Fri 18 Jm2 1435 - 18 April 2014
30905

¿A quién se le atribuye el libro Nahy ul-Bálaghah?

Yo quisiera saber cuán auténtico es el libro Náhy ul-Bálaghah, y cuál es su opinión sobre él.

Alabado sea Allah

El libro Nahy ul-Bálaghah es uno de los libros atribuido al Emir de los Creyentes, ‘Ali ibn Abi Tálib (que Allah esté complacido con él), pero contiene muchas cosas acerca de las cuales quienes dicen ser musulmanes, están en disputa. Siguiendo el gran principio científico que fue seguido por los imames del Islam en la obediencia a las órdenes legales para verificar los reportes, no tenemos otra opción sino remitirnos a los eruditos y especialistas para examinar la veracidad de las cosas que se le atribuyen a ‘Ali (que Allah esté complacido con él), porque lo que se ha narrado de los compañeros del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) tiene un efecto en la ley islámica, acerca de lo cual algunas personas han exagerado o han incumplido, pero Dios guió a la Gente de la Comunidad y la Tradición Profética por la vía media. 

Remitiéndonos a las palabras de los eruditos acerca de este libro y comparando sus contenidos con los que se ha probado a través de cadenas de transmisión autenticadas que se remontan a ‘Ali (que Allah esté complacido con él), se hace claro que hay material en este libro que contradice lo que se ha probado de él. Por lo tanto, consultemos lo que algunos de estos grandes eruditos que han dicho: 

El Imam ad-Dahabi (que Allah tenga misericordia de él) dijo en su biografía de al-Murtada ‘Ali ibn Husain ibn Musa al-Musawi (d. 436 d.H): “Yo digo que él fue el compilador del libro Náhy ul-Bálaghah que se le atribuye a ‘Ali ibn Abi Tálib (que Allah esté complacido con él), pero los reportes contenidos en él no tienen cadenas de transmisión. Una parte de lo que hay ahí es verdadero y otra es falso, pues contiene reportes fabricados sobre cosas que el Imam ‘Ali nunca dijo. Pero quien, ¿quién será la persona imparcial que lo verá de una manera objetiva? Se ha dicho que fue compilado por su hermano Sharif ar-Radí. Esto incluye una calumnia contra los compañeros del Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él); nos refugiamos en Dios de conocer lo que no trae ningún beneficio”. Siyár A’lám an-Nubalá', 17/589.

El shéij al-Islam ibn Taimíyah (que Allah tenga misericordia de él) dijo: “La mayoría de los sermones que el autor de Náhy ul-Bálaghah incluye en su libro son mentiras contra ‘Ali. ‘Ali (que Allah esté complacido con él) fue demasiado noble y demasiado valiente para haber pronunciado estas palabras. Pero estas personas fabricaron mentiras y pensaron que serían elogiados, pero no son ni veraces ni elogiables. Quien diga que las palabras de ‘Ali o algún otro ser humano están por encima de las palabras de cualquier otro ser creado es un error, porque las palabras del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) están por encima de sus palabras, y ambos son seres creados. Más aún, los significados correctos que se encuentran en las palabras de ‘Ali pueden ser encontrados en las palabras de otros compañeros suyos, pero el autor de Nahy ul-Bálaghah y tomó muchas de las cosas que la gente dice y las convirtió en palabras de ‘Ali. Hay algunas palabras narradas de ‘Ali que él menciona, y algunas de ellas son verdaderas y otras se ajustarían a lo que él podría haber dicho, pero de hecho son palabras de otros. Por eso en Kalam al-Baián wa at-Tabiín, por al-Háfiz, y en otras obras, hay palabras narradas de otra gente que el autor de Náhy al-Bálaghah le atribuye a ‘Ali (que Allah esté complacido con él). Si estos sermones que fueron transmitidos en el Náhy ul-Bálaghah hubieran sido realmente pronunciados por ‘Ali, se encontrarían también en otros libros existentes, antes de que este libro fuera escrito, y habrían sido narrados de ‘Ali con cadenas de transmisión. Es sabido de quienes están bien versados en el estudio de las narraciones que muchos de ellos (los sermones atribuidos a ‘Ali en Nahy ul-Bálaghah), y ciertamente la mayoría de ellos, eran desconocidos antes de que apareciera ese libro, y por lo tanto puede deducirse que son inventados. Entonces el narrador debe afirmar en qué libro fueron mencionados, quién los narró de ‘Ali, y cuál es su cadena de transmisión. De otra forma, cualquiera podría decir cualquier cosa y afirmar que eso fue dicho por el Imam ‘Ali (que Allah esté complacido con él). Aquellos que están bien informados en la ciencia de los reportes (hadices) y sus cadenas de transmisión, son capaces de determinar qué es auténtico y qué no lo es, y sabrían esta gente que transmite reportes de ‘Ali son los menos capacitados para distinguir cuáles reportes son auténticos y cuáles no, porque no dominan la ciencia del hadiz”. 

Manháy as-Sunnah an-Nabawíyah, 8/55. 

Otros eruditos que señalaros las mentiras encontradas en este libro fueron al-Játib al-Baghdadí, en al-Yami’ li Ajláq ar-Ráwi wa ‘Adab as-Sami’, 2.161; al-Qadí Ibn Jalkán; as-Safadi, y otros. Las cosas que han dicho sobre este libro pueden ser resumidas en las siguientes observaciones:

1 – Hay siete generaciones de narradores entre ‘Ali (que Allah esté complacido con él) y el autor de este libro, y él no menciona el nombre de ninguno. Por eso no podemos aceptar su palabra sin ninguna cadena de transmisión. 

2 – Si estos narradores fueran mencionados, ahí no terminaría el asunto: sería esencial investigarlos y saber quiénes de ellos son confiables. 

3 – El hecho de que la mayoría de estos sermones no existieran antes de que este libro fuera escrito, sugiere que fueron inventados. 

4 – Al-Murtada (el autor del libro) no fue erudito de la ciencia del hadiz, más bien fue una persona cuyo compromiso religioso y capacidad era dudosa. 

5 – Las calumnias que contiene contra los líderes entre los compañeros del Profeta (que Allah esté complacido con ellos) son suficientes para probar su falsedad. 

6 – Los insultos y las calumnias que contiene el libro no son cualidades de los verdaderos creyentes, menos aún de los líderes de los creyentes, tal como ‘Ali ibn Abi Tálib (que Allah esté complacido con él). 

7 – Contiene contradicciones y expresiones torpes por las cuales puede saberse a ciencia cierta que no fue producido por alguien prominente en elocuencia ni expresividad. 

8 – El hecho de que los shi’as lo acepten y lo consideren tan verídico como el Corán, a pesar de estas objeciones, indica que no ponen atención a la verificación de fuentes ni se aseguran que están en lo correcto acerca de los asuntos de la religión. 

Basándonos en esto, queda claro que este libro no puede ser atribuido a ‘Ali ibn Abi Tálib (que Allah esté complacido con él), por lo tanto nada de lo que contiene puede ser usado como evidencia en asuntos de la ley islámica, no importa de qué asunto se trate. Pero quien lo lea para encontrar el estilo elocuente que contiene, las normas que se le aplican son las mismas que a cualquier otra obra literaria en lengua árabe, sin atribuirle su contenido al Emir de los Creyentes, Ali ibn Abi Tálib (que Allah esté complacido con él). 

Ver Kútub haddhára minha al-‘ulamá', 2/250.

Shéij Muhámmed Salih al-Munáyyid
Create Comments