Fri 25 Jm2 1435 - 25 April 2014
27176

Quiere arrepentirse de la homosexualidad y necesita ayuda

Yo soy un musulmán muy serio y me convertí al Islam hace muchos años. Cuando era niño fui abusado sexualmente, y después de eso me sentí atraído tanto por los hombres como por las mujeres. Esto es algo que yo detesto en mí, pero no sé cómo cambiarlo. Yo no cometo este pecado a menudo, pero lo hago en ocasiones. Después de hacerlo, lo detesto, porque sé que Dios detesta tal perversión. El problema es que soy incapaz de ayudarme a mí mismo y solucionarlo. Trato y trato de cambiarlo, pero no puedo. Le ruego a Dios y continúo rogándole. También se lo he confesado a algunos musulmanes pidiéndoles ayuda, y he hecho terapia. Lo primero que yo amo es a Dios y a la Tradición de Su Profeta, y todo lo demás en mi vida refleja este amor. Estoy constantemente esforzándome por complacer a Dios y acercarme a Él. Por favor, por favor, por favor, ayúdeme. Desde que padezco esta enfermedad, entiendo por qué la sharí’ah ordena que la muerte sea el castigo de los homosexuales. Estoy potencialmente en un gran y serio problema dentro de la comunidad. En tanto viva, puedo cometer este acto perverso. Todos mis amigos son musulmanes, todos son serios y comprometidos como yo. Satanás puede susurrarnos y usarme para destruir mi fe y la de mis amigos. Por favor ayúdeme, estoy listo para ir a cualquier parte que necesite ir para ser sometido a la bella y completa Ley de Dios. No quiero cometer más este pecado, y no quiero ser una amenaza para los creyentes de Dios. Por favor ayúdeme pronto, no sé qué más hacer.

 Alabado sea Allah.

 Nosotros discutiremos cuatro puntos contigo y esperamos que los leas cuidadosamente. Estos cuatro puntos son: la horrenda naturaleza del pecado de la homosexualidad, los terribles efectos que tiene sobre la salud, la grandeza de la misericordia de Dios con aquellos que se arrepienten; y las formas de tratar con este problema.

 1 – La horrenda naturaleza del pecado de la homosexualidad.

 Ibn al-Qayím dijo acerca de la gente de Lot:

 “Quienes apoyan el primer punto de vista, que son la mayoría de la comunidad, y más de uno narró que había consenso entre los compañeros del Profeta (que Allah esté complacido con ellos) sobre este punto, dicen que no hay un pecado que cause más corrupción que la homosexualidad. El único pecado mayor es la incredulidad, y puede ser más grande que el asesinato, como bien veremos abajo si Dios quiere.

 Ellos dijeron: Dios no probó a nadie con este pecado mayor antes de la gente de Lot, y Él los castigó con una pena que no le envió a ninguna otra nación. Dios les envió varias clases de castigo: fueron destruidos, sus casas derrumbadas, la tierra se los tragó, apedreados con piedras desde el cielo, sus ojos cegados, fueron atormentados y su tormento continuó. Por lo tanto fueron castigados severamente en una forma en que ninguna otra nación fue castigada, y eso fue por la maldad de este crimen que casi causa que la tierra se sacuda cuando alguien lo hace; y los ángeles huyen al final de los cielos y la tierra cuando lo atestiguan, temiendo que el castigo pueda alcanzar a su gente y golpearlos también; y la tierra llora a su Señor, y las montañas casi colapsan.

 La muerte sería mejor para él antes que cometer semejante pecado, porque si un hombre tiene relaciones sexuales con él se corrompe de tal forma que la vida pierde todo sentido, a diferencia de aquel que muere, en cuyo caso puede ser un mártir que ha sido tratado injustamente, lo cual lo beneficiaría en el Más Allá.

 Y él dijo:

 Los compañeros del Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) acordaron unánimemente que debía ser ejecutado, y ninguno de ellos estuvo en desacuerdo acerca de esto. Más bien ellos difirieron en la forma en que se lo debía ejecutar. Algunas personas pensaron que la diferencia de opinión tenía que ver con si el homosexual debía o no ser ejecutado, y narraron esto como un punto en disputa entre los compañeros del Profeta, cuando en realidad era un asunto sobre el que había consenso.

 Quien medite en el versículo en que Allah dijo (traducción del significado):

 “Apartaos de todo lo que os lleve a la fornicación, pues esto es una inmoralidad y conduce al mal” (al-Isrá' 17:32).

 Y el versículo en el cual Él dice acerca de la homosexualidad (traducción del significado):

 “Y también enviamos a Lot [a Sodoma], quien dijo a su pueblo: ¿Cometéis una inmoralidad de la que no hay precedentes en la humanidad?” (al-A’ráf 7:80).

 …veremos una diferencia entre los dos. Porque Dios mencionó las relaciones sexuales ilícitas sin un artículo definido, indicando que es una acción malvada, pero mencionó la homosexualidad con un artículo definido (al-), lo cual significa que abarca todos los aspectos de esa maldad (Fáhishah).

 Entonces Dios confirma eso y afirma que nadie entre los hombres ni entre los genios había cometido este pecado anteriormente, como Él dijo (traducción del significado): “una inmoralidad de la que no hay precedentes en la humanidad”. Luego Él enfatiza eso más aún mencionándolo en una forma que demuestra la horrenda naturaleza de esta acción, lo cual es que un hombre tenga sexo con otro hombre como si lo tuviera con una mujer, cuando dijo (traducción del significado):

 “Satisfacéis vuestros deseos con los hombres en vez de las mujeres” (al-A’ráf 7:81).

 Luego Dios confirma cuán horrendo es esto afirmando que los homosexuales distorsionan la naturaleza con la cual Dios ha creado al hombre, es decir, deseando a los hombres en lugar de a las mujeres. Ellos han trastornado el orden natural al hacer esto. Por eso Dios derrumbó sus casas y sus corazones también, y fueron aniquilados, como castigo.

 Luego Dios reitera lo horrendo de sus acciones juzgándolos por haber trasgredido todos los límites y Él dijo (traducción del significado):

 “Satisfacéis vuestros deseos con los hombres en vez de las mujeres; en verdad sois unos desvergonzados” (al-A’ráf 7:81).

 Piensa acerca de esto: ¿se ha dicho esto o algo similar concerniente al adultero? Y Dios reiteró la naturaleza horrenda de esta acción cuando dijo (traducción del significado):

  “y lo salvamos de la ciudad donde se cometían obscenidades, ciertamente era un pueblo malvado lleno de corruptos” (Al-Anbiá' 21:74).

 Y luego Dios el Omnisciente los condenó más aún describiéndolos como extremamente malvados, cuando dijo (traducción del significado):

 “Y concedimos a Lot conocimiento y sabiduría, y lo salvamos de la ciudad donde se cometían obscenidades, ciertamente era un pueblo malvado lleno de corruptos” (al-Anbiá' 21:74).

 Y Él los describió como mufsidún (corruptos), cuando dijo (traducción del significado):

 “Dijo Lot: ¡Señor mío! Sálvame de este pueblo corrupto” (al-‘Ankabút 29:30).

 Y también los llamó daalimún (malhechores), en las palabras que los ángeles le dijeron a Ibrahím (la paz sea con él):

 “Y cuando Nuestros Ángeles emisarios se presentaron ante Abraham para albriciarle del nacimiento de su hijo, le dijeron: Destruiremos a la población de esta ciudad, porque son inicuos” (al-‘Ankabút 29:31).

 Piensa acerca de aquellos que han sido castigados de esta forma, y a quienes Dios ha condenado en tales términos.

 Y él dijo:

 “El placer cesó y le siguió el pesar; los deseos terminaron y les siguió la miseria; ellos los disfrutaron sólo por un momento, pero serán castigados por un largo tiempo. Coquetearon con la inmundicia, y sufrieron un doloroso tormento. Se intoxicaron con esos deseos, pero han despertado en la morada del horror. Sienten la más grande de las penas, por Dios, en un tiempo en que la pena no sirve de nada. Lloran por lo que hicieron, con lágrimas de sangre. Si sólo pudieras ver al más alto y al más bajo de ellos, con el fuego saliendo a través de sus rostros y cuerpos cuando están en las profundidades del Infierno, bebiendo copas de agua hirviendo en lugar de deliciosas bebidas, y escuchando que se les dice mientras son arrastrados sobre sus rostros, “Prueben lo que se ganaron”.

 “Entrad en él; seréis castigados igual, lo soportéis o no. Ciertamente se os castiga por vuestras obras” (at-Tur 52:16, traducción del significado)”.

 Adaptado de al-Yawáb al-Káfi, pp. 240-245.

 2 – Los efectos dañinos en la salud:

 El doctor Mahmud al-Hiyázi  dijo en su libro al-Amrád al-Yinsíyah wa at-Tanaazulíyah (enfermedades de transmisión sexual), cuando discutía algunos de los peligros a la salud causados por la sodomía:

 Las enfermedades transmitidas a través de la perversión sexual (homosexualidad) son:

 1 – El SIDA, que causa la pérdida del sistema inmunológico y usualmente conduce a la muerte.

 2 – Inflamación viral del hígado.

 3 – Sífilis.

 4 – Gonorrea.

 5 – Herpes.

 6 – Inflamación bacterial del ano.

 7 – Tifoidea.

 8 – Amebiasis.

 9 – Lombrices intestinales.

 10 – Verrugas anales.

 11 – Sarna.

 12 – Piojos púbicos (ladilla).

 13 – Citomegalovirus que puede conducir al cáncer de colon.

 14 – Pústulas linfático-genitales.

 

 3 – La grandeza de la misericordia de Dios a quienes se arrepienten.

 Por lo arriba citado queda claro que ésta acción inmoral es una injusticia seria y horrenda que trae consecuencias perjudiciales. De cualquier forma, la puerta del arrepentimiento está abierta para que los pecadores se arrepientan, y Dios se regocija por su arrepentimiento.

 Piensa acerca de lo que Allah dijo (traducción del significado):

 “Aquellos que no invocan a nada ni a nadie junto con Allah, no matan a nadie que Allah haya prohibido matar salvo con justo derecho, y no cometen fornicación ni adulterio. Y sabed que quienes cometan esto recibirán un terrible castigo. El Día de la Resurrección se les atormentará incesantemente, y permanecerán en el castigo despreciados, Salvo quienes se arrepientan, crean, y obren correctamente. A éstos, Allah les perdonará sus pecados y en su lugar les registrará buenas obras; y Allah es Absolvedor, Misericordioso” (al-Furqán 25:68-70).

 Pensando acerca de las palabras, “Dios cambiará sus pecados por buenas obras”, verás cuán grande es la generosidad de Dios El Todopoderoso.

 Los eruditos dijeron que la palabra “cambiar” tiene dos significados:

a)                  Que las malas cualidades serán convertidas en buenas, tal como que su idolatría se transforme en fe, su adulterio en castidad, su mentira en honestidad, su perfidia en confiabilidad, etc.

b)                  Las malas obras que tenían se convierten en buenos actos en el Día de la Resurrección.

 Por lo tanto, debes arrepentirte ante Dios y saber que volver a Él es lo mejor para ti, para tu familia, tus hermanos y la sociedad entera.

 Recuerda que la vida es corta, y que el Más Allá es mejor y más duradero. No olvides que Dios destruyó al pueblo de Lot en una forma en la que Él no destruyó a ninguna otra nación.

 4 – Formas de tratar con este problema.

 a) Mantenerte alejado de las cosas que te hacen caer en este pecado y que te lo recuerdan, tales como:

 - Dejar vagar tu mirada y mirar a una mujer, o mirar películas.

 - Quedarte a solas con una mujer o con un hombre.

 b) Mantenerte siempre ocupado con cosas que te beneficien tanto en tu vida mundana como en tu compromiso religioso, como Allah dijo (traducción del significado):

 “Cuando estés libre de ocupaciones dedícate a adorar a Allah” (ash-Shárh 94:7).

 Por lo tanto, cuando hayas terminado con algunas tareas mundanas, esfuérzate en hacer aquello que te beneficiará en el Más Allá, tal como recordar a Dios (dhíkr), leer el Corán, buscar el conocimiento, escuchar CD’s con lecciones, etc.

 Cuando termines con un acto de culto entonces comienza con otro, y si terminas una tarea mundana entonces comienza otra… y así, porque si no mantienes tu mente ocupada con cosas buenas, se ocupará con las malas. Por lo tanto no le des ninguna oportunidad a tu ego de perder tiempo en pensar acerca de estos pecados.

c)                  Compara el placer que sientes cuando cometes este pecado con la pena, la ansiedad y la confusión que le siguen, se quedan contigo por mucho más tiempo, y luego el tormento que le espera a quien hace eso en el Más Allá. ¿Piensas que alguien sabio le haría precedencia a este placer que se desvanece después de una hora, sobre la pena y el tormento que le siguen? Te convencerás más de esto si lees el libro de Ibn al-Qayím, al-Yawáb al-Káfi li man sá’ala ‘an ad-Dawa’ ash-Sháfi. Él lo escribió para la gente que está en una situación como la tuya. Quiera Dios facilitarnos las cosas y facilitártelas a ti.

d)                  La persona sabia no abandona algo que ama excepto por algo que ama más aún, o por temor a algo que le desagrada. Este pecado te hará perder las bendiciones de este mundo y del Más Allá, la complacencia de Dios, y te atraerá Su ira y Su castigo.

Compara el bien que perderás y el mal que te sobrevendrá a causa de esta acción malvada. La persona sabia sabría ver cuál de las dos es más importante.

e)                  Más importante que todo lo de arriba es rogar a Dios y buscar Su ayuda, para que te evite este mal. Busca aquellas situaciones y momentos en que las plegarias y oraciones son más fácilmente respondidas, tales como la postración, antes de decir el salam al finalizar la oración, en último tercio de la noche, cuando está lloviendo, cuando estás viajando, cuando estás ayunando y cuando rompes el ayuno.

 Le pedimos a Dios que te guíe y que acepte tu arrepentimiento, y que te ayude a evitar los malos actos y las malas actitudes.

 Y Allah sabe más.

Islam Q&A
Create Comments