Fri 25 Jm2 1435 - 25 April 2014
12315

Estل sufriendo de susurros (waswaas - voces) del Shaytaan acerca de la Esencia de Allah.

Un hombre estل experimentando susurros (waswaas - voces) del Shaytaan con relaciَn a Allah y tiene miedo.

Alabado sea Allah.

El interrogador ha mencionado este problema y le teme a las consecuencias. Le digo, Alégrese, ya que las consecuencias sَlo pueden ser buenas. Por medio de este susurro, el Shaytaan trata de obtener el control  sobre los creyentes, remover la buena creencia de sus corazones y hacerlos sufrir de angustia psicolَgica e intelectual, lo que afectarل la pureza de su fe y su vida.

Esta no es la primera ni la ْltima vez que los creyentes se encuentran expuestos a pruebas. Esto sucederل siempre y cuando exista un creyente en este mundo. Los Sahaabah (que Allah se complazca de él) también enfrentaron este problema. Se relatَ que Abu Hurayrah (que Allah se complazca de él) dijo: “Algunos de los compaٌeros del Mensajero de Allah (paz y bendiciones de Allah sean con él) se acercaron al Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) y le dijeron: “Tenemos pensamientos que son demasiado terribles como para hablar sobre ellos”. ةl dijo: “؟Realmente estلn sufriendo eso?”. Ellos respondieron: “Sي”. ةl dijo: “Es una clara seٌal de fe”. (Narrado por Muslim).

Se relatَ en al-Bujari y Muslim, también de Abu Hurayrah, que el Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) dijo: “El Shaytaan se dirige hacia uno de ustedes y dice: ‘؟Quién creَ tal y tal cosa?, ؟quién creَ tal y tal cosa?’. Hasta que dice: ‘،؟Quién creَ a tu Seٌor?!’. Si eso le ocurre a alguno de ustedes, busquen refugio en Allah y pَnganle fin a esos pensamientos”.

Se relatَ de Ibn ‘Abbaas (que Allah esté satisfecho con él) que un hombre se acercَ al Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) y dijo: “Tengo pensamientos, y prefiero quedar carbonizado que hablar sobre ellos”. El Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Alabado sea Allah, Quien ha reducido todas sus conspiraciones [del Shaytaan] a simples susurros”. (Narrado por Abu Dawud).

      Sheij al-Islam Ibn Taymiyah (que Allah sea misericordioso con él) dijo en Kitaab al-Imaan: “Es posible que el creyente sufra de los susurros del Shaytaan de pensamientos malintencionados de incredulidad, que lo harلn sentirse angustiado. Algunos Sahaabah dijeron: “Oh Mensajero de Allah, algunos de nosotros tenemos pensamientos que preferimos caer del cielo sobre la tierra que hablar sobre ellos”. ةl dijo: “Es una clara seٌal de fe” Segْn un informe, ‘... pensamientos que son demasiados terribles como para hablar sobre ellos’. ةl dijo: “Alabado sea Allah, Quien ha reducido todas sus conspiraciones [del Shaytaan] a simples susurros,” queriendo decir que el hecho de que aparezcan estos pensamientos, que son tan detestados y  alejados del corazَn, es una clara seٌal de fe. Es como el muyaahid hacia quien se dirige el enemigo pero lo resiste hasta que lo sobrepasa... Por ello, los que buscan el conocimiento y los fieles experimentan susurros y tienen dudas que otros no enfrentan porque ellos (los otros) no siguen el camino que Allah dispuso, sino que persiguen sus propias pasiones y deseos y se niegan a recordar a su Seٌor. Esto es lo que el Shaytaan quiere, opuesto a aquellos que se esfuerzan por acercarse a su Seٌor buscando el conocimiento y alabلndolo. ةl es su enemigo y busca evitar que se acerquen a Allah.” (pلg. 147 de la ediciَn india).

Le digo al interrogador que si se enfrenta a este susurro del Shaytaan, pelee y resista. Sepa que él no puede lastimarlo si se cumple la tarea de pelear y resistir y negarse a ser controlado por los susurros. El Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Allah perdonarل a mi ummah por cuanto susurro malintencionado pueda pasar por sus mentes, siempre y cuando no hagan nada al respecto ni hablen de ello” (Convenido sobre su autenticidad por al-Bujari y Muslim). 

Si le dicen a usted: “؟Cree en los susurros malintencionados que escucha?, ؟piensa que son ciertos?, ؟realmente cree que Allah es como dice este susurro? Usted debe decir: “Cuando oيsteis la acusaciَn tendrيais que haber dicho: No debemos hablar de ello. ،Glorificado seas Seٌor! Esto es una gran calumnia.” [24:16] Usted lo declararل tanto en su corazَn como verbalmente y serل quien mلs se opondrل a eso, ya que son solamente susurros y pensamientos que pasan por su mente. Es una trampa puesta por el Shaytaan, quien fluye por el ser humano como fluye la sangre, para condenarlo a la perdiciَn y para confundirlo con respecto a su religiَn.

Por lo tanto, descubrirل que el Shaytaan no arroja dudas o sospechas a su corazَn sobre cuestiones triviales. Por ejemplo, puede que escuche sobre la existencia de grandes ciudades llenas de gente y edificios en el oriente u occidente, pero nunca se le ocurrirيa dudar de su existencia o criticarlos y decir que estلn en ruinas y poco aptos para habitar o que estلn deshabitados, etc. El Shaytaan no tiene nada para ganar al hacer que las personas duden acerca de estas ciudades. Pero sي tiene mucho por ganar al corromper la fe del creyente, entonces lucha con su caballerيa e infanterيa por acabar con la luz del conocimiento y la guيa en su corazَn y por hacerlo caer en la oscuridad de la duda y la confusiَn. El Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) nos ha contado acerca de la soluciَn apropiada, que consiste en buscar refugio con Allah y ponerle fin. Si una persona le pone fin y continْa alabando a Allah, buscando y esperando (la recompensa) que se encuentra con Allah, todo acabarل con el permiso de Allah. Entonces, aléjese de todo pensamiento de este tipo. Usted estل alabando a Allah, invocلndole y glorificلndolo y en caso de escuchar a alguien atribuyéndole a Allah las cosas que le estلn siendo susurradas, probablemente lo callarيa si pudiera. Pero las cosas que escucha no son ciertas ni reales, sَlo es imaginaciَn y susurros que no tienen fundamento alguno.

Nuestro consejo se resume de la siguiente manera:

1.                  Busque refugio en Allah y detenga esos pensamientos por completo, tal como lo ordenَ el Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él).

2.                  Recuerde a Allah, contrَlese a usted mismo y no siga pensando en esos susurros.

3.                  Ocْpese de alabar y de realizar buenas acciones, obedeciendo las َrdenes de Allah y buscando satisfacerlo. Cuando usted se dedica por completo a alabar, se olvidarل de estos susurros,  in sha Allaah.

4.                  Busque refugio en Allah con frecuencia y haga du’aa’ para librarse de esos susurros.

Rogamos a Allah que lo mantenga sano y salvo y que lo proteja de todo mal.

Extraيdo de la colecciَn de veredictos legales y escritos del Sheij Muhammad ibn Saalih al-‘Uzaymin, vol. 1, pلg. 57-60
Create Comments