Mon 21 Jm2 1435 - 21 April 2014
72198

Habló con un hombre en Internet y está arrepentida

Por favor ayúdeme, ¡es urgente! (Quiera Dios que usted lo vea).
Necesito su consejo, me convertí al Islam hace cuatro años y me casé hace tres años. No vivo con mi marido porque nuestro matrimonio es secreto, y sus padres no saben de mí. De cualquier forma, el punto es que no veo a mi marido tan a menudo como quisiera, como resultado me quedé sola, y en mi estupidez, egoísmo e impaciencia ¡comencé a hablar con hombres en Internet! (Que Dios me perdone). Hablé con algunos de ellos, les dije que no estaba casada, y a algunos les dije que estaba divorciada o que me estaba por divorciar. ¡¡A uno le di una foto mía de hace unos años, sin mi hiyab, con mi cabello, mi cuello y mis brazos descubiertos!! Esto sucedió durante todos estos meses anteriores, me he arrepentido por mis crímenes, y he llorado por el temor al tormento de la tumba y al Día del Juicio. Temo mucho a Dios y he cortado todo lazo con estas personas, ya no hablo con ningún hombre en Internet, y sé cómo Satanás tienta al ser humano. Estoy verdaderamente avergonzada de lo que he hecho, me siento tan culpable. Amo a mi esposo, y él le contará de mí a su familia muy pronto, si Dios quiere. Pero no quiero herirlo ni avergonzarlo llamándolo para contarle lo que he hecho, porque no quiero perderlo. ¿Debo contarle lo que he hecho? ¿Y qué hay acerca de la foto? Odio lo que he hecho, pero ¿qué si el muchacho todavía la conserva? ¿Iré al infierno? Y sobre lo que le dije a la gente de que estaba divorciada o de que me estaba divorciando, ¿es válido todavía mi matrimonio? Yo sé que he arruinado mi vida, por favor ayúdeme, Dios conoce mis intenciones. No quiero lastimar a nadie ni hacer mal a la vista de Dios. Quiero hacer lo mejor para todos, quiero cubrirme, yo quiero hacerlo. Por favor ayúdeme, porque estoy sufriendo mucho dolor.

 Alabado sea Allah.

 En primer lugar, alabamos a Dios, Quien te ha guiado al Islam. Dios te ha elegido para ser una de las seguidoras de este gran mensaje, el cual es uno de los grandes medios de alcanzar el bienestar y la felicidad en esta vida y en el Más Allá. Debes recordar siempre esta gran bendición, de la que muchas personas están privadas, y expresar tu gratitud a Dios tanto internamente como exteriormente.

En segundo lugar, alabamos a Dios Quien te ha bendecido con un esposo musulmán, aún cuando nosotros desearíamos para este matrimonio que él no estuviera tan lejos de ti, y que su familia supiera acerca de ti. El hecho de que tu esposo haya ocultado este matrimonio a su familia y los haya mantenido apartados de ti, tiene una influencia crucial en lo que te está sucediendo. Debes apresurarte a corregir este asunto, pidiéndole que haga público y conocido tu matrimonio y que se apresure a decirle a su familia; él también debe permanecer a tu lado para ayudarte a obedecer a Dios, glorificado y exaltado sea. Él debería tener temor de Dios por lo que hace contigo y no exponerte a las tentaciones. Debe poner atención a esta responsabilidad, porque está sobre sus hombros.

 En tercer lugar, alabamos a Dios Quien te ha permitido arrepentirte y volver a Él antes de que te vieras envuelta en un pecado o hicieras algo peor que eso. Satanás hace atractivos los pecados a quien los comete, pero si recuerdas el castigo por cometerlo y la recompensa que Dios tiene reservada para ti por abstenerte, y recuerdas lo que Dios ha preparado en el Más Allá para aquellos que le obedecen, te darás cuenta que lo que está en manos de Dios es mejor y más duradero, no importa cuánto placer una persona pueda obtener del pecado; esto terminará en angustia y dificultades en este mundo y con el castigo en el Más Allá. Por lo tanto, continúa arrepintiéndote y lamentando lo que has hecho, saca una lección de ello y toma la decisión de no volver a hacerlo nunca más. Haz muchos actos de culto voluntarios para compensar tus faltas y acercarte a Dios ganando más recompensas.

En cuarto lugar, es esencial que cierres la puerta a las tentaciones que te conducen al pecado. A lo que nos referimos es al chat. Debes mantenerte alejada de esas conversaciones pecaminosas con hombres completamente. No es permisible para ti ingresar en esas salas de chat, ni escribirte con ellos, ni hablar con ellos. Si tienes a sus contactos agregados en el Messenger, entonces debes apresurarte a borrar sus contactos.

 Si temes que ingresar a Internet te conducirá a hablar con ellos, entonces debes mantenerte alejada del Internet completamente, y contentarte con los audios en CD sobre temas útiles, leyendo libros, y buscando hermanas y amigas rectas y piadosas que te guiarán hacia el bien y te mantendrán apartada del mal.

 Otro requisito para el arrepentimiento sincero es que debe estar acompañado por el remordimiento y tomando la decisión de no volver al pecado; debes también mantenerte alejada de otros sitios web prohibidos que puedan tentarte o que puedan promocionar la holgazanería y la inmoralidad.

 Si dedicas tu tiempo a escuchar material útil en Audios, leyendo libros o artículos en sitios web islámicos que sean conocidos por seguir las creencias correctas y el camino recto, esto será suficiente para ti mientras vivas. ¿Cómo podrías desperdiciar tu vida en cosas que no son beneficiosas, cuando tienes ante ti un tesoro de buenos libros, artículos y audios? Eso será evidencia contra ti en el Día del Juicio si te descuidas. No tienes el derecho de pensar “Estoy sola, y no sé en qué gastar mi tiempo”, cuando tienes frente a ti un jardín lleno de flores fragantes. Dedícalo a esto y esfuérzate por obtener el bien para ti misma. Recuerda que la vida es corta y que si una persona fuera a gastarla toda en el culto, todavía se reuniría con Dios sin haberlo adorado lo suficiente. Por lo tanto, ¿qué decir si uno desperdicia su tiempo en la holgazanería y el pecado?

 Quinto, usualmente cuando muchos hombres establecen una relación con una mujer, están con ella hasta que obtienen de ella lo que quieren, y luego se van con otra más. Esto es de lo que Dios te ha salvado, y es una bendición que no puede ser descripta en términos de riqueza mundana. Deberías estar siempre agradecida con Dios por eso.

 Algunos hombres dejan a una mujer por otras si sienten que no tienen esperanzas de llevar a cabo sus fines con ella, o si se interrumpe la comunicación entre ellos. Muchos de ellos pueden pensar que las conversaciones que tuvieron lugar no fueron con una mujer, y que la fotografía no era de la persona con la que estaban hablando, sino de una revista o del Internet. Si tú has cortado todo contacto con ellos, y esto es lo que Dios te ha permitido hacer, entonces cualquiera de estas cosas es posible. No hay necesidad alguna de que te preocupes por esa fotografía ni que intentes recuperarla, si es que les has dicho que te regresen la fotografía, porque eso podrían usarlo para extorsionarte, como les ha sucedido a muchas mujeres. Por lo tanto olvida el asunto completamente y confía tu destino a Dios, glorificado y exaltado sea, porque Él es Quien cubre las faltas de aquellos a quienes ama, como el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo. Él es Quien te ha guiado al Islam y al arrepentimiento, y Él es quien te ha salvado. Por lo tanto, no caigas presa de estos lobos. Dios es Quien te cubrirá y protegerá y Quien te facilitará las cosas por Su voluntad, glorificado y exaltado sea. El Internet, lamentablemente, está llena de fotografías de mujeres además de la tuya, y ninguno de ellos estará interesado justo en tu fotografía cuando hay miles de ellas frente a ellos.

 En sexto lugar, ten cuidado de decirle a tu esposo lo que ha sucedido, por el contrario, debes reservarlo al conocimiento de Dios. Si se lo dices, esto puede traerte malas consecuencias. Por lo tanto, deja este asunto entre tú y Dios, y arrepiéntete ante Él solamente, glorificado y exaltado sea. Pídele que te perdone y realiza muchas obras rectas; esfuérzate por exhortar a tu esposo de que le diga a su familia acerca de tu matrimonio contigo, y pídele que pase más tiempo contigo, para que pueda ayudarte a obedecer a Dios. No le reveles ningún secreto acerca de lo que ha sucedido, porque no hay ningún beneficio en que se lo digas, por el contrario esto sólo provocará un escándalo.

 En sétimo lugar, que le digas a la gente que estás divorciada o por divorciarte, no tiene ningún efecto en la validez de tu matrimonio. Por lo tanto, descansa tranquila y no te preocupes. Estas palabras pueden tener otras consecuencias si son pronunciadas por el esposo, pero si es la esposa quien lo dice, no tiene ningún efecto sobre el contrato matrimonial. Por lo tanto, no te preocupes acerca de este asunto. No hay ninguna legislación particular acerca de lo que has dicho, aparte de que debes arrepentirte y buscar el perdón de Dios por decir algo que no es cierto.

 Octavo, tú no has arruinado tu vida en absoluto, por el contrario, la has reformado en primer lugar convirtiéndote al Islam, y luego arrepintiéndote de este pecado. Recuerda que Dios es El Perdonador, El Misericordioso, y que Él acepta el arrepentimiento de Sus servidores y reemplaza las malas obras de aquellos que son sinceros en su arrepentimiento, por buenas obras. Él puede permitirte arrepentirte sinceramente para que puedas ser aún mejor que antes, y más firme después de tu retorno a Él. Por lo tanto no permitas que la desesperación entre en tu corazón. Nuestro Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Todos los hijos de Adán pecan, y los mejores de ellos son los que se arrepienten”. Tú eres una de las hijas de Adán, y tú has pecado, por lo tanto sé una de las mejores de ellas, es decir, de las que se arrepienten. Esperamos que Dios te haya permitido arrepentirte sinceramente y que acepte tu arrepentimiento.

 Recuerda que Dios reemplaza las malas obras por buenas si tú haces eso. Escucha lo que nuestro Señor, glorificado y exaltado sea, dijo (traducción del significado):

 “Aquellos que no invocan a nada ni a nadie junto con Allah, no matan a nadie que Allah haya prohibido matar salvo con justo derecho, y no cometen fornicación ni adulterio. Y sabed que quienes cometan esto recibirán un terrible castigo.

 El Día de la Resurrección se les atormentará incesantemente, y permanecerán en el castigo despreciados,

 Salvo quienes se arrepientan, crean, y obren correctamente. A éstos, Allah les perdonará sus pecados y en su lugar les registrará buenas obras; y Allah es Absolvedor, Misericordioso” (al-Furqán 25:68-70).

 En conclusión, continúa arrepintiéndote y aléjate de aquellas cosas que pueden conducirte a la tentación. Esfuérzate en realizar actos de culto y obediencia, y busca amistades piadosas. No le digas a tu esposo lo que ha sucedido, más bien pon tu confianza en Dios, que Él te cubrirá si eres sincera en tu arrepentimiento.

 Esperamos haber respondido todas tus preguntas y que encuentres este sitio web beneficioso y útil, si Dios quiere. Esperamos oír alguna vez que tu situación ha cambiado para bien y que tu esposo le ha informado a su familia acerca de su matrimonio contigo. Le pedimos a Dios que te bendiga con el conocimiento beneficioso, con buenas obras y una descendencia recta.

 Y Allah es la Fuente de toda fuerza.

Islam Q&A
Create Comments