Sun 20 Jm2 1435 - 20 April 2014
3214

El orden de las suras y las aleyas en el Corán

¿Porqué las suras en el Corán están ordenadas de esa manera? (Teniendo en cuenta que la primera surah en ser revelada es la que comienza diciendo “íqra-recita”).

Alabado sea Allah. 

 El motivo es el consenso de los eruditos, y muchos textos, comenzando por el orden de las aleyas en una surah, lo que es bien conocido. El consenso fue reportado por muchos eruditos, incluyendo a az-Zarkashi en al-Burhán y Abu Ya’far, quien dijo: “El orden de las aleyas en las suras proviene de que es así como fue instituido por el Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) y no hay disputa entre los musulmanes con respecto a este asunto”. 

 El texto que examina este asunto incluye lo siguiente:

 El reporte narrado por Áhmad, Abu Dawud, at-Tírmidi, an-Nisá’, Ibn Hibbán y al-Hákim de Ibn ‘Abbás, quien dijo: “Le dije a ‘Uzmán: “¿Qué ha hecho que pongas surat al-Anfál, la cual es una de las Madaní, siguiendo a Surat at-Tawbah, que es una de las Mi’ín? ¿Porqué no pusiste la básmalah entre ellas cuando la colocaste en el resto de as-Sab’a at-Tiwál (Las siete suras largas)? ‘Uzmán dijo: “El Mensajero de Allah (paz y bendiciones de Allah sean con él) solía recibir la revelación de suras con muchas aleyas. Cuando eran reveladas, él llamaba a sus escribas y les decía “pongan estas aleyas en tal surah, donde tal y tal es mencionado”. Al-Anfál fue una de las últimas partes del Corán en ser revelada en Medinah, y Bará’ah (at-Tawbah) fue una de las últimas partes del Corán en ser revelada. Las historias de at-Tawbah fueron similares a las historias mencionadas en al-Anfál, de tal manera que se pensó que formaban parte de la misma surah. El Mensajero de Allah (paz y bendiciones de Allah sean con él) fue llevado (es decir, falleció) sin explicar si al-Anfál era ciertamente parte de at-Tawbah, así que fueron puestas la una siguiendo a la otra, y la básmalah no fue escrita entre ellas, y at-Tawbah fue colocada entre sab’a at-Tiwál (las siete suras largas)”. (Al-Hákim dijo: “Su cadena es sahih”, y ad-Dahabi acordó con él. Al-Mustadrak, 2/330). 

 Áhmad narró en al-Musnad (4/218) con una cadena de transmisión buena de ‘Uzmán ibn Abi l ‘Ás, que él dijo: “Yo estuve sentado con el Mensajero de Allah (paz y bendiciones de Allah sean con él) cuando él fijó su mirada en algo, entonces bajó su mirada hasta quedó casi mirando al suelo, y así permaneció observando algo. Luego dijo: “Gabriel (la paz sea con él) vino a mí y me dijo que colocara esta aleya en este lugar, en esta surah: 

 “Alá ordena ser equitativo, benevolente y ayudar a los parientes cercanos. Y prohíbe la obscenidad, lo censurable y la opresión. Así os exhorta para que reflexionéis”. (an-Nahl 16:90 – interpretación del significado)”. 

 Al-Bujari narró en as-Sahih (nº 4536) que Ibn Abi Mulaíkah dijo: “Ibn az-Zubair dijo: “Le dije a ‘Uzmán, “Esta aleya que está en al-Báqarah (interpretación del significado):  

“Las viudas deberán esperar cuatro meses y diez días [para volver a casarse]…. Dejad explícitamente en un testamento, antes de que os sorprenda la muerte, la manutención de vuestras esposas por un año para que no necesiten salir de sus hogares; pero si salieren, no será un pecado siempre que se conduzcan decentemente. Alá es Poderoso, Sabio” (al-Báqarah 2:234-240) ha sido abrogada por otra, entonces ¿Porqué la escribiste? Él dijo: “déjala como está, sobrino mío, yo no cambiaré nada”. 

 Muslim narró en as-Sahih (nº 1617) que ‘Umar dijo: “Yo no le pregunté al Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) acerca de nada más que sobre al-Kalálah (aquellos que murieron sin dejar ni parientes ni descendientes como herederos), hasta que él me empujó en el pecho con su dedo y dijo: “¿Acaso no es aiat as-sayf al final de surat an-Nisá’ suficiente para ti?”. 

 Está también el hadiz acerca de la aleyas al final de Surat al-Báqarah. 

 Muslim narró (nº 809) de Abu al-Dardá’ que quien fuera que memorice las primeras diez aleyas de Surat al-Kahf será protegido del Anticristo Dayyál; de acuerdo a otra versión, quien recite los últimos versos será protegido. 

 La recitación del Profeta de varias suras en presencia de sus compañeros indica que el orden de las aleyas es algo que fue instituido y ordenado por él, y que sus compañeros no colocaron las aleyas en un orden diferente a aquél en que el Profeta (paz y bendiciones de Allah sea con él) solía recitarlas. Los reportes en base a los cuales se determinó esto alcanzan el nivel de mutawátir. 

 Al-Qádi Abu Bakr dijo en al-Intisár: “El orden de las aleyas es algo que es obligatorio respetar. Gabriel solía decir al Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) coloca tal y tal aleya en tal y tal lugar”. 

 Él también dijo: “Lo que nosotros pensamos es que todo lo que Allah reveló y ordenó que sea escrito, y lo que no fue abrogado después de ser revelado, es lo que está contenido entre las cubiertas del musjaf de ‘Uzmán, y que no hay nada agregado u omitido en él. Su orden es el mismo que fue ordenado por Allah, exaltado sea, e instituido por el Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él). Nadie ha movido una aleya hacia atrás ni hacia delante. La comunidad aprendió del Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) el orden de las aleyas de cada surah apropiadamente, tal como fueron aprendidas del Profeta la correcta pronunciación y recitación”. 

 Al-Baghawi dijo en Shárh as-Sunnah: “El Mensajero de Allah (paz y bendiciones de Allah sean con él) solía dar instrucciones a sus compañeros y enseñarles lo que le fue revelado del Corán en el orden en el que aparece en nuestro musjaf ahora, el orden que Gabriel le enseñó. Cuando cada aleya era revelada, Gabriel le decía, “esta aleya es para ser escrita después de tal y tal en la surah tal y tal. Entonces es claro que los esfuerzos de los sahabas se limitaron simplemente a reunir todo el Corán en un solo sitio, no para acomodar su orden. El Corán está escrito sobre al-Láwh al-Mahfuz en este orden, entonces Allah lo reveló en su totalidad al primer cielo, de donde fue revelado en etapas como era necesario, y el orden en el cual fue revelado no es el orden en el que es recitado”. 

 Con respecto al orden de las suras, ¿Fue esto también instituido por el Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él), o fue producto de la iytihad de los sahabas? En este asunto, ha habido diferencias entre los eruditos. La mayoría de los eruditos, incluyendo a Malik y al-Qádi Abu Bakr, de entre estas dos opiniones, favorecieron la segunda. 

 Ibn Fáris dijo: “Hubo dos aspectos de la compilación del Corán. Uno fue poner las suras en un cierto orden, tal como poner as-Sab’ at-Tiwál (las siete suras largas) primero, y seguirlas con las Mi’ín, que es lo que los sahabas hicieron. El segundo aspecto es el orden de las aleyas dentro de las suras. Este orden fue instituido por el Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él), quien las recitó como le fueron transmitidas por Gabriel, por orden de su Señor. Sobre esta base, los salaf difirieron sobre el orden en el que debían aparecer las suras. Algunos de ellos las colocaron en el orden que fueron reveladas, tal como estuvo el musjaf que pertenecía a ‘Ali, que comenzaba con ‘Iqra (al-‘Alaq), luego al-Muddázzir, luego Nun (al-Qálam), luego al-Muzzámmil, y así. El musjaf de Ibn Mas’ud comenzaba con al-Báqarah, luego an-Nisá’, luego ‘Ali Imrán, con algunas otras diferencias. El musjaf de Ubaiy fue similar”. 

 Al-Karmáni dijo en al-Burhán: “El orden de las suras como están ahora es el mismo que figura en al-Lawh al-Mahfuz, el cual está con Allah. Este es el orden en el cual el Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) solía releer las suras del Corán con Gabriel una vez al año. Y en el año en el cual falleció, él releyó todo el Corán dos veces con Gabriel, y las últimas aleyas en ser reveladas fueron (interpretación del significado): Temed el día en que seréis retornados a Alá, y en que cada persona reciba lo que merezca sin ser oprimido”. (al-Báqarah 2:281). Gabriel ordenó al Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) colocar esto entre las aleyas tratando sobre la usura y los préstamos”. 

 Az-Zarkashi dijo en al-Burhán: “La diferencia entre los dos puntos de vista es terminológica. Aquellos que apoyaron el segundo punto de vista dijeron que eso es lo que les fue enseñado, entonces ellos podían aprender las razones de la revelación y la secuencia de las palabras. Por eso Malik dijo que compilaron el Corán de acuerdo a lo que oyeron del Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él), tanto como dijeron que el orden de las suras fue producto de su iytihad. Él dijo que la disputa se redujo a una, que es: Si fue esto una instrucción verbal del Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él), o estaban ellas meramente referidas a lo que él solía hacer, lo cual les daría lugar para hacer iytihad”. 

 Al-Baihaqi dijo en al-Madjal: “En el tiempo del Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él), las suras y aleyas del Corán estaban en este orden, excepto por al-Anfál y Bará’ah (at-Tawbah), como vemos en el hadiz de ‘Uzmán arriba citado”. 

 Ibn ‘Atiyah dijo: “El orden de muchas de las suras fue conocido durante el tiempo en que el Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) estuvo vivo, tal como las siete suras largas, aquellas que comienzan con Ha -  Mím, y al-Mufással. Con respecto a las otras, puede ser que esto fuera dejado para que la comunidad determine su orden luego de su muerte.” 

 Abu Ya’far dijo: “Los reportes apoyan más de lo que Ibn ‘Atiyah dijo, y algo de esto está abierto a debate, tal como el hadiz: “Recita las dos suras brillantes, al-Báqarah y ‘Ali ‘Imrán”. (Reportado por Muslim, nº 804). 

 Al-Bujari narró (nº 4739) que Abd Allah ibn Mas’ud (que Allah esté satisfecho de él) dijo: “Bani Isra’il (al-Isrá’), al-Kahf, Maryam, Ta-Ha y al-Anbiá, estas son de entre las primeras y más bellas suras, ellas son mis tesoros” (significa, estas están entre las primeras que recité). 

 Abu Ya’far an-Nahhás al-Mujtár, dijo que las suras fueron compiladas en este orden proviniendo del Mensajero de Allah (paz y bendiciones de Allah sean con él) según el hadiz de Wázilah: “En lugar de la Tora me fueron dadas las siete suras largas”. Él dijo: “Este hadiz indica que el orden del Corán fue tomado del Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él). 

 Ibn Hayar dijo: “El hecho que las suras, o la mayoría de ellas, están en un orden dado no es contradictorio con la idea de que esto fue instituido por el Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él). Lo que verifica que esto fue instituido por el Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) es el reporte narrado por Áhmad y Abu Dawud de Aws ibn Hudaifah, quien dijo: “Les preguntamos a los compañeros del Mensajero de Allah (paz y bendiciones de Allah sean con él) en la mañana: “¿Cómo consignaron por escrito el Corán en capítulos?” Ellos dijeron: “Lo escribimos en capítulos de seis suras, cinco suras, siete suras, nueve suras, once suras y trece suras, y el capítulo de al-Mufással, desde Qaaf hasta el final”. Esto indica que el orden de las suras (como aparecen en el musjaf ahora) existe desde el Mensajero de Allah, o es posible que lo que fue conocido durante aquel tiempo fuera Hizb al-Mufással específicamente, lo que cual no sería el caso del resto”.

 Ver al-Itqán fi ‘Ulúm al-Qur’án por as-Suyúti, 1/62-65).

 Y Allah sabe más.

Shéij Muhámmad Salih al-Munáyyid
Create Comments