Sat 19 Jm2 1435 - 19 April 2014
167255

La sabiduría detrás de limitar el divorcio a tres instancias

No entiendo por qué el Islam no permite a un matrimonio volver a casarse cuando ya se han divorciado tres veces. El Sagrado Corán afirma que la mujer debe haberse casado primero con otro hombre, y luego si ellos se divorcian el primer marido puede desposarla nuevamente. Esto no me parece sensato, más bien creo que es rudo.

Alabado sea Dios

Los musulmanes estamos convencidos de que Dios es el Más Sabio de los Jueces, y que hay una enorme sabiduría y misericordia detrás de todas Sus leyes, que son por nuestro bien. 

“¿Acaso pretenden un juicio pagano? ¿Y quién mejor juez que Allah para quienes están convencidos de su fe?”. (Al-Má'idah, 5:50). 

Puesto que Él, glorificado y exaltado sea, es el Creador de Sus criaturas, conoce mejor lo que es bueno para ellas. Dios no tiene necesidad alguna de Sus servidores, y está muy por encima de cometer cualquier injusticia; Él es el Más Misericordioso hacia Su creación. Puesto que Él es Justo y Misericordioso por encima de todas las cosas, Sus normas son la máxima expresión de la justicia y la compasión. 

El musulmán puede comprender la sabiduría de Sus órdenes y prohibiciones, o puede no comprender la causa detrás de estas normas, pero en cualquier caso tiene el deber de confiar en Dios y obedecerle en todas las circunstancias, porque en esto radica su estatus de humildad ante el Todopoderoso. Si el musulmán disputa acerca de la sabiduría de Su creador, entonces ha transgredido los límites de la fe y del verdadero servicio a Dios, glorificado y exaltado sea. Él dijo (traducción del significado): 

“Un verdadero creyente o a una verdadera creyente no deben, cuando Allah y Su Mensajero hayan dictaminado un asunto, actuar en forma contraria; y sabed que quien desobedezca a Allah y a Su Mensajero se habrá desviado evidentemente”. (Al-Ahzáb, 33:36). 

“Pero no, [juro] por tu Señor que no creerán a menos que te acepten como juez de sus disputas; y no se resistan a aceptar tu decisión y se sometan completamente”. (An-Nisá', 4:65). 

No hay ninguna norma que impida al musulmán preguntar o buscar las razones y la sabiduría detrás de una norma del Islam, porque esta es una forma de incrementar su fe y certeza en Dios. 

Quien medita cabalmente en el asunto del divorcio se dará cuenta de la misericordia y sabiduría de Dios. El divorcio es doloroso, especialmente para la mujer. Por eso el Legislador puso restricciones al divorcio, para que los varones no abusaran de él. 

Si el musulmán fuera capaz de recuperar a su esposa cada vez que la divorcia, entonces podría abusar de esta norma y divorciarla docenas de veces, como una forma de martirizarla, y cada vez que lo hiciera estaría haciendo pasar a su esposa por una situación de incertidumbre y desesperación, mientras los familiares estarían haciendo sus mejores esfuerzos por reconciliarlos, y la mujer estaría pensando en el futuro de los niños, etc. Este sería obviamente un trato injusto. 

Pero si el marido sabe que el tercer divorcio será irrevocable y que si la divorcia tres veces no podrá volver a casarse con ella a menos que ella se case con otro hombre, existiendo la posibilidad de que si se casa con otro hombre luego no quieran divorciarse, entonces él tendría el mismo temor que ella al divorcio, y no recurriría a él a menos que fuera imprescindible y necesario. En esta norma entonces hay una misericordia y una protección para la familia, para la mujer y para los hijos en particular, pues disuade al matrimonio de amenazarse mutuamente con el divorcio ante la menor desavenencia. 

Hay también otro aspecto positivo detrás de esta norma, y es que la pareja puede apresurarse en el divorcio la primera vez sin ser conscientes de cuánto se aman y se necesitan mutuamente, y luego arrepentirse y buscar una reconciliación. Luego de esto, si llegan a la instancia de un nuevo divorcio, ya serán más prudentes y evaluarán mejor la situación. Luego, si llegan a una tercera instancia, que en la mayoría de los casos suele indicar que no pueden llevar una vida estable juntos, entonces significa que no tiene sentido permanecer juntos para llevar una vida miserable, y que la separación será un alivio y una misericordia para ambos, como Dios, glorificado y exaltado sea, dijo (traducción del significado): 

“Pero si se divorcian, Allah hará que cada uno pueda prescindir del otro por Su gracia. Allah es Vasto, Sabio”. (An-Nisá', 4:130). 

Los eruditos han comentado la sabiduría detrás de esta norma que limita el divorcio a tres instancias. 

At-Táhir ibn ‘Aashur (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“La sabiduría detrás de esta gran norma es disuadir a los cónyuges de tomarse los derechos del otro a la ligera, y jugar irresponsablemente con la idea del divorcio. Así, cuando la pareja recurre por primera vez al divorcio y se arrepiente, todavía pueden optar por la reconciliación. El segundo divorcio es una prueba, y el tercero ya indica separación definitiva, como dijo el Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) según el reporte de Musa y Al-Jídr: “La primera vez fue por olvido de parte de Musa; la segunda vez, hizo que se estipulara una condición. Y la tercera vez fue deliberada. Por eso Al-Jídr le dijo después de la tercera vez: “Esta es la separación entre tú y yo” (Al-Kahf, 18:78)”. Fin de la cita de At-Tahrír wa at-Tanwir, 5/415. 

Ibn al-Humam al-Hánafi (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“Ellos pueden tener el falso sentimiento de que no se necesitan más el uno al otro y que deben abandonarse, pero luego cuando el divorcio tiene lugar pueden llegar a lamentarlo, sentirse angustiados y desear una reconciliación. Por lo tanto Dios, glorificado y exaltado sea, determinó que el divorcio puede ocurrir tres veces en un matrimonio, no más. En cualquier caso, si luego del divorcio la realidad confirma sus sentimientos de rechazo, pueden continuar hasta que el período post divorcio de la mujer finalice. De lo contrario pueden intentar remediar la situación y reconciliarse, y luego si vuelven a sentir el deseo de separarse, tendrán todavía una tercera oportunidad. Para cuando se produzca el tercer divorcio, ya sabrán muy bien lo que están haciendo, y no tendrán excusas”. 

Fin de la cita de Shárh Fáth al-Qadír, 3/465. 

Y Allah sabe más.

Islam Q&A
Create Comments