235370: Las virtudes de La Meca y Medina


¿Es mejor vivir en la ciudad del Mensajero de Dios, o en La Meca, donde está el Templo sagrado de Dios? ¿Cuáles son las diferencias que hacen a una de las dos ciudades mejor que la otra, aparte de la diferencia en la virtud de rezar en los dos Templos?

Published Date: 2017-06-04

Alabado sea Dios

En primer lugar, el mejor lugar en la Tierra, en y por sí mismo, es La Meca, y luego de él, Medina. 

Con respecto a los individuos, lo que es mejor para cada persona es vivir en la ciudad en donde su fe se incremente y pueda rendir culto y obedecer más a Dios, glorificado y exaltado sea. 

El shéij Ibn Taimíyah (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“El mejor lugar en la Tierra para cada individuo es la tierra donde podrá obedecer mejor a Dios y Su Mensajero, lo que varía según las circunstancias. No hay ninguna zona específica en que sea mejor residir para una persona. Más bien lo que es mejor para cada uno se determina basándose en el grado en que podrá lograr de piedad, obediencia, humildad ante Dios, sumisión y enfoque en el culto. Abu ad-Darda’ le escribió a Salmán: “Ven a tierra santa”. Salmán le respondió: “La tierra no santifica a nadie; más bien lo que santifica a una persona son sus acciones”. Fin de la cita de Maymu' al-Fatáwa (18/283). 

Ver también las respuestas a las preguntas No. 199894 y 163521

En segundo lugar, La Meca es diferente de Medina y otras ciudades a causa de varias virtudes, que mencionaremos a continuación: 

 - Una oración en el Templo de La Meca es mejor que cien mil oraciones ofrecidas en cualquier otra mezquita, excepto en la mezquita del Profeta, en que una oración es mejor que mil oraciones ofrecidas en otra parte. 

 - La Meca es única en el sentido de que es el lugar en donde se realiza la peregrinación mayor y la menor, la gente circunvala el Templo, toca la Piedra Negra y la esquina yemení, y se realiza el recorrido ritual entre las colinas de As-Safa y Al-Marwah. 

 - Dios, glorificado y exaltado sea, jura por esto cuando Él dice (traducción del significado): 

Juro por esta ciudad [La Meca]” (Al-Bálad, 90:1). 

 - Dios, glorificado y exaltado sea, decretó que La Meca sea un santuario el día en que Él creó el cielo y la Tierra, lo cual no fue el caso de Medina. 

 - La santidad de La Meca es mayor que la de Medina. El shéij Ibn al-‘Uzaimín (que Allah tenga misericordia de él) dijo: 

“Medina es un santuario y goza de santidad, pero su santidad es mucho menor que la de La Meca. Ningún musulmán puede venir al santuario de La Meca desde fuera de los límites de la Casa Sagrada a menos que esté en estado de consagración ritual, y debe entrar en la consagración ritual. Este no es así en el caso de Medina. 

En el santuario de La Meca todas las plantas están protegidas, a diferencia de una concesión que hay en el santuario de Medina respecto de algunos de sus árboles con el propósito de la agricultura y cosas por el estilo. 

Los juegos de caza están prohibidos en La Meca, y se debe ser pagar una multa por eso, mientras que no se requiere ninguna multa por practicar la caza en Medina. 

El punto es que el lugar más seguro es La Meca, donde incluso los árboles están seguros, e incluso los animales están seguros”. 

Fin de la cita de Liqa’ al-Baab al-Maftuh (103/2). 

Con respecto a Medina:

Este fue el emplazamiento de la migración, el lugar en donde los musulmanes exiliados de La Meca y los auxiliares de Medina estuvieron juntos. Y fue el centro de defensa militar de los musulmanes. 

En ella fueron revelados la mayoría de los versos sobre normas y leyes. Cuando el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) conquistó La Meca no se estableció allí, más bien retornó a Medina, la ciudad a la que había emigrado, y vivió allí hasta que murió y fue enterrado en esa ciudad. 

Al-Bujari (3778) y Muslim (1059) registraron que Anas (que Dios esté complacido con él) dijo: “Los musulmanes auxiliares de Medina dijeron el día de la conquista de La Meca, cuando el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dio algo del botín a los Qureish: “Por Dios, esto es extraño. ¡Nuestras espadas todavía gotean con la sangre de los Qureish, y nuestro botín se lo están dando a ellos!”. Las noticias sobre esto llegaron al Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), quien los convocó y les dijo: “¿Qué es esto que escuché sobre ustedes?”. Ellos eran gente que no mentía, así que le dijeron: “Es lo que has oído, Mensajero de Dios”. Él dijo: “¿No les agrada saber que esa gente está regresando a sus casas con ganancias mundanas, mientras que ustedes regresan a sus casas con el Mensajero de Dios? Si los auxiliares de Medina siguieran un valle o un paso de montaña, yo seguiría ese valle o paso de montaña con ellos”. 

Al-Bujari (1871) y Muslim (1382) transmitieron que Abu Hurairah (que Dios esté complacido con él) dijo que el Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “He sido enviado a una ciudad que reemplaza a otras ciudades. Ellos dicen Iázrib, pero es Medina. Ella purifica a la gente como los fuelles eliminan las impurezas del hierro”. 

An-Nawawi (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“Con respecto a que “reemplaza a las otras ciudades”, mencionaron dos significados, el primero de ellos podría ser que fue el centro de la expansión del Islam en sus comienzos, y desde allí otras ciudades fueron conquistadas. El segundo significado es que las suplantó en importancia, y sus provisiones llegaron allí desde las ciudades periféricas del naciente imperio musulmán”. Fin de la cita de Shárh an-Nawawi ‘ala Muslim (9/154). 

Al-Bujari (1876) y Muslim (147) transmitieron de Abu Hurairah (que Dios esté complacido con él) que el Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “La fe se retirará a Medina como una serpiente se retira a su agujero”. Fin de la cita de Mirqát al-Mafátih (1/243). 

Medina es el punto de reunión de los musulmanes en el principio y al final. 

An-Nawawi dijo:

“La fe se retirará a Medina” esto significa que es como la fe en el principio y al final de los tiempos, porque al principio todos aquellos cuya fe era sincera llegaban a Medina, ya sea como inmigrantes que venía a establecerse o por el anhelo de ver al Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y aprender de él, y estar cerca suyo. Después de eso, en el tiempo de los califas, la gente hizo lo mismo, vinieron a aprender de ellos sobre el camino recto y a seguir el ejemplo de la mayoría de los compañeros del Profeta (que Dios esté complacido con ellos) viviendo allí. Luego vinieron a aprender de los eruditos de Medina, quienes eran una lámpara brillante de esa era, y los imames de la buena guía, para aprender el Islam y la Tradición Profética del Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) que los compañeros narraron para las generaciones posteriores…. Por consiguiente todos los que estaban firmes en la fe viajaban allí”. Fin de la cita de Shárh An-Nawawi ‘ala Muslim (2/177).

 - En Medina está la mezquita del Profeta y la zona bendita de la Rawdah. Al-Bujari (1196) y Muslim (1391) transmitieron de Abu Hurairah (que Dios esté complacido con él) que el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “El área entre mi casa y mi púlpito es uno de los jardines del Paraíso, y mi púlpito está en mi estanque”. 

 - Allí está el valle de Al-‘Aqiq, que es un valle bendecido. Al-Bujari (1534) transmitió de Ibn ‘Abbás (que Dios esté complacido con él) que él oyó a ‘Umar (que Dios esté complacido con él) decir: “Escuché al Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) diciendo sobre el valle de Al-‘Aqiq: “Anoche alguien vino a mí de parte de mi Señor y dijo: “Reza en este valle bendito, y di: “Pienso hacer la peregrinación menor y la peregrinación mayor”. 

 - Nadie pretenderá el mal hacia la gente de Medina porque Dios lo destruirá. 

Al-Bujari (1877) y Muslim (1363) transmitieron que Sa’d (que Dios esté complacido con él) dijo: “Escuché al Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) decir: “Nadie complota contra la gente de Medina sin que Dios haga que se disuelvan como la sal se disuelve en el agua”. 

Entonces, a quien Dios bendiga haciéndolo vivir en La Meca, felicitaciones para él; y a quien Dios bendiga haciéndolo vivir en Medina, felicitaciones para él; y a quien Dios bendiga con la piedad, no importa en qué tierra de Dios viva, felicitaciones para él. 

Y Allah sabe más.

Islam Q&A
Create Comments