Sun 20 Jm2 1435 - 20 April 2014
2841

Los quesos fabricados con enzimas extraídas de animales que no han sido sacrificados de forma islámica.

¿El queso, es halaal si está hecho con enzimas extraídas de carne haraam (que no ha sido sacrificada según la shari`ah) ya que las enzimas tienen vida aún después de que termina el período de vida del animal, es decir, la enzima no muere cuando el animal es sacrificado?

Alabado sea Allah. 

Antes de responder esta pregunta, es importante saber lo que es el cuajo. 

Al-Fayruzabaadi dijo en el diccionario al-Qaamus al-Muhit (p. 313), en la definición de na fa ha: al-infahah y al-minfahah y al-binfahah se refieren a algo amarillo que se extrae del estómago. 

El infahah (cuajo) también fue definido en al-Mawsu'ah al-Fiqhiyyah de la siguiente manera: “Es una sustancia blanco-amarillenta ([en un vaso de la piel] – esta frase parece no ser la apropiada aquí) que se extrae de los estómagos de los mamones o corderos. Cuando un poco de esta sustancia se agrega a la leche, ésta cuaja y se convierte en queso. En algunas regiones de habla árabe, las personas llaman a este cuajo muyabbinah (que produce el queso), y el estómago (del cual se extrae el cuajo) es llamado kursh, si el animal pasta en la hierba. 

Las reglas islámicas relacionadas con el cuajo dicen que, si se ha tomado de un animal que ha sido sacrificado según la shari'ah, es puro (tahir) y puede ingerirse. Esto es así según los Hanafis, los Maalikis, los Shaafa'is y los Hanbalis. 

Con respecto a la ingesta de cuajo que ha sido tomado de un animal que muere naturalmente, o que no ha sido sacrificado según la shari'ah; y según el significado aparente de las opiniones informadas por la mayoría de los expertos entre los Maalikis, los Shaafi'is y los Hanbalis, éste es impuro (nayis) y no debe ingerirse. Ellos basan estas reglas en la aleya (interpretación del significado): "Se os ha prohibido [beneficiaros de] la carne del animal muerto por causa natural, la sangre, la carne de cerdo, la de todo animal que haya sido sacrificado invocando otro nombre que no sea el de Allah, la del animal muerto por asfixia, golpes, caída, cornada o matado por las fieras, a menos que haya sido herido por ellas y alcancéis a degollarlo [antes de que muera], y la del que ha sido inmolado en altares [para los ídolos].…" [al-Maa;idah 5:3] – el cuajo se convierte en impuro en virtud de la muerte del animal, y no es posible quitar esa impureza de él. 

El Imán al-Nawawi dijo en al-Maymu' (9/68): “La ummah concuerda en que está permitido comer queso, siempre y cuando no se mezcle con algo impuro, como al agregarle cuajo de una fuente que no es halaal porque no fue sacrificada según la shari'ah. Este iymaa' (consenso entre los expertos) es la evidencia para su permisibilidad”. 

La segunda opinión, que es la de Abu Hanifah, y es una de las dos opiniones narradas por el Imán Ahmad, dice que el cuajo de los animales mortecino o que no han sido sacrificados según la shari'ah sigue siendo tahir (puro). Ésta es la opinión que Sheik al-Islam Ibn Taymiyyah consideró más correcta en al-Fataawaa (21/102), donde él expresa: “Es más probable que su queso (el de los Zoroastrianos) sea halaal, y que el cuajo y la leche de los animales sea tahir (pura)”. En otra parte en al-Fataawaa (35/154), dijo: “Con respecto al queso preparado con su cuajo (el de los grupos kaafir Baatini), existen dos opiniones muy conocidas, como se da en el caso del cuajo obtenido de animales sacrificados por los zoroastrianos y los cristianos, y el cuajo de los animales muertos, de quienes se dice que no sacrifican a sus animales apropiadamente. 

Las escuelas de Abu Hanifah y Ahmad, según una de las dos opiniones, dice que el queso es halaal, porque el cuajo tomado de los animales es tahir (puro), según esta opinión, y porque el cuajo (las enzimas que hay en él) no muere cuando el animal muere. Por lo tanto, aquí se aplica el concepto que dice que “los contenedores impuros no hacen que su contenido se convierta en impuro por su contacto”. Las escuelas de Maalik, al-Shaafi'i y Ahmad, según la otra de las dos opiniones, dicen que este queso es nayis (impuro), porque el cuajo es impuro según esta opinión, porque ellos consideran impuros a la leche y al cuajo de los animales muertos.  

En los casos en los que se clasifica a la carne como impura, porque no es sacrificada de manera apropiada, ésta se considera como a la carne muerta. Ambas opiniones se basan en los informes narrados por los Sahaabah. El primer grupo dice que los Sahaabah solían comer el queso de los zoroastrianos, y el segundo grupo expresa que los Sahaabah solían comer lo que ellos creían que era el queso de los cristianos. Con respecto a este tema, el creyente (el musulmán común) debe seguir lo que su imam le aconseja seguir una de estas dos opiniones.

Sheij Muhammed Salih Al-Munajjid
Create Comments