Sun 20 Jm2 1435 - 20 April 2014
96323

La ‘aqidah del Sheik al-Islam Ibn Taymiyah, el reconocimiento de los sabios para con él y la actitud de Ibn Hayar hacia él

Tenga a bien responder mi pregunta acerca de la aqidah del Sheik ibn Taymiyah, ya que leí que él se apartó de la aqidah correcta y fue un antropomorfista. También leí que algunos sabios, como ibn Hayar al-asqalani, no mostraron respeto por él. ¿Sería tan amable de aclararme este tema?

Alabado sea Allah. 

En primer lugar:  

El Sheik al-Islam Ahmad ibn ‘Abd al-Halim ibn Taymiyah es considerado como uno de los muyaddid (renovadores y resucitadores) más prominentes del Islam. Nació en el año 661 de hégira y murió en el año 728 de hégira (que Allah tenga piedad de él). Si los esfuerzos de un muyaddid dan frutos en su propia época y generación, los esfuerzos del Sheik al-Islam Ibn Taymiyah comenzaron a dar frutos en su propia época y han continuado haciéndolo hasta los tiempos presentes, influenciando a los sabios y a aquellos que buscan el conocimiento y a grupos Islámicos que pertenecen a Ahl al-Sunnah wa’l-yama’ah. Los sabios todavía toman como referencia sus libros para refutar las opiniones de los enemigos del Islam entre los judíos, los cristianos y las sectas que afirman pertenecer al Islam, como por ejemplo los Rafidis, los Hululis y los Yahmis, y las sectas innovadas como los Ash’aris y los Muryi’is.  

Sus logros en las áreas del fiqh, el hadiz, el tafsir y el suluk (formas de acercarse a Allah) son tan conocidos que resulta innecesario citar ejemplos. Sus libros y sus escritos dan testimonio de esto y no es necesario que ninguno de nosotros lo apruebe; por el contrario, su conocimiento y su fiqh persisten hasta hoy y dan testimonios que nadie puede negar, excepto aquellos que son ignorantes o testarudos.  

En segundo lugar:  

El testimonio de los imames de su propia era y eras posteriores ponen en evidencia, ante cualquier persona justa, la falsedad de las aseveraciones que han sido fabricadas por los enemigos del Islam y los enemigos de la Sunnah en contra de este destacado sabio, además de resaltar su conocimiento, su entendimiento y la fuerza de sus argumentos. Es por esto que debemos conocer las razones por las que las personas de la incredulidad y la innovación lucharon en su contra: lo hicieron porque él echó por tierra sus principios fundamentales “pero Alá destruyó sus edificaciones desde los cimientos y los techos se derrumbaron sobre ellos” (cf. al-Nahl 16:26). Citaremos algunos de los testimonios referentes a la solidez de las creencias del Sheik al-Islam Ibn Taymiyah, su defensa de la Sunnah, y su refutación de las opiniones de aquellos que siguen la innovación y los mitos.  

Estas palabras de alabanza y testimonio a favor de este imam no provenían únicamente de sus estudiantes y seguidores sino que hasta sus opositores testificaban que superaba al resto en términos de conocimiento y entendimiento, además de dar testimonio de su coraje, generosidad y de su esfuerzo por la causa de Allah en defensa del Islam. A continuación incluimos algunas de estas palabras de alabanza y testimonio:  

1 – Imam al-Dhahabi (que Allah tenga piedad de él) dijo, enumerando a sus Sheiks:  

Él es nuestro Sheik, el Sheik del Islam, sin rivales en nuestra época en términos de conocimiento, coraje, inteligencia, iluminación espiritual, generosidad, sinceridad para con la ummah, ordenando lo que es bueno y prohibiendo lo que es maligno, y estudiando el hadiz –puso un gran esfuerzo para buscarlos y escribirlos, y para analizar las diferentes categorías de narradores, llegando así a conclusiones que nadie había alcanzado.  

Se destacó en cometarios Coránicos (tafsir) y profundizó en sus significados más sutiles. Dedujo significados que nadie logró deducir antes de él. También se destacó en el hadiz y su memorización; muy pocas personas han memorizado tantos hadices como lo hizo él. Atribuyó los hadices a las fuentes y narradores correctos, y era capaz de citar fácilmente todo lo necesario para fundamentar sus decisiones con pruebas. Superó a todos en el conocimiento del fiqh, en las opiniones sobre diferentes madhhab, y las fatwas de los Sahabah y los Tabi’in, de modo tal que cuando emitía una fatwa no se regía por la visión de un madhhab sino que fundamentaba su fatwa con aquella opinión que fuera respaldada por las pruebas más contundentes. Se destacó en el conocimiento del idioma árabe, y estudió ciertos temas basándose en la racionalidad y en la razón. Estudió las opiniones de los filósofos, refutó sus argumentos falsos, señaló sus errores y advirtió sobre ellos. Defendió la Sunnah con la evidencia y las pruebas más contundentes. Fue herido por sus opositores en nombre de Allah y perseguido por defender la Sunnah auténtica, hasta que Allah hizo que él se impusiera, causando que los devotos se unieran para amarlo y elogiarlo, neutralizando a sus enemigos y guiando a hombres de otros grupos y sectas a través de él. “Allah hizo que reyes y generales lo siguieran y obedecieran sus órdenes. Él revivió Siria, en realidad el Islam, a través de sus esfuerzos, cuando se encontraban casi vencidos urgió a los gobernantes a resistir el ataque de los tártaros, cuando la gente dudaban de la ayuda de Allah y los corazones de los creyentes se estremecían (cf. al-Ahzaab 33:10-11), y la hipocresía era fuerte”.  

Sus buenas cualidades son muchas, y es demasiado grandioso como para que un hombre como yo hable de su vida. Si tuviera que prestar juramento entre el Rincón Yemení y el Maqam juraría que jamás he visto a nadie como él, y que él jamás ha visto a nadie como él mismo.

Ver: Dhayl Tabaqat al-Hanabilah de Ibn Rayab al-Hanbali (4/390).  

2 – al-Hafid ‘Imad al-Din al-Wasiti (que Allah tenga piedad de él) dijo: 

Por Allah, nunca se ha visto bajo la bóveda de los cielos a nadie como tu Sheik Ibn Taymiyah, en cuanto a conocimiento, acciones virtuosas, actitud, modales, cumplimiento de la Sunnah, generosidad, tolerancia y cumplimiento los deberes para con Allah, cuando Sus límites sagrados eran transgredidos; fue la persona más sincera de todas, el más sólido en sus conocimientos, el más efectivo, el más serio a la hora de defender la verdad, el más generoso, el que seguía a la perfección la Sunnah de Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él). No hemos visto jamás en nuestros tiempos a alguien que demuestre el ejemplo del Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y sus Sunnah, tanto en palabras como en obras, como este hombre; un corazón sólido dará testimonio de que esto es seguir la Sunnah en el verdadero sentido de la palabra.  

Al-‘Uqud al-Durriyyah (p. 311).  

3 – al-Hafid Yalal al-Din al-Suyuti (que Allah tenga piedad de él) dijo:

Ibn Taymiyah, el Sheik, el imam, el ‘allamah (gran sabio), el hafid, el crítico, el faqih, el muytahid, el brillante mufassir, el Sheik del Islam, el líder de los ascetas, el que no tiene rival en nuestros tiempos, Taqiy al-Din Abu’l-Abbas Ahmad al-Mufti Shihab al-Din ‘Abd al-Halim, el hijo del imam y muytahid Sheik al-Islam Mayd al-Din ‘Abd al-Salam ibn ‘Abd-Allah ibn Abi’l-Qasim al-Harani.  

Uno de los personajes más prominentes, nació en Rabi’ al-Awwal en el año 661 de hégira, y aprendió de Ibn Abi’l-Yasar, Ibn ‘Abd al-Da’im, y algunos otros.  

Desarrolló su interés por el hadiz y los narró y seleccionó (hadices sólidos); se destacó en el estudio de las biografías de los narradores, los defectos en los hadices, el fiqh, las ciencias del Islam, ‘ilm al-kalam y en otras áreas.  

Fue un hombre de un vasto conocimiento, uno de los pocos sabios brillantes, asceta y un individuo único. Escribió trescientos libros, y fue puesto prueba y perseguido en muchas ocasiones.  

Murió en la segunda mitad de Dhu’l-Qa’dah en el año 628 de hégira.  

Tabaqat al-Huffad (p. 516, 517).  

Ibn Hayar al-Haytami [uno de los más grandes fuqaha’ Shafi’is, quién murió en el año 974 de hégira y quién es confundido a veces con Ibn Hayar al-‘Asqallani, el autor de Fath al-Bari, quién murió en el año 852 de hégira] criticó duramente a los dos Sheiks del Islam, Ibn Taymiyah y su estudiante Ibn al-Qayyim, y los acusó de describir a Allah en términos físicos, comparándolo a Él con Su creación, y de algunas otras creencias abominables. Sin embargo, su opinión fue refutada por muchos, quienes aclararon la falsedad de sus dichos y probaron que los dos imames eran inocentes de toda creencia que fuese en contra del Corán o de la Sunnah. Uno de los sabios fue:  

4 – al-Mulla ‘Ali Qari (que Allah tenga piedad de él), quien dijo, después de citar las acusaciones de Hayar en su contra y de presentar sus críticas contra la ‘aqidah de los imames:  

Yo digo: Allah los protegió – esto es, a Ibn al-Qayyim y a su Sheik Ibn Taymiyah – de esta acusación aberrante. Los que estudian a Sharh Manazil al-Sa’irin de Nadim al-Bari al-Sheik ‘Abd-Allah al-Ansari, que es el Sheik del Islam de acuerdo a los Sufis, podrán ver, claramente, que ellos se encontraban entre Ahl al-Sunnah wa’l-yama’ah y se encuentran, efectivamente, entre los awliya’ (amigos cercanos de Allah) de esta ummah. Entre las cosas que dijo en el libro mencionado estaba lo siguiente:  

“Estas palabras del Sheik al-Islam hacen resaltar su posición como un sabio destacado de Ahl al-Sunnah, y su categoría entre los demás sabios, y demuestra que es inocente de las acusaciones de sus enemigos Yahmis: que comparó a Allah con Su creación, del modo que habitualmente acusaban a los sabios del hadiz y la Sunnah, de la misma manera que los Rafidis los acusan de ser Nasibis, y los Nasibis los acusan de ser Rafidis, y los Mu’tazilah los acusan de ser antropomorfistas. Este es el legado de los enemigos del Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) que los acusaron a él y a sus compañeros de haber inventado una nueva religión. Y es un legado de su Profeta a los sabios del hadiz y de la Sunnah, que la gente falsa les ponga etiquetas ofensivas.  

Que Allah santifique el alma de al-Shafi’i, quien, al ser acusado de ser un Rafidi, dijo:  

Si ser un Rafidi significa amar a la familia de Muhammad, entonces que la humanidad de testimonio de que soy un Rafidi.  

Que Allah esté complacido con nuestro Sheik Abu’l-‘Abbas ibn Taymiyah cuando dijo:  

Si ser un Nasibi significa amar la familia de Muhammad, entonces que la humanidad de testimonio de que soy un Nasibi.  

Que Allah perdone al tercero – Ibn al-Qayyim – cuando dijo:  

“Si ser un antropomorfista significa ratificar los atributos divinos y considerar que están por encima de la interpretación de un mentiroso, entonces, alabado sea Allah, soy, pues, un antropomorfista; traigan a sus testigos”.  

Mirqah al-Mafatih de al-Mulla ‘Ali Qari (8/146, 147).  

Las palabras que están entre comillas “” fueron citadas por al-Mulla ‘Ali Qari del Imam Ibn al-Qayyim, de su libro Madariy al-Salikin bayna Manazil Iyyaka Na’budu wa Iyyaka Nasta’in (2/87, 88).  

A los sabios del Comité Permanente se les preguntó:  

Se dice que Ibn Taymiyah no era de Ahl al-Sunnah wa’l-yama’ah, y que estaba confundido y confundió a otros, y que esta es la opinión de Ibn Hayar y de otros. ¿Lo que dicen es verdadero o falso?  

Ellos respondieron:  

El Sheik Ahmad ibn ‘Abd al-Halim Ibn Taymiyah es uno de los imames de Ahl al-Sunnah wa’l-yama’ah, que llamó a la gente hacia la verdad y hacia el camino correcto. Allah defendía la Sunnah a través de él y suprimía a los seguidores de la innovación y la desviación. Quien lo considere como algo diferente de lo dicho anteriormente es un innovador y está confundido y confunde a los demás. Escucharon cosas erróneas acerca de él, y pensaron que la verdad era la falsedad y la falsedad era la verdad. Esto es conocido por aquellos que son guiados por Allah, que leen sus libros y los libros de sus opositores, y que comparan su biografía con la de ellos. Este es el mejor y más contundente testimonio entre las dos partes.  

Sheik ‘Abd al-‘Aziz ibn Baz, Sheik ‘Abd al-Razzaq ‘Afifi, Sheik ‘Abd-Allah ibn Ghadyan, Sheik ‘Abd-Allah ibn Qa’ud.  

Fatawa al-Laynah al-Da’imah (2/451, 254).  

En tercer lugar:  

Comentarios del Imam al-Hafid Ibn Hayar al-‘Asqallani (que Allah tenga piedad de él) acerca del Sheik al-Islam Ibn Taymiyah:  

Al-Hafid Ibn Hayar al-‘Asqallani es un reconocido imam que murió en el año 852 de hégira; es el autor de grandes libros, como por ejemplo, Fath al-Bari Sharh Sahih al-Bujari, al-Taljis al-Habir, Tahdhib al-Tahdhib y otros. Al-Hafid Ibn Hayar dijo algunas cosas en diferentes lugares acerca del Sheik al-Islam Ibn Taymiyah, en las que testificaba ser un hombre de conocimiento y virtud, quién defendía la Sunnah. Los puntos en los cuales al-Hafid Ibn Hayar (que Allah tenga piedad de él) criticó al Sheik al-Islam pueden ser refutados, y hay quienes critican al mismo Ibn Hayar en algunos puntos de la ‘aqidah, pero eso no nos concierne y no hay necesidad de entablar una discusión aquí. En cambio, citaremos lo que dijo para alabar al Sheik al-Islam, con el propósito de resaltar el error de aquellos que dicen que al-Hafid (que Allah tenga piedad de él) no respetaba al Sheik al-Islam Ibn Taymiyah.  

A continuación, damos un vistazo a lo que al-Hafid Ibn Hayar (que Allah tenga piedad de él) dijo acerca del Sheik al-Islam Ibn Taymiyah (que Allah tenga piedad de él).  

1. 

El Sheik Ibn Nasir al-Din al-Dimashqi escribió un libro llamado al-Radd al-Wafir ‘ala man za’ama anna man samma Ibn Taymiyah Sheik al-Islam kafir, en el que refutaba a uno de los fanáticos Hanafis, quién afirmaba que no estaba permitido llamar a Ibn Taymiyah “el Sheik al-Islam”, y que quién lo hacía era un kafir. En este libro, mencionó a ochenta y cinco imames que describieron a Ibn Taymiyah como el Sheik al-Islam, e hizo alusión a citas de sus libros a tal efecto. Cuando al-Hafid Ibn Hayar (que Allah tenga piedad de él) leyó este libro – al-Radd al-Wafir – escribió una introducción para el mismo, en la cuál decía:  

Alabado sea Allah, y que la paz sea con Sus siervos a quienes Él ha elegido.  

Me encontré con este beneficioso libro y me di cuenta del profundo conocimiento que tiene el imam que lo escribió, y de cuán prominente es en muchas ramas del conocimiento, a tal punto que llegó a ser extraordinariamente respetado y honrado por los sabios. El prestigio y la posición del Sheik Taqiy al-Din como imam brillan más que el sol, y su título de Sheik al-Islam de su propia era ha perdurado hasta el presente y continuará en el futuro. Nadie puede negarlo excepto aquellos que son ignorantes de su posición o que son injustos. Qué equivocado, qué errado está quien piensa de esta manera. Allah es Aquel a Quien le pedimos que nos proteja de la maldad de nuestras propias almas y lenguas con Su bendición y Su gracia. Si no existiera otra evidencia de la grandeza de este hombre aparte de lo señalado por al-Hafid al-Shahir ‘Ilm al-Din al-Barzali en su Tarij, (donde dice): No existió nadie en la historia del Islam cuyo funeral haya convocado a tanta gente como lo hizo el funeral del Sheik Taqiy al-Din. Él señaló que cientos de miles de personas acudieron al funeral del Imam Ahmad, pero que si la población de Damasco hubiera sido como la de Bagdad, o varias veces más grande, todos se habrían acercado a su funeral. Además, todos los que estaban en Bagdad, a excepción de unos pocos, creían en el liderazgo del Imam Ahmad. El gobernante y califa de Bagdad en esa época, sentía gran amor y respeto por él. A diferencia de lo que sucedía con Ibn Taymiyah, ya que el gobernante de la ciudad estuvo ausente al momento de su muerte, y la mayoría de los fuqaha’ de la ciudad se habían confabulado contra él, y así, murió encarcelado en la ciudadela. Pero, a pesar de que nadie faltó a su funeral ni se olvidó de pedir piedad por su alma y todos lamentaron su muerte, hubo tres personas que no asistieron por miedo a la furia de las masas.  

Si bien de la enorme cantidad de personas que asistió a su funeral, no hubo otro motivo para hacerlo más que su convicción de que era un imam grandioso y su deseo de recibir bendiciones por asistir a su funeral. No se reunieron por mandato de las autoridades ni por ninguna otra razón. Se narró en un reporte sahih que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Ustedes son los testigos de Allah en la tierra” – narrado por al-Bujari y Muslim.  

Numerosos sabios se opusieron al Sheik Taqiy al-Din en muchas oportunidades, por razones relacionadas con algunas cuestiones fundamentales y otras de menor importancia que criticaron de él. Se llevaron a cabo muchas audiencias en su contra en El Cairo y en Damasco; sin embargo, no existe ningún reporte que pruebe que alguno de ellos haya dicho que era un hereje ni tampoco existió decisión alguna que indicara que debía ser ejecutado, aún cuando mucha gente en el gobierno en esa época estaba rotundamente en desacuerdo con él, y fue encarcelado en El Cairo y luego en Alejandría. A pesar de esto, todos ellos reconocían su vasto conocimiento y su profunda piedad y ascetismo, y lo describieron como generoso y valiente, además de como un defensor del Islam y alguien que convocaba a la gente a acercarse a Allah tanto de manera secreta como abiertamente. ¿Por qué no deberíamos denunciar a quien dijo que él era un kafir o a quién dijo que quien lo llame Sheik al-Islam es un kafir, cuando no hay ningún argumento que indique que llamarlo de esa forma es kufr? Fue, sin duda alguna, un Sheik del Islam y la razón por la cuál tuvo oposición no fue por decir cosas por simple capricho y deseo, y no continuó diciéndolas luego de que se establecieran pruebas en su contra provenientes de la obstinación. Sus libros están repletos de refutaciones de aquellos que promocionan el antropomorfismo y su consecuente desaprobación. No obstante, si bien era un ser humano que cometía errores, también era capaz de corregirlos. Podemos sacar provecho de aquello en lo que estaba acertado – que fue la mayor parte –y por ello pedimos piedad por él, y no debemos seguir aquello en lo que estaba errado, pero debe ser perdonado por ello, ya que los imames de esa era dieron testimonio de que estaba plenamente calificado para participar en el iytihad; incluso aquel que más firmemente se opuso a sus opiniones y se esforzó por dañarlo, el Sheik Kamal al-Din al-Zamalkani, dio testimonio de ello, como también lo hizo el Sheik Sadr al-Din ibn al-Wakil, quién fue el único capaz de entablar un debate con Ibn Taymiyah.  

Lo más asombroso es que este hombre fuera el opositor más acérrimo de los innovadores como los Rafidis, los Hululis y los Ittihadis, cuyas escrituras sobre el tema son muchas y muy conocidas y cuyas fatwas sobre ellos son demasiado numerosas como para enumerarlas. Qué felicidad sentirían al saber que hay personas que lo acusan de kufr y que dicen que aquellos que no lo consideren kafir son kafir. Todo aquel que declare tener conocimiento, si tiene algo de razón o sentido, debería ponderar las palabras del hombre en sus famosos libros, o escucharla de narradores honestos y dignos de confianza, para poder dejar de lado lo que encuentre objetable y pueda advertir a otros por medio de la sinceridad, y alabarlo por las cosas que hizo bien, así mismo debería ser la actitud de los demás sabios. Si su única cualidad fuera haber tenido como estudiante al Sheik Shams al-Din ibn Qayyim al-Jawziyyah, autor de tantos provechosos libros, de los cuales todos han sacado provecho, tanto los que están de acuerdo como los que están en desacuerdo, eso sería prueba suficiente de su grandiosa categoría, así que, ¿Qué hay de que su importancia en diferentes ramas del conocimiento y su claridad en el estudio de los textos haya sido ratificada por el notable Shafi’is de su época y por otros, además de los Hanbalis? No se debe prestar atención a quien lo llama kafir a pesar de todos estos logros, o a quien describe como kafir a aquellos que lo llaman "el Sheik al-Islam", y no debe prestársele atención en relación con este tema; de hecho, debería ser reprendido por haber dicho tal cosa hasta que sea capaz de regresar a la verdad. Allah habla con la verdad y Él es la guía hacia el camino correcto; Allah es suficiente para nosotros y Él se encarga mejor que nadie de todos los asuntos.  

Dicho y escrito por Ahmad ibn ‘Ali ibn Muhammad ibn Hayar al-Shafi’i, que Allah lo perdone, el viernes 9 Rabi’ al-Awwal, del año 835 de hégira. Alabado sea Allah, y que la paz y las bendiciones de Allah sean con Su Mensajero Muhammad y su familia.  

Al-Radd al-Wafir del Imam Ibn Nasir al-Din al-Dimashqi (pág. 145, 146), al-Hafid al-Sajawi – el estudiante de Ibn Hayar – citó las palabras de su Sheik en su libro al-Yawahir wa’l-Durar (2/734-736).  

2. 

Al-Hafid Ibn Hayar escribió una extensa biografía sobre el Sheik al-Islam Ibn Taymiyah (que Allah tenga piedad de ellos) en su libro al-Durar al-Kaminah, al principio del cual dijo:  

Su padre se lo llevó consigo de Harran en el año 667 de hégira, y aprendió de Ibn ‘Abd al-Da’im, al-Qasim al-Arbili, Muslim ibn ‘Allan, Ibn Abi ‘Umar y al-Fakhr, entre otros. Leía sin ayuda y copiaba Sunan Abi Dawud y estudiaba a los al-riyal (narradores de hadices) y los al-‘ilal (errores de los hadices). Adquirió profundos conocimientos y resaltaba del resto y estaba más adelantado que los demás. Escribía libros, enseñaba y emitía fatwas y superaba a sus pares. Tenía una capacidad sorprendente para recordar las cosas con rapidez; era valiente; tenía profundos conocimientos sobre cuestiones textuales y racionales; y era capaz de discutir sobre temas en detalle utilizando como argumento las opiniones de sabios de antaño y los contemporaneosanteriores y posteriores. Fin de la cita.  

Al-Durar al-Kaminah fi A’yan al-Mi’ah al-Zaminah (1/168).  

En su biografía, citó varios textos de los imames que elogiaban al Sheik al-Islam (que Allah tenga piedad de él) y reafirmó su sabiduría en áreas de conocimientos racionales y textuales. Dijo, por ejemplo:  

3. 

En los manuscritos de al-Hafid Sah al-Din al-‘Ala’i, cuando escribió la biografía del Sheik de nuestros sheiks, al-Hafid Baha’ al-Din ‘Abd-Allah ibn Muhammad ibn Jalil, leí lo siguiente: Baha’ al-Din aprendió de los dos Sheiks, nuestro Sheik, maestro y líder en el camino de Allah, el Sheik prominente, el que guía a sus seguidores hacia el mejor camino, el que tiene numerosas virtudes y las pruebas más contundentes, que todas las naciones afirman que no pueden enumerar todas estas pruebas; que Allah nos permita aprender de su gran sapiencia y nos beneficie a través de sus conocimientos en este mundo y en el Más Allá. Él es el Sheik, imam, sabio, maestro y estrella resplandeciente, el imam de los imames, la bendición de la ummah, el líder de los sabios, el ejemplo a seguir para los pueblos, la luz de los aprendices, el supresor de los innovadores, el tesoro de los que buscan beneficios, el intérprete del Corán, la maravilla de nuestra era, el incomparable de nuestra época, Taqiy al-Din, el imam de los musulmanes, la prueba de Allah frente al mundo, el que unirá a los justos, el seguidor de los predecesores, el defensor de la verdad, la señal de guía, el Hafid prominente, el más elocuente en su discurso, el pilar de la shari’ah, el poseedor del conocimiento brillante, Abu’l-‘Abbas Ibn Taymiyah.  

Al-Durar al-Kaminah (186-187).  

En cuarto lugar:  

Si bien los textos que hemos citado o a los cuales hemos hecho referencia, que contienen las palabras de Hafid Ibn Hayar (que Allah tenga piedad de (él) o que fueron citados por al-Hafid de otros, hablan de respeto por el Sheik al-Islam y resaltan su categoría en el área del conocimiento religioso, eso no quiere decir que al-Hafid jamás haya estado en desacuerdo con el Sheik al-Islam en algunas áreas de conocimiento, o que nunca lo haya criticado, pues a menudo sucede que los sabios se refutan unos a otros, y ello no necesariamente significa que quien refuta la opinión del otro no respete o no valore la categoría de su prójimo, mucho menos significa que lo esté acusando de innovación o mala orientación. Mucho tiempo atrás, el Imam Malik (que Allah tenga piedad de él) pronunció sus famosas palabras: “La opinión de cualquier persona puede ser rechazada o aceptada, menos la del ocupante de esta tumba” palabras más, palabras menos, haciendo referencia al Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él).  

Independientemente de quién haya tenido razón respecto de cualquier cuestión, ya sea el Sheik al-Islam o quien estaba en desacuerdo con él o intentó refutar su opinión, al-Hafid Ibn Hayar o cualquier otra persona, ¿qué tal si el que estaba en lo cierto la mayoría de las veces en que se opusieron a sus opiniones, era el Sheik al-Islam? Que Allah tenga piedad de todos ellos.  

Usted puede mencionar muchas de las cuestiones por las cuales el Sheik al-Islam fue criticado, especialmente por Ibn Hayar al-Haytami, a quien mencionamos más arriba, por lo escrito por el Sheik Nu’man Jayr al-Din ibn al-Alusi (que Allah tenga piedad de él) en su beneficioso libro Yala’ al-‘Aynayn fi Muhakamah al-Ahmadayn, que quiere decir Ahmad ibn Taymiyah y Ahmad ibn Hayar al-Haytami (que Allah tenga piedad de ellos).  

También puede leer el libro Da’awa al-Munawi’in li Sheik al-Islam Ibn Taymiyah, que es una investigación académica escrita por el Dr. ‘Abd-Allah ibn Salih al-Ghusun.  

En quinto lugar:  

Lo que se menciona en la pregunta acerca de que el Sheik al-Islam se apartó de la ‘aqidah sólida y le atribuyó a Allah, exaltado sea Él, los atributos de Su creación, no es más que un invento y una mentira descarada en contra del Sheik al-Islam y su metodología y ‘aqidah. Cualquiera que lea cualquiera de sus libros, ya sean los principales o los secundarios, se dará cuenta de eso. Entre estos textos y reglas que sería extremadamente mencionar en su totalidad, ni qué hablar de citarlos, se encuentran sus palabras:   

La primera generación de su ummah y sus imames están unánimemente de acuerdo en que no existe semejante a Allah, ya sea en Su esencia o en Sus atributos o en Sus acciones. Uno de los imames dijo: Cualquiera que compare a Allah con Su creación es un kafir y cualquiera que niegue aquello que Allah se ha atribuido a Sí mismo es un kafir; no hay nada semejante a aquello que Allah se ha atribuido a Sí mismo o a lo que Su Mensajero le ha atribuido a Él. Fin de la cita.  

Fatawa Sheik al-Islam (2/126).  

Y él (que Allah tenga piedad de él) dijo:  

La aseveración más exhaustiva al respecto es que debe describirse a Allah de la manera que Él se ha descrito a Sí mismo o de la manera que Su Mensajero lo ha descrito a Él y como las primeras generaciones lo han descrito a Él y no debemos ir más allá de lo que dice el Corán y el hadiz.  

El Imam Ahmad (que Allah esté complacido con él) dijo: No debe describirse a Allah salvo del modo que Él se ha descrito a Sí mismo o del modo que Su Mensajero lo ha descrito a Él y no debe irse más allá del Corán y del hadiz.  

El enfoque de los salaf consistía en describir a Allah como Él se había descrito y como su Mensajero lo había descrito, sin distorsionar ni negar, y sin preguntar el porqué ni compararlo a Él con Su creación. Sabemos que lo que Allah se ha atribuido es cierto y que no hay nada misterioso ni enigmático en ello; más bien su significado debe entenderse de la manera que Quien lo dijo quiso que se entendiera, especialmente cuando quien lo dijo es más sabio y sabe más acerca de lo que dijo que todas las demás personas y es el más elocuente y el más capaz de explicar lo que quiso explicar, y el más fluido para explicar, definir y guiar.  

Además de todo esto, no existe nada que se asemeje a Allah, ni a Su sagrada esencia ni a Sus nombres y atributos o acciones. Estamos convencidos de que Él tiene una esencia real y de que Él tiene acciones reales y atributos reales. Nada se asemeja a Él, en su esencia, sus atributos y sus acciones. Si algo implica limitaciones o que Él tiene un comienzo, Él se encuentra mucho más elevado en un sentido real, y debe pensarse en Él como la perfección en el sentido que no existe nada más perfecto. Él no tiene un comienzo y Él no puede ser creado porque nunca existió un tiempo en el cual Él no existiera. Para que algo sea creado es necesario que haya un tiempo en el cual ese algo no existía y para esa creación haría falta un creador, pero Él siempre ha existido desde la eternidad.  

La perspectiva de los salaf es moderada: no niegan los atributos divinos ni comparan a Allah con Su creación. No ponen los atributos de Allah en el mismo plano que los atributos de Su creación, ya que no comparan Su esencia con la esencia de Su creación. No niegan lo que Él se describió a si mismo o como lo describió su Mensajero, lo que llevaría a negar sus bellos nombres y sublimes atributos, tergiversando el significado de las palabras de la revelación (cf. al-Nisa’ 4:46) y abandonando (Fussilat 41:40) los nombres y signos de Allah.  

Tanto aquellos que niegan los atributos de Allah como aquellos que lo comparan con Su creación son culpables de ambos errores. Aquellos que niegan Sus atributos no entienden los nombres y los atributos de Allah excepto de la manera que les corresponde a los seres que han sido creados, por lo tanto, al negar estos conceptos, han combinado ambos errores: porque lo colocaron a Él a la par de Su creación y, al hacerlo, negaron Sus atributos. Es decir, al comparar los nombres y los atributos con lo que puede entenderse a partir de los nombres y los atributos de Su creación, negaron los atributos que Él merece tener y que le corresponden a Allah, glorificado y exaltado sea Él.  

Fatawa Sheik al-Islam (5/26-27) 

Los textos del Sheik al-Islam sobre este tema son muchos, como ya hemos indicado; no obstante, lo que hemos citado es suficiente, in sha Allah.  

Y Allah es la Fuente de fortaleza.

Islam Q&A
Create Comments