Fri 25 Jm2 1435 - 25 April 2014
6020

Algunas veces siente que Dios responde sus súplicas, y otras que sus oraciones sólo sirven para consolarla

Me convertí al Islam hace poco. Conocer a Dios y ser capaz de saber que Él está con nosotros en nuestra vida diaria, es muy reconfortante.
El caso es que quedé asombrada por el accidente aéreo de JFK junior y no podía parar de llorar. No entiendo por qué Dios a veces actúa de tales formas, tan misteriosas. Pienso que como seres humanos realmente no tenemos control sobre nuestras vidas. Cuando estoy en una situación difícil, a menudo rezo a Dios para que me ayude a atravesar ese momento difícil, y algunas veces siento que mis oraciones son respondidas, que Dios está cerca de mí; sin embargo, otras veces siento que Él está tan distanciado de nosotros, que mis oraciones a Él sólo son una manera para que me reconforte de Él, pero todavía no entiendo por qué las tragedias suceden tan a menudo.

 Alabado sea Allah.

 Alabado sea Dios, por tu ingreso al Islam. Dios te ha bendecido al convertirte en musulmana. Y alabado sea Él por el hecho de que sientes que está contigo, porque esto es lo que trae paz al corazón y nos lleva a hacer obras rectas.

 Por favor, entiende que Dios envía pruebas a la gente para que podamos distinguir entre ellos, para que pueda saberse quién las soportará con paciencia y esperanza en Su recompensa, quién se dejará arrastrar por la desesperación y estará resentido con el decreto de Dios. Por lo tanto, los que son pacientes serán recompensados con el Paraíso y aquellos que desesperan serán castigados con el tormento, el dolor y la pena en este mundo, antes del Más Allá.

 Un accidente aéreo como el que mencionas es de esta naturaleza. Para la gente a bordo este desastre será una expiación de sus pecados y se incrementará su estatus ante Dios, ya que es una clase de martirio (shahádah) por el cual serán recompensados y sus familias serán recompensadas si soportan la pérdida con paciencia; pero si eran incrédulos y malhechores que no obedecieron a Dios, entonces el accidente será un castigo de Dios.

 El musulmán no debe sentirse triste por la muerte de otro ser humano, porque cada ser humano está destinado a morir. Pero para nosotros, morir antes de ser creyentes habría sido la fuente de nuestra pena y tristeza, porque quien no es creyente está condenado al Infierno.

 No hay nada misterioso acerca de lo que dices. Esta es la voluntad de Dios, como lo que sucede a cada instante; debemos soportar con paciencia estas pruebas de la vida y no dejar que la pena nos supere. El accidente de este avión es un signo de Dios para la humanidad, recordarnos lo frágil que es la vida humana y el poder absoluto de Dios.

 Allah dijo acerca de los vehículos (traducción del significado):

 “Y entre los signos de Su misericordia están las embarcaciones que navegan en el mar, grandes como montañas.

 Si Él quisiera haría detener el viento, y permanecerían quietas en su superficie. En verdad que en esto hay signos para todo perseverante, agradecido.

Y los haría sucumbir ahogándolos por sus pecados, pero Allah perdona muchas de las faltas.

 Ya sabrán quienes niegan Nuestros signos evidentes que no tendrán escapatoria de Nuestro castigo.

 Lo que se os haya concedido en este mundo es parte de los placeres transitorios de esta vida mundanal, pero la recompensa que Allah tiene reservada en el Paraíso será mejor y más perdurable para quienes crean y se encomienden a su Señor” (Ash-Shura 42:32-36).

 Los accidentes aéreos y otros desastres sirven para que la gente recuerde que no importa cuánto progreso material tenga en la Tierra ni cuánta fuerza o poder: Dios siempre es más fuerte y poderoso que todos. Lo que el ser humano haga y desarrolle no lo salvará del decreto de Dios, cuando éste llega. Entonces que la gente se vuelva, observe a sí misma, se de cuenta cuán débil es realmente, y cuán fuerte y poderoso es Dios.

 Por favor, date cuenta de que Dios está cerca y que Él responde el llamado de los necesitados. Dios no se distancia de alguien a menos de que esa persona se distancie de Él.

 Allah dijo (traducción del significado):

 “Y si Mis siervos te preguntan por Mí, diles ciertamente estoy cerca de ellos. Respondo la súplica de quien Me invoca.” (al-Báqarah 2:186).

 Por ende, nadie debe sentir que Dios está lejos suyo, a menos que haya hecho algo que afecte a su relación con Dios. Si no ha cometido un pecado que lo aleje de Dios, entonces no debe sentir tal pena y distanciamiento.

 Los sentimientos de pena y soledad que se han sobrecogido provienen de Satanás, quien busca causar pena en los creyentes; él no quisiera verte obedeciendo a Dios activamente, lo que traerá felicidad a tu corazón.

 El Imam Ibn Kázir (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

 “Allah dijo (traducción del significado):

 “Si Satanás te susurra y pretende tentarte a obrar el mal, refúgiate en Allah, porque Él es Omnioyente, Omnisciente” (Fússilat 41:36).

 “Ante todo, elige perdonar, ordena el bien y apártate de quienes se comportan contigo en forma ignorante.  Y si Satanás te susurra refúgiate en Allah; ciertamente Él es Omnioyente, Omnisciente” (al-A’ráf 7:199-200).

 “Si eres maltratado responde con una buena actitud sabiendo disculpar.  Nosotros bien sabemos lo que profieren y les castigaremos por ello. Di : ¡Oh, Señor mío! Me refugio en Ti de los susurros de los demonios, y me refugio en Ti de su presencia maligna” (al-Mu'minún 23:96-98). 

 Si eres maltratado responde con una buena actitud sabiendo disculpar, y  entonces verás que aquel con quien tenías una enemistad se convertirá en  tu amigo ferviente. Esto no lo lograrán sino quienes son perseverantes y pacientes; no lo  lograrán sino quienes por su buena actitud reciban una gran recompensa  en esta vida y la otra. Si Satanás te susurra y pretende tentarte a obrar el mal, refúgiate en  Allah, porque Él es Omnioyente, Omnisciente” (Fússilat 41:34-36). 

“¡Oh, hijos de Adán! Que Satanás no os seduzca como lo hizo con vuestros  padres Adán y Eva haciendo que saliesen del Paraíso” (al-A’ráf 7:27).

 “Ciertamente Satanás es para vosotros un enemigo, tomadlo pues, como un  enemigo; él seduce a sus seguidores para que se cuenten entre los  moradores del Infierno” (Fátir 35:6).

 “¿Acaso tomáis a él y a sus descendientes como protectores en vez de  tomarme a Mí, a pesar de que son vuestros enemigos? ¡Qué mal está lo que  hacen los inicuos!” (al-Kahf 18:50).

 Satanás juró a nuestro padre Adán que él era sincero, pero mintió, por lo tanto, ¿cómo lo trataremos? Especialmente desde que dijo:

 “¡Juro por Tu poder que les descarriaré a todos, excepto a quienes de Tus siervos hayas protegido!” (Saad 38:82-83).

 Allah dijo (traducción del significado):

 “Cuando recites el Corán refúgiate en Allah del maldito Satanás. Por cierto que él no tiene poder sobre los creyentes que se encomiendan a su Señor. Solamente tiene poder sobre quienes lo toman como protector y por ello asocian copartícipes a Allah” (an-Náhl 16:98-100)”. Fin de la cita del Tafsir Ibn Kázir, 1/14).

 Por lo tanto, vuélvete a Dios, recuérdalo y esfuérzate en adorarlo, para que tu alma sea pura y el amor por Él se fortalezca en tu corazón, y serás aliviada de tu preocupación y pena. Recuerda lo que dijo el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él):

 “No hay nadie afligido por la angustia y la pena, que diga “Allahúmma ínni ‘abduka ibn ‘abdika ibn amátiya naasíyati bi iádika, mada fíya húkmuka, ‘adlun fíya qadá’uk. As'áluka bi kúlli ismin húa laka sammáita bihi náfsaka aw anzáltahu fi kitábika aw ‘allámtahu áhadan min jalqika aw ista’zarta bihi fi ‘ilm il-gháib ‘índaka ‘an tay’al al-Qur’ána rábi’ qalbi wa nur Sauri wa yalá’ húzni wa diva hámmi (Dios nuestro, yo soy Tu servidor, hijo de Tu servidor; mi frente está en Tus manos, Tus órdenes sobre mí son siempre ejecutadas, y Tu decreto sobre mí es justo. Te pido por cada nombre que Te pertenece y por el que Te has llamado a Ti mismo, o revelado en Tu Libro, o que enseñarte a cualquiera de Tu creación, o que Tú has preservado en Tu conocimiento de lo oculto, que conviertas al Corán en la vida de mi corazón y en la luz de mi pecho, y apartes de mí la pena y me liberes de mi ansiedad)”, sin que Dios lo saque de la pena y de la angustia, y se la reemplace con alegría”. Narrado por el Imam Áhmad, 3704; es un reporte auténtico (sahih). Que Dios bendiga a nuestro Profeta Muhámmad.

Shéij Muhámmed Salih al-Munáyyid
Create Comments