Thu 24 Jm2 1435 - 24 April 2014
89791

¿Qué tan firme es el hadiz que dice: “Den al adúltero las nuevas sobre la pobreza”?

¿Qué tan firme es el hadiz que dice: “Den al adúltero las nuevas sobre la pobreza, aunque sea después de un tiempo”? Si es un hadiz sahih, ¿me lo pueden explicar?

Alabado sea Allah. 

En primer lugar: 

El hadiz con las palabras que ha mencionado no tiene fundamento, ya que no fue narrado por ningún experto en hadices y no se encuentra en ninguno de los libros confiables de la Sunnah.

Al-‘Ajluni dice en Kashf al-Jafa’ (1/286): 

“Den al asesino las nuevas sobre la muerte”. En al-Maqaasid dice: No lo conozco, y tampoco es un hadiz sahih aquel al que las personas le agregan la última frase: “Den al asesino las nuevas sobre la muerte, aunque sea después de un tiempo”, aunque la realidad lo atestigüe. Fin de cita.

Ahmad al-‘Aamiri dijo en al-Yadd al-Haziz (73) que éste no es un hadiz. Fin de cita. 

En al-Nujbah al-Bahiyyah fi Bayaan al-Ahaadiz al-Makdhubah ‘ala Jayr al-Bariyyah, de Muhammad al-Amir al-Kabir al-Maaliki (d. 1228 AH) (p. 43) dice: No es conocido. Fin de cita. 

Existen otros hadices que señalan el mismo significado, pero ellos tampoco son sahih, como el hadiz de Ibn ‘Umar (que Allah esté complacido con él), según el cual el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo: “La zina lleva a la pobreza”.

Ésto fue narrado por Abu Haatim, como lo dice en al-‘Ilal (1/410-411), y en al-Qadaa’i in Musnad al-Shihaab (1/73), Ibn ‘Adiyy in al-Kaamil (6/432) y  al-Bayhaqi en Shu’ab al-Imaan (4/363) via al-Maadi ibn Muhammad de Layz ibn Abi Sulaym, de Muyaahid, de Ibn ‘Umar. 

Abu Haatim dijo, después de narrar el hadiz: Éste es un hadiz falso (baatil). No conozco a Maadi. Fin de cita. 

Fue mencionado por Ibn Hibbaan en al-Mayruhin (2/237) entre los hadices munkar de Layz ibn Abi Sulaym.

Ibn ‘Adiyy dijo en al-Kaamil (8/183): Ésto no es conocido. Al-Dhahabi dijo en al-Mizaan (3/423): Ésto es munkar. Al-Albaani dijo en al-Silsilah al-Da’ifah (140): Ésto es baatil. 

Vea en al-Silsilah al-Da’ifah (1/270-274) otros hadices que describen los males y las consecuencias negativas de la zina, todos ellos son mawdu’ (fabricados) o munkar. 

En segundo lugar:

Es sabido que los pecados sólo traen males y calamidades, y Allah dice (interpretación del significado):

“Se puede ver la devastación en la Tierra y en el mar como consecuencia de las acciones de los hombres. Esto es para que padezcan [el resultado de] lo que han hecho, y puedan recapacitar.”

[al-Rum 30:41] 

“Y si os aflige una desgracia, ello es la consecuencia de [los pecados] que cometisteis; y Alá os perdona muchas faltas [por Su gracia].”

[al-Shura 42:30] 

Debido a los pecados la persona es privada de provisiones y bondades, y debido a ellos la tierra es privada de la lluvia, incluso por los pecados menores, ¿entonces qué creen que sucede con los pecados graves?

Se narró que ‘Abd-Allaah ibn ‘Umar (que Allah esté complacido con él) dijo: El Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) se dirigió a nosotros y dijo: “O Muhaayirin, hay cinco cosas con las que se te evaluará, me refugio en Allah para que no vivas para verlas: La inmoralidad nunca aparece entre la gente a tal punto que ellos lo hacen abiertamente, pero las plagas y las enfermedades que o fueron conocidas por los antecesores se esparcirán entre ellos. Ellos no engañan en los pesos y las medidas, sin ser sacudidos por la hambruna, la calamidad grave, y la opresión de sus gobernantes. Ellos no retienen el zakat de sus riquezas, sin que la lluvia sea retenida en el cielo y si no fuese por los animales no caería lluvia sobre ellos. Ellos no rompen su pacto con Allah y Su Mensajero, sin que Allah permita que sus enemigos los dominen y tomen algo de lo que poseen. A menos que sus líderes gobiernen según el Libro de Allah y sigan la guía de Allah, Allah causará peleas entre ellos”.Narrado de Ibn Mayaah (4019) y clasificado como hasan por al-Albaani. 

Entonces, no es poco probable que  Allah aflija al fronicador con la pobreza, como castigo por su pecado, ya que él disfrutó del placer de una manera que no estaba permitida, entonces Allah lo castiga privándolo de la riqueza y la independencia de medios, y envía la pobreza y las dificultades sobre él, como un castigo que corresponde a su crimen.

Ibn Hibbaan narró en al-Ziqaat (7/574) vía Mak-hul al-Shaami que Ibn ‘Umar le dijo: O Mak-hul, ten cuidado con el adulterio, porque conduce a la pobreza.

Y se narró que Asma’ (que Allah esté complacido con ella) dijo: Vi a Zayd ibn ‘Amr como un hombre viejo, inclinándose hacia la Ka’bah y diciendo: Desgracia para ti, Oh Quraysh, ten cuidado con la zina, porque conduce a la pobreza.

Ésto fue narrado por Abu Na’im en Ma’rifat al-Sahaabah (8/120 2) y por Ibn ‘Asaakir en Tarij Dimashq (19/512-513). También fue citado por Ibn Kazir en al-Bidaayah wa’l-Nihaayah (2/241). 

Al-Munaawi dijo en Fayd al-Qadir (4/72): 

 “La zina conduce a la pobreza” significa que ésto es inevitable, porque la riqueza (o la independencia de medios) proviene de la generosidad de Allah, y Su generosidad es concedida a los que están satisfechos con Allah y con lo que Allah les otorga. Allah ha hecho libres a sus siervos de la necesidad de cometer zina a través de lo que permitió con el matrimonio por Su generosidad. Entonces, el que prefiere la zina en lugar de aquello, prefiere seguir al maldito shaytan en lugar de estar satisfecho con la generosidad de Allah, y si se pierde esa generosidad, entonces se pierde la independencia de medios y llegan las dificultades. Entonces, la zina conduce a la pérdida de las bendiciones. Si se pone a prueba a una persona con la zina, y ella no renuncia y regresa (al camino correcto), que se despida de las bendiciones de Allah, porque son como un huésped que se marcha pronto.

“[Éstas son las consecuencias de sus acciones, pues] Allah no quita a ningún pueblo las gracias con las que lo ha favorecido, a menos que éstos se perviertan [y se alejen de la Verdad]. Por cierto que Allah todo lo oye, todo lo sabe”

[al-Anfaal 8:53] 

En Sharh al-Shihaab dice: Existe pobreza de dos tipos: la pobreza de la mano y la pobreza del corazón. El pecado de la zina quita y borra la bendición de la riqueza, porque es ingratitud hacia las bendiciones y se hace para desobedecer a Quien concede bendiciones, entonces ésto las quita. Luego la persona es evaluada con la pobreza de corazón debido a la debilidad de su fe, entonces su corazón comienza a buscar lo que no tiene y no se le concede paciencia para soportarlo, y éste es un castigo continuo. Fin de cita.

Ibn al-Qayyim dijo en Rawdat al-Muhibbin (360): 

La zina incluye todo tipo de males: falta de compromiso religioso, pérdida de piedad, corrupción de la caballerosidad, falta de celos protectores. No encontrará a ningún zaani piadoso, o que cumpla con los tratos, o que tenga un discurso sincero, o que mantenga los lazos de amistad, o que tenga celos protectores apropiados hacia su familia.

La traición, la mentira, el engaño, la falta de modestia, la falta de conciencia de que Allah está observando, la falla al evitar las indulgencias frente al haram, y la pérdida de los celos protectores son consecuencias de la zina.

Otra consecuencia de la zina es la ira del Señor ya que se transgreden Sus límites sagrados, y se viola la santidad de la familia. Si un hombre le hiciera ésto a algún rey, él lo castigaría de la peor manera.

Otra consecuencia es la oscuridad del rostro, la depresión y el odio hacia uno mismo, que son obvios para el que observa.

Otra consecuencia es la oscuridad del corazón y la extinción de su luz, que conduce a la extinción de la luz en el rostro y su oscuridad.

Otra consecuencia es la pobreza inevitable. Según un informe, Allah dice: “Yo soy Allah, Quien destruye a los tiranos, y empobrece a los adúlteros”. 

Otra consecuencia es la falta de respeto por quien la comete, por eso se vuelve insignificante ante Allah y ante Sus siervos.

Otra consecuencia es que la persona pierde las mejores cualidades, como la castidad, la honradez y el buen carácter, y adquiere lo opuesto, entonces se lo conoce como una persona inmoral, de malas acciones, adúltero y engañador.

Otra consecuencia es que ya no se lo considera creyente, como se narró en al-Sahihayn que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo: “El adúltero cuando comete adulterio no es un creyente”. Entonces pierde la fe en sentido general, aunque no la pierde del todo. Se le preguntó a Ya’far ibn Muhammad sobre este hadiz y él dibujó un círculo en el suelo y dijo: Éste es el círculo de la fe. Luego dibujó otro círculo fuera del anterior y dijo: Este es el círculo del Islam. Cuando una persona comete zina sale del primer círculo, pero no del segundo.

Sólo porque un hombre tiene una porción de fe ésto no significa que pueda ser llamado creyente, así como el hombre que tiene una porción de conocimiento y fiqh no puede ser llamado un experto o faqih, o si tiene una porción de coraje o generosidad no puede ser llamado valiente o generoso. Del mismo modo, puede tener una porción de piedad pero no ser llamado piadoso, etc. La opinión correcta es considerar este hadiz como aparece y no interpretarlo de otro modo. Y Allah sabe mejor.

Otra consecuencia es que él se arriesga a ser uno de los habitantes del horno en el que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) vio a los adúlteros y adúlteras.

Otra consecuencia es que él deja de ser tayyib (bueno), como lo describió Allah a los que cometen zina, como Allah dice (interpretación del significado): “Las perversas sólo son para los hombres perversos iguales que ellas, y los hombres perversos no estarán sino con mujeres perversas iguales que ellos. En cambio, las buenas mujeres tendrán a su lado hombres buenos iguales que ellas, y los hombres buenos sólo tendrán a su lado mujeres buenas iguales que ellos. Estas buenas personas son inocentes de cuanto les acusan, sus faltas les serán perdonadas y tendrán una generosa recompensa [en el Paraíso].” [al-Nur 24:26]. 

Allah ha prohibido el paraíso para todos aquellos que son jabiz (malos); más bien él lo ha hecho un lugar para el bien, y sólo la gente buena puede entrar allí. Allah dice (interpretación del significado):

“Cuando los ángeles tomen las almas de los piadosos, les dirán: ¡La paz sea sobre vosotros! Ingresad al Paraíso por cuanto habéis obrado.”

[al-Nahl 16:32] 

“Pero quienes hayan temido a su Señor, serán conducidos al Paraíso en tropeles, y cuando lleguen a él, serán abiertas sus puertas y sus [ángeles] guardianes les dirán: Vosotros estáis a salvo [de todo pesar y castigo], pues fuisteis correctos [en la vida mundanal]. Ingresad en él, pues allí viviréis eternamente.”

[al-Zumar 39:73] 

Ellos sólo merecen el saludo de los ángeles y la admisión en el Paraíso por su bondad, pero la zina es una de las acciones más pecaminosas, y Allah ha hecho del Infierno el lugar para el mal y la gente mala. Cuando llegue el Día de la Resurrección, él separará el mal del bien, y colocará al mal en el mismo lugar, y arrojará a esas personas al Infierno. Ninguna persona buena entrará al Infierno, y ninguna persona mala accederá al Paraíso.

Otra consecuencia es el sentimiento de alienación que Allah deposita en el corazón del zaani, y es similar a la alienación que aparece en su rostro. La persona casta tiene dulzura en su rostro y calma en su corazón, y quien se siente con ella se sentirá a gusto. Pero el zaani tiene alienación en su rostro y el que se siente con él se sentirá incómodo.

Otra consecuencia es la falta de respeto de su familia, compañeros y demás. Él es la cosa más insignificante ante sus ojos, lo contrario sucede con el hombre casto, que es respetado y querido.

Otra consecuencia es que la gente lo considera un traidor, y nadie confiará en él con respecto a sus mujeres e hijos.

Otra consecuencia es el olor que emana y es olfateado por aquellos que tienen un corazón firme; éste emana de su boca y su cuerpo.

Otra consecuencia es la ansiedad, porque los adúlteros encuentran lo opuesto a lo que buscan. El que busca placer y las buenas cosas de la vida haciendo lo que Allah ha prohibido será castigado con lo opuesto, porque lo que es de Allah sólo puede obtenerse obedeciendo a Allah. Allah nunca hizo que la desobediencia hacia Él sea un medio para alcanzar el bien. Si quien hace el mal entendiera el placer, la felicidad, y la buena vida que se encuentra en la castidad, pensaría que lo que se perdió de placer es muchas veces mayor que lo que obtuvo, sin mencionar el logro final que es obtener la recompensa y el honor de Allah.

Otra consecuencia es que él se expone a perder el placer de al-hur al-‘iyn en la encantadora morada del Paraíso de ‘Adn (Jardín del Edén). Hemos mencionado anteriormente que Allah castigará a quien viste de seda en este mundo privándolo de ropa el Día de la Resurrección, y Él castigará a quien beba vino en este mundo privándolo de éste en el Día de la Resurrección. Del mismo modo, en el caso de los que buscan formas de placer haram en este mundo, por todo lo que obtenga en este mundo, si estaba disponible de manera permitida, su parte en el Día de la Resurrección será reducida, y todo lo que haya obtenido de manera haram será reducido en el Día de la Resurrección.

Otra consecuencia es que la zina conduce a la ruptura de los lazos familiares, a la desobediencia sobre los padres, a las ganancias haram, al engaño de las personas y la pérdida de la propia familia y esposa, y puede conducir al derrame de sangre que no está permitido que sea derramada, o a la búsqueda de ayuda por medio de la brujería, conscientemente o no. Éste pecado sólo puede cometerse si se acompaña con otros pecados, anteriores o paralelos, y genera otros pecados que vienen después de éste. Está rodeado de una legión de pecados, y es la acción que trae el mayor de los males en este mundo y en el Más Allá y evita el mayor de los bienes en este mundo y en el Más Allá. Una vez que la persona cae en la trampa de este pecado, no hay consejo que lo beneficie y nadie puede salvarlo de este pecado, y las bendiciones de Allah pronto se alejarán de él. Cualquiera que cometa este pecado, debe despedirse de las bendiciones de Allah.

Allah dice:

“[Éstas son las consecuencias de sus acciones, pues] Allah no quita a ningún pueblo las gracias con las que lo ha favorecido, a menos que éstos se perviertan [y se alejen de la Verdad]. Por cierto que Allah todo lo oye, todo lo sabe.”

[al-Anfaal 8:53] 

“Pero si Allah decreta el mal para un pueblo, no existe nada que lo pueda impedir, y no tendrán fuera de Él protector alguno.”

[al-Ra’d 13:11] 

Fin de cita.

Y Allah sabe mejor.

Islam Q&A
Create Comments