70520: Él trabaja en una empresa en la que hay un restaurante que vende alcohol y cerdo.


Mi esposo trabaja en un país occidental en una empresa en la que venden ropa femenina y masculina, como así también ropa de niños, artículos del hogar y oro, es decir, de todo. Mi pregunta es la siguiente: en esta empresa hay una sección de comidas, es decir, un restaurante en el que venden cerdo y alcohol, pero mi esposo trabaja en la sección en la que venden relojes y oro. ¿Su salario es considerado halaal o haraam? Espero que me puedan dar una respuesta detallada.

Alabado sea Allah. 

En primer lugar:

En muchas respuestas de este sitio hemos advertido sobre vivir en países kaafir, porque esto tiene claramente un impacto negativo sobre el compromiso religioso de las personas. Él se encuentra expuesto a las tentaciones y los debates que pueden hacer que se aleje de su religión. Le pedimos a Allah que lo mantenga sano y salvo. Ver malas acciones y no poder denunciarlas o cambiarlas, por lo general hace que una persona no las considere aborrecibles en su corazón. 

Por lo tanto, no está permitido que un musulmán se establezca en un país kaafir si teme por su compromiso religioso.

Vea la pregunta número 38284 y 13363 

En segundo lugar:

Si su esposo trabaja en la sección en la que venden relojes y oro,  no tiene relación con el restaurante y las cosas haraam que allí se venden, entonces su salario es halaal, porque es entregado a cambio de trabajo que está permitido, y él no participa en los pecados de la empresa debido a las mercaderías que vende.

El Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) y sus compañeros trataban con los judíos en transacciones permitidas, aún cuando los judíos solían realizar otras transacciones que eran haraam, como la riba (usura), los sobornos, y el uso ilegal de las riquezas de las personas. Al-Tabaraani narró que Ka’b ibn ‘Uyrah (que Allah esté complacido con él) dijo: Me acerqué al Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) y vi que él había cambiado su apariencia. Yo dije: “Que mi padre sean tu rescate, ¿por qué veo que has cambiado tu apariencia?” Él dijo: “No he comido nada en tres días”. Vi a un judío dando agua a uno de sus camellos. Lo ayudé y por cada cubeta de agua que sacaba para él, me daba un dátil. Junte algunos dátiles y se los llevé al Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él). Clasificado como hasan por al-Albaani en Sahih al-Targhib wa’l-Tarhib, número 3271.

Vea también la pregunta número 20732

Y Allah sabe mejor.

Islam Q&A
Create Comments