Thu 24 Jm2 1435 - 24 April 2014
59905

Su madre se enfadará si él no celebra el día de la madre

Tengo un amigo de uno de los países árabes, en ese país el día de la madre es una festividad oficial que se celebra entre hermanos y en honor a su madre. Ahora él quiere dejar de festejarlo, pero su madre se ofenderá porque se ha acostumbrado a festejarlo y se ha convertido en una tradición en el país. Teme que su madre se ofenda con él, le guarde rencor hasta que muera, y que no esté satisfecha. Ha intentado convencerla de que es haram y le ha explicado por qué, pero ella no está convencida por la atmósfera cultural del país. ¿Qué debemos hacer? Por favor, aconséjenos, y que Allah le bendiga.

 Alabado sea Allah.

 Celebrar el día de la madre es una innovación, algo que ni el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) ni sus compañeros hicieron. Es también una imitación de las costumbres paganas de los incrédulos, de quienes se nos ha encomendado diferenciarnos. Por eso no es permisible celebrarlo ni obedecer a la madre en esto, porque el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “No se debe ninguna obediencia en el pecado; sólo debe obedecerse a lo que es justo y recto”. Narrado por al-Bujari, 7257; Muslim, 1840.

Tu amigo debe continuar honrándola y tratándola con benevolencia e insistir intentando convencerla de que esta celebración es algo inventado. El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “El peor de los asuntos en la religión es el inventado, pues cada innovación es un camino a la perdición”. Narrado por Muslim, 867; an-Nasá’i, 1578. La versión de an-Nasá’i además dice: “…y cada extravío terminará en el Fuego”.

 Nuestra madre tiene derecho a ser respetada y honrada todo el año, y a ser defendida por sus parientes a lo largo de toda su vida. Entonces, ¿por qué designar un sólo día para honrarla?

Más aún, esta innovación ha llegado hasta nosotros desde sociedades en las cuales las faltas de respeto y el descuido hacia los padres están ampliamente difundidas, en la cuales los padres y madres llegan a una edad en que no pueden encontrar refugio excepto en sus casas, donde son olvidados, nadie los visita, y pasan necesidades y amarguras. Entonces, en estas sociedades la gente piensa que honrando a sus madres un día al año borrarán el pecado de su abandono e insolencia hacia ellos.

Pero a los musulmanes se nos ha ordenado honrar a nuestros padres, defender los lazos de parentesco y se nos ha prohibido ser insolentes con nuestros padres. En nuestra religión a las madres se les ha concedido un honor que no tienen en ninguna otra religión; los derechos de la madre toman precedencia sobre los del padre, como al-Bujari (5514) y Muslim (4621) narraron de Abu Hurairah (que Allah tenga misericordia de él) quien dijo: “Un hombre llegó y le preguntó al Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Oh, Mensajero de Allah, ¿quién merece más mi buena compañía? Y él dijo: “Tu madre”. Y el hombre preguntó: “¿Y luego quién? Y el Profeta respondió: “Tu madre”. “¿Quién luego?” dijo el hombre otra vez. Y el Profeta dijo: “Tu madre”. El hombre preguntó nuevamente: “¿Y luego de ella, quién más?”, y el Profeta respondió: “Luego tu padre”.

Honrar a la madre de uno es algo que no termina ni aún cuando fallece, porque debe honrada en la vida y la muerte. Esto se hace ofreciendo el funeral para ella, rezando y pidiendo a Dios que le perdone sus faltas, realizando sus últimos deseos y honrando a su familia y amigos.

Aferrémonos entonces a esta gran religión y sigamos sus normas de comportamiento, porque eso será suficiente para vivir con misericordia y en la buena guía.

El Shéij ‘Ali Mahfuz (que Allah tenga misericordia de él) dijo, explicando cómo celebrar el día de la madre es una imitación de los incrédulos:

“Explicando la seriedad de celebrar festivales ajenos al Islam, el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) afirmó que alguna gente o grupos de su comunidad seguirán a la Gente del Libro en algunos de sus rituales y tradiciones, como fue narrado en el hadiz de Abu Sa’id al-Judri (que Allah esté satisfecho de él), quien dijo que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) afirmó: “Ellos seguirán palmo a palmo el camino de quienes recibieron antes un Libro, codo a codo, de tal manera que si ellos se meten en el hoyo de un lagarto, ellos los seguirán”. Nosotros preguntamos: “Oh, Mensajero de Allah, ¿te refieres a los judíos y cristianos?, y él respondió: ¿A quién más?”. Narrado por al-Bujari y Muslim…

El afecto por la imitación, aún si es algo que existe en los corazones de la gente, está prohibido en la shari’ah si quien está siendo imitado difiere de nosotros en sus creencias y pensamientos cuando se trata de creencias religiosas o actos de culto, o sus rituales y tradiciones.

 Cuando los musulmanes fueron débiles, su imitación de los enemigos se hizo más extensiva, muchas tradiciones y costumbres occidentales se difundieron, ya sea las que tenían que ver con el consumo de bienes y actitudes o de comportamientos. Una de estas costumbres es la celebración del día de la madre”. Fin de la cita.

 El Shéij Muhámmed ibn Sálih ibn ‘Uzaimín (que Allah tenga misericordia de él) fue interrogado acerca de la celebración del día de la madre, y respondió:

 “Todas las celebraciones diferentes de las dos festividades prescriptas en el Islam son festivales inventados que fueron desconocidos en los tiempos de los sálaf rectos y pueden provenir también de los no musulmanes, en cuyo caso no sólo constituyen una innovación, sino también una imitación de los incrédulos. Los festivales que están prescriptos en el Islam son bien conocidos por los musulmanes: ‘Eid al Fítr e ‘Eid al-Adhha, y semanalmente el ‘Eid del yumu’ah cada viernes. No hay otra festividad en el Islam aparte de estos tres. Todos los festivales que han sido inventados por la gente deben ser rechazados, porque son falsos de acuerdo a las leyes de Dios, ya que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Quien introduzca algo ajeno en este, nuestro asunto (el Islam), le será rechazado”, es decir, será rechazado por los musulmanes y no será aceptado por Allah. De acuerdo a otra versión: “Quien realice algún acto que no sea parte de nuestro asunto, le será rechazado”.

Una vez que esto está claro, no es permisible participar en ninguna forma de la celebración o festividad que dices, es decir del día de la madre. No es permisible manifestar por ello ni alegría ni felicidad, ni ofrecer regalos, etc.

 El musulmán debe estar orgulloso de su fe y apegarse a los límites establecidos por Allah a través de Su Mensajero (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) en la religión, ya que Allah lo ha elegido como Su servidor, y no debe agregar ni suprimir nada de ella. El musulmán también debe evitar seguir cada ocurrencia de la gente a lo largo de los tiempos, y su carácter debe estar de acuerdo con la shari’ah de Allah, para que pueda ser un ejemplo a seguir y no a un seguidor, porque la ley de Allah, alabado sea, es completa en todas sus formas, como Allah dijo (traducción del significado):

“Hoy os he perfeccionado vuestra religión, he completado Mi gracia sobre vosotros y he dispuesto que el Islam sea vuestra religión”. (al-Má'idah 5:3).

El derecho de la madre es mucho más que tener sólo un día al año para ser honrada, más bien el derecho de una madre sobre sus hijos es a que la protejan, la cuiden y le obedezcan, tanto como esto no signifique desobedecer a Dios, el Más Sabio. Esto debe ser así en todo tiempo y lugar.

Maymu’ Fatáwa ash-Sháij Ibn ‘Uzaimín, 2/301.

Ver también la pregunta No. 10070.

Y Allah sabe más.

Islam Q&A
Create Comments