10242: Una breve descripciَn de Moisés (que la paz sea con él)


Nos gustarيa una breve descripciَn de Moisés (que la paz sea con él) y su pueblo.

Alabado sea Alل.  

Alل enviَ revelaciَn a Moisés (que la paz sea con él) y lo enviَ a los Hijos de Israel para llamarlos a rendir culto sَlo a Alل. Alل dice al respecto en el sagrado Corلn (interpretaciَn del significado):   

“Enviamos a Moisés con Nuestros signos [al Faraَn y su pueblo, y le dijimos:] Saca a tu pueblo de las tinieblas a la luz, y recuérdales que Allah, por Su poder, puede agraciarles o castigarles. Por cierto que en ello [la historia de Moisés] hay signos para quien es perseverante y agradecido”. [14:5]  

Alل enviَ a Aarَn, el hermano de Moisés, como un apoyo para Moisés cuando quiso enviarlo a Faraَn, llamلndolo a adorar a Alل. Esto fue en respuesta a un pedido de Moisés:   

“Hicimos que, por Nuestra misericordia, su hermano Aarَn fuera también un Profeta”.

[19:53] 

En ese momento, los Hijos de Israel estaban en Egipto bajo el gobierno de Faraَn, quien los habيa esclavizado y humillado. ةl dejaba vivir a sus mujeres pero mataba a sus hijos varones:   

“Por cierto que el Faraَn fue un tirano en la Tierra. Dividiَ a sus habitantes en clases y esclavizَ a un grupo de ellos [los Hijos de Israel], degollando a sus hijos varones y dejando con vida a las mujeres; por cierto que fue un corruptor”.

[28:4] 

Moisés naciَ en Egipto, y fue la voluntad de Alل que debيa ser llevado a la casa de Faraَn… Asي que su madre lo puso en una caja y la tirَ al rيo, y fue recogida por la familia de Faraَn. Su esposa Asia se alegrَ por él y prohibiَ que lo mataran… Cuando creciَ y alcanzَ la juventud, Alل le dio sabidurيa (Profecيa) y conocimiento (de la religiَn de sus antepasados, es decir, el monoteيsmo islلmico).    

Un dيa un hombre de entre los Hijos de Israel buscَ la ayuda de Moisés contra su enemigo. Moisés golpeَ al enemigo con su puٌo y lo matَ (ver Corلn 28:15). Entonces Moisés se arrepintiَ, y buscَ el perdَn de su Seٌor, y ةl lo perdonَ. Pero temiَ por su seguridad. Al dيa siguiente dيa, Moisés encontrَ a aquel hombre que habيa ayudado contra su enemigo. Le  pidiَ a Moisés que lo ayudara de nuevo, y Moisés se enfadَ con él. El hombre pensَ que iba a matarlo, por lo que le dijo:   

"؟Acaso pretendes matarme como lo hiciste ayer con otro?"  

[28:19]   

La gente de Faraَn al saber sobre lo sucedido comenzaron a buscarlo para matarlo. Un hombre virtuoso le dijo a Moisés lo que las personas estaban tramando perjudicarlo y le  aconsejَ que dejara Egipto:   

"Y Moisés se alejَ de la ciudad con temor y cautela, y exclamَ: ،Seٌor mيo! Protégeme de los opresores."

[28:21]   

Moisés se dirigiَ hacia la tierra de Madyan (Midian), dَnde se casَ con la hija de un noble Sheij a cambio de trabajar para él durante ocho aٌos. Cuando ese tiempo pasَ, Moisés viajَ con su familia hacia Egipto. Cuando llegَ al monte Sinaي, Alل quiso honrarlo con la Profecيa y hablarle. Moisés se perdiَ en su camino, entonces vio un fuego…   

"Cuando vio un fuego y dijo a su familia: Permaneced aquي, pues he visto un fuego y tal vez pueda traeros una brasa encendida [para que podلis calentaros] o encuentre junto a él quien pueda enseٌarnos el camino. Cuando llegَ a él, una voz le llamَ: ،Oh, Moisés! Ciertamente Yo soy tu Seٌor; quيtate las sandalias, pues estلs en el valle sagrado de Tuwa, y Yo te he elegido; escucha, pues, lo que te revelaré. Ciertamente Yo soy Allah, y no hay mلs divinidad que Yo. Adَrame, pues, y haz la oraciَn para tenerme presente en tu corazَn. Y por cierto que el Dيa de la Resurrecciَn es indubitable, y nadie salvo Allah sabe cuando llegarل. Ese dيa todos los hombres recibirلn la recompensa o el castigo que se merezcan por sus obras."

[20:10-15]     

Entonces Alل le mostrَ algunos milagros. Le ordenَ que tirara su vara en la tierra, y esta se convirtiَ en una serpiente; luego que pusiera su mano en su vestido, y saliَ blanca. Entonces le dijo que fuera con estos dos milagros a Faraَn, para que pudiera aceptar la advertencia o el temor de Alل, porque él habيa transgredido todos los lيmites de la opresiَn y la corrupciَn. Y enviَ con Moisés a su hermano Aarَn. Alل dice al respecto en el Sagrado Corلn (la interpretaciَn del significado):   

“Presentaos ante el Faraَn, pues se ha extralimitado, y habladle cortésmente, para que asي recapacite o tema a Allah y se arrepienta. Dijeron: ،Oh, Seٌor nuestro! Tememos que nos reprima y se propase con nosotros. Dijo [Allah]: No temلis, pues Yo estoy con vosotros escuchando y observando todo. Id ante él y decidle: Somos Mensajeros enviados por tu Seٌor para que dejes ir con nosotros a los Hijos de Israel, y no los tortures. Por cierto que hemos venido con un signo de tu Seٌor, y quien sigua la guيa estarل a salvo”.

[20:43-47]  

Moisés y Aarَn (que la paz sea con ellos) fueron a Faraَn y le llevaron el mensaje. Faraَn preguntَ a Moisés:   

“Preguntَ el Faraَn: ؟Quién es el Seٌor del Universo? Dijo [Moisés]: Es el Seٌor de los cielos, la Tierra y todo lo que hay entre ellos. ؟Es que no os convencéis de ello?”

[26:23-24]   

Entonces Faraَn le pidiَ una seٌal a Moisés para probar que lo que decيa era verdad:   

"Dijo [el Faraَn]: Si es que has traيdo una evidencia, pues muéstrala si eres sincero. Entonces arrojَ su vara, y se convirtiَ en una serpiente real. Luego introdujo su mano por el cuello de su tْnica y al retirarla, ante todos los presentes, estaba blanca y resplandeciente."

[7:106-108]   

Cuando Faraَn y su pueblo vieron el milagro, acusaron a Moisés de hechicerيa. Reunieron a los hechiceros y les ofrecieron una gran recompensa. Entonces juntaron a todo el pueblo en un dيa de fiesta. Los hechiceros arrojaron sus varas y sogas,   

"…Y cuando hubieron arrojado, embrujaron los ojos de los presentes y los aterrorizaron; hicieron una magia poderosa."

[7:116]   

Entonces Alل apoyَ a Moisés contra los hechiceros y expuso la falsedad de su trampa. Como consecuencia los hechiceros creyeron en el Seٌor del Universo:   

“Y le revelamos a Moisés: Arroja tu vara, y anularل lo que hicieron. Y se evidenciَ la verdad y también lo vano que habيan hecho [porque sَlo era una ilusiَn]. Y fueron allي vencidos [los magos] y quedaron humillados. Y se postraron los magos [al percibir la verdad]. Dijeron: Creemos en el Seٌor del Universo, el Seٌor de Moisés y de Aarَn." [7:117-122]     

Cuando los hechiceros creyeron en Alل, Faraَn cortَ sus manos y pies de lados opuestos y los crucificَ. Pero ellos lo sobrellevaron con paciencia y no prestaron atenciَn a sus amenazas y tortura, hasta que encontrar a Alل siendo musulmanes. Entonces los ministros de Faraَn indicaron que Moisés y su pueblo debيan morir, para que no extendieran la corrupciَn en la tierra. Asي que mataron a sus hijos varones, y dejaron vivir a sus hijas mujeres. Moisés instَ a los Hijos de Israel a que tuvieran paciencia. Entonces Faraَn ya no pudo tolerar ver a Moisés, y ordenَ asesinarlo:   

"Dijo el Faraَn [con soberbia]: Dejadme, yo mataré a Moisés, y que invoque a su Seٌor [para que me lo impida]; yo en verdad, temo que cambie vuestra religiَn, o que haga prevalecer la corrupciَn sobre la Tierra."

[40:26]   

Cuando planeaban asesinar a Moisés, un hombre creyente de la familia de Faraَn que ocultaba su fe, defendiَ a Moisés diciendo: "Si estل mintiendo, no puede causarnos daٌo, y si estل diciendo la verdad, algo de lo de que él estل advirtiendo ocurrirل". A pesar de la advertencia de este hombre, Faraَn y a su pueblo no prestaron atenciَn:   

"Dijo Faraَn: No os indico sino lo que considero correcto, y no os guيo sino por el buen camino."

[40:29]    

Moisés continuَ instando a Faraَn y a su pueblo, predicando de buena manera, pero sَlo hizo que se volvieran mلs arrogantes en la tierra y que  oprimieran y persiguieran a los creyentes aun mلs. Asي que Moisés orَ contra ellos, y Alل los castigَ con sequيa, hambre, y pérdida de cosechas, a fin de que pudieran comprender los alcances de la advertencia. Pero no se detuvieron, sino que persistieron en sus malas obras y trasgresiones. Entonces Alل los castigَ con otros tipos de aflicciones, para que pudieran reflexionar:   

“Y dijeron: Cualquiera que sea el signo que nos presentes para hechizarnos con él, no te creeremos. Enviamos entonces contra ellos la inundaciَn, las langostas, los piojos, las ranas, y la sangre, como signos evidentes; pero se ensoberbecieron y fueron un pueblo de pecadores.”

[7:132-133]   

Cuando la trasgresiَn de Faraَn se intensificَ, vino la orden divina de la emigraciَn. Alل le ordenَ a Moisés dejar Egipto con los Hijos de Israel, en secreto. Cuando Faraَn se enterَ, reuniَ un gran ejército para alcanzar a Moisés y su pueblo antes de que llegaran a Palestina. Faraَn y sus tropas partieron, dejando atrلs jardines y riqueza. Alcanzaron a Moisés y a su pueblo al amanecer, en las orillas del Mar Rojo. Alل salvَ a Moisés y a su pueblo, y ahogَ a Faraَn y a sus tropas. Dice Alل al respecto en el Corلn (la interpretaciَn del significado):   

Le ordenamos a Moisés [diciéndole]: Sal de noche con Mis siervos pues seréis perseguidos. Entonces, el Faraَn [al enterarse de su partida] enviَ emisarios a reclutar hombres a las ciudades. [Diciendo:] Ciertamente ellos [los Hijos de Israel] son sَlo unos pocos, y nos han enfurecido. En cambio, nosotros somos numerosos, estamos armados y alertas. Asي expulsamos [al Faraَn y su ejército de Egipto, un paيs lleno] de jardines, manantiales,  tesoros y magnيficos lugares, e hicimos que los Hijos de Israel lo heredaran. Los persiguieron [el Faraَn y su ejército a los Hijos de Israel] y los sorprendieron a la madrugada. Y cuando los dos grupos se divisaron, los seguidores de Moisés exclamaron: ،Seremos alcanzados! Dijo [Moisés]: ،No, no nos alcanzarلn! Pues mi Seٌor estل conmigo, y ةl me indicarل [qué hacer para salvarnos]. Y le ordenamos a Moisés: Golpea el mar con tu vara. Y entonces, el mar se dividiَ en dos, y cada parte del mar semejaba a una enorme montaٌa. Luego hicimos que los enemigos [el Faraَn y su ejército] les siguieran, y fue entonces cuando salvamos a Moisés y a todos los que estaban con él, y ahogamos al Faraَn y su ejército. En esto hay un signo, pero la mayorيa de los hombres no creen. Y ciertamente tu Seٌor es Poderoso, Misericordioso”.

 [26:52-68]   

Asي fue como fueron destruidos Faraَn y sus tropas. Creyَ cuando se estaba ahogando, pero eso no lo beneficiَ. Alل conservَ su cuerpo como una lecciَn para todos los que vinieran después de él. El castigo de la familia de Faraَn en este mundo fue ahogarse en el mar, y en el Mلs Allل, serل un tormento severo y doloroso:   

"Allah le preservَ de las maldades que tramaron contra él, y la familia del Faraَn fue azotada por un terrible castigo [y perecieron ahogados]. [Y en la tumba] El fuego les alcanzarل a ellos por la maٌana y la tarde, y el dيa que llegue la Hora [del Juicio, se le ordenarل a los ءngeles:] Arriad a la familia del Faraَn al mلs severo castigo."

[40:45-46]   

Los Hijos de Israel fueron testigos de los milagros de Moisés, el ْltimo de los cuales fue el de ser salvados y la destrucciَn de su enemigo. Estos milagros eran suficientes para erradicar los ْltimos rastros de idolatrيa de sus corazones, pero aun asي volvieron a ella algunas veces, y Moisés se enfrentَ con grandes dificultades para llevarlos de nuevo a la adoraciَn ْnica de Alل. Cita el Corلn como ejemplo:     

Hicimos que los Hijos de Israel cruzaran el mar, y cuando llegaron a un pueblo que se prosternaba ante los يdolos dijeron: ،Oh, Moisés! Permيtenos adorar يdolos como lo hacen ellos. Dijo: Vosotros, en verdad, sois un pueblo de ignorantes. Ciertamente aquello en lo que creen serل destruido y sus obras habrلn sido en vano. Dijo: ؟Cَmo podrيa admitir que adoréis a يdolos en vez de Allah, cuando ةl os ha preferido [enviلndoos un Profeta] a vuestros contemporلneos?"

[7:138-140]   

Los Hijos de Israel se dirigieron hacia Tierra Santa, y en el camino padecieron sed.  Se quejaron a Moisés, quien orَ a su Seٌor y ةl les dio agua:   

"Nosotros le revelamos a Moisés (Moisés) cuando su pueblo le pidiَ agua (diciendo): Golpea la piedra con tu vara, y brotaron de ella doce manantiales, cada grupo supo su propio lugar para el agua."

[7:160]     

En su viaje, se quejaron del intenso calor del sol y la falta de comida. Asي que Moisés orَ a su Seٌor y ةl les dio sombra con nubes, y les proveyَ de gracias y bondades (para comer), pero ellos no lo apreciaron, y demandaron algo mلs.     

"…y les protegimos con la sombra de una nube e hicimos descender sobre ellos el manل y las codornices, [y les dijimos]: Comed de lo bueno que os hemos agraciado. Y no fue a Nosotros a quienes agraviaron, sino que se perjudicaron a sي mismos.".

[7:160]     

Entonces ellos se quejaron y dijeron:     

"Y cuando dijisteis: ،Oh, Moisés! No podremos seguir tolerando una sola clase de alimento, invoca a tu Seٌor por nosotros para que nos agracie con lo que brota de la tierra: sus verduras, pepinos, ajos, lentejas y cebollas."  

[2:61]   

Alل habيa prometido a Moisés que ةl harيa descender un Libro conteniendo َrdenes y prohibiciones para los Hijos de Israel. Cuando Faraَn fue destruido, Moisés le pidiَ a su Seٌor el descenso del Libro. Alل le ordenَ ayunar durante cuarenta dيas. Entonces nombrَ a su hermano Aarَn como su sustituto para encargarse de su pueblo, y ayunَ durante esos dيas. Entonces Alل le revelَ la Torل en el monte Sinaي. Cuando regresَ con su gente, los encontrَ adorando al becerro que el Samaritano habيa construido con sus joyas y les habيa dicho, "ةste es vuestro Dios y el Dios de Moisés".   

“Fundiَ las joyas dلndoles la forma de un becerro que emitيa un sonido como un mugido, y entonces exclamamos: ةsta es nuestra divinidad y la de Moisés, pero él olvidَ que estل aquي. ؟Acaso no vieron que no les respondيa, ni podيa daٌarlos ni beneficiarlos?”.

 [20:88-89] 

؟Ellos no vieron que no podيa responderles y que no tenيa poder de daٌarlos ni de beneficiarlos? 

“Y por cierto que antes [que regresara Moisés] Aarَn les habيa advertido: ،Oh, pueblo mيo! Se os estل poniendo a prueba con él. Vuestro verdadero Seٌor es el Clemente, seguidme pues y obedeced mis َrdenes. Respondieron: No dejaremos de postrarnos ante él hasta que vuelva Moisés”.

[20:88-91] 

Cuando Moisés regresَ, se enojَ con ellos, los reprendiَ, y les indicَ el camino de la verdad. Luego quemَ al becerro y lo arrojَ al mar, y castigَ al Samaritano.   

Los Hijos de Israel lamentaron haber rendido culto al becerro. Moisés escogiَ de entre ellos a setenta hombres y los llevَ al monte Sinaي para alabar a Alل y mostrar su pesar por lo que habيan hecho. Allي Alل hablَ a Moisés, pero algunos de ellos no creyeron que Alل fue el que habيa hablado con  Moisés, asي que lo desobedecieron y dijeron: “،Oh, Moisés! No creeremos en ti hasta que veamos a Allah en forma manifiesta. Entonces os azotَ un rayo, y pudisteis contemplar lo que os aconteciَ. Luego de haber muerto os resucitamos para que fueseis agradecidos.”

[2:55-56] 

Cuando Moisés regresَ a los Hijos de Israel con la Torل, se negaron a aceptarla y se quejaron de sus mandamientos. Moisés los exhortَ y entonces la aceptaron, tal como lo describe Alل en el Corلn (la interpretaciَn del significado):   

“Y cuando celebramos un pacto con vosotros y elevamos el monte por encima vuestro [para atemorizaros, y os dijimos:] Aferraos con fuerza a lo que os hemos dado [la Torل] y recordad lo que hay en ella, que asي seréis piadosos. Pero después os volvisteis atrلs, y si no fuera por la gracia y misericordia de Allah sobre vosotros os habrيais contado entre los perdedores”.

[2:63-64] 

Entonces Moisés les ordenَ a los Hijos de Israel que emigraran con él a Tierra Santa en Palestina. Comenzaron el viaje, pero temieron a sus habitantes, desobedecieron a Moisés y se rebelaron contra él:   

“Dijeron: ،Oh, Moisés! No ingresaremos mientras permanezcan dentro de ella. Ve tْ, pues, con tu Seٌor y combatidles, que nosotros nos quedaremos aquي”.

[5:24] 

Asي que Moisés orَ contra ellos, y Alل contestَ su oraciَn. Les dijo que la Tierra Santa les estaba prohibida, y que vagarيan en la tierra durante cuarenta aٌos, por lo que él no debيa afligirse por ellos:   

“Dijo: ،Seٌor mيo! Sَlo tengo control de mis actos y autoridad sobre mi hermano, apلrtanos pues, de los extraviados.

 Dijo [Allah a Moisés]: Les estarل prohibida [la entrada en la Tierra Santa] durante cuarenta aٌos, tiempo en el que vagarلn por la Tierra. No te aflijas por quienes se desviaron”.

[5:25-26] 

Moisés sobrellevَ con paciencia las numerosas quejas de los Hijos de Israel. Durante aquel  perيodo en el que deambularon, Aarَn muriَ, luego Moisés muriَ, y la mayorيa de ellos también murieron. Cuando ese tiempo acabَ, Yusha’ ibn Nun (Joshua el hijo de Num) los llevَ a la Tierra Santa y la sitiَ hasta que la conquistَ. ةl les ordenَ que entraran en la tierra postrados, pero ellos no lo obedecieron, y entraron de espaldas.   

Alل concediَ grandes bendiciones a los Hijos de Israel. Los salvَ de Faraَn, y les proporcionَ enormes gracias y bendiciones. Les concediَ Profetas, pero fueron ingratos con las bendiciones y no las apreciaron:  

“Y cuando Moisés dijo a su pueblo: ،Oh, pueblo mيo! Recordad la gracia que Allah os concediَ al hacer surgir Profetas entre vosotros, haceros reyes y agraciaros con lo que no agraciَ a nadie de entre vuestros contemporلneos”.

[5:20] 

Los judيos dicen y hacen cosas que traen sobre ellos mismos la ira y el enojo de Alل.   

Acusaron a Alل de ser tacaٌo:   

“Los judيos dicen: La mano de Allah estل cerrada [y no concede Sus gracias]. Sus propias manos quedaron cerradas y fueron maldecidos por lo que dijeron. Por el contrario, Sus ambas manos estلn abiertas y sustentan como ةl quiere”.

[5:64] 

En virtud de esta seria acusaciَn devinieron incrédulos:   

“Allah ha oيdo las palabras de quienes dijeron: Allah es pobre y nosotros somos ricos”.

[3:181] 

Le atribuyeron un hijo a Alل:   

“Algunos judيos dicen: ‘Uzeir es el hijo de Allah,…”

[9:30] 

Cuando la Torل les fue revelada, la mayorيa de ellos no creyeron en sus mandatos. Se desviaron del camino de Alل, y consideraron lo incorrecto como permisible, por eso Alل los castigَ por sus pecados. Alل dice en el Corلn (interpretaciَn del significado):   

“Debido a la iniquidad de los judيos les vedamos cosas buenas que antes les eran permitidas, y por haber desviado a muchos del sendero de Allah. Por lucrar con la usura siendo que se les habيa prohibido, y por apropiarse de los bienes del prَjimo indebidamente. Y por cierto que les reservamos a los incrédulos de entre ellos un castigo doloroso.”

[4:160-161] 

Entre sus mentiras estل su pretensiَn de que son los hijos y los elegidos de Alل:   

“Los judيos y los cristianos dicen: Somos los hijos de Allah y Sus amados. Di: ؟Por qué, entonces, os castiga por vuestros pecados? No sois sino como el resto de la humanidad que ةl ha creado. Perdona a quien ةl quiere y castiga a quien ةl quiere. De Allah es el reino de los cielos y la Tierra, y todo lo que existe entre ellos, y ante ةl compareceremos”.

[5:18] 

Y entre sus mentiras se encuentra:   

“Y dicen [la Gente del Libro]: Sَlo entrarل al Paraيso quien sea judيo o cristiano. Esos son sus deseos. Diles: Traed vuestro fundamento, si es que decيs la verdad”.

[2:111] 

Y entre sus fabricaciones estل lo siguiente:   

“Dicen: El fuego no nos quemarل sino dيas contados. Di: ؟Acaso habéis hecho un pacto con Allah? Sabed pues, que Allah no faltarل a su pacto. ؟O decيs de Allah lo que ignorلis?”

[2:80] 

Un ejemplo de sus trampas y traiciَn es la forma en que distorsionaron su Libro, la Torل:   

“Algunos de los judيos cambian el sentido de las palabras y dicen: Oيmos pero desobedecemos…”

[4:46] 

Entre sus crيmenes estلn su escepticismo a las seٌales de Alل y sus asesinatos a los Profetas, por lo que Alل los castigarل. Alل dice en el Corلn (interpretaciَn del significado):   

“Y les azotَ la humillaciَn y la miseria, e incurrieron en la ira de Allah. Esto porque no creyeron en los signos y preceptos de Allah, mataron a los Profetas injustamente, se rebelaron y transgredieron la ley”.

[2:61] 

Porque los judيos han cometido tantas acciones injustas y hechos malignos, tantas mentiras y han diseminado tanta corrupciَn en la tierra, que Alل ha creado odio y enemistad entre ellos, y nunca jamلs tendrلn el poder hasta el Dيa de Resurrecciَn:   

“Hemos sembrado entre ellos la enemistad y el odio hasta el Dيa de la Resurrecciَn. Siempre que enciendan el fuego de la guerra, Allah lo apagarل. Se afanan por corromper en la Tierra, y Allah no ama a los corruptores”.

[5:64] 

Los judيos estلn débiles y divididos, cada uno de ellos con deseos diferentes:   

No os combatirلn unidos, salvo en aldeas fortificadas o detrلs de murallas. Entre ellos hay una fuerte hostilidad. Pensلis que son unidos, pero sus corazones estلn divididos. Ello porque que son gente que no razona.

[59:14]   

Los judيos son los mلs hostiles de todos los pueblos hacia los creyentes. Debido a su trasgresiَn y corrupciَn, los judيos odian la muerte porque temen lo que viene después de ella. Alل dice en el Corلn (la interpretaciَn del significado):   

“[،Oh, Muhammad!] Diles: ،Oh, judيos! Si sois mلs allegados a Allah que las demلs personas como pretendéis, entonces desead la muerte, si sois sinceros. Pero [sabe ،Oh, Muhammad! que] nunca la desearلn, pues saben todos los pecados que cometieron. Y ciertamente Allah bien conoce a los inicuos”.

[62:6-7] 

Los judيos persistieron en su corrupciَn, trasgresiَn y desviaciَn. Alل enviَ a muchos Profetas y Mensajeros a los Hijos de Israel, para llamarlos al Camino Recto, y algunos de ellos creyeron y otros fueron incrédulos… hasta que Alل les enviَ a Jesْs hijo de Marيa (que la paz sea con él).

De: Usul al-Din al-Islami, por el Sheij Muhammad ibn Ibrahim al-Tuwaijri
Create Comments