Fri 18 Jm2 1435 - 18 April 2014
46683

La aceptación del arrepentimiento

He cometido un pecado terrible, y le he pedido a Allah que me perdone. ¿Mi arrepentimiento de ese pecado me será aceptado? Siento que no ha sido aceptado mi arrepentimiento y que Allah todavía está enojado conmigo. ¿Existe alguna señal de que Allah ha aceptado mi arrepentimiento?

Alabado sea Allah.  

Primero: Cometer pecados o ser negligente con las obligaciones es parte de la naturaleza humana, y nadie estará a salvo de ser negligente o cometer pecados. Todos cometemos faltas, pecados, somos negligentes con las obligaciones en ocasiones. A veces nos acercamos a Allah y otras nos alejamos de Él. En ocasiones recordamos que Allah nos está mirando, y otras nos olvidamos. Nadie esta libre de pecado, e inevitablemente todos cometeremos pecados en algún momento. No existe ninguna persona infalible. El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Por aquel que tiene mi alma en sus manos, si ustedes no cometieran pecados, Allah los destruiría y traería otro pueblo que cometiera pecados y luego rogara por perdón”. Narrado por Muslim, 2749. Y él dijo (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Todo hijo de Adán comete pecados, pero el mejor de los pecadores son aquellos que se arrepienten”, Narrado por al-Tirmidhi, 2499; clasificado hasan por al-Albaani.

En su misericordia hacia el ser humano débil, Allah ha abierto las puertas del arrepentimiento, y les ha ordenado volverse hacia Él cada vez que el pecado lo venza. De no ser por eso el hombre estaría lejos de su Señor, y perdería toda esperanza de perdón y misericordia. El arrepentimiento es algo necesario debido a la negligencia y las faltas que todo ser humano comete.

Allah acepta el arrepentimiento de todas las clases de personas en esta nación: Aquellos que no realizan buenas obras, aquellos que se apartan del camino de la moderación, aquellos que cometen actos ilícitos, (ver Faatir 35:32).

Allah dice (interpretación de su significado):

“Y diles a las creyentes que recaten sus miradas, se abstengan de cometer obscenidades, no muestren de sus arreglos y adornos más de lo que está a simple vista [como lo que usan sobre el rostro, las manos y las vestimentas], cubran sus pechos con sus velos, sólo muestren sus encantos [más allá del rostro y las manos] a sus maridos, sus padres, los padres de sus maridos, sus hijos, los hijos de sus maridos, sus hermanos, los hijos de sus hermanos, los hijos de sus hermanas, las mujeres, sus esclavas, sus sirvientes que no tengan deseos sexuales, los niños que todavía no sienten atracción por el sexo femenino, y [diles también] que no golpeen con los pies al caminar para que no se escuche el sonido de sus ajorcas [y llamen la atención de los hombres]. Y pedid perdón a Alá por vuestros pecados ¡Oh, creyentes!, que así tendréis éxito [en esta vida y en la otra].” 

[al-Nur 24:31]  

“¡Oh, creyentes! Arrepentíos ante Alá en forma sincera, y vuestro Señor borrará vuestras faltas y os introducirá en los jardines del Paraíso por donde corren los ríos el día que Alá no avergüence al Profeta y a los que creyeron en él [el Día del Juicio]. La luz [de la fe] marchará ante ellos y a su derecha, y dirán: ¡Oh, Señor nuestro! Auméntanos nuestra luz y perdónanos. Por cierto que Tú tienes poder sobre todas las cosas”.

[al-Tahrim 66:8]

El mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Gente, arrepentíos antes Allah y busquen su perdón, por cierto que yo me arrepiento más de 100 veces al día”. Narrado por Muslim, 2702.

Allah nos ha prometido su misericordia y compassion. Él es paciente y no nos castiga inmediatamente después de que terminamos de cometer un pecado, sino que nos da tiempo para que nos arrepintamos de nuestros pecados. Allah le ordenó a su profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) que nos informara sobre su generosidad:

“Diles [¡Oh, Mujámmad! a quienes transmitan Mi Mensaje que Yo digo]: ¡Oh, siervos Míos! Vosotros que os habéis excedido [cometiendo pecados] en perjuicio propio, no desesperéis de la misericordia de Alá; por cierto que Alá puede perdonar todos los pecados, porque Él es el Absolvedor, el Misericordioso.”

[al-Zumar 39:53 – interpretación del significado].

Y dijo como misericordia para sus Siervos (interpretación de su significado):

“¿Acaso no van a arrepentirse y pedirle perdón a Alá? Alá es Absolvedor, Misericordioso.”

[al-Maa'idah 5:74]

“En verdad Yo soy Remisorio con quienes se arrepienten, creen, obran correctamente y perseveran en el sendero recto.”

[Ta-Ha 20:82]

“Aquellos que al cometer una obscenidad o iniquidad invocan a Alá pidiendo perdón por sus pecados, y no reinciden a sabiendas, sepan que sólo Alá perdona los pecados.”

[Aal ‘Imraan 3:135]

“Quien obre mal o cometa iniquidad y luego pida perdón a Aláh, encontrará que Alá es Absolvedor, Misericordioso.”

[al-Nisa’ 4:110]

Allah llama al arrepentimiento a aquellos que han cometido el mas grave de los pecados y actos de idolatría, aquellos que dicen que Jesús (la paz sea con él) es el hijo de Dios. Allah dice en el Corán (interpretación de su significado):

“Son incrédulos quienes dicen: Alá es el Mesías hijo de María. El mismo Mesías dijo: ¡Oh, Hijos de Israel! Adorad a Aláh, pues Él es mi Señor y el vuestro. A quien atribuya copartícipes a Aláh, Él le vedará el Paraíso y su morada será el Infierno. Los inicuos jamás tendrán auxiliadores. Son incrédulos quienes dicen: Alá es parte de una trinidad. No hay más que una sola divinidad. Si no desisten de lo que dicen, un castigo doloroso azotará a quienes [por decir eso] hayan caído en la incredulidad. ¿Acaso no van a arrepentirse y pedirle perdón a Alá? Alá es Absolvedor, Misericordioso. El Mesías hijo de María es sólo un Mensajero, igual que los otros Mensajeros que le precedieron, y su madre fue una fiel y veraz creyente. Ambos comían alimentos [como el resto de la humanidad]. Observa cómo les explicamos las evidencias y observa cómo [a pesar de esto] se desvían. Di: ¿Acaso adoraréis en lugar de Alá a lo que no puede perjudicaros ni beneficiaros? Alá todo lo oye, todo lo sabe. Di: ¡Oh, Gente del Libro! No os excedáis en vuestra fe tergiversando la Verdad, y no sigáis las pasiones de quienes se extraviaron anteriormente e hicieron que muchos [también] se extraviaran, y se desviaron del camino recto.”

[al-Maa’idah 5:72-77]

Allah abre la puerta del arrepentimiento a los hipócritas, que son peores que los incrédulos que abiertamente muestran su incredulidad. Allah dice en el Corán (interpretación de su significado):

“Los hipócritas estarán en el lugar más profundo del Fuego y no encontrarás para ellos socorredor alguno. Excepto quienes se arrepientan, rectifiquen, aferren a Alá y practiquen la fe sinceramente por Alá. Ellos estarán junto a los creyentes, y Alá concederá a los creyentes una recompensa grandiosa.”

[al-Nisa’ 4:145-146]

Uno de los atributos del Señor es que Él acepta el arrepentimiento por su gracia. Allah dice (interpretación de su significado):

“Él es Quien acepta el arrepentimiento de Sus siervos y perdona sus pecados, y está bien enterado de cuánto hacéis.”

[al-Shura 42:25]

“Sabed que Alá acepta el arrepentimiento [sincero] de Sus siervos y sus caridades [y les multiplica su recompensa por ellas]. Él es Indulgente, Misericordioso”.

[al-Tawbah 9:104]

Fue narrado que Abu Hamzah Anas ibn Maalik al-Ansaari (Allah se comprazca con él), el sirviente del mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), dijo: El mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) Dijo: “Allah se complace más con el arrepentimiento de su siervo, que cualquiera de ustedes si luego de perder su camello con provisiones en el medio del desierto lo encuentra luego”. Acordado por Bujari y Muslim. 

Acorde a la narración de Muslim (2747): “La alegría de Allah por el arrepentimiento de Su siervo es mayor que la de cualquiera de vosotros, que estando en una tierra desierta se le escapa la montura con la comida y el agua. Entonces, desesperado y desistiendo de poder encontrarla se recuesta a la sombra de un árbol, y mientras se encuentra allí aparece su montura de pie junto a él y rápidamente la toma por sus riendas, y en vez de decir: “¡Allah, Tú eres mi Señor y yo soy Tu siervo!” dice: “¡Allah! Tú eres mi siervo y yo soy tu señor”, debido a la emoción y a la gran alegría.” 

Fue narrado de Abu Musa ‘Abd-Allaah ibn Qays al-Ash’ari (que Allah se complazca con él) que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Allah, Altísimo sea, extiende Su mano durante la noche para que se arrepienta ante Él quien Le desobedece en el día; y extiende Su mano durante el día para que se arrepienta ante Él quien Le desobedece en la noche. Así, hasta que salga el sol por el poniente”. Narrado por Muslim, 2759.

Fue narrado de Abu ‘Abd al-Rahmaan ‘Abd-Allaah ibn ‘Umar ibn al-Jattaab (que Allah se complazca con él) que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Allah, Enaltecido y Alabado sea, acepta el arrepentimiento del siervo mientras éste no esté agonizando” Narrado por al-Tirmidhi, 3537; clasificado hasan por al-Albaani.

Segundo: Las bendiciones del arrepentimiento se alcanzan en este mundo y en el más allá, algunas son visibles y otras ocultas. La recompensa del arrepentimiento son: la pureza del corazón, la purificación de los pecados, y el incremento de las hasanaat (recompensas). Allah dice (interpretación de su significado):

“¡Oh, creyentes! Arrepentíos ante Alá en forma sincera, y vuestro Señor borrará vuestras faltas y os introducirá en los jardines del Paraíso por donde corren los ríos el día que Alá no avergüence al Profeta y a los que creyeron en él [el Día del Juicio]. La luz [de la fe] marchará ante ellos y a su derecha, y dirán: ¡Oh, Señor nuestro! Auméntanos nuestra luz y perdónanos. Por cierto que Tú tienes poder sobre todas las cosas.”

[al-Tahrim 66:8]

La recompensa por el arrepentimiento es una Buena vida a las sombras de la fe, la complacencia, paz interior y tranquilidad. Allah dice (interpretación de su significado):

“En verdad él [el Profeta Mujámmad] es para vosotros un amonestador [que os previene del castigo] y un albriciador [de la recompensa que recibiréis si creéis]. Y os exhorta a que pidáis perdón a vuestro Señor y os arrepintáis, pues así Alá os concederá de Sus gracias hasta un plazo determinado, y recompensará a todo aquel que obre el bien. En verdad temo que si rechazáis [los que os exhorto] os alcance el castigo de un día terrible [el Día del Juicio]. Sabed que ante Alá compareceréis y que Él tiene poder sobre todas las cosas.”

[Hud 11:2-4]

La recompense del arrepentimiento es una bendición que desciende del cielo, sube desde la tierra, y redunda en riqueza y salud, bendiciones en productividad, salud física y protección de enfermedades. Allah dice en el Sagrado Corán sobre el Profeta Hud (que la paz sea con él) (interpretación de su significado):

“¡Oh, pueblo mío! Pedid perdón a vuestro Señor y arrepentíos, así Él os enviará del cielo copiosas lluvias y os aumentará vuestro poderío, y no os apartéis [de vuestro Señor] ensoberbecidos.”

[Hud 11:52]

Tercero: Todo aquel que se arrepiente, Allah acepta su arrepentimiento. La posibilidad de arrepentirse no se interrumpe hasta que el sol salga por su poniente ante el Fin del Mundo.

Algunos se arrepintieron de actos de vandalismo, otros de adulterio, otros por tomar alcohol, consumir drogas, no realizar las oraciones obligatorias, o ser haragán y no rezar en congregación, desobedecer a los padres, beneficiarse de la usura, robar, derramar sangre, usurpar bienes ajenos, o fumar. Quien se arrepienta cualquiera sea su pecado debe ser felicitado, porque es como si hubiera nacido nuevamente.

Se ha narrado de Abu Sa’id Sa’d ibn Maalik ibn Sinaan al-Judri (que Allah se complazca con él) que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Hubo un hombre que mató a noventa y nueve personas, y un día preguntó por el más sabio de la tierra. Le indicaron a un monje, fue a verlo, y le preguntó que si habiendo matado a noventa y nueve personas le sería aceptado su arrepentimiento. Y le respondió: “¡No!” Entonces lo mató, completando así los cien. Después volvió a preguntar por el más sabio de la tierra. Y le indicaron otro gran sabio, al que le preguntó que si habiendo matado a cien personas le sería aceptado su arrepentimiento. Le respondió: “¡Sí! Y nadie se podrá interponer entre tú y tu arrepentimiento”. A continuación le dijo: “Parte hacia una tierra en la que encontrarás a personas que adoran a Allah, Altísimo sea. Adórale tú con ellos y no regreses a tu tierra, que es dañina.” El hombre se dirigió hacia ella, y llegando a la mitad del camino le sobrevino la muerte. Entonces los ángeles de la misericordia y los del castigo discreparon acerca de él. Los primeros dijeron: “¡Él se dirigía a Allah, Altísimo sea, con su corazón arrepentido!” Dijeron los segundos: “¡Realmente nunca hizo una obra de bien!” Finalmente llegó un ángel con forma humana y lo pusieron como juez entre ellos, y éste dijo: “Medid desde la tierra de la cual procedía hasta la que se dirigía, y pertenecerá a la que más cerca estuviere al morir.” Midieron y lo encontraron más cerca de la tierra a la que se dirigía. Entonces, lo tomaron los ángeles de la misericordia.” Al-Bujari y Muslim. En otra versión registrada en Sahih Al-Bujari dice: “Y al estar un palmo más cerca de la ciudad piadosa lo incluyeron entre su gente.”

Lo que quiere decir que el arrepentimiento es tornarse hacia Allah, abandonar el pecado y aborrecer caer en él nuevamente. An-Nawawi (quiera Allah ser misericordioso con él) dijo: 

“Es obligatorio arrepentirse de todo pecado. Cuando la falta ocurre entre el siervo y su Señor, sin que intervenga nadie más, el arrepentimiento tiene tres condiciones:

1.       abandonar la mala acción completamente;

2.       entristecerse y sentir dolor por haberla realizado;

3.       tener el firme propósito de no volver a caer en ella.

Si una de estas tres condiciones no existe el arrepentimiento no es válido. En cambio, cuando la falta ocurre entre las personas, las condiciones son cuatro: las tres mencionadas anteriormente, más la obligación de enmendar la falta cometida. Si se trata de dinero o algún otro bien se debe devolver, si se ha deshonrado a una persona se debe pedirle perdón; y si se ha calumniado se debe retrotraer de su calumnia. Es obligatorio arrepentirse de todas las faltas. Y esta obligatoriedad se manifiesta en el Corán, en el Hadiz (Sunnah), y en el consenso general de los Sabios”.

Basado en la cita anterior, si se cumplen las tres condiciones mencionadas anteriormente existe la esperanza de que el arrepentimiento sea aceptado por Allah. Luego de cumplir con esas condiciones la persona no debe preocuparse por los susurros del Demonio que le dicen que su arrepentimiento puede no haber sido aceptado, ya que esto es contrario a lo que Allah y su mensajero dijeron: que si el arrepentimiento es sincero, es aceptado.

Ver también preguntas no. 624, 13630, 13990, 14289 y 34905.

Islam Q&A
Create Comments