21394: Reglas sobre la oración en una mezquita en la que hay una tumba


¿Está permitido orar en una mezquita en la que hay tumbas?

Alabado sea Allah. 

Las oraciones no deben ser ofrecidas en mezquitas en las que hay tumbas. Las tumbas deben ser desenterradas y los restos deben ser trasladados a los cementerios locales, cada conjunto de restos debe ser colocado en una tumba individual como en las otras tumbas. No está permitido que se dejen tumbas en las mezquitas, ya sea la tumba de un wali (“santo”) o de cualquier otra persona, porque el Mensajero (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) lo prohibió y advirtió sobre ese tema y maldijo a los judíos y a los cristianos que lo hacen. Fue narrado que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo: “Que Allah maldiga a los judíos y a los cristianos que consideran las tumbas de sus Profetas como lugares de adoración”. ‘Aa’ishah (que Allah esté complacido con ella dijo: “Él advirtió sobre lo que ellos habían hecho”. Narrado por al –Bujari, 1330, Muslim, 529.

Y cuando Umm Salamah y Umm Habibah le contaron sobre una iglesia en la que había imágenes, el Profeta (la paz y las bendiciones desciendan sobre él) dijo: “Cuando un hombre virtuoso de entre ellos muere, ellos construyen un lugar de adoración sobre su tumba y colocan imágenes allí. Ellos son los hombres más malvados de la humanidad ante Allah”. (Sahih, consensuado por Al-Bujari, 427; Muslim, 528) 

El Profeta (la paz y las bendiciones desciendan sobre él) dijo: “Aquellos que los precedieron tomaron las tumbas de sus Profetas y personas virtuosas como lugares de adoración. No tomen a las tumbas como lugares de adoración –les prohíbo que lo hagan”. (Narrado por Muslim en su Sahih, 532, de Yundab ibn ‘Abd-Allaah al-Bayali). Es decir, el Profeta (la paz y las bendiciones desciendan sobre él) prohibió tomar a las tumbas como lugares de adoración, y maldijo a los que lo hacen, diciendo que ellos son el peor mal de la humanidad. Por lo tanto debemos tener cuidado con eso.

Se sabe que los que rezan en una tumba la están tomando como lugar de adoración, y el que construye una mezquita sobre una tumba ha tomado ese lugar como un lugar de adoración. Por lo tanto, debemos mantener alejadas a las tumbas de las mezquitas, obedeciendo el mandato del Profeta (la paz y las bendiciones desciendan sobre él), y para evitar la maldición pronunciada por nuestro Señor en contra de los que construyen lugares de adoración sobre tumbas, porque cuando una persona ora en la mezquita en la que hay una tumba, Shaytán puede tentarlo a invocar a los muertos o a buscar su ayuda, o a rezarles o postrarse ante ellos, cometiendo un acto de idolatría grave (shirk akbar); y porque esta acción corresponde a los judíos y los cristianos, y nosotros estamos obligados a diferenciarnos de ellos, y a alejarnos de sus costumbres y los desvíos en que cayeron con el correr del tiempo. Si las tumbas son antiguas y una mezquita ha sido construida sobre ellas, debe ser derrumbada, porque si no sería una innovación, como fue explicado por los expertos, para evitar lo que pueda levarnos al shirk.

Y Allah es la Fuente de fortaleza.

Maymu’ Fataawa wa Maqaalaat Mutanawwi’ah li Samaahat al Sheij Ibn Baaz (que Allah tenga piedad de él), 10/246.
Create Comments