Wed 16 Jm2 1435 - 16 April 2014
13286

La creación del hombre

¿Me pueden contar acerca del comienzo de la creación del hombre?

Alabado sea Allah. 

Allah creó a Adán con Su mano y le infundió un alma creada por Él, y le ordenó a Sus ángeles que se postraran ante él.  

Allah creó a Adán del polvo, como Él dice (interpretación del significado):  

“Por cierto que el ejemplo de Jesús ante Alá es semejante al de Adán, a quien creó de polvo y luego le dijo: ¡Sé!, y fue.” 

[Aal ‘Imraan 3:59]  

Cuando Allah hubo concluido la creación de Adán, Él ordenó a sus ángeles que se postraran ante él, y ellos lo hicieron, todos, excepto Iblis, quien a pesar de estar presente, se rehusó pues era muy arrogante como para postrarse ante Adán:  

“Recuerda [¡Oh, Mujámmad!] cuando tu Señor dijo a los ángeles: Voy a crear un hombre de barro. Y cuando lo haya plasmado y haya soplado en él su espíritu, haced una reverencia ante él. Todos los ángeles hicieron la reverencia.

No así Iblís, quien se ensoberbeció y se contó entre los incrédulos.” 

[Saad 38:71-74 – interpretación del significado]  

Luego Allah les dijo a los ángeles que colocaría a Adán en la tierra y que su descendencia se extendería por generaciones y generaciones, como Él dijo (interpretación del significado):  

“Y cuando tu Señor le dijo a los ángeles: He de establecer una generación tras otra [de hombres] en la Tierra, dijeron: ¿Pondrás en ella quien la corrompa [desbastándola] y derrame sangre siendo que nosotros te alabamos y santificamos? Dijo: En verdad Yo sé lo que vosotros ignoráis.” 

[al-Baqarah 2:30]  

Allah le enseño a Adán los nombres de todas las cosas:

“Y enseñó a Adán los nombres de todas las cosas…” 

[al-Baqarah 2:31 – interpretación del significado]. 

Cuando Iblis se rehusó a postrarse ante Adán, Allah lo expulsó y lo maldijo:  

“Dijo Alá: Sal de aquí [del Paraíso], pues Te maldigo.  Y esta maldición pesará sobre ti hasta el Día del Juicio.” 

[Saad 38:77-78 – interpretación del significado]  

Cuando Iblis se enteró de su destino, le pidió a Allah que le diera un respiro hasta el Día de la Resurrección: 

“Dijo [Iblís]: ¡Oh, Señor mío! Permíteme vivir hasta el Día de la Resurrección. Dijo Alá: Te concedo la prórroga que Me pides [porque he decretado probar a los hombres a través de tu seducción], hasta el día cuyo término está determinado [el Día de la Resurrección].” 

[Saad 38:79-81 – interpretación del significado]  

Cuando Allah se lo concedió, él le declaró la guerra a Adán y a sus descendientes, hizo que la desobediencia les sea atractiva y los tentó a cometer actos inmorales:  

“Dijo [Iblís]: ¡Juro por Tu poder que les descarriaré a todos, excepto a quienes de Tus siervos hayas protegido!” 

[Saad 38:82-83 – interpretación del significado]  

Allah creó a Adán, y de él a su esposa, y, de su descendencia a los hombres y a las mujeres, como Él dice (interpretación del significado):

“¡Oh, humanos! Temed a vuestro Señor Quien os ha creado a partir de un solo ser, del que creó a su cónyuge e hizo descender de ambos muchos hombres y mujeres. Temed a Aláh, en Cuyo nombre os reclamáis vuestros derechos, y respetad los lazos de parentesco. Por cierto que Alá os observa.” 

[al-Nisaa’ 4:1]  

Luego Allah hizo que Adán y su esposa habitaran en el Paraíso, para ponerlos a prueba. Les indicó que comieran los frutos del Paraíso pero les prohibió comer de un árbol:  

“Dijimos: ¡Oh, Adán! Habita con tu esposa en el Paraíso, y comed cuanto deseéis de lo que hay en él, pero no os acerquéis a este árbol, pues de hacerlo os contaríais entre los injustos.” 

[al-Baqarah 02:35 – interpretación del significado]. 

Allah le advirtió a Adán y a su esposa acerca de Shaytan, como Él dijo (interpretación del significado):  

“Dijimos: ¡Oh, Adán! Éste [el demonio] es un enemigo para ti y para tu esposa; que no os haga expulsar del Paraíso pues serás un desdichado.” 

[Ta-Ha 20:117]  

Luego el Shaytan les susurró a Adán y a su esposa, y los tentó a comer del árbol prohibido. Adán no pudo resistir la tentación y, desobedeciendo a su Señor, comió del árbol:  

“Pero el demonio le sedujo diciéndole: ¡Oh, Adán! ¿Quieres que te indique el árbol del que si comes serás inmortal y tendrás un reino eterno? Y cuando ambos comieron del árbol quedaron desnudos, y comenzaron a cubrirse con hojas del Paraíso. Por cierto que Adán desobedeció a su Señor y cometió un pecado.” 

[Ta-Ha 20:120-121 – interpretación del significado] 

Su Señor los llamó y dijo (interpretación del significado):  

“Y les sedujo con mentiras. Cuando ambos comieron del árbol quedaron desnudos, y comenzaron a cubrirse con hojas del Paraíso, entonces su Señor les llamó: ¿No os había prohibido comer de este árbol y advertido que el demonio era vuestro enemigo declarado?”

[al-A’raaf 7:22]  

Cuando comieron del árbol, se arrepintieron de lo que habían hecho y dijeron:  

“Entonces imploraron arrepentidos: ¡Señor nuestro! Hemos sido injustos con nosotros mismos, si no nos perdonas y nos tienes misericordia nos contaremos entre los perdedores.”

[al-A’raaf 7:23 – interpretación del significado] 

El pecado de Adán fue resultado del deseo; no de la arrogancia, es por esto que Allah lo guió hacia el arrepentimiento y aceptó sus disculpas: 

“Y le fueron inspiradas a Adán unas palabras de su Señor [una súplica con la que rogó] y Él le absolvió, pues Él es Indulgente, Misericordioso.” 

[al-Baqarah 2:37 – interpretación del significado]. 

Este es el camino a seguir para Adán y sus descendientes: quienquiera que caiga en pecado y luego se arrepienta sinceramente, será perdonado por Allah:  

“Él es Quien acepta el arrepentimiento de Sus siervos y perdona sus pecados, y está bien enterado de cuánto hacéis.” 

[al-Shura 42:25 – interpretación del significado]. 

Luego, Allah hizo descender a Adán y a su esposa, y a Iblis, a la Tierra, y Él les envió la Revelación y a los Mensajeros. Entonces, todo aquél que crea entrará al Paraíso y todo aquél que no crea entrará al Infierno:  

“Dijimos: ¡Descended de él [y habitad vosotros y toda vuestra descendencia en la Tierra]! Cuando sea que os llegue de Mí una guía, quienes sigan Mi guía no temerán ni se entristecerán.

Y quienes no crean y desmientan Mis signos serán los condenados al Fuego, donde morarán eternamente.” 

[al-Baqarah 2:38-39 – interpretación del significado]. 

Cuando Allah los hizo descender a la tierra, dio comienzo al conflicto entre la fe y el kufr, entre la verdad y la falsedad, entre la bondad y la maldad y este conflicto así continuará hasta que Allah herede la tierra y a todos los que la habitan:  

“Dijo [Alá]: ¡Descended! Seréis enemigos unos de otros; y en la Tierra encontraréis una morada y deleite por un tiempo.”

[al-A’raaf 7:24 – interpretación del significado] 

Allah es Capaz de hacerlo todo. Él creó a Adán sin padre ni madre, creó a Eva de un padre, pero sin madre, Él creó a ‘Isa de una madre, pero sin padre, y Él nos creó a todos nosotros de un padre y una madre.  

Allah creó a Adán del polvo, luego a su descendencia del esperma, como Él dice (interpretación del significado):  

“Quien perfeccionó todo lo que ha creado, y comenzó la creación del hombre [Adán] a partir de barro. Luego hizo que su descendencia surja de una gota de esperma insignificante.

Le dio forma e insufló en él [Adán] el espíritu. Él os ha dotado de oído, vista e intelecto, pero poco es lo que le agradecéis.”

[al-Sajdah 32:7-9]  

La creación de un ser humano en el vientre, y las etapas que recorre, es algo maravilloso. Allah mencionó en la ayah (interpretación del significado):  

“He aquí que creamos al hombre [Adán] de barro. Luego hicimos que se reprodujese por medio de la fecundación, y preservamos el óvulo fecundado dentro de una cavidad segura [el útero]. Transformamos el óvulo fecundado en un embrión, luego en una masa de tejidos, luego de esa masa de tejidos creamos sus huesos a los que revestimos de carne, finalmente soplamos en el feto su espíritu. ¡Bendito sea Aláh, el mejor de los creadores!” 

[al-Mu’minun 23:12-14]  

Únicamente Allah es capaz de crear lo que Él quiera. Él sabe qué hay dentro de los vientres, y Él decreta la existencia y el período de vida (de Sus criaturas):  

“A Alá pertenece el reino de los cielos y la Tierra; Él crea lo que Le place, agracia a quien quiere con hijas, y a quien quiere con hijos. O les concede hijos varones y mujeres, o les hace estériles; en verdad, Él todo lo sabe, es sobre toda cosa poderoso.” 

[al-Shura 42:49-50 – interpretación del significado]. 

El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Allah le ha encargado a un ángel el cuidado del vientre. Él dice, ‘Oh, Señor, una gota de semen (nutfah); Oh, Señor, un coágulo (‘alaqah); Oh, Señor, una masa de carne (mudghah)’. Luego si Allah desea (completar) su creación, el ángel le pregunta, ¿(Oh, Señor), hombre o mujer, maldito (condenado al Infierno) o bendito (destinado al Paraíso)? ¿Cuantas provisiones le darás? Y, ¿cuanto tiempo de vida le darás?’ Todo esto es escrito mientras (el niño) aún se encuentra en el vientre de su madre”.  

(Narrado por al-Bujari, 318). 

Allah honró a los hijos de Adán y subyugó en su beneficio todo aquello que se encuentra tanto en los cielos como en la tierra:  

“¿Acaso no veis que Alá os sometió todo cuanto hay en los cielos y en la Tierra, y os colmó de Sus gracias, las cuales podéis apreciar algunas y otras no? Pero, a pesar de esto, entre los hombres hay quienes discuten acerca de Alá sin tener ningún tipo de conocimiento, guía o libro revelado.” 

[Luqmaan 31:20 – interpretación del significado]  

Allah ha diferenciado y honrado al hombre con la razón por la cual conoce a su Señor, su Creador y Proveedor, y por la cual distingue el bien del mal, lo que lo beneficiará de lo que lo dañará, y lo que es halal de lo que es haram.  

Allah no lo creó y lo dejo a la deriva, sin un camino a seguir. Todo lo contrario, Allah reveló los Libros y envió Mensajeros para guiar a la humanidad hacia el Camino Correcto.  

Allah creó a las personas con una inclinación natural hacia el monoteísmo (Tawhid – creencia en que Allah es el Único). Cada vez que se desviaron de ese camino, Allah envió a un Profeta para encarrilarlos en el Camino Correcto. El primero de los Profetas fue Adán y el último fue Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él).  

 “Era la humanidad una sola comunidad, y envió Alá a los Profetas albriciadores y amonestadores, y les reveló los Libros Sagrados con la Verdad para que juzgaran entre los hombres acerca de lo que discrepaban.”

[al-Baqarah 2:213 – interpretación del significado]  

Todos los Mensajeros llamaban a las personas a seguir la misma verdad, la que implica la adoración de Allah solamente y el rechazo a cualquier otro dios que no sea Él:  

“Por cierto que enviamos a cada nación un Mensajero [para que les exhortase a] adorar a Alá y a evitar al Seductor. Algunos de ellos fueron guiados por Aláh, y a otros se les decretó el extravío. Transitad por la Tierra y observad cómo fue el final de quienes desmintieron [Nuestros signos].” 

[al-Nahl 16:36 – interpretación del significado]. 

La religión por la cual Allah mandó a los Profetas y a los Mensajeros era la misma, es decir, el Islam:  

“En verdad para Alá la religión es el Islam [el sometimiento a Él” 

[Aal ‘Imraan 3:19 – interpretación del significado]. 

El último de los Libros celestiales revelados por Allah fue el Corán, que confirma todos los Libros revelados anteriormente, a modo de guía para toda la humanidad:  

“Éste es el Libro que te hemos revelado para que saques a los hombres de las tinieblas a la luz,” 

[Ibraahim 14:1 – interpretación del significado]  

El último de los Profetas y Mensajeros enviados por Allah fue Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él):  

“Mujámmad no es el padre de ninguno de vuestros hombres, sino el Mensajero de Alá y el sello de los Profetas; y Alá es todo lo sabe.” 

[al-Ahzaab 33:40 – interpretación del significado]. 

Allah le envió a Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) a toda la humanidad:  

“Di: ¡Oh, hombres! En verdad soy el Mensajero de Alá para todos vosotros.” 

[al-A’raaf 7:158 – interpretación del significado] 

El Corán es el último y el más grandioso de los Libros celestiales y Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) es el último y el mejor de los Profetas y los Mensajeros.  

Con el Corán, Allah ha derogado todos los demás Libros celestiales, así que no se aceptarán las acciones de todo aquel que no siga el Corán, no se convierta al Islam y no crea en el Mensajero (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y lo siga:  

“Quien siga una religión diferente al Islam [el sometimiento a Alá] no se le aceptará, y en la otra vida se contará entre los perdedores.” 

[Aal ‘Imraan 3:85 – interpretación del significado] 

 La religión traída por Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) confirma el mensaje que fue traído por los Profetas que lo precedieron, en sus principios fundamentales y en la defensa de las características nobles, como dice Allah (interpretación del significado): 

 “Dispusimos para vosotros la misma religión [monoteísta] que le habíamos encomendado a Noé, y que te revelamos a ti [en el Corán] y que le encomendamos a Abraham, Moisés y Jesús, para que seáis firmes en la práctica de la religión, y no os dividáis en ella. Pero a los idólatras les parece difícil aquello a lo que tú les invitas [al monoteísmo]. Alá elige [para que acepte la fe] a quien quiere, y guía hacia Él a quien se arrepiente.” 

[al-Shura 42:13] .

De Usul al-Din al-Islami, por el Sheik Muhammad ibn Ibrahim al-Tuwaiyri.
Create Comments