27109

Está arrepentido por una relación con una mujer en internet

Soy muy feliz, la razón es que conocí a una hermana a través de Internet y comencé a gustar de ella… pero antes de que las cosas siguieran adelante me detuve y di cuenta de que no podía enamorarme de ella porque yo ciertamente amo a Dios, El Graciabilísimo, El Misericordioso. Entonces le dije que me disculpara, que ya no podía seguir con esa relación por temor a Dios. Luego me estuve preguntando si pesará algún pecado en mi contra en el Más Allá porque gustamos el uno del otro… pero luego nos dimos cuenta de que estaba mal… por eso la dejé y le dije que yo amaba más a Dios y que no podía ir contra Él. Entonces me estaba preguntando, ¿Seré recompensado por esta Buena obra? ¿O seré cuestionado por el pecado que cometí anteriormente antes de dejar a esta hermana? Gracias, estimado imam, disculpe esta tonta pregunta.

 Alabado sea Allah.

 Estamos sorprendidos de que describas tu pregunta como tonta, más bien es una pregunta muy buena, y es un indicativo de tu sabiduría y tu compromiso religioso. Necesitamos gente como tú que se esfuerce en sobreponerse a sus deseos y que ponga la obediencia a Dios y a Su Mensajero por delante de ellos, y tema a Dios.

 Te damos buenas noticias por lo que haz hecho al dejar a esta muchacha y poner tu amor a Dios por encima de este pecado. Aquí siguen algunas de las recompensas por eso:

 1 – La recompensa de los Dos Jardines.

 Allah dijo (traducción del significado):

 “Para quien haya temido la comparecencia ante su Señor habrá dos jardines” (ar-Rahmán 55:46).

 Ibn Kázir dijo:

 “El punto de vista correcto es que este verso tiene un significado general, como Ibn ‘Abbás y otros han afirmado. Allah dijo (traducción del significado): “Para quien haya temido la comparecencia ante su Señor” es decir, en el Día de la Resurrección, y se prohíbe a sí mismo seguir sus deseos y sus caprichos, y no obedece a sus deseos ni prefiere la vida en este mundo, sabe que en el Más Alláh es mejor y más duradero, cumple con sus deberes hacia Dios y evita lo que Él ha prohibido… en el Día de la Resurrección tendrá dos Jardines con su Señor…”.

 Tafsir Ibn Kázir, 4/277.

 2 – Las malas obras se convertirán, en vez de en una fuente de maldición, en una fuente de bendición.

 Allah dijo, después de mencionar el castigo por la idolatría, el asesinato y el adulterio (traducción del significado):

 “Salvo quienes se arrepientan, crean, y obren correctamente. A éstos, Allah les perdonará sus pecados y en su lugar les registrará buenas obras; y Allah es Absolvedor, Misericordioso” (al-Furqán 25:70).

 De acuerdo a los dos puntos de vista sobre el significado de este verso, esta es una de las albricias para aquellos que abandonan el pecado. Se ha dicho que sus pecados serán tornados en actos de obediencia, y que sus malas obras en sí mismas serán convertidas en buenas.

 El shéij ‘Abd er-Rahmán as-Sa’di dijo:

 “Excepto aquellos que se arrepienten”, de estos pecados y de otros abandonándolos inmediatamente, lamentando lo que han hecho, y tomando la firme decisión de no volver a repetirlos. “Y crea”, en Dios con verdadera fe, lo cual implica abandonar el pecado y realizar actos de obediencia. “Y realizar obras rectas”, significa aquellos actos que han sido encomendados en la ley islámica, si la intención es buscar la complacencia de Dios. “A ellos, Dios les cambiará sus pecados por buenas obras”, significa, que El hará que sus actos sean diferentes de tal manera que donde él solía tener hacer malas acciones, ahora realizará buenas obras. Entonces, su idolatría e incredulidad será cambiada por la fe, y su desobediencia por la obediencia. Las malas obras que ellos solían realizar y de las cuales se han arrepentido volviéndose hacia Dios, y adorándolo, son convertidas en buenas obras, tal es el significado aparente del versículo. Esto fue narrado en el reporte del hombre a quien algunos pecados le fueron registrados por Dios, y luego Dios convirtió cada mala obra suya en una buena, de tal manera que el hombre dijo, “Oh, Señor, he cometido algunas malas obras que no veo aquí. Y Allah sabe más”.

 Tafsir as-Sa’di.

 3 – Sentir la dulzura de la fe.

 Se narró de Anas ibn Málik (que Allah tenga misericordia de él) que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Hay tres cualidades, que quien las posea encontrará la dulzura de la fe: cuando Dios y Su Mensajero son más queridos para él que ninguna otra cosa; cuando ama a alguien y sólo lo ama por la causa de Dios; y cuando odia volver a la incredulidad como odiaría ser arrojado al fuego”.

 Narrado por al-Bujari, 16; Muslim, 43.

 4 – Albricias de la sinceridad.

 Indudablemente para aquellos que se esfuerzan en superar sus deseos y caprichos por evitar un amor prohibido y reemplazarlo por el amor de Dios, esto es un signo de su sinceridad (ijlás).

 Ibn al-Qayím dijo:

 “El amor por las imágenes (es decir, un amor prohibido) es algo que sufrieron los corazones que están desprovistos de amor a Dios. Si el corazón se llena con amor a Dios y el anhelo de reunirse con Él, esto le evitará la enfermedad de amar imágenes e ilusiones. Por eso Allah dijo acerca de Yusuf (traducción del significado):

 “Por cierto que lo preservamos del mal y la obscenidad, porque era uno de los siervos elegidos” (Yusuf 12:24).

 Esto indica que el haber sido un elegido por Dios fue la razón por la cual él fue apartado de un anhelo prohibido, de sus malas consecuencias, y que las relaciones sexuales ilegales fueron apartadas de él. Uno de los sucesores rectos dijo: “El anhelo es el movimiento de un corazón vacío”, es decir, un corazón que está vacío de todo excepto del objeto de su anhelo.

 Allah dijo (traducción del significado):

 “La madre de Moisés sintió un vacío en su corazón y estuvo a punto de revelar la verdad”.

 (al-Qasas 28:10).

 Es decir, el corazón de ella estaba vacío de todo excepto de Musa, a causa de su profundo anhelo por él y del afecto de su corazón por él. El anhelo está compuesto de dos cosas: admiración por el objeto que uno ama, y esperanza de tenerlo consigo. Cuando uno de los dos desaparece, el anhelo termina también”.

 Zaad al-Ma’ád, 4/268.

 Esfuérzate, que Dios te bendiga en fortalecer tu fe, persistir en la obediencia y en la adoración a Dios, porque este es uno de los más grandes signos de amor a Dios. Intenta continuar sin tener contacto con esa muchacha, entonces Satanás no te engañará para que vuelvas a vincularte y hablar con ella. Y así estarás bien, si Dios quiere.

 Y Allah es la Fuente de toda fuerza.

Islam Q&A
Create Comments