22877: Sufrir por el debilitamiento de la fe


Yo he sido una persona religiosa durante muchos años, pero durante unos pocos meses he sentido que mi mente y mi corazón eran privados de la fe y el poder de la voluntad. Este asunto está atormentándome, y yo me digo a mí mismo que quizás Satanás ha tenido algún efecto sobre mí o algo así, y que esto desaparecerá cuando el mes de ayuno de Ramadán llegue. Pero no ha pasado, y encuentro muy difícil rezar por la noche. He intentado leer más el Corán, a pesar de los susurros y la angustia que me causa. Mi situación ha comenzado a afectarme socialmente, en el trabajo, en la familia, y en mi religión. Ahora estoy viviendo un gran dolor a causa de esto, y no puedo encontrar la fe que yo sentía. Presiento que tendré un mal final y que mi fe nunca regresará a mí, y que se ha colocado un sello sobre mi corazón. Cuando voy a la mezquita a rezar, lo cual no he dejado de hacer, siento que no soy como los otros orantes, y los envidio por su fe. Yo también me siento apartado de la religión y a menudo no puedo escuchar el Corán o los reportes, o escuchar lecturas con enseñanzas, sino con una gran dificultad. Esto está angustiándome porque no quiero ser así, quiero volver a ser como era antes, un creyente que ama su religión a causa de su fe, pero siento que no puedo controlar mi mente y mis sentimientos. He comenzado a pensar acerca de mis pecados, que creo que son la causa de esto, y he comenzado a recordar muchos pecados que había olvidado, como si aparecieran ante mí uno tras otro. Hasta ahora esto viviendo en esta angustia y desconsuelo. No sé lo que me ha pasado y cuál es la solución para remediarlo. ¿Volverá mi fe a mí, o este es un mal final y un castigo de Dios? Finalmente, le agradecería que hiciera una súplica por mí.

Alabado sea Dios

Mi hermano, ten una gran esperanza en Dios, y no permitas que Satanás te haga desesperar de la vasta misericordia de Dios, que él le ha concedido a Sus servidores. Lo que estás mencionando tú mismo acerca de que esto es un signo de que morirás alejado de la voluntad de Dios sólo son susurros e insinuaciones de Satanás, por medio de los cuales quiere tentar a los servidores de Dios y conducirlos afuera de su religión. Entonces Satanás se acerca a un servidor piadoso de Dios y le dice que sus buenas obras no le servirán, o que no las está haciendo por causa de Dios sino para complacer a la gente, para que los demás se formen una buena imagen de él. Todas estas cosas son formas usuales con las que Satanás intenta engañar a las personas que se acercan a Dios, especialmente a aquellos que muestran signos de rectitud, y yo creo que este es tu caso, aunque no elogiaría a nadie ante Dios, para no interferir en sus esfuerzos. Buscamos refugio en Dios. 

Debes mejorar tu esperanza y confianza en Dios y recordar que Él puede perdonar todos tus pecados, y que Él acepta a Sus servidores cuando buscan Su protección y refugio, porque es Misericordioso, Perdonador, Amoroso. 

Debes también hacer abundantes buenas obras, como leer el Corán, dar en caridad, rememorar a Dios a través de las oraciones, mantener los lazos de parentesco, etc. La debilidad en la fe que sientes es algo que también le sucede a otros, es algo natural. Cuántas personas fueron un ejemplo para los demás, y luego pasaron por momentos de dudas y confusión para retornar otra vez al camino por la gracia de Dios. Recuerda las palabras del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Todos tienen su tiempo de actividad, y a cada tiempo de actividad le sigue un tiempo de letargo. Pero si una persona intenta seguir un camino moderado, entonces hay esperanza para él. Pero si es señalado por la calle, entonces no pienses nada de él”. Narrado por At-Tirmidi, 2453; clasificado como bueno por Al-Albani en Sahih At-Tirmidi, 1995. 

Lo que significa “Todos tienen su tiempo de actividad”, es la persecución de un fin determinado, el deseo y actividad de hacer el bien, en tu caso. 

Lo que significa “…y a cada tiempo de actividad le sigue un tiempo de letargo…” se refiere al cansancio, la debilidad y la falta de motivación o actividad. 

“Pero si una persona intenta seguir el camino moderado”, significa que si la persona tiene energía para su actividad pero también moderación, intentará no excederse cuando se sienta capaz, y evitará ser negligente cuando se sienta cansado. 

“Entonces hay esperanza para él”, significa que él (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) tiene esperanza de que la persona moderada tendrá éxito, porque puede continuar siguiendo el camino medio, y las obras más amadas por Dios no son las más intensas sino aquellas que son practicadas con coherencia y continuidad a lo largo del tiempo. 

“…pero si es señalado por la calle…”, significa aquella persona que se esfuerza de más para hacerse famoso y cobrar prestigio entre los demás a causa de su devoción y ascetismo, va a ser señalado por la gente. 

“…entonces no pienses nada de él”, significa que no pienses que es realmente una persona piadosa, porque está presumiendo. Él no dijo “no hay esperanzas para él”, como una indicación de que ya ha caído, y que no será capaz de reponer lo que ha perdido…” (De Tuhfat al-Awadi). 

Piensa acerca de este reporte, y relaciónalo con tu propia situación y la situación de muchos otros; verás que hay claramente una similitud. Este reporte muestra claramente que las personas atraviesan etapas de mucha actividad y gran concentración, y luego súbitamente comienzan a debilitarse y perder esas cualidades. Cuando alcanzan esta etapa de letargo, deben esforzarse aún más duro para realizar sus deberes obligatorios y evitar lo prohibido. Si lo hacen, entonces existe la esperanza de que tengan éxito y progreso, pero si caen en las cosas prohibidas y cesan de cumplir con sus obligaciones, estarán perdidos. 

Por lo tanto vuélvete a Dios a menudo, busca Su perdón y pídele que te reafirme hasta la muerte. También te aconsejo mantenerte alejado de las cosas prohibidas. Que Dios te perdone tus pecados y te facilite las cosas.

Islam Q&A
Create Comments