Sun 20 Jm2 1435 - 20 April 2014
22498

“Su conocimiento de mi situación es suficiente pedido”.

¿Es auténtico este reporte: “Su conocimiento de mi situación es suficiente pedido”?

Alabado sea Allah

Estas palabras fueron narradas de Ibrahím (Abrahám, la paz sea con él), cuando su gente lo arrojó al fuego con una catapulta. El Ángel Gabriel (la paz sea con él) fue a Abrahán y le dijo: “Oh, Ibrahím, ¿necesitas algo?”, e Ibrahím le dijo “No de ti”. Gabriel le dijo “Entonces pídele a tu Señor”. Ibrahím dijo: “Su conocimiento de mi situación es suficiente pedido”.

Al-Baghawi mencionó esto en su tafsír (exégesis) sobre el capítulo Los Profeta (al-anbiá') del Corán, e indicó que es un reporte débil (da’íf) (5/327).

El Shéij al-Islam Ibn Taimíyah (que Allah tenga misericordia de él) dijo en Maymu' al-Fatáwa, 1/183):

“El reporte que dice que cuando Ibrahím fue arrojado en el fuego Gabriel le dijo: “Pídele a tu Señor”. Ibrahím dijo: “Su conocimiento de mi situación es suficiente pedido”, no tiene una cadena de transmisión buena, y es falso. Más bien, lo que está probado como auténtico de Ibn ‘Abbás es que él dijo “Hasbi Allah wa ni’m al-wakíl (Dios es suficiente para mí y Él es El Mejor en disponer de todos los asuntos)”.

Con respecto a Ibrahím pidiéndole a Allah, esto está mencionado en el Corán en más de un lugar, por lo tanto, ¿Cómo podría haber dicho él “Su conocimiento de mi situación es suficiente pedido”?

El Shéij al-Islam Ibn Taimíyah también dijo (8/358):

“Con respecto a que haya dicho “Su conocimiento de mi situación es suficiente pedido”, esto es falso y va contra lo que Dios nos ha dicho acerca de Ibrahím y otros profetas, y cómo ellos oraron a Dios y Le pidieron. También va contra lo que Dios ha encomendado a Sus servidores, que es pedirle lo bueno de este mundo y del Otro, tal como cuando ellos dicen (traducción del significado):

“Y entre ellos hay quienes dicen: ¡Señor nuestro! Danos bienestar en esta vida y en la otra, y presérvanos del tormento del fuego” (al-Báqarah 2:201).

Y suplicarle, pedirle, y poner nuestra confianza en Él, son todos actos de culto que están prescriptos en el Islam.

Este reporte fue también mencionado por al-Albani en as-Sílsilah ad-Da’ífah (21). Él dijo: “Es uno de los reportes que proviene de los judíos, y no tiene base en ningún reporte que pueda ser atribuido al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él). Algunos de los sufíes asumieron este significado cuando dicen: “Que le pidas a Dios es una acusación contra Él”.

Al-Albani (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“Esta es una desviación seria. ¿Acusaron los profetas a Dios al pedirle diversas cosas? Ibrahím (la paz sea con él) dijo:

“¡Oh, Señor nuestro! Por cierto que yo he establecido parte de mi descendencia en un valle árido de poca vegetación [La Meca] junto a Tu Casa Sagrada para que ¡Oh, Señor nuestro! practiquen la oración. Infunde en los corazones de los hombres amor por ellos, y susténtalos con frutos para que sean agradecidos” (Ibrahím 14:37-38).

Muchas súplicas de los profetas son mencionadas en el Corán y la Tradición Profética.

Quien dice tales cosas parece no estar consciente de estas súplicas, que implican rogar y volverse hacia Dios, lo cual es un gran acto de culto, sin importar cuál sea la necesidad. Por eso el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “La súplica es un acto de culto”. Luego recitó el verso (traducción del significado):

“Vuestro Señor dice: Invocadme, que responderé [vuestras súplicas]. Por cierto que quienes se ensoberbecen y se niegan a adorarme, ingresarán al Infierno humillados” (Gháfir 40:60).

Esto es porque en la súplica el servidor demuestra su completa sumisión a su Señor, su necesidad y su dependencia de Él. Quien se aleja de la súplica, se aleja de Dios. No extraña que haya tantos reportes que encomiendan la súplica y la incentivan, y el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Quien no pide a Dios, Dios estará enojado con él”.

Esto fue narrado por al-Hákim, quien lo clasificó como auténtico, y ad-Dahábi estuvo de acuerdo con él. Es un reporte bueno (hásan).

Y el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Pídanle a Dios todo, aún por un cordón para vuestros zapatos, porque si Dios no les facilita obtenerlo, no serán capaces de obtenerlo”. Narrado por Ibn as-Sunni (No. 349) con una cadena de transmisión buena, y tiene reportes que lo corroboran entre los reportes de Anas que fueron narrador por at-Tirmidhi (4/292 y otros).

En conclusión, este reporte que es atribuido a Abrahán (la paz sea con él) no puede haber sido transmitido por ningún musulmán que comprenda la importancia de la súplica en la religión, por lo tanto, ¿cómo puede haber sido pronunciada por alguien que nos llama musulmanes?

Sílsilat al-Ahaadíz ad-Da’ífah, 1/29.

Islam Q&A
Create Comments