Jueves 7 Rabii' al Awal 1440 - 15 Noviembre 2018
Español

Ella dejó como legado algún dinero para contribuir en la construcción de una mezquita, ¿puede el ejecutor del legado donarla a los pobres, si están pasando por una situación de extrema necesidad?

201054

Fecha de publicación : 01-12-2015

Vistas : 830

Pregunta

Mi abuela dejó una cierta cantidad de dinero como legado para contribuir en la construcción de una mezquita, pero tomando en cuenta la situación actual de Siria y habiendo tantas familias necesitadas, yo quería preguntar si es permisible distribuir el dinero de su legado entre los pobres y familias necesitadas en lugar de destinarlo para la construcción de la mezquita.

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios

En primer lugar, construir mezquitas, mantenerlas y prepararlas para recibir a los orantes es una de las mejores acciones y obras piadosas que los musulmanes pueden realizar, para lo cual Dios ha decretado una inmensa recompensa. Esto cae bajo la denominación de caridad permanente, es decir una caridad cuya recompensa continúa después de que la persona ha fallecido. Dios dijo (traducción del significado):

“Sólo frecuentan las mezquitas de Dios aquellos que creen en Él, en el Día del Juicio, practican la oración prescrita, pagan el Zakât, y no temen sino a Allah. Ciertamente éstos son quienes verdaderamente siguen la guía” (At-Táwbah, 9:18).

El Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Quien construye una mezquita Dios le construirá una casa en el Paraíso”. Narrado por Al-Bujari, 450; y Muslim, 533; del reporte de ‘Uzmán (que Dios esté complacido con él).

Para más información, por favor consulta la respuesta a la pregunta No. 146564.

En segundo lugar, el principio básico es que es obligatorio cumplir con los deseos que la persona fallecida dejó en su testamento, y se ha narrado de los eruditos tempranos que tenían consenso acerca de este asunto, en términos generales.

Al-Hayyawi (que Allah tenga misericordia de él) dijo en Zaad al-Mustaqni: “Es obligatorio cumplir con los deseos de la persona que ha dejado un legado”.

El shéij Muhámmad al-Mujtar ash-Shanqiti (que Dios lo preserve) dijo: “Es decir, es obligatorio para la persona que ha sido designada para cumplir con la voluntad expresada en el testamento, actuar de acuerdo a lo que el testador ha estipulado.

Si la persona que deja un legado estipula que este legado debe ser administrado en determinadas condiciones, o que cierta persona, institución o comunidad debe reunir determinadas características para beneficiarse de ese legado, entonces es obligatorio actuar de acuerdo a esto y no es permisible ignorar estas condiciones ni faltar a la voluntad del fallecido. Cuando ‘Umar Ibn al-Jattáb (que Dios esté complacido con él) escribió su testamento, en el cual él dejó su tierra como Jaibar como un legado, le confió la supervisión de ella a la Madre de los Creyentes, Hafsah (que Dios esté complacido con ella), y luego después de ella al más maduro y justo de sus descendientes, y estipuló condiciones sobre cómo debían gastarse o usarse los ingresos de ese legado. La práctica entre los eruditos más prominentes y jueces entre los musulmanes ha sido considerar que los deseos del fallecido expresados en su testamento acerca de un legado deben ser cumplidos, y no es permisible omitirlos, alterarlos o distorsionarlos en forma alguna.

Por eso el autor dijo “Es obligatorio”, lo cual indica que quien no lo cumple está pecando. En consecuencia, no es permisible alterar estas condiciones a menos que el juez determine otra cosa en circunstancias excepcionales, lo cual explicaremos más abajo, si Dios quiere.

En cualquier caso, el principio básico sigue siendo que es obligatorio actuar de acuerdo a las instrucciones dejadas en un testamento acerca de la administración de un legado, y las condiciones pueden variar. Si una persona deja una parcela de tierra o alguna otra cosa como legado, puede estipular que debe ser cuidada por una persona en particular, o que se beneficiará de ella una persona en particular, o puede estipular que los beneficiarios de su legado deben tener ciertas características”. Fin de la cita de Shárh az-Zaad.

En resumen, no es permisible transferir el legado a otra persona, cambiar las instrucciones que dejó el fallecido en el testamento u omitir estas instrucciones, a menos que ya no sea posible cumplir con su voluntad tal como él lo estipuló. Consulta por favor la respuesta a la pregunta No. 140176.

Basándonos en esto, lo que debes hacer es actuar de acuerdo a los deseos de tu abuela, cumpliendo con la ley a tal efecto como mencionamos más arriba. Aun los eruditos que afirmaron que es permisible cambiar las condiciones de un legado, afirmaron que esto se aplica solamente en el caso de que las condiciones que se cambian sean la mejor forma de cumplir con la voluntad del fallecido, y que permita a la comunidad beneficiarse en una forma más integral de ese legado.

Y Allah sabe más.

Enviar comentarios