Wed 16 Jm2 1435 - 16 April 2014
97732

El veredicto sobre el nacionalismo árabe y minar la posición del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él)

Cual es su opinión respecto de alguien que es preguntado: “¿Qué es mejor según su punto de vista, su Profeta (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con el) o su idioma?” y el responde. “Mi idioma” ¿Él es un apostata si el dice eso, sea con conocimiento o por ignorancia?

Alabado sea Allaah.

En primer lugar:

Nosotros no vemos como se puede hacer comparaciones entre algo tangible y algo intangible, Entonces, como una persona puede decir que el idioma – que es una cosa intangible – es mejor que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él) - que es una cosa tangible, es decir, una persona. 

Si pensamos al respecto vamos percibir que el asunto puede ser visto de dos maneras, una que tiene que ver con el cuestionador y otra que tiene que ver con quien responde la pregunta.  

Al respecto del que responde la pregunta: Puede ser que él entienda “idioma” haciendo referencia al nacionalismo árabe – sobre lo que significa ser árabes y sobre el idioma árabe - y que él entienda al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él) sobre hacer referencia al Islam. En ese caso es posible comparar las dos cosas y hacer preguntas sobre ellas.

Respecto de quien hace la pregunta, él quiere llamar la atención sobre su exagerado respecto para su idioma comparándolo con algo que es venerado por los musulmanes, a saber, el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él), entonces él pregunta si el idioma es superior que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él).

En segundo lugar:

Si la primera interpretación es correcta, entonces aquel que responde a la pregunta ha caído en kufr, porque el nacionalismo árabe es un llamado yaahili pagano que implica kufr, criticar la shari’ah Islámica y dividir a los musulmanes, unir a musulmanes y no musulmanes sobre la base del idioma árabe. En su visión, un Kaafir árabe es más próximo y querido que un musulmán no árabe. Eso es claramente kufr e incrédulidad en el Islam y sus leyes.  

El poeta nacionalista Fakhri al-Barudi dijo:

Las tierras árabes son mi tierra natal, desde Damasco hasta Bagdad

Desde Nayd hasta el Yemen, del Egipto hasta Tetouan (Marruecos) 

Ninguna frontera nos aparta y ninguna religión nos divide.

El idioma de al-daad (es decir, Árabe) nos une con Ghassaan y ‘Adnaan.

El Sheij ‘Abd-‘Aziz ibn Baaz (que Allaah tenga piedad de él) fue preguntado: 

Cuál es su opinión respecto de la llamada por el nacionalismo la cual cree que pertenecer a una raza o idioma tiene prioridad sobre pertenecer a una religión, y esos grupos alegan que no se oponen a la religión pero dan al nacionalismo prioridad sobre ella. ¿Cuál es su opinión a respecto de esa llamada?

Él contestó:

Esa es una llamada yaahili pagana, y no es permisible tomar parte en eso o ayudar a aquellos que promueven ese pensamiento. Preferiblemente se debería dar un fin a eso, porque la shari’ah Islámica se opone y rechaza esa ideología. Nosotros deberíamos refutar sus argumentos y reivindicar la verdad clara para aquellos que la buscan. El Islam es la única cosa que ha preservado la cultura e idioma árabe, su literatura y cultura. Rechazar el Islam lleva a destruir la cultura árabe en el idioma, la literatura y la cultura. Por lo tanto el daa’iya debería esforzarse al máximo para llamar las personas al Islam de la misma forma que los colonialistas están esforzándose al máximo para destruirlo.       

Ese es un famoso principio del Islam, que el musulmán no tiene ninguna excusa para no saber, que la llamada por el nacionalismo árabe u otro tipo de nacionalismo es una falsa llamada, un grave error y flagrante mal; esa es una mala actitud yaahili y una conspiración contra el Islam y sus seguidores. Eso es debido a muchas razones que nosotros explicamos en un libro llamado Naqd al-Qawmiyyah al-‘Arabiyyah ‘alaDaw’ al-Islam wa’l-Waaqi’(crítica al nacionalismo árabe a la luz del Islam y de la realidad).

Fataawa al-Sheij Ibn Baaz (4/173) 

Ese libro es publicado en su totalidad en Fataawa al-Sheij Ibn Baaz (1/280-318).

El Sheij (que Allaah tenga piedad de él) también dijo:

Uno de los mayores males y locuras es comparar el Islam con el nacionalismo árabe. ¿El nacionalismo que nada tiene que ver con el Islam, acaso tiene alguna característica que le califica para  compararse con el Islam? ¿Puede haber alguna comparación entre los dos? Sin duda eso es un grave insulto al Islam y una negación de sus principios y sabios enseñanzas. ¿Cómo puede una mente sólida hacer comparaciones entre el nacionalismo y el Islam cuando, si Abu Yahl, ‘Utbah ibn Rabi’ah, Shaybah ibn Rabi’ah y otros enemigos del Islam estaban vivos, ellos eran los más prominentes enemigos del Islam y grandes seguidores del nacionalismo, siendo el seguiror del Islam de todos los tiempos Muhammad, el mensajero de Allaah (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él), Abu Bakr al-Siddiq, ‘Umar ibn al-Jattaab, ‘Uzmaan ibn ‘Affaan, ‘Ali ibn Abi Taalib y otros Sahaabah, los seguidores y héroes del Islam, y aquellas personas justas que seguirán su camino? Nadie debería justificar comparar el nacionalismo, con esos hombres, y una religión de tal sustentación, con tales llamadas, excepto aquél que es trastornado, o un imitador, o un amargo enemigo del Islam. Aquél que hace tal comparación es como aquél que compara estiércol con perlas, o profetas con demonios. Aquél con visión que pondera y examina los hechos verá claramente que comparar nacionalismo e Islam es más injusto con el Islam que las comparaciones mencionadas arriba. Además. ¿Cómo puede ser válido comparar nacionalismo, siendo el destino de aquél que muere siguiéndolo el Infierno, y el Islam, siendo el destino de aquél que muere siguiéndolo es el ingreso en el Paraíso?          

Oh Allaah, guíanos y a nuestro pueblo por el camino recto, Tú eres capaz de hacer todas las cosas. 

Fataawa al-Sheij Ibn Baaz (1/320, 321).

Esas son las dos respuestas mas comunes del Sheij (que Allaah tenga piedad de él) respecto de las comparaciones entre el nacionalismo árabe y el Islam. La segunda respuesta tiene los preceptos de una persona que hace comparaciones entre ellos, y evidencia que él es un desviado o un seguidor ciego o un amargo enemigo del Islam.

Aquél que no conoce nada respecto del estatus del nacionalismo debe ser disculpado, pero si una persona ignora el Islam y cree que alguna otra religión, sistema o principio es mejor que él, es sin dudas un kaafir.

En tercer lugar:

Si nosotros analizamos el segundo escenario, entonces veremos que quien hace la pregunta ha hablado mal del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él) por hacer esa comparación, y quien responde la pregunta hay hablado peor por responder esa estupidez, que es un acto de Kufr en si y por si misma, porque está minando el estatus del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él) y hablando mal de él.

Lo que los musulmanes deben hacer es venerar a su profeta (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él) y apoyarlo, y protegerlo contra todo lo que pueda ofenderlo; honrarlo y respetarlo. Allaah hay declarado que esa es una de las características de los que creen, y Él hay ordenado eso a los Musulmanes.

Allaah dice (interpretación del significado) en el Sagrado Corán: 

Aquellos que siguen al Mensajero y Profeta iletrado [Muhammad], quien se encontraba mencionado en la Tora y el Evangelio, que les ordena el bien y les prohíbe el mal, les permite todo lo beneficioso y les prohíbe lo perjudicial, y les abroga los preceptos difíciles que pesaban sobre ellos [la Gente del Libro]; y quienes crean en él, lo secunden, defiendan y sigan la luz que le ha sido revelada [el Corán] serán quienes tengan éxito.

[al-A’raaf 7:157] 

“Por cierto que te enviamos [¡Oh, Muhammad!] como testigo [de la unicidad divina], albriciador y amonestador. Creed en Allah y en Su Mensajero, asistidle y honradle [al Profeta], y glorificad a Allah por la mañana y la tarde.  [al-Fath 48:8,9] 

El Sheij al-Islam Ibn Taimiah (que Allaah tenga piedad de él) dijo:

Allaah ha ordenado obedecerlo, como cuando Él dice: “asistidle y honradle”. Asistirle significa ayudarlo, apoyarlo, y protegerlo contra todo lo que le pueda ofender.

Honrarle se refiere a todo a todo lo que haya tranquilidad y paz mental, tal como honra y respecto, y tratarlo con el mayor respecto y dignidad.  

Al-Saarim al-Maslul (1/425). 

Respectarlo y honrarlo es algo que no se limita a su época o mientras se encontraba con vida (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él), sino también después de su muerte. 

Al-Qaadi ‘Iyaad (que Allaah tenga misericordia con él) dijo:

Es necesario saber que reverenciar, respectar y venerar al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él) es necesario después de su muerte, de la misma forma que era necesario durante su vida, mostrando respecto cuando su nombre es mencionado (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él), cuando se escuchan sus palabras (Hadices), cuando se lee su Sirah  (biografía); también incluye demonstrar respecto por su familia y compañeros.

Al-Shifa fi Ahwaal al-Mustafa (2/40). 

Allaah, exaltado sea, prohibió llamar el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él) tan solo por su nombre, como se hace con otras personas, esa es una forma de mostrasr respeto por él (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él).

Allaah dice (interpretación del significado): 

No tratéis al Mensajero con el mismo trato que entre vosotros, y sabed que ciertamente Allah conoce a quienes de vosotros se retiran con disimulo [sin pedir permiso]. Y que aquellos que desobedezcan las órdenes del Mensajero de Allah [y rechacen su Mensaje] estén precavidos, no sea que les sobrevenga una desgracia o les azote un severo castigo.

[al-Nur 24:63] 

Al-Dahhaak narró que Ibn ‘Abbaas dijo: Ellos solían decir “ia Muhammad (Oh Muhhammad); ia Aba’l-Qaasim (Oh Abu Qaasim)” pero Allaah prohibió que hicieran eso por respecto a su Profeta (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él). El dijo: Entonces comenzaron a decir: “ia rasul Allaah (Oh Mensajero de Allaah); ia Nabi Allaah (Oh Profeta de Allaah).” Esto también fue narrado por Muyaahid y Sa’id ibn Yubair.

Qataadah (que Allaah tenga piedad de él) dijo: Allaah ordenó que su Profeta (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él) debía ser respectado, honrado y venerado.

Muqaatil ibn Hayyaan dijo: No lo llamen por su nombre, cuando lo llamas diciendo: Oh Muhammad y Oh hijo de “Abd-Allaah; deberías honrarlo diciendo “ia Nabi-Allaah (Oh Profeta de Allaah); ia rasul Allaah (Oh mensajero de Allaah).”

Maalik dijo, narrando de Zaid ibn Aslam: Allaah les ordenó que lo honraren.                             

Allaah dice (interpretación del significado): 

¡Oh, creyentes! No digáis: Râ‘ina [que en árabe significa: cuídanos, y en hebreo era un insulto que los judíos utilizaban para burlarse del Profeta] sino: Obsérvanos, y obedeced. Y por cierto que los incrédulos recibirán un castigo doloroso.

[al-Baqarah 2:104] 

¡Oh, creyentes! No levantéis vuestras voces sobre la voz del Profeta, y no habléis con él del mismo modo que habláis entre vosotros, pues vuestras obras se malograrán sin que os deis cuenta. Quienes bajan sus voces cuando están en presencia del Mensajero de Allah son aquellos a los que Allah purificó sus corazones infundiendo en ellos la piedad. Éstos serán perdonados, y recibirán una magnífica recompensa. Ciertamente la mayoría de los que te llaman con insistencia [¡Oh, Muhammad!] de afuera de los aposentos [de tus esposas] no razonan. Mejor sería para ellos que esperasen pacientemente hasta que tú salieses; y [sabed que] Allah es Absolvedor, Misericordioso.

[al-Huyuraat 49:2-5] 

Todo eso indica la etiqueta apropiada al tratar al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él), ya sea al hablarle o  en su presencia. También fueron ordenado a hacer caridad antes de hablar con él.

Tafsir Ibn Kazir (6/88, 89). 

Allaah dijo que aquel que sube su voz en presencia de Su Profeta, perderá sus buenas obras, las cuales quedarán anuladas.

Allaah dice en el Sagrado Corán (interpretación del significado):

¡Oh, creyentes! No levantéis vuestras voces sobre la voz del Profeta, y no habléis con él del mismo modo que habláis entre vosotros, pues vuestras obras se malograrán sin que os deis cuenta.”

 [al-Huyuraat 49:2] 

El Sheij ‘Abd al-Rahmaan al-Sa’di (que Allaah tenga misericordia con él) dijo:

Este protocolo ha de ser observado con el Mensajero de Allaah (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él) cuando se refiere a él, es decir, aquel que se refiere a él no debe levantar la voz por arriba de la voz (del profeta), y no debería hablar más alto que él, debería bajar su voz y dirigirse a él de una manera respetuosa y gentil, con veneración, respecto, honra y estima. El mensajero no es como uno más de ellos, por eso deberían dirigirse a él de manera distinta ya que él es distinto a cualquier otro con respecto a sus derechos sobre la Ummah y la obligación de creer en él y amarlo. Porque sin ello ninguna fe está completa. No observar esta etiqueta puede llevar a serias consecuencias, y existe el temor que las buenas acciones de las personas puedan ser consideradas inválidas sin que ella lo perciba. Observar la etiqueta adecuada con él también un medio para lograr recompensa y tener una buena acción aceptada.     

Tafsir al-Sa’di (p. 799).  

Los sabios son unánimes en su opinión de que es obligatorio ajusticiar a aquel que injuria al Mensajero (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él) o lo insulta, sea explicito o implícito.   

Al-Qaadi ‘Iyaad (que Allaah tenga misericordia con él) dijo: 

Debe saberse que si alguien insulta al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él), o lo critica o le atribuye algún defecto en su carácter, linaje, compromiso religioso o cualquier otro atributo, o mina su veracidad por medio de sugerencias, o lo compara con algo de una forma que implique un insultarlo, menospreciarlo, debe ser ajusticiado. La pena capital también se aplica a los que maldicen el Mensajero de Allaah (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él), o impreca contra él o le desea algún daño, o le atribuye algo que no coincide con su estatus, por medio de críticas, o diciendo cosas falsas respecto de él, o criticándolo por algunas calamidades y dificultades que él haya sufrido, o tentativas de minar su posición por causa de algunas peculiaridades humanas que son posibles para un Profeta.         

Existe un consenso entre los sabios en este punto, desde los tiempos de los compañeros del Mensajero de Allaah (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él) hasta hoy, y hasta que Allaah herede la tierra y todo lo que hay en ella.

Al-Shifa’ bi Ta’rif Huqooq al-Mustafa (2/214). 

En cuarto lugar:

Las palabras y hechos que ponen a una persona  mas allá de los límites del Islam, tienen la misma sentencia ya sea que hayan sido en serio en broma o como una burla.

Allaah dice en el Sagrado Corán (interpretación del significado):

Y si les preguntas [acerca de sus injurias sobre la religión de Allah y Su Profeta], te dicen: Nosotros sólo bromeábamos y jugábamos. Diles [¡Oh, Muhammad!]: ¿Acaso os burláis de Allah, Sus preceptos, y de Su Mensajero? No os excuséis, por cierto que habéis renegado de vuestra fe [al haberos burlado de Allah y Su Mensajero]. Ciertamente perdonaremos a un grupo de vosotros [porque se arrepintieron], y castigaremos a otro [que no lo hizo], por haber sido transgresores.”

 [al-Tawbah 9:65-66] 

El Sheij al-Islam Ibn Taimiah (que Allaah tenga misericordia con él) dijo:

Esa es una clara evidencia de que burlarse de Allaah, Sus señales y su mensajero es Kufr, y eso se aplica más aún para el insulto deliberado. Esos versículos indican que todos los que denegrieren el Mensajero de Allaah (que la paz y las bendiciones de Allaah sean con él), sea en serio o en broma  han cometido un acto de kufr.  

Al-Saarim al-Maslul (1/37). 

Entonces deberías avisar a ese hombre y recordarle el temor de Allaah, y explicarle cómo sus palabras son abominables. La religión de Allaah, exaltado sea, no es algo para ser debatido y discutido, o para hacer burlas y divertirse a costa de ella. Dígale a esta persona que debe arrepentirse sinceramente ante Allaah y sentir pesar por lo que ha echo, y hacer muchas buenas obras, con la esperanza que Allaah lo guíe y lo perdone.

Y Allaah sabe mejor.

IslamQ&A
Create Comments