6356: Admirarse a uno mismo por hacer buenas obras


En ocasiones una persona se encuentra llena de admiración por sí misma o presumiendo después de hacer una buena obra o un acto de culto, y teme que esto pueda anular lo que ha hecho ¿Cuál es su consejo?

 Alabado sea Allah

 Si una persona siente auto admiración después de hacer algo bueno y teme estar presumiendo, debe precaverse y resistirlo buscando refugio en Dios de eso, diciendo: “Allahúmma ínni a’udubika an úshrika bika wa ana á’lam, wa astagfiruka lima lá á’lam (Dios nuestro, busco refugio en Ti de asociar algo contigo a sabiendas, y busco Tu perdón por aquello de lo que soy inconsciente)”, como fue reportado del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él).

 Esta clase de sentimientos le pasan a todas las personas, pero debes intentar ser sincero con Dios, buscar Su perdón y recordar que no hay fuerza ni poder excepto en Él; si no fuera por la ayuda de Dios, no habrías sido capaz de realizar esta buena obra, por lo tanto elogia a Dios en el comienzo y el final.

 El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo a Mu’ádh ibn Yabbál: “Oh Mu’ádh, por Allah, ciertamente yo te amo, y te aconsejo, Mu’ádh, no olvides al final de cada oración decir: “Allahúmma a’ínni ‘ala dhíkrika wa husni ‘ibádatika (Oh Dios, ayúdame a recordarte, agradecerte y adorarte en la mejor manera)”. Narrado por Áhmad, Abu Dawud, an-Nasá’i, y otros: es un reporte auténtico.

 Que el temor a presumir no precede tus buenas obras, porque este es uno de los trucos de Satanás para debilitar la determinación de la gente y detenerlos de hacer cosas que Dios ama y con las que está complacido.

 Simplemente por sentirte feliz de haber hecho algo bueno, esto no contradice tu sinceridad ni tu fe, porque Allah dijo (traducción del significado):

 “Diles: Contentaos con la gracia que Allah os ha concedido [el Corán] y con Su misericordia, pues esto es mejor que lo que atesoran los incrédulos” (Yunus 10:58), significando que si alcanza la guía, la fe, las buenas obras, y la misericordia de eso lo supera y siente alegría y felicidad como resultado. Por eso Dios nos ha ordenado regocijarnos por tales cosas.

 El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Si tus buenas obras te hacen sentir feliz y tus malos actos te hacen sentir triste, entonces eres un creyente” (Narrado por Áhmad, Ibn Máyah y otros, del reporte de Abu Umámah; es un reporte auténtico.

 De la misma forma, si una persona te elogia por tus buenas obras, entonces esto es una parte de las buenas nuevas del Más Allá, que Dios le da a las personas en este mundo. Le preguntaron al Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “¿Qué piensas si un hombre hace una buena obra y la gente lo elogia por eso?”, y él respondió: “Es una parte de las albricias para el creyente que se le dan en este mundo”. Narrado por Muslim del reporte de Abu Hurairah (que Allah esté complacido con él).

 Por lo tanto, este elogio es un signo de que Dios está complacido con él y lo ama, y por lo tanto lo hace querido para otra gente.

 Le pedimos a Dios que haga rectas nuestras intenciones y buenas obras.

Referencia: Masá’il wa Rasá’il por Muhámmad al-Mahmud an-Naydi, p. 21
Create Comments