Fri 18 Jm2 1435 - 18 April 2014
21631

Hasta las calamidades tienen algún beneficio

He estado viendo en la televisión muchas de las calamidades que están sucediendo a los musulmanes, en Palestina nuestras heridas están sangrando, en Chechenia nuestros cuerpos son cercenados, en Afganistán nuestros hogares son destruidos, en las Filipinas, Kashimir… y ahora en Irak.
Sólo Dios sabe quién encontrará su destino mañana.
Estas calamidades y desastres, ¿son buenos o malos?

 Alabado sea Allah.

 Los desastres y las calamidades han sido creados por una razón que nadie puede conocer completamente excepto Dios. Algunas de las cosas que Dios nos ha mostrado indican esto.

 1 – Los desastres y las calamidades son una prueba para la paciencia de los creyentes. Allah dijo (traducción del significado):

 “¿O creéis que vais a entrar al Paraíso sin pasar por lo mismo que atravesaron quienes os precedieron? Padecieron pobreza e infortunios, y una conmoción tal que el Mensajero y los creyentes imploraron: ¿Cuándo llegará el auxilio de Allah? Y por cierto que el auxilio de Allah estaba próximo” (al-Báqarah 2:214).

 2 – Este es un signo de la debilidad del ser humano y su necesidad por su Señor, muestra que el ser humano no puede tener éxito a menos que se de cuenta de su necesidad por su Señor y comience a pedirle a Él.

 3 – Las calamidades son medios para la expiación de pecados y para enaltecer nuestro estatus. El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “No hay nada que le suceda a un creyente, ni aún una espina que se le clave, sin que Dios le registre una buena obra por ello o remueva un pecado de él”.

 Narrado por Muslim.

 Fue narrado que Abu Hurairah dijo: “El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Las pruebas continuarán sucediendo al hombre y a la mujer creyente, sobre ellos mismos, sobre sus hijos y sus bienes, hasta que ellos se reúnan con su Señor sin pecados”. Narrado por at-tirmidhi, 2399; clasificado como auténtico por al-Albani en as-Sílsilah as-Sahihah, 2280.

 Y se narró que Yábir dijo: “El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “En el Día de la Resurrección, cuando la gente que ha sufrido una aflicción tendrá su recompensa, aquellos que tuvieron salud desearán que su piel hubiera sido cortada en piezas con tijeras, cuando estaban en el mundo”. Narrado por at-Tirmidhi, 2402. Ver as-Sílsilah as-Sahihah, No. 2206.

 4 – Uno de los motivos de las calamidades es que la gente no se sienta satisfecha con este mundo. Si el mundo estuviera libre de calamidades, el ser humano estaría embelesado con él y no se interesaría en nada más, olvidándose del Más Allá. Las calamidades despiertan a la gente de su negligencia y la hacen esforzarse por alcanzar el lugar donde no hay calamidades ni pruebas.

 5 – Otra de las grandes razones detrás de las calamidades y pruebas son nuestras falencias en aspectos del culto. Son como las advertencias que se emiten a un empleado o estudiante por sus incumplimientos. El propósito detrás es recordarnos nuestros deberes. Si lo hacemos, entonces es mejor, o de otra manera mereceremos el castigo. La evidencia para esto incluye el verso (traducción del significado):

 “Y por cierto que enviamos Mensajeros a naciones anteriores a ti y les castigamos con la miseria y las enfermedades por haberles desmentido, para que así Nos invocasen.

Hubiera sido mejor que Nos hubiesen implorado cuando les llegó Nuestro castigo. Pero sus corazones se endurecieron y Satanás les embelleció lo que hacían” (al-An’ám 6:42-43).

 Otra razón, es como castigo para aquellos que fueron previamente advertidos, pero no siguieron la advertencia ni enderezaron sus caminos, y persistieron en algún pecado. Allah dijo (traducción del significado):

 “todos los pueblos que castigamos eran inicuos” (al-Anfál 8:54).

 Y Allah también dijo (traducción del significado):

 “Por cierto que destruimos a muchas generaciones que os precedieron debido a su iniquidad. Sus Mensajeros se presentaron ante ellos con las evidencias pero no les creyeron. Así castigamos a los pecadores” (Yunus 10:13).

 Cuando queremos destruir una ciudad hacemos que sus dirigentes la corrompan, entonces la sentencia contra ella se cumple y la destruimos totalmente” (al-Isra' 17:16).

 Ibn Taimíyah (que Allah tenga misericordia de él) dijo: “La pena puede estar acompañada por eso por lo cual la persona será recompensada y elevada en estatus, por lo tanto puede ser bueno en ese sentido, no porque la pena sea buena en sí misma, tal como alguien que se siente triste por su incumplimiento de los deberes religiosos o por las calamidades que les suceden a los musulmanes. En este caso una persona será recompensada por lo que está en su corazón, su amor al bien y su desprecio por el mal, pero la pena en sí misma, si lo conduce a fallar en lo sus deberes religiosos, sea en su paciencia, su esfuerzo por las causas nobles, buscar lo beneficioso y evitar lo perjudicial, lo que está prohibido, pero si la persona no abandona estas cosas por su dolor y pena, y no es registrado como un pecado en él, entonces está bien”.

 Entonces quien desea que Dios cambie su situación sin ningún esfuerzo de su parte ni de sus semejantes, necesita entender esto.

 6 - Allah dijo (traducción del significado):

 “Y por cierto que enviamos Mensajeros a naciones anteriores a ti y les castigamos con la miseria y las enfermedades por haberles desmentido, para que así Nos invocasen” (al-An’ám 6:42).

 As-Sa’di (que Allah tenga misericordia de él) dijo: “Esto significa, “Enviamos mensajeros a las naciones que vinieron antes de ustedes, y no creyeron en Nuestros mensajeros y rechazaron Nuestros signos. Entonces los probamos con la pobreza, la enfermedad, las calamidades y los desastres, como una misericordia Nuestra para con ellos, para que pudieran ser humildes ante Nosotros y volverse a Nosotros en tiempos de dificultad”.

 Allah dijo (traducción del significado):

 Se puede ver la devastación en la Tierra y en el mar como consecuencia de las acciones de los hombres. Esto es para que padezcan el resultado de lo que han hecho, y puedan recapacitar” (ar-Rum 30:41).

 Al-Sa’di interpreta la palabra fasád (traducida como “devastación”) como refiriéndose a los desastres que ocurren en la Tierra y en el mar, que hacen difícil la vida de las personas y causan muchísimos problemas a su bienestar.

 Y los desastres que les suceden a ellos mismos, tales como enfermedades, plagas y cosas similares, suceden porque sus manos están ocupadas con malos actos que sólo pueden acarrearles malas consecuencias.

 Esta frase “que Él (Allah) puede hacerlos probar una parte de lo que ellos han hecho”, significa para que puedan saber que Dios está retribuyéndoles por sus actos, entonces Él les da una muestra de cuál será la retribución por sus actos en este mundo, “para que puedan retornar (arrepintiéndose ante Dios, y pidiendo Su perdón”, es decir, arrepentirse de las cosas que han tenido estos malos efectos sobre ellos, y poner sus asuntos en orden.

 Glorificado sea el Único que bendice por medio de Su castigo, porque si Él fuera a hacerles probar todo lo que ellos han hecho, no quedaría una criatura viva sobre la Tierra.

 7 – Adorar a Dios en tiempos de dificultad y tribulaciones es un favor especial y una gran recompensa.

 Se narró de Má’qil ibn Yasár que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Adorar a Dios en tiempos de tribulación y confusión es como haber emigrado conmigo”. Narrado por Muslim, 2948.

 An-Nawawi dijo: “El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Adorar a Dios en tiempos de tribulación y confusión es como haber emigrado conmigo”. La razón por la que adorar a Dios en tales tiempos es equivalente a tal privilegio es que la gente se vuelve negligente con su culto y se distraen de él, y sólo unos pocos se mantienen concentrados”.

 Al-Qurtubí dijo: “Las tribulaciones y las grandes dificultades comenzarán cuando la gente se tome los asuntos de su religión a la ligera y la gente no se ocupe de nada excepto sus propios asuntos mundanos y cómo ganarse la vida. Entonces la adoración se vuelve muy importante en tiempos de tribulación, como Muslim narró de Má’qil ibn Yasár en un reporte conocido: “Adorar a Dios en tiempos de tribulación y confusión es como haber emigrado conmigo”.

 8 – Las bendiciones que sobrevienen después de los tiempos de dificultad y calamidad, son más preciosas para la gente.

 De este modo aprenderán mejor a valorar las bendiciones de la buena salud y la seguridad, como deben ser apreciadas.

 Otro de los beneficios de las calamidades es el recordatorio de cómo Dio ha bendecido al ser humano, pues ha sido creado, por ejemplo, con la capacidad de ver, olvida esta bendición y no la aprecia como se debe, pero si Dios prueba al ser humano con la ceguera temporal y luego le devuelve la vista, entonces se dará cuenta completamente del valor de lo que tiene. Si estas cosas fueran siempre tan fáciles para el ser humano, olvidaría la bendición que significan y no estaría agradecido con ellas, por eso Dios nos quita lo que nos ha dado y luego nos lo devuelve, como un recordatorio de que debemos estar agradecidos.

 Las calamidades pueden recordarle a una persona las bendiciones de Dios. Entonces cuando esa persona ve a alguien enfermo, aprecia la salud. Cuando ve a un incrédulo viviendo primitivamente, aprecia la bendición de la fe. Cuando ve a un hombre ignorante, aprecia la bendición del conocimiento. Sólo quien tiene el corazón abierto puede sentir esto. Los que no tienen corazón no dan gracias a Dios por Sus bendiciones, y en cambio son arrogantes con la creación de Dios.

 9 – El beneficio de las calamidades es que rescatan al ser humano de la negligencia y le alerta sobre sus incumplimientos en sus deberes hacia Dios, de tal manera que recuerde que no es perfecto, lo cual suele conducir a que la gente se le endurezca el corazón y a la negligencia.

 Allah dijo (traducción del significado):

 Hubiera sido mejor que Nos hubiesen implorado cuando les llegó Nuestro castigo. Pero sus corazones se endurecieron y Satanás les embelleció lo que hacían” (al-An’ám 6:43).

 10 – Uno de los beneficios de las tribulaciones y dificultades es la purificación.

 Las dificultades revelan a las personas como son realmente, y permiten distinguir mucho más claramente el bien del mal, lo verdadero de lo falso, al creyente del hipócrita. Dios dijo acerca de la Batalla de Uhud, y de lo que sucedió ese día a los musulmanes, explicando la sabiduría detrás de esa prueba (traducción del significado):

 Allah no os dejará en la situación que os encontráis conviviendo con los hipócritas sin distinguir al perverso del virtuoso” (‘Ali  ‘Imrán 3:179).

 Así la verdadera naturaleza de todas las cosas se revela claramente.

 11 – Cuando las personas se ayudan mutuamente durante una calamidad, serán recompensadas por eso. El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Los creyentes, en su mutuo amor y compasión los unos por los otros, se parecen al cuerpo: cuando una parte sufre, el resto del cuerpo está consciente y padece fiebre”. Narrado por al-Bujari, 6011; Muslim, 2586.

 Y él (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) también dijo: “Ninguno de ustedes cree hasta que ame para su hermano lo mismo que ama para sí mismo”. Narrado por al-Bujari, 13; Muslim, 45.

 12 – En tiempos de dificultades y guerras vemos el verdadero significado de las palabras de Allah (traducción del significado):

 “Ayudaos unos a otros a obrar el bien y apartarse del mal” (al-Má'idah 5:2).

 Las formas de cooperar en el bien y en la religión incluyen: luchar contra los tiranos y los hipócritas por la causa de Dios, luchar contra las desviaciones y la adulteración de la religión, y ayudar a quienes luchan por estas causas.

 Otra de las formas de cooperar en las causas del Islam es luchar contra el politeísmo, la idolatría, la falsedad y la apostasía, y luchar también contra quienes insultan al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y a la religión.

Islam Q&A
Create Comments