864: Innovaciones “buenas” en la religión (bid’ah hásanah)


Tengo una pregunta en el área de lo que no constituye innovación. Una y otra vez escucho a algunos musulmanes referirse a ciertas acciones como bid’ah y estoy confundido. Corríjame si me equivoco, pero ¿no hay un reporte del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) que dice que cualquiera que introduzca algo útil será recompensado? Si es verdad, entonces, ¿por qué son rechazadas todas las innovaciones? Yazáka Alláhu Jáiran.

Published Date: 2010-08-09

 Alabado sea Allah.

 Primero, debemos saber qué es conocido como bid’ah de acuerdo a las enseñanzas islámicas. Es definida como: cualquier cosa inventada en la religión cuyo objetivo es adorar a Allah de una manera distinta a la que Él reveló. Esto significa cualquier cosa que no tenga referencias especificas en la shari’ah, y para lo cual no hay evidencia en el Corán ni en la Tradición Profética y que era desconocido en los tiempos del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y de sus compañeros (que Allah esté complacido con ellos). Al mismo tiempo, es completamente obvio que esta definición de inventos o innovaciones en la religión, las cuales son condenadas, no incluyen los inventos mundanos, tales como los automóviles, tecnología, etc.

 Si tu confusión tiene que ver con la contradicción aparente entre el reporte narrado por Abu Hurairah y el narrado por Yarír ibn ‘Abd Allah, entonces examinemos estos dos reportes y averigüemos qué quieren decir:

 Yarír ibn ‘Abd Allah al-Bajali (que Allah esté complacido con él) dijo: “El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Quien sea que comience algo bueno y sea seguido por otros, tendrá su propia recompensa, y otra recompensa igual a la de aquellos que le siguieron, sin que esto mengue la recompensa de ellos en nada. Y quien sea que comience algo malo y sea seguido por otros, soportará la carga de su propio pecado, y una carga igual a la de aquellos que le siguieron, sin que esto mengue el castigo de ellos en nada”. Reportado por at-Tirmidhi, No. 2697. Él dijo, “Este es un reporte bueno y auténtico”.

 Hay una historia detrás de este reporte, la cual explicará lo que significa “Quien sea que comience algo bueno”. El Imam Muslim reportó esta historia de Yarír ibn ‘Abd Allah, quien también narró el mismo reporte. Dijo: “Algunos de los beduinos vinieron al Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), portando vestimentas de lana. Él vio que ellos no estaban en buena forma y pasaban necesidades desesperantes, entonces urgió a la gente a que les dieran en caridad. La gente fue muy lenta en responder y eso podía verse en su rostro (que estaba desilusionado). Entonces un hombre de los ansar trajo una bolsa con plata, luego vino otro, y otro, y otro más, y su rostro se llenó de regocijo y felicidad. El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Quien comienza algo bueno en el Islam y otros hacen algo similar después de él, se escribirá por él una recompensa como la de quienes le siguieron, sin que esto mengue la recompensa de ellos en nada. Y quien comience algo malo en el Islam, y otros hagan algo similar después de él, se escribirá por él una condena para su pecado como la de aquellos que le siguieron en él, sin que esto mengue el castigo de ellos en nada”. Reportado por Muslim, No. 1017.

 Más explicaciones pueden hallarse en el reporte registrado por an-Nasá’i, también de Yarír ibn ‘Abd Allah, que Allah esté complacido con él, quien dijo: “Estuvimos con el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) temprano un día, cuando alguna gente que estaba casi desnuda (no vestidos apropiadamente) y descalzos, con sus espadas a sus lados, vinieron a él. Casi todos, sino todos ellos, eran de la tribu de Mudar. El rostro del Mensajero cambió cuando vio cuán pobres eran. Él fue a su casa, luego salió y ordenó a Bilal dar el llamado a la oración. Dirigió a los musulmanes en la oración y luego se dirigió a ellos, diciendo: “Oh, gente, “sean obedientes con su Señor, Quien los creó de una sola persona y de él creó a su esposa, y de ambos creó a muchos hombres y mujeres; y teman a Allah, a través de quienes ustedes se demandan mutuos derechos, los lazos de parentesco” (An-Nisá’ 4:1).

 “Temed a Allah, y que cada alma considere cuánto ha realizado para el Juicio de mañana” (al-Háshr 59:18).

 Que un hombre dé caridad de sus dinares, sus dirhams, sus ropas, su trigo o sus dátiles, aún si sólo es medio dátil. Un hombre de los ansar trajo un paquete que difícilmente podía cargar en sus manos, entonces luego vino otro, y otro, hasta que hubo dos pilas de comida y ropas, y yo ví el rostro del Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) irradiando alegría. El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Quien comience algo bueno en el Islam, tendrá su recompensa, y otra recompensa igual a la de aquellos que le siguieron en eso, sin que esto mengue en nada sus recompensas; y quien inicie algo malo en el Islam, soportará la carga de su propio pecado, y soportará también una carga igual a la de quienes le hayan seguido en eso, sin que esto mengue sus castigos en nada”. Reportado por an-Nasá’i en al-Mujtaba: Kitab az-Zakat, Bab at-Tahríd ‘ala as-Sádaqah.

 Por el contexto de la historia, queda claro que lo que significan las palabras “quien comience algo bueno en el Islam”, significa: quien reavive una parte de la Tradición del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), se la enseñe a otros, les ordene a otros seguirla, actúe de acuerdo a ella para que otros vean su ejemplo y lo sigan. Esto también está indicado por el reporte narrado por Abu Hurairah (que Allah esté complacido con él), quien dijo: “Un hombre vino al Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y él urgió a la gente a darle en caridad. Otro dijo: “Yo tengo tal y tal cosa”, y no quedó nadie en la reunión que no le haya dado algo en caridad, ya sea poco o mucho. El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Quien comience algo bueno en el Islam, tendrá una recompensa completa, y otra recompensa igual a la de aquellos que le siguieron en eso, sin que esto mengue en nada sus recompensas; y quien inicie algo malo en el Islam, soportará una carga completa por su propio pecado, y soportará también una carga igual a la de quienes le hayan seguido en eso, sin que esto mengue sus castigos en nada”. Reportado por Ibn Máyah en as-Sunan, No. 204.

 Queda claro por lo arriba citado, sin lugar para dudas, de que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) no estaba autorizando las innovaciones en asuntos de religión, ni estaba abriendo las puertas a lo que algunos musulmanes pretenden llamar “bid’ah hásanah” o “innovación buena”, por las siguientes razones:

 El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) afirmó repetidamente que: “Cada asunto inventado (en la religión) es una innovación, y cada innovación es una vía a la perdición, y cada vía a la perdición termina en el Fuego”. Reportado por an-Nasá’i en as-Sunan, Salat al-‘Idain, Bab: Kaifa al-Jutbah. Otros reportes con el mismo significado fueron narrados de Yábir (que Allah esté complacido con él) por Áhmad, a través de al-‘Irbád ibn Saaríyah por Abu Dawud, y a través de Ibn Mas’ud (que Allah esté complacido con él) por Ibn Máyah.

 El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) solía decir, cuando comenzaba un sermón: “El mejor discurso es el discurso de Allah, y la mejor guía es la guía de Muhámmad. La peor cosa en la religión es la inventada, y cada innovación es un camino a la perdición…”. Reportado por Muslim, No. 867.

 Si cada innovación es un camino a la perdición, ¿cómo pueden algunos musulmanes decir entonces que existe en el Islam algo semejante a una “innovación buena”? Por Allah, esta es una obvia contradicción, entre semejante afirmación y la advertencia del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él).

 El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) afirmó que quien invente algo en la religión, le será rechazado y Allah no lo aceptará, como fue afirmado en el reporte narrado por ‘Aa'ishah (que Allah esté complacido con ella), quien dijo: “El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Quien innove algo en éste, nuestro asunto (el Islam), que no sea parte de él, le será rechazado”. Reportado por al-Bujari, Fáth al-Bári, No. 2697. ¿Cómo puede alguien entonces decir que la innovación es aceptable y que está permitido seguirla?

 Cuando una persona inventa algo y lo agrega a su religión, algo que en realidad no pertenece a ella, lo que hace implica muchas cosas perjudiciales, una peor que la otra, por ejemplo: Implica pensar que a la religión que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) nos enseñó le falta algo, que carece de algo, que Allah no la completó ni la perfeccionó, y que hay espacio para improvisar. Esto claramente contradice la afirmación hecha por Allah en el Corán: “Hoy os he perfeccionado vuestra religión, he completado Mi gracia sobre vosotros y he dispuesto que el Islam sea vuestra religión” (al-Má'idah 5:3).

 Involucra también creer que la religión permaneció imperfecta desde los tiempos del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), hasta el tiempo en que este innovador vino y la “completó” con sus propias ideas.

 Que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) fue culpable de una de dos cosas: o de ignorar esta “innovación buena”, o de conocerla pero haberla ocultado, al no habérsela enseñado a su comunidad.

 Que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), sus compañeros y sus rectos sucesores (sálaf, primeras generaciones) se perdieron de la recompensa de esta “nueva innovación”, hasta que este innovador vino y ganó una recompensa por ella, a pesar de que él debería haber pensado, “Si esto fuera verdaderamente bueno, ellos habrían sido los primeros en hacerlo”.

 Abrir las puertas a las innovaciones conduce a cambiar la religión, abre las puertas a los caprichos personales y a las opiniones parciales, porque cada innovador cree que lo que está cambiando en la religión es algo bueno y que su opinión es la que debe seguirse, entonces, ¿a cuál de todos ellos debemos seguir como líder?

 Seguir las innovaciones conduce a anular las prácticas de la Tradición y la manera de los sucesores rectos. La experiencia ha dado testimonio de que allí donde se sigue una innovación, muere una tradición (sunnah); e igual de real es a la inversa.

 Le pedimos a Allah salvarnos de la desviación de los caprichos personales y de todas las pruebas, ya sean manifiestas o secretas.

Y Allah sabe más.

Shéij Muhámmed Salih al-Munáyyid
Create Comments