110056: La ablución mayor por mantener relaciones maritales es en primer lugar un acto


¿Por qué es parte de la tradición profética frotarse el cuero cabelludo? El estado de impureza ritual, causado por mantener relaciones maritales, ¿causa secreciones en el cuero cabelludo?

Published Date: 2012-06-13

Alabado sea Dios

El creyente debe apresurarse a obedecer las órdenes de Dios, glorificado y exaltado sea, y las órdenes del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), y su obediencia a estas órdenes no debe depender de si comprende o no la sabiduría detrás de estas órdenes. Para muchas de las normas del Islam no conocemos con exactitud la sabiduría que encierran, pero estamos seguros que hay una gran sabiduría detrás de ellas, y que esa fue la intención de Dios al revelarlas. Los eruditos llaman estas normas “normas de significado desconocido”, o “normas sobre tipos de culto”, tal como la cantidad de veces que deben repetirse los módulos en que se divide la oración, etc. 

Algunos eruditos sostienen el punto de vista de que la ablución mayor luego de mantener relaciones maritales, cae bajo esta denominación, y que la sabiduría detrás de ella no es conocida. 

As-Suiuti dijo en al-Ashbáh wa an-Nazá’ir (p. 638):
 

“Con respecto a las normas que tienen que ver con los rituales de culto, tales como las normas sobre la impureza ritual menor y mayor, estas normas tienen que ver con actos de culto, y la sabiduría detrás de ellas no es evidente; por lo tanto, no pueden estar sometidas al pensamiento racional. Algunos de los eruditos han dicho: “Si no fuera que estar normas están relacionadas con actos de culto, la eyaculación de semen, que es una sustancia considerada pura, no habría necesitado de la purificación mayor de acuerdo a la mayoría de los eruditos, mientras que la orina y los excrementos habrían necesitado más que la ablución menor, de acuerdo al consenso de los eruditos”. 

Basándonos en esto, no puede decirse que lavar el cuero cabelludo durante la ablución mayor debe hacerse porque esa parte de la piel genere secreciones. Más bien, decimos que lavar la cabeza durante la ablución mayor es parte de la práctica del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), a quien se nos ha ordenado seguir y tomar su ejemplo. Dios, glorificado y exaltado sea, dijo (traducción del significado): 

Hay un bello ejemplo en el Mensajero de Allah [de valor y firmeza en la fe] para quienes tienen esperanza en Allah, [anhelan ser recompensados] en el Día del Juicio y recuerdan frecuentemente a Allah” (al-Ahzáb 33:21). 

Di: Si verdaderamente amáis a Allah ¡Seguidme! Y Allah os amará y os perdonará los pecados. Allah es Absolvedor, Misericordioso” (Ali ‘Imrán 3:31). 

El segundo tipo de normas son aquellas cuyo significado es conocido, y se comprende la sabiduría detrás de ellas, tales como la prohibición de las bebidas alcohólicas, para proteger la salud mental y corporal, y la prohibición de comer cerdo y carroña, porque son perjudiciales. 

Algunos de los eruditos sostienen el punto de vista de que el significado de la ablución mayor luego de la eyaculación puede ser entendido racionalmente. Ellos dicen que la emisión de semen afecta al cuerpo con cierto tipo de relajación o sensación de pereza. Y que la bañarse le devuelve la sensación de energía al cuerpo. 

Ibn al-Qayím (que Allah tenga misericordia de él) dijo en I’lám al-Muwaqqi’ín, 2/77-78: 

“Bañarse luego de la eyaculación es una de las cosas más beneficiosas para el organismo, para el corazón y la mente, y ciertamente para cada parte del cuerpo, que se refresca durante el baño. La ablución mayor contrarresta los efectos de la eyaculación; esto es algo bien conocido por la experiencia. Más aún, el estado de impureza ritual hace que uno se sienta cansado, y el baño nos devuelve la energía. Por eso Abu Dárr dijo, cuando se bañaba luego de mantener relaciones: “Es como si me hubieran echado algo pesado encima de mí”. 

En resumen: esto es algo que cualquier persona que tenga sentido común comprenderá, y se dará cuenta que el baño después de la eyaculación refresca el cuerpo y el corazón. Puesto que la eyaculación causa el estado de impureza ritual y éste hace que nuestro cuerpo y corazón cansado, bañarse nos quita el cansancio. Algunos eminentes doctores han afirmado que bañarse después de mantener relaciones maritales restaura la energía del organismo; es una de las cosas más beneficiosas para el cuerpo y el alma, y no hacerlo es perjudicial. El testimonio de la razón y la salud es suficiente para evidenciar este beneficio. Y Allah es la Fuente de toda fuerza. Fin de la cita. 

Y Allah sabe más.

Islam Q&A
Create Comments