Thu 17 Jm2 1435 - 17 April 2014
20677

¿Es lícito según la shari’ah que una mujer sea gobernante?

¿Están las mujeres autorizadas a gobernar según la shari’ah? (Yo prefiero ver evidencias del Corán).

 Alabado sea Allah. 

Respuesta: 

 Primero: Apreciamos la perspicacia de nuestros hermanos de buscar y seguir la evidencia proveniente del Corán, pero no necesariamente debe haber evidencia específica del Corán para cada caso. Más bien, la evidencia de muchas de las normas puede ser hallada en la Sunnah auténtica del Profeta (Paz y bendiciones de Allah sean con él), no en el Corán. El musulmán debe seguir la evidencia de ambos, del Corán y de los hadices. Allah dijo (Interpretación del significado): 

 “¡Oh, vosotros que creéis! Obedezcan a Allah y obedezcan al Mensajero (Muhámmed), y a aquellos de entre ustedes que tengan autoridad. Si difieren en algo entre ustedes, remítanlo a Allah y su Mensajero, si es que creéis en Allah y en el Último Día. Esto es lo más apropiado para llegar a un acuerdo”. 

(an-Nisa’ 4:59) 

 Allah nos ha ordenado obedecerle y obedecer a Su Mensajero (Paz y bendiciones de Allah sean con él), y Él nos ha ordenado remitir los asuntos en disputa a Su Libro y a la Sunnah de su Mensajero (Paz y bendiciones de Allah sean con él). 

 Allah dice (interpretación del significado): 

 “Y lo que fuera que el Mensajero les dé, tómenlo; y lo que sea que el Mensajero les prohíba, absténganse. Y teman a Allah; verdaderamente, Allah es severo en su castigo”. 

 (Al-Háshr 59:7) 

 Ibn Mayah (12) narró de al-Miqdám ibn Ma’di Yaktrib que el Mensajero de Allah (Paz y bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Pronto vendrá un tiempo en que un hombre se recostará sobre su almohada, y cuando uno de mis hadices le sea narrado, él dirá: “El Libro de Allah es suficiente entre tú y nosotros. Lo que sea que se haya permitido lo tomaremos como permisible, y lo que sea que haya sido establecido como prohibido, lo tomaremos como prohibido”. Verdaderamente, lo que fuera que el Mensajero de Allah (Paz y bendiciones de Allah sean con él) haya prohibido es como lo que Allah ha prohibido”. 

 Clasificado como Sahih por al-Albaní en Sahih al-Jami’, 8186. 

 Segundo: 

 La evidencia del Corán y la Sunnah indica que no es permitido para una mujer asumir posiciones de autoridad pública, tales como el Califato, Ministro de Estado (visir) o juez (Qadí), etc. 

 1 – Evidencia del Corán: 

 Allah dijo (interpretación del significado):  

“hombres están a cargo de las mujeres debido a la elección que Alá ha hecho, por lo que deben mantenerlas con sus bienes.”. 

 (an-Nisa 4:34) 

 Al-Qurtubí dijo: 

 “Estas palabras significan que ellos gastan en ellas y en protegerlas, y también que ellos son los regidores y gobernadores, y aquellos quienes van a las campañas militares, y ninguno de estos son roles para las mujeres”. 

 Tafsír al-Qurtubí, 5/168. 

 Ibn Kazir dijo: “Esto significa que el hombre está a cargo de la mujer; él es su líder, el guía, quien la orienta si ella se extravía. “debido a la elección que Alá ha hecho” significa que el hombre tiene la preeminencia sobre la mujer, y que es más capaz que la mujer para desempeñar autoridad. Desde que la profecía fue dada sólo a los hombres, así como el rol de Califa, porque el Profeta (Paz y bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Ninguna gente prosperará si designa a una mujer para encargarse de ellos”. 

 Tafsir Ibn Kazir, 1/492. 

 2 – Evidencia de la Sunnah: 

 Fue narrado que Abu Bakr (que Allah esté complacido de él) dijo: “Cuando el Mensajero de Allah (Paz y bendiciones de Allah sean con él) oyó que la gente de Persia designó a la hija de Cosroés como su reina, él dijo: “Ningún pueblo prosperará alguna vez si designan a una mujer para encargarse de ellos”. 

 Narrado por al-Bujari, 4163. 

 Ash-Shawkani dijo en Náyl al-Awtar, 8/305: 

 “Esto indica que una mujer no está cualificada para gobernar, y que no es lícito para la gente designarlas como gobernantes, porque deben evitar cualquier cosa que pueda evitar su prosperidad”. 

 Al-Mawirdi dijo, en el contexto de sus discusiones sobre el visirato: 

 “No es permisible para una mujer cumplir este rol, porque el Profeta (Paz y bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Ningún pueblo prosperará si delegan sus asuntos de gobierno en una mujer”. Y porque estas posiciones requieren autoridad y resolución, de lo cual las mujeres pueden carecer, y requiere aparecer en público para manejar los asuntos directamente, lo cuál es prohibido para las mujeres”. 

 Al-Ahkam as-Sultaníyah, p. 46. 

 Ibn Hazm (que Allah tenga misericordia de él) dijo, en el contexto de sus discusiones sobre el rol del Califa: 

 “No hay desacuerdos, esto no es permisible para una mujer (ser Califa)”. 

 Al-Fásl fil-Milal wan-Nihal, 4/129. 

 En al-Mawsu’ah al-Fiqhíyah (21/270) dice: 

 Los Fuqaha están de acuerdo que una de las condiciones para desempeñar el rol de Califa es que debe ser un hombre. El liderazgo de una mujer no es válido, porque el Profeta (Paz y bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Ningún pueblo prosperará si designan a una mujer para que se encargue de ellos”. Esto es también porque deberá ser capaz de reunirse con los hombres, para dedicarle tiempo a solas para tratar los asuntos del estado, y porque esta responsabilidad implica tratar con asuntos de gran seriedad. Tal responsabilidad es el rol de un hombre”. 

 Al Sháij ‘Abdel ‘Aziz ‘Abd-Allah ibn Baaz (que Allah tenga misericordia de él) le fue hecha la siguiente pregunta: 

 ¿Cuál es el punto de vista islámico sobre que una mujer sea nominada como candidata para el cargo de Primer Ministro de Estado, o de Gobierno, o de un ministerio público? 

 Él respondió: “No es permisible designar o elegir una mujer como jefa de estado. Esto es señalado en el Corán, en la Sunnah, y por el consenso de los sabios. En el Corán, Allah dice (interpretación del significado): 

“hombres están a cargo de las mujeres debido a la elección que Alá ha hecho, por lo que deben mantenerlas con sus bienes.”. 

 (An-Nisa 4:34) 

 El fallo contenido en el versículo es general e incluye a las posiciones de liderazgo de los hombres en su familia, y más aún se aplican a los cargos de liderazgo público. Este fallo es apoyado por la razón dada en el versículo mismo lo que es indispensable para dichos cargos de liderazgo. 

 En la sunnah, el Profeta (Paz y bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Ningún pueblo prosperará si designan a una mujer para dirigirlos”. Narrado por Al-Bujari. 

 Indudablemente este hadiz indica que es prohibido para una mujer asumir posiciones de liderazgo público, o convertirse en gobernadora de una provincia o ciudad, porque todo eso entra dentro del significado general del hadiz, y el Profeta (Paz y bendiciones de Allah sean con él) dijo que aquellos que designan a una mujer para liderarlos nunca prosperarán. Y prosperar es todo aquello por lo que se designa a un líder en cualquier asunto. 

 La ummah unánimemente acordó en términos prácticos durante el tiempo de Los Califas Rectos y los imames de las primeras tres generaciones, de las cuales el Profeta (Paz y bendiciones de Allah sean con él) testificó que fueron las mejores generaciones, que las mujeres no debían ser designadas como gobernantes o jueces. Hubo mujeres quienes fueron brillantes en el conocimiento religioso, a quienes los sabios recurrieron en asuntos concernientes al conocimiento del Corán, hadices y normas religiosas, pero ninguna de estas mujeres aspiró a posiciones de liderazgo público durante ese tiempo o ninguna otra posición de esa naturaleza. Tales responsabilidades legales no pueden recaer sobre los hombros de las mujeres, porque esto implica viajar por las provincias y mezclarse con los miembros de la comunidad, conducir el ejército en caso de guerra, negociar con el enemigo, aceptar juramentos de fidelidad de hombres y mujeres en tiempos de paz y de guerra, etc. Nada de esto es apropiado para una mujer, y tal cosa sería contra las normas de la shari’ah que están establecidas para proteger a las mujeres y mantenerlas seguras.

 Hablando racionalmente, no se le deben otorgar cargos de gobierno público, porque lo que se requiere de alguien que es elegido para tal posición es que sea alguien de gran determinación, inteligencia, fuerza de voluntad y buenas habilidades de administración. Estas características no son propias de las mujeres porque ellas han sido creadas con una naturaleza que da prioridad a la emotividad sobre la razón, por lo que elegirlas para tales posiciones no es en el mejor interés de la comunidad en su conjunto. 

 Y Allah es la fuente de toda fuerza. Que Allah bendiga al Profeta Muhámmed, a su familia y a sus compañeros. 

 Mayal-lát al-Muytama’, N. 890. 

 Y Allah sabe más.

Islam Q&A
Create Comments