Mon 21 Jm2 1435 - 21 April 2014
2458

Diferencias entre el semen (maniy) y el fluido seminal o uretral (madhiy)

Algunas veces, cuando me levanto a la mañana, descubro que expulso algo líquido. Por favor, no lo confundan con un sueño erótico, ni orina, porque éste líquido pegajoso sale justo después de que me levanto a la mañana. La mayoría de las veces debo lavar mi ropa interior sólo por eso, y a veces también debo lavar mis pantalones. He leído que si esto no es semen, y es sólo un líquido pegajoso, no debemos realizar el ghusl, y el wudu es suficiente para ofrecer las oraciones. Si es así, ¿qué pasa con la ropa? El mismo líquido suele salir durante algunas situaciones obscenas, aunque trato de mantenerme alejado de ese tipo de situaciones.

Alabado sea Allah. 

La primera diferencia: Las características. 

El semen, en el caso de los hombres, es un líquido espeso, blanco, y en el caso de las mujeres es aguado y amarillo. (Nota del traductor: la palabra maniy en idioma árabe es usada para referirse al fluido segregado tanto por hombres como por mujeres en el momento del orgasmo). 

La fuente de esta descripción de maniy proviene del hadiz de Umm Sulaym (que Allah esté complacido con ella), quien le preguntó al Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) acerca de una mujer que tenía un sueño como el que suele tener un hombre (es decir, un sueño erótico). El Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo: “Si una mujer ve eso, debe realizar el ghusl”. Umm Sulaym dijo: “Sentí vergüenza cuando oí eso”. Ella preguntó: “¿Es ésto posible?” El Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo: “¿De qué otro modo podrían los hijos parecerse a su padre o su madre? El líquido del hombre es espeso y blanco, y el líquido de la mujer aguado y amarillo. El que prevalezca o salga primero determina si el niño se asemeja a su padre o a su madre”. (Acordado. Sahih Muslim, 469). 

En su comentario sobre Sahih Muslim (3/222), el Imán al-Nawawi dijo, refiriéndose a las palabras del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) “El líquido del hombre es espeso y blanco, y el líquido de la mujer aguado y amarillo”: “Este es un criterio importante para describir el maniy. Esta descripción es utilizada cuando la persona está sana, su semen es blanco y espeso, y  se derrama en chorritos acompañados por placer. Una vez que fue expulsado, está seguido por una sensación de agotamiento. Su olor es como el del polen de una palmera datilera, que a la vez se asemeja al olor de la masa… (El color del semen puede variar por diversas razones, incluyendo las que se mencionan a continuación):…Si una persona está enferma, su semen puede volverse más ligero y amarillo, o sus testículos pueden estar relajados o blandos, lo que hará que la emisión de su semen no esté acompañada de la sensación de placer. Si un hombre tiene relaciones con demasiada frecuencia, su semen puede volverse rojo y parecerse al jugo de la carne, y hasta puede tener sangre.  

Existen tres características distintivas del semen, la presencia de cualquiera de ellas es suficiente para que el líquido sea clasificado como semen: primero, su expulsión está acompañada por una sensación de placer que está seguida inmediatamente por una sensación de agotamiento; segundo, huele como el polen de una palmera datilera, como se mencionó anteriormente, y tercero, brota en forma de chorritos. Cada una de estas características es suficiente para definirlo como semen, no es necesario que estén presentes las tres características. Si ninguna está presente, la sustancia no puede describirse como semen.  

Todo lo mencionado está relacionado con el maniy del hombre; en el caso de la mujer, su maniy es aguado y amarillo, aunque puede tener color blanco. Tiene dos características distintivas, cualquiera de ellas es suficiente para que la sustancia sea considerada como maniy: primero, huele como el maniy del hombre; y segundo, su expulsión está acompañada por una sensación de placer seguida inmediatamente por el agotamiento”. 

Por otro lado, el madhiy es un fluido blanco y pegajoso expulsado cuando una persona está pensando en, o desea tener relaciones sexuales. Su expulsión no está acompañada por una sensación de placer, no se derrama en forma de chorritos, y no está seguida de agotamiento. Ésto puede sucederles tanto a hombres como a mujeres, aunque es más común entre las mujeres. Ésta es la opinión del Imán al-Nawawi en su comentario sobre Muslim. (Sharh Muslim, 3/213). 

La segunda diferencia: ¿Qué debe hacerse después de la expulsión de cada tipo de fluidos?

Cuando se expulsa maniy, una persona debe realizar el ghusl para limpiar las impurezas sexuales (yanaabah), ya sea que hayan salido durante la relación sexual o no, y sin importar si pasó mientras estaba despierto o si fue producto de un sueño erótico.

Por otro lado, el madhiy requiere que la persona sólo realice el wudu. La evidencia para ésto es el informe de ‘Ali ibn Abi Taalib (que Allah esté complacido con él) que dijo: “Yo era un hombre que solía despedir mucho líquido por la uretra, por lo tanto le dije a Miqdaad que le preguntara sobre ésto al Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él). Él se lo preguntó, y el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo: “Debe realizar el wudu”. (Acordado por al-Bujari y Muslim. Esta versión fue narrada por al-Bujari). Ibn Qudaamah dijo en al-Mughni (1/168), “Ibn al-Mundhir dijo: “Los expertos están de acuerdo con que defecar u orinar, la emisión de madhiy o las flatulencias son todas cosas que invalidan la tahaarah (pureza) [es decir, significa que el wudu debe renovarse]’.” 

La tercera diferencia: ¿Son taahir (puros) o naayis (impuros)?

El maniy es taahir según la opinión más acertada entre los expertos. La evidencia es un informe de ‘Aa’ishah (que Allah esté complacido con ella) que dijo: “El Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) solía lavar el maniy (de sus ropas) y luego salía a orar con la misma ropa, y yo podía ver el lugar en el que él la había lavado”. (Acordado).

Según el informe narrado por Muslim: “Solía frotarlo (semen) minuciosamente en las vestiduras del Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él), luego el oraba con esa vestidura”.

Según otra versión: “Solía rasparlo de sus vestiduras con mis uñas cuando se secaba”.

            Está probado que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) solía dejarlo sin lavar cuando estaba húmedo; era suficiente quitarlo frotándolo con ‘ud (un tipo de madera aromática) o algo similar, como fue informado por el Imán Ahmad en su Musnad (6/243) de ‘Aa’ishah (que Allah esté complacida con ella) que dijo: “El Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) solía quitar el maniy de su vestidura con una ramita de adhkhar (un tipo de árbol), y luego oraba con esa vestimenta, y raspaba la vestimenta una vez que estaba seco, y podía orar con esa vestimenta”. Ibn Juzaymah lo reportó en su Sahih, y el  Sheij al-Albaani lo clasificó como hasan en al-Irwa’ (1/197).

El madhiy (fluido de la uretra) es naayis (impuro), debido al hadiz que ‘Ali citó anteriormente, en algunas versiones en las que se informa que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) le ordenó lavar su pene y sus testículos y realizar el wudu, según fue reportado por Abu ‘Awaanah en al-Mustajray. Ibn Hayar dijo en al-Taljis: “No hay nada en falta en este isnaad.” Por lo tanto, el madhiy es naayis y el pene y los testículos deben lavarse, ya que anula la tahaarah. 

Reglas sobre la vestimenta en la que se encuentra semen o fluidos de la uretra

Como se considera que el maniy es taahir, si se encuentra en la ropa no la convierte en impura, por lo tanto si la persona ora con esa ropa no habrá nada de malo en ello. Ibn Qudaamah dijo en al-Mughni (1/763): “Aún cuando decimos que es taahir, es mejor si se lo frota, pero si uno ora (con esa ropa) sin frotarlo, es aceptado”.

En el caso del madhiy, es suficiente con ponerle agua, debido a la dificultad para hacer otra cosa, la evidencia se encuentra en el hadiz narrado por Abu Dawud en su Sunan de Sahl ibn Hanif, que dijo: “Solía tener descarga de fluidos uretrales (seminales), y realizaba el ghusl muchas veces. Le pregunté sobre ésto al Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) y me dijo: “Es suficiente con que realices el wudu (para purificarte)”.

 Yo dije: “¡Oh, Mensajero de Allah! ¿Qué pasa si se derrama en mi ropa?” Él dijo: “Es suficiente con que llenes tus manos de agua y la derrames sobre el lugar de la ropa en el que creas que está (el madhiy)”. (Reportado por al-Tirmidhi, quien dijo: Éste es un hadiz hasan sahih, y el único hadiz que conocemos sobre el madhiy, aparte de éste, es el hadiz de Muhammad ibn Ishaaq).

El autor de Tuhfat al-Ahwadhi (1/373) dijo: “Ésto puede ser usado para probar que si el madhiy se derrama en nuestra ropa, uno tiene que lavarla”.

Y Allah sabe mejor.

Sheij Muhammed Salih Al-Munajjid
Create Comments