6537: Los sueños y su interpretación


He leído un libro de Ibn Sirín sobre la interpretación de los sueños en el Islam. Quisiera más detalles.

Alabado sea Dios

Los sueños lúcidos o verdaderos son parte de la profecía, como dijo el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Los sueños verdaderos son una de las cuarenta y seis partes de la profecía”. Narrado por al-Bujari, 6472; Muslim, 4201. 

“Los sueños marcan el comienzo de la Revelación”. Narrado por al-Bujari, 3; Muslim, 231). 

La veracidad de los sueños está relacionada con la sinceridad del creyente que los sueña. Aquellos que tienen los sueños más verdaderos, son los creyentes más veraces en su discurso (Muslim, 4200). 

El Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) también dijo: “Hacia el final de los tiempos, difícilmente algún sueño que tenga el creyente será falso. La profecía y su sabiduría estará tan lejos en el tiempo, que Dios compensará esto a los honrados a través de los sueños, dándoles buenas noticias y mostrándoles a través de ellos el camino de la paciencia y la firmeza”. Narrado por al-Bujari, 6499; Muslim, 4200). 

Lo mismo puede decirse de los milagros que hubo después de la época de los compañeros del Profeta (que Dios esté complacido con ellos). Estas cosas no sucedieron durante su época porque ellos no lo necesitaban, habían conocido al Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y tenían una fe fuerte, pero las generaciones posteriores atravesaron muchas dudas con respecto a la fe, y necesitaron estas experiencias. 

En la ley islámica los sueños están clasificados en tres categorías: 

-          ‘Rahmáni’, son los sueños verdaderos o sueños lúcidos, que son inspirados por Dios.

-          ‘Nafsáni’, son los sueños de origen psicológico, inspirados por las preocupaciones y deseos de la vida mundana y cotidiana.

-          ‘Shaitani’, son las pesadillas, los sueños que se caracterizan por situaciones de angustia, pánico, desesperación, opresión, etc. Estos sueños son causados por Satanás. 

Los sueños de los profetas son parte de la Revelación a ellos, porque ellos están protegidos de Satanás. Los sabios del Islam han estado de acuerdo en esto. Así fue que Ibrahím salió de su casa para cumplir con la orden de Dios de sacrificar a Ismael, cuando vio eso en un sueño, que Dios esté complacido con ambos. 

Pero los sueños de la gente en general deben ser examinados en su contenido a la luz de la Revelación (El Corán y la Tradición Profética). Si están de acuerdo con el Mensaje de Dios, entonces provienen de Dios y pueden ser considerados como sueños lúcidos; y si no lo están, probablemente no provengan de Dios. Este es un asunto serio para la fe del musulmán, porque muchos musulmanes desviados han innovado en sus prácticas religiosas por malas interpretaciones de sueños. 

Quien busque que sus sueños sean verdaderos debe hablar claro y con sinceridad, comer alimentos lícitos, apegarse a las órdenes de Dios, y evitar todo lo que Dios ha prohibido. También ayuda dormir en estado de pureza ritual y en dirección a La Meca, y rememorar a Dios hasta que se duerma. Si hace esto, es más probable que sus sueños sean veraces. 

Los sueños más veraces son aquellos experimentados justo antes de la aurora, porque este es el momento en que Dios desciende con Su misericordia y perdón. También es el momento de menor actividad de los demonios, a diferencia de la primera oscuridad justo después del ocaso. Ver: Madárich as-Saalikín, 1/50-52. 

Al-Háfiz ibn Háyar dijo: 

Todos los sueños son de dos tipos: los sueños verdaderos, son aquellos que tuvieron los profetas y la gente recta y piadosa que los siguió. También pueden ser experimentados por la gente en general, pero menos frecuentemente, como el sueño del rey incrédulo que fue interpretado por el Profeta José (la paz sea con él). Los sueños verdaderos son aquellos que se vuelven realidad en la vida real. 

Los sueños ilusorios o de dudoso origen, que son la advertencia de algo. Estos son de diferentes tipos: 

- Las burlas y tretas que Satanás juega a la persona angustiada, como una persona que sueña que le cortan la cabeza y corre buscándola, o se ve a sí mismo cayendo en una situación de crisis sin nadie que pueda ayudarlo, etc. 

- Cuando ve a un ángel diciéndole que haga cosas prohibidas, u otras cosas sin sentido. 

- Cuando ve que le sucede algo en la vida real, o desea que le sucediera, y lo ve de forma muy realista; o ve lo que usualmente le sucede cuando está despierto, o lo que refleja su estado de ánimo. Estos sueños usualmente versan sobre el presente o el futuro, raramente sobre el pasado”. Ver Fáth al-Bari, 12/352-354. 

Abu Sa’íd al-Judri (que Dios esté complacido con él) dijo: “El Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Si cualquiera de ustedes ve en un sueño algo agradable, sepa que proviene de Dios, por lo tanto que alabe y dé gracias a Dios y se lo cuente a la gente. Y si ve algo desagradable en un sueño, sepa que proviene de Satanás, por lo tanto que busque refugio en Dios de Satanás el maldito y no se lo mencione a la gente, y de esa forma lo que vio en el sueño no lo perjudicará”. Narrado por al-Bujari, 6584, y Muslim, 5862. 

Abu Qutádah dijo: “El Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Si cualquiera de ustedes ve en un sueño algo agradable, sepa que proviene de Dios, por lo tanto que alabe y dé gracias a Dios y se lo cuente a la gente. Y si ve algo desagradable en un sueño, sepa que proviene de Satanás, que escupa tres veces sobre su hombro izquierdo y busque refugio en Dios de Satanás el maldito y no se lo mencione a la gente, y de esa forma lo que vio en el sueño no lo perjudicará”. Narrado por al-Bujari, 6594; Muslim, 5862. El ‘escupir’ se refiere aquí a escupir en seco, sin saliva.

Se reportó de Yábir (que Dios esté complacido con él) que el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Si alguno de ustedes ve algo desagradable en un sueño, que escupa tres veces sobre su hombro izquierdo, busque refugio en Dios de Satanás el maldito tres veces, y que cambie de posición al dormir”. Narrado por Muslim, 5864. 

Ibn Háyar dijo: “En resumen, en lo que se ha mencionado acerca de los sueños verdaderos o sueños lúcidos podemos ver tres cosas: 

- El musulmán debe sentirse feliz por ellos y saber que son un favor de Dios.

- Debe alabar a Dios por ellos y agradecerlos.

- Debe relatárselos a sus seres queridos, a diferencia de las pesadillas, que debe olvidarlas y no mencionarlas. 

Y sobre las pesadillas o malos sueños, podemos decir cuatro cosas: 

- Debemos buscar refugio en Dios de ellas.

- Debemos buscar refugio en Dios de Satanás.

- Debemos escupir tres veces en seco sobre el hombro izquierdo cuando nos despertemos.

- No debemos mencionárselas a nadie. 

En Sahih al-Bujari, capítulo Al-Qáid fi al-Manam, se narró un quinto punto de Abu Hurairah, que es rezar. La redacción del reporte es: “Quien vea algo feo en un sueño, no se lo debe contar a nadie. Que se levante y rece”. Esto fue reportado como Mawsul por el Imam Muslim en su obra Sahih. 

Muslim agregó una sexta cosa, que es darse vuelta o cambiar la posición en la que uno estaba durmiendo. 

En conclusión, son seis las recomendaciones que figuran en la ley islámica para evitar las pesadillas, las cuatro que mencionamos arriba más estas dos”. Fáth al-Bari, 12/370. 

De acuerdo a un reporte narrado por Abu Razín y compilado por At-Tirmidi, el musulmán no debe relatarle a nadie sus pesadillas excepto a los amigos muy cercanos a los que ama y en quienes confía, o a alguien sabio que pueda darle consejo. De acuerdo a otro reporte, no debe relatar una pesadilla excepto a los eruditos que puedan darle consejo sincero. 

Al-Qadí Abu Bákr ibn al-‘Arabi dijo: “Sobre los eruditos, deben interpretarlo tan bien como puedan, y quien pueda darle consejo sincero le enseñará algo que le será de beneficio y lo ayudará. El erudito sabio sabrá cómo interpretarlo y le dará un consejo que lo ayude, o de otra forma se abstendrá de darle una opinión. El ser querido, si sabe algo bueno que le pueda ayudar, se lo dirán, y si no sabe o tiene dudas, no hablará en falso”. Ver Fáth al-Bari, 12/369. 

El Imam al-Bagawi dijo:

“Conocer la interpretación de los sueños caería en varias categorías. Los sueños pueden ser interpretados a la luz del Corán y la Tradición Profética, o por medio de los proverbios de la sabiduría popular, o a través de metáforas, o en términos opuestos”. Shárh Sunnah, 12/220. 

Él dio ejemplos de esto, como por ejemplo: 

Expresiones figurativas en El Corán, como una cuerda simbolizando un convenio, cuando Dios dijo (traducción del significado): 

Aferraos todos a la cuerda de Dios y no os dividáis” (Ali ‘Imrán, 3:103) 

O por ejemplo, un cuervo representando a un pecador inmoral, cuando el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) los comparó de ese modo. 

O por ejemplo, expresiones figurativas contenidas en proverbios, por ejemplo un pozo simbolizando un complot, cuando la gente dice: “Quien cava un pozo termina cayendo en él”. 

O por medio de nombres, como un hombre llamado Ráshid (guiado), simbolizando la sabiduría. 

O por medio de opuestos, como el temor conduciendo a la seguridad, cuando Dios dijo (traducción del significado): 

Dios prometió hacer prevalecer en la Tierra a quienes crean de vosotros y obren correctamente, como lo hizo con quienes os precedieron. [A éstos también] Les concederá el poder necesario para que puedan practicar la religión que Allah ha dispuesto para ellos [el Islam] y tornará su temor en seguridad” (An-Nur, 24:55). 

Con respecto al libro “Interpretación de los sueños”, atribuido al erudito Ibn Sirín, muchos investigadores dudan que pueda ser atribuido a él en absoluto, por lo tanto no podemos estar seguros de que ese libro fue escrito por este prominente erudito.

Shéij Muhámmed Salih al-Munáyyid
Create Comments