Thu 24 Jm2 1435 - 24 April 2014
5092

Sufrió una recaída luego de haberse arrepentido

Fui criado en un buen hogar musulmán en Occidente. Desafortunadamente, en mi adolescencia me permití a mí mismo ser desviado por Satanás y cometer muchos pecados capitales por algunos años, aún dejar el Islam. Traté de arrepentirme y reformarme durante los últimos dos años; cumplí todos los cinco pilares, di en caridad generosamente, me involucré en la difusión de la religión y traté de ayudar a los musulmanes. Soy bueno con mi esposa y padres.
Como sea, mi corazón está vacilante, ciertamente. Algunas veces me convencí de la verdad, pero usualmente “sumum bukmun”. Encontré que mi corazón es muy arrogante, egoísta, y que odia la verdad. Me he esforzado duro por reprimir estos sentimientos negativos, pero no pude sobreponerme a ellos completamente. Quiero convertirme en un musulmán nuevamente pero estoy en a punto de resignarme a una vida de demonios (taghut). He leído incontables libros y he tenido muchas lecturas, pero no he hecho progresos. Quiero tener éxito en esta vida y ser salvado del fuego, ¿qué puedo hacer? ¿Debo dar mi testimonio de fe nuevamente? Por favor ayúdeme.

 Alabado sea Allah.

 Su excelencia el Shéij ‘Abd al-‘Azíz ibn Baaz (que Allah tenga misericordia de él) fue interrogado con la siguiente pregunta:

 “Soy un muchacho joven que ha sido injusto consigo mismo cometiendo muchos pecados. No rezo en la mezquita, nunca he ayunado un solo Ramadán entero en mi vida, y he hecho otras cosas malas. A menudo me he prometido a mí mismo que me arrepentiría, pero luego volvía a mis malas costumbres. Me hice amigo de algunos de los jóvenes del vecindario que no son muy buenos, y muchos de los amigos de mis hermanos que vienen a la casa tampoco son muy rectos. Dios sabe que me he perjudicado cometiendo muchos pecados y haciendo cosas malas, pero cada vez que tomé la decisión de arrepentirme, volvía a mis viejas malas costumbres. Espero que usted pueda mostrarme un camino para acercarme a Dios y abstenerme de hacer estas cosas malas”.

 Él (que Allah tenga misericordia de él) respondió:

 “Allah dijo (traducción del significado):

 “¡Oh, siervos Míos! Vosotros que os habéis excedido cometiendo pecados en detrimento propio, no desesperéis de la misericordia de Allah; por cierto que Allah puede perdonar todos los pecados, porque Él es Absolvedor, Misericordioso” [al-Zumar 39:54]

Los eruditos están de acuerdo en que esta verso fue revelada concerniente a quien se arrepiente, quien sea que se arrepienta sinceramente de sus pecados, Dios se los perdonará, Dios perdona todos los pecados tal como el verso dice, y como Dios dice en otro versículo: (Traducción del significado):

“¡Oh, creyentes! Arrepentíos ante Allah en forma sincera, y vuestro Señor borrará vuestras faltas y os introducirá en los jardines del Paraíso” (at-Tahrím 66:8).

 En ese versículo, Dios condiciona el perdón de los pecados y la admisión al Paraíso al arrepentimiento sincero, el cual incluye abandonar y evitar los pecados, lamentarlos, y tomar la decisión de no volver a ellos, por reverencia a Dios, con la esperanza puesta en Su recompensa y el temor a Su castigo.

 Una de las condiciones del arrepentimiento sincero es que uno debe restituir aquello a lo que tienen derecho las personas a las que hemos perjudicado y pedir su perdón, si el pecado incluye una injusticia contra su sangre, riqueza u honor. Si no es posible pedirle perdón a tu hermano con respecto a su honor, entonces debes rezar mucho por él, y hablar de él de la mejor manera que tú puedas en lugares donde antes lo hubieras maldecido o hubieras esparcido rumores acerca de él, porque las buenas obras expían a las malas. Allah dijo (traducción del significado):

 “…Y si Mis siervos te preguntan por Mí, diles: ciertamente estoy cerca de ellos. Respondo la súplica de quien Me invoca. Que me obedezcan pues, y crean en Mí que así se encaminarán” (al-Furqán 25:69-70).

 Uno de los medios para lograr el arrepentimiento es rezar a Dios y pedirle Su guía, fuerza, y que te bendiga con el arrepentimiento. Allah dijo (traducción del significado):

 “Y si Mis siervos te preguntan por Mí, diles ciertamente estoy cerca de ellos. Respondo la súplica de quien Me invoca. Que me obedezcan pues, y crean en Mí que así se encaminarán” (al-Báqarah 2:186).

 Otro de los medios para lograr el arrepentimiento que puede ayudarte es conservar la compañía de las buenas personas y seguir su ejemplo de recta conducta, y mantenernos alejados de las malas compañías. Se relató en un reporte auténtico que el Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Un hombre seguirá el camino de sus amigos cercanos, por lo tanto, pongan atención a los amigos que hacen”.

 Él (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) también dijo:

 “La semejanza de un compañero recto es la del vendedor de misk: ya sea que te regale un poco, o que le compres algo, sentirás una exquisita fragancia al acercarte a él. Y la semejanza del mal compañero es la del hombre que trabaja con el fuelle: ya sea que queme tu ropa o no, sentirás un desagradable olor emanando de él”.

 Maymu' Fatáwa Samáhat ash-Sháij ‘Abd el-‘Azíz ibn Baaz; Fatáwa al-‘Aqidah, parte 2, p. 640.

 Con respecto a que renueves tu testimonio de fe: si has hecho algo que te colocó completamente afuera del Islam, entonces debes pronunciar el doble testimonio de fe y reingresar en el Islam, porque lo has abandonado. Si lo que has hecho es un pecado mayor el cual, te coloca fuera del Islam, entonces es suficiente con que te arrepientas de acuerdo a las condiciones mencionadas anteriormente. No desesperes de la misericordia de Dios; sigue el camino de la salvación. Que Dios te otorgue y nos de a nosotros también la fuerza para hacer todo lo que es bueno. Que Dios bendiga y otorgue la paz a nuestro Profeta Muhámmad, a su familia y a sus compañeros.

 Le pedimos a Dios que te bendiga y que nos bendiga con el arrepentimiento sincero y que perdone nuestras faltas. Quiera Él mostrarte el camino de salida a tu problema y conducirnos juntos al Jardín de las Delicias (Paraíso (cf. Al-Híyr 15:47). Amín.

Shéij Muhámmad Salih al-Munáyyid
Create Comments