130499: Poner nuestra confianza en Dios y tomar medidas


Hubo una discusión acerca del asunto de poner nuestra confianza en Dios y tomar medidas. La confianza de algunos de los piadosos es como la de María, a quien solían llegarle frutos del verano en el invierno y viceversa, sin que ella tome ninguna medida. Más bien ella se concentraba completamente en el culto religioso. Por favor aconséjenos acerca de esto, que Dios lo recompense.

Alabado sea Dios

Poner nuestra confianza en Dios implica dos cosas: 

 

a)      Poner nuestra confianza en Dios conociendo y reconociendo que dependemos de Él, y que Él es Quien hace que las medidas sean efectivas; Su decreto siempre se cumple, y Él ha decretado todas las cosas, glorificado y exaltado sea. 

 

b)      Tomar las medidas apropiadas, porque poner nuestra confianza en Dios no significa que no hagamos lo que debemos hacer. Más bien, parte de nuestra confianza en Dios consiste precisamente en hacer lo que debemos y esforzarnos en ello. Quien se abstiene de tomar medidas ha ido contra las leyes y enseñanzas de Dios. Dios nos ha ordenado tomar las medidas apropiadas y nos ha incentivado a hacerlo, como también a Su Mensajero (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él). 

Por lo tanto, no es correcto que el creyente se abstenga de hacer lo que debe hacer luego de poner su confianza en Dios, porque eso no sería verdaderamente confiar en Dios. Por eso Dios ha decretado que para tener un hijo hay que casarse, y ha incentivado a las parejas a mantener relaciones maritales. Si alguien fuera a decir que espera tener un hijo sin mantener relaciones, pensaríamos que está loco, puesto que eso no es razonable en forma alguna. De la misma forma, una persona no debe sentarse en su casa o en la mezquita a vivir de la caridad o esperando que la comida simplemente le llegue de alguna forma. 

María (la paz sea con ella) no olvidó tomar medidas. Dios dijo (traducción del significado): 

Sacude el tronco de la palmera y caerán sobre ti dátiles maduros y frescos” (Mariam, 19:25). 

Por lo tanto ella sacudió la palmera, haciendo lo que tenía que hacer hasta que los dátiles cayeron. Su acción no fue incompatible con la actitud de tomar medidas, y el hecho de que ella haya encontrado provisiones con las que Dios la honró, no significa que ella se haya abstenido de tomar medidas, porque ella se consagró al culto y a la adoración. 

Si Dios concede a algunos de Sus amigos cercanos ciertos milagros, por Su gracia y misericordia, esto no significa que sea lícito para los demás creyentes abstenernos de tomar las medidas apropiadas para obtener lo que necesitamos. Se ha probado que el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Esfuércense en hacer aquello que les beneficia, y busquen la ayuda de Dios, no se sientan desesperados”. Narrado por Muslim, 2664. 

Y Dios dijo (traducción del significado): 

Sólo a Ti adoramos y sólo de Ti imploramos ayuda” (Al-Fátihah, 1:5). 

Fin de la cita de Fatáwa Nur ‘ala ad-Darb, 1/364.

Shéij ‘Abd el-‘Azíz ibn Baaz (que Allah tenga misericordia de él)
Create Comments