 Mi marido tenيa un grupo de amigos casados, y debido a nuestra buena amistad, nos solيamos juntar con ellos una vez a la semana en nuestras casas, para disfrutar una tarde de charla.

 En lo profundo de mi corazَn nunca estuve a gusto en esta atmَsfera en la que solيamos cenar, comer dulces y snacks y beber jugo acompaٌados por las risas arrancadas por los chistes y la chلchara que no conocيa la frontera de los buenos modales.

En el nombre de la amistad, las barreras son levantadas y de vez en cuando uno puede escuchar la risa reprimida entre una mujer y el marido de otra. Los chistes eran demasiado, trataban – sin ninguna timidez – sobre temas sensibles como el sexo y cuestiones privadas femeninas. Esto era usual y tan aceptado como deseado.

A pesar de que consentي estas cosas junto con ellos, mi conciencia me hacيa sentir culpable. Entonces llegَ el dيa en el que me di cuenta lo fea y sucia que era esa atmَsfera.

 El teléfono sonَ, y escuché la voz de uno de los amigos de este grupo. Lo saludé y le pedي perdَn de que mi marido no estaba en casa. ،ةl respondiَ que sabيa, y que estaba llamando para hablar conmigo! Después de que él sugiriَ comenzar una relaciَn conmigo, me enojé mucho y le hablé severamente y lo maldije. Todo lo que pudo hacer fue reيrse y decir: “No vengas a mostrarme tus Buenos modales a mي; anda y chequea los buenos modales de tu marido y fيjate lo que estل haciendo…” Estaba destruida por lo que dijo, pero me tranquilicé y me dije a mi misma: “Esta persona lo ْnico que quiere es causar la ruptura de mi matrimonio”. Pero fue exitoso en sembrar las semillas de la duda sobre mi marido. 

Poco después de esto, el peor desastre ocurriَ. Descubrي que mi marido me estaba engaٌando con otra mujer. Era una cuestiَn de vida o muerte en lo que a mي respecta. Lo encontré a mi marido afuera y lo enfrenté, diciéndole: “Tu no eres el ْnico que puede tener una relaciَn semejante. Yo he recibido una propuesta similar.” Y le conté todo sobre su amigo. ةl estaba sorprendido y absolutamente anonadado. (Yo dije:) “Si quieres que responda de la misma manera a tu relaciَn con esa mujer, entonces eso es ojo por ojo y diente por diente.” Esto fue una gran cachetada en su cara. ةl sabيa que yo no iba a intentar hacer esto de verdad, pero se dio cuenta del desastre en el que habيan caيdo nuestras vidas y lo inmoral que era la atmَsfera en la que estلbamos viviendo. Sufrي un montَn hasta que mi marido finalmente dejَ a aquella mujer perdida con que estaba teniendo una relaciَn, como él lo admitiَ. Sي, él la dejَ y volviَ con su familia y sus hijos, ؟Pero cَmo voy a volver a sentir lo que sentيa por él antes de esto? ؟Quién va a restaurar mi respeto por él en mi corazَn? ةsta gran herida en mi corazَn estل todavيa sangrando de arrepentimiento y bronca sobre aquella sucia atmَsfera; esto sirve de testimonio de que a lo que llamamos reuniones inocentes en realidad son cualquier cosa menos inocentes. Mi corazَn todavيa pide misericordia al Seٌor.   

La inteligencia puede ser también una tentaciَn (fitnah)

‘Abd al-Fattaah dijo: 

Trabajo como jefe de departamento en una de las grandes compaٌيas. Por mucho tiempo admiré a una de mis colegas, no por su belleza, pero sي por su seria actitud hacia el trabajo, su inteligencia y sus excelentes logros – ademلs ella era una persona y modesta que solo se preocupaba por su trabajo. Esta admiraciَn se convirtiَ en apego, y yo soy un hombre casado que le teme a Allah y nunca me olvido de mis plegarias diarias. Le expresé mis sentimientos a ella y no me aceptَ. Ella estل casada y tiene hijos también. Ella no ve la razَn por la cual yo deba tener alguna relaciَn con ella, ya sea amistad, como colegas laborales o basada en la admiraciَn… etc. Algunas veces, los malos pensamientos vienen a mي, y en lo profundo deseo que su marido se divorcie de ella para que yo pueda tenerla.

 Empecé a presionarla en el trabajo y la disminuي delante de sus jefes. Quizلs esto era una forma de venganza de mi parte, pero ella lo aceptَ con buenos modales y no se quejَ ni comentَ nada. Ella trabaja y trabaja; su rendimiento muestra su calidad, y ella bien lo sabe. Mلs se me resiste, mلs crece mi enamoramiento. 

No soy una persona que sea fلcilmente tentado por una mujer, ya que le temo a  Allah y no quiero sobrepasar lo que ةl marca e ir mلs allل de lo que marca mi trabajo. Pero esta mujer me atrajo. ؟Cuلl es la soluciَn…? No lo sé. 

Los jَvenes ya lo saben

N.A.A., una chica de 19 aٌos, dice: 

En ese momento era una pequeٌa niٌa. Mis ojos inocentes observaban aquellas reuniones por la tarde, cuando amigos de la familia se reunيan en la casa. Lo que yo recuerdo es que sَlo podيa ver un hombre: mi padre. Yo lo observaba cuando se movيa por el cuarto, cَmo sus miradas devoraban a la mujer presente, mirando sus muslos y pechos, admirando sus ojos, su pelo y de otras sus caderas. Mi pobre madre no tenيa otra opciَn que preocuparse de las reuniones. Era una mujer muy simple. 

Entre las mujeres presentes habيa una que deliberadamente querيa atraer la atenciَn de mi padre, a veces acercلndosele, y otras haciendo movimientos seductores. Yo miraba esto con preocupaciَn mientras mi mamل estaba en la cocina ocupلndose de sus invitados.

Estas reuniones terminaron repentinamente. Yo traté, tan joven como era, de entender y darme cuenta de lo que habيa pasado, pero no pude. 

Lo que recuerdo es que mi madre se derrumbَ a partir de ese momento, y no podيa tolerar que el nombre de mi padre sea mencionado en mi casa. Solيa escuchar palabras misteriosas que susurraban los adultos a mi alrededor: “Engaٌo… dormitorio… ella los vio con sus propios ojos… mujer despreciable… en una posiciَn muy vergonzante…” etc. ةstas eran las palabras clave que sَlo los adultos podيan entender.

 Cuando crecي empecé a entender y le guardo rencor a todos los hombres. Todos son traicioneros. Mi madre era una mujer destruida y acusَ a cada mujer que se nos acercaba de ser una ladrona de hombres que querيa hacer que mi padre caiga en la trampa. Mi padre no ha cambiado. ةl sigue practicando su pasatiempo preferido de perseguir mujeres, pero ahora lo hace fuera de casa. Ahora tengo 19 aٌos y conozco muchos hombres jَvenes. Y siento gran placer al tomarme venganza en ellos, ya que cada uno de ellos es una copia exacta de mi padre. Los tiento y los seduzco, sin permitirles acercarse a mي. Me siguen en las reuniones y en los mercados por mis movimientos y mis gestos intencionales. A veces mi teléfono nunca para de sonar y me siento orgullosa de lo que hago para vengar el sexo de Eva y mi madre. Pero a veces me siento desgraciada y un fracaso que me sofoca. Mi vida estل empaٌada por una gran nube negra, y su nombre es mi padre. 

 

Antes de que sea demasiado tarde

 S.N.A. cuenta sobre su experiencia: 

Nunca imaginé que mis condiciones de trabajo me forzarيan a estar en contacto con el sexo opuesto (los hombres), pero esto en realidad es lo que pasَ… 

Al principio,  yo solيa cubrirme y resguardarme de los hombres usando un niqaab (velo para la cara), pero alguna de mis hermanas me sugirieron que esta vestimenta atraيa mلs atenciَn sobre mi presencia, y que serيa mejor si me sacaba el niqaab, especialmente porque mis ojos eran algo atractivo. Entonces me saqué el velo de mi cara, pensando que esto era mejor. Pero al continuar mezclلndose con colegas, me di cuenta que yo era diferente por mi actitud antisocial y mi insistencia a no unirme a conversar y charlar con otros. Todos eran cautelosos sobre esta mujer solitaria (asي es como ellos me veيan), y esto fue lo que sostenيa una persona que afirmaba que no tenيa nada que ver con tal personalidad presumida que querيa estar siempre separada del resto. Pero yo sabيa que era lo opuesto, de hecho, decidي que no me oprimirيa mلs y no me pondrيa en una posiciَn difيcil con ninguno de mis colegas. Entonces empecé a unirme a las charlas e intercambios de anécdotas, y entonces ellos descubrieron que yo podيa hablar de forma elocuente y persuasiva, y que podيa influenciar a otros. Todavيa no podيa hablar de la manera que estaba determinada y al mismo tiempo era atractivo para alguno de mis colegas. No pasَ mucho tiempo hasta que me di cuenta de algunos cambios en la forma de expresarse de mi supervisor; con un poco de vergüenza, él estaba disfrutando la forma que yo hablaba y me movيa, y sacaba deliberadamente temas de conversaciَn donde yo podيa ver una mirada odiosa en sus ojos. No niego el hecho que yo empecé a entretener los pensamientos de este hombre. Encuentro apasionante que un hombre caiga tan fلcilmente en la trampa de una mujer que estل comprometida religiosamente, entonces ؟Cَmo serل el caso de las mujeres que se arreglan para atraer a los hombres a cometer acciones inmorales? De hecho, no pienso en él de ninguna manera que vaya mلs allل de los lazos de la Shari’ah, pero él sي ocupَ un lugar en mis pensamientos por un tiempo. Pero al poco tiempo el respeto a mi misma me hizo rechazar la idea de ser una fuente de placer para este hombre, en figura y forma, ni siquiera si esto fuera de naturaleza psicolَgica. De esta manera dejé de involucrarme en ninguna tarea en la cual me tenga que sentar cerca de él. Al final llegué a las siguientes conclusiones:

1-  La atracciَn entre los dos sexos ocurre en cualquier circunstancia, no interesa cuلnto los hombres y las mujeres lo nieguen. La atracciَn puede empezar dentro de los lazos de la Shari’ah y terminar fuera de estos lazos.

     Aunque una persona se proteja (a través del matrimonio), no estل seguro de las trampas del Shaytaan.

3-  Aunque una persona puede estar segura de si misma y trabajar con alguien del sexo opuesto con ciertos lيmites, no se pueden garantizar los sentimientos de la otra persona.

     Finalmente, no hay nada bueno al mezclarse y no da buenos frutos como dicen. Por lo contrario, corrompe al buen pensamiento. 

؟Qué pasa ahora?

Nos podemos preguntar: ؟Qué viene ahora, después de esta discusiَn sobre el tema de mezclarse los dos sexos?

Es hora que reconozcamos que no interesa cuanto tratemos de embellecer el tema del mezclarse de los sexos y lo tratemos ligeramente. Sus consecuencias estلn destinadas a alcanzarnos y el daٌo que causa tiene resultados desastrosos sobre nuestras familias. El sano sentido comْn rechaza aceptar que la interrelaciَn libre de los sexos es una buena atmَsfera para las relaciones humanas. Este es el sano sentido comْn que hizo que la mayorيa de la gente incluida en esta encuesta (76%) prefiriera trabajar en un ambiente con personas de un solo sexo. El mismo porcentaje (76%) dijo que mezclarse no estل permitido de acuerdo con la Shari’ah. Lo que nos llama la atenciَn no es este honorable porcentaje – que indica la pureza de nuestra sociedad Islلmica y la limpieza de los corazones de sus miembros – pero sي el pequeٌo nْmero de personas que manifestaron que el mezclarse estل permitido; estos llegaron al 12%. Este grupo, sin excepciones, dijo que el mezclarse estل permitido pero dentro de los lيmites que da la religiَn, costumbres (‘urf), tradiciones, buenos modales, la conciencia, la modestia, cubriendo también otros valores que, en su opiniَn, se siguen mezclando sin lيmites propios.

Les preguntamos: ؟La mezcla de hombres y mujeres que vemos hoy en dيa en nuestras universidades, mercados, lugares de trabajo y reuniones familiares y sociales, se estل llevando a cabo dentro de los lيmites referidos o estos lugares estلn llenos de transgresiones con respecto a la vestimenta, el lenguaje, la interacciَn y el comportamiento? Vemos sensuales insinuaciones (tabarruy), una vestimenta impropia; vemos fitnah (tentaciones) y dudosas relaciones, sin buenos modales ni conciencia y sin cubierta. Podemos concluir con que el tipo de mezcla que estل ocurriendo hoy en dيa es inaceptable y también lo es para aquellos que estلn de acuerdo con mezclarse en un buen ambiente. 

Es hora de que nos demos cuenta que la interacciَn sin lيmites provoca un cultivo fértil de males sociales que invaden y toman posesiَn de nuestra sociedad sin que nadie se dé cuenta cuلl es la causa. ةsta interrelaciَn es la primera causa de esta silenciosa fitnah, en la sombra en la cual nacen los engaٌos, los hogares son destrozados y los corazones rotos. 

Le pedimos a Allah que nos mantenga sanos y salvos, y que reforme nuestra sociedad. Que Allah bendiga al profeta Muhammad.

Sheij Muhammed Salih Al-Munayyid
Create Comments