2807: El impacto del Hayy en el alma y la vida de un musulmán


¿Cómo afecta la participación en el Hayy en la vida del musulmán?

Alabado sea Allah. 

Realizar los rituales del Hayy tiene muchas virtudes y hay mucha sabiduría detrás de ellos. El que puede entenderlos y realizarlos es bendecido con mucho bien. Trataremos de nombrar tantas como podamos aquí. 

1-Viajar al Hayy para realizar los rituales; su viaje le recuerda al peregrino su viaje hacia Allah y el Más Allá. Cuando viaja deja de lado a las personas que ama, a la familia, a los hijos y a su tierra, y el viaje al Más Allá también es así. 

2-El que emprende este viaje lleva consigo las provisiones que lo ayudarán a llegar a la tierra santa, y ésto le recuerda que para el viaje hacia su Señor, él debe poseer las provisiones que le permitan llegar a salvo. Con respecto a ésto, Allah dice en el Sagrado Corán (interpretación del significado):  

“Aprovisionaos para el viaje y [sabed que] la mejor provisión es la piedad. Temedme [durante el cumplimiento de los ritos de la peregrinación] ¡Oh, dotados de buen discernimiento!” [al-Baqarah 2:197]

3-Así como el viaje es un tipo de tormento, el viaje al Más Allá es así y muchas veces es peor. Delante de la persona que encuentra la agonía de la muerte, la muerte en sí, la tumba, la resurrección, el día del juicio, el pesaje en la Balanza, y el al-Siraat (un puente sobre el Infierno, sobre el que todos debemos pasar), luego el Paraíso o el Infierno. El bendecido es el que Allah salvará. 

4-Cuando el peregrino viste las prendas del ihram (dos paños blancos sin costuras), ésto le recuerda a las telas con las que será envuelto. Ésto motiva al peregrino a dejar los pecados. Así como deja sus prendas, también debe dejar sus pecados; así como se viste con dos prendas blancas y limpias, su corazón y sus extremidades también deben estar limpios y puros de pecados. 

5-Cuando dice en el miqat (el punto en el que los peregrinos entran al ihram, “Labbayk Allaahumma labbaayk (Aquí estoy a Tu servicio, Oh Allah)”, lo que significa que él ha respondido a su Señor, alabado sea, cómo puede permanecer en el estado de pecado sin decirle a su Señor: “Labbayk Allaahumma labbaayk (Aquí estoy a Tu servicio, Oh Allah)”, queriendo decir: he respondido a Tu prohibición sobre ellos. Éste es el momento de abandonar el pecado. 

6-Cuando abandona las cosas que están prohibidas durante el ihram, y se mantiene ocupado con la talbiyah y el dhikr (recordando a Allah), muestra el estado en el que el musulmán debe encontrarse siempre. Ésta es una manera de entrenarse y disciplinarse, porque  se disciplina abandonando lo que básicamente está permitido, pero que Allah le ha prohibido en esta situación. Entonces, ¿cómo puede transgredir los límites sagrados que Allah ha establecido para todos los momentos y los lugares? 

7-Cuando entra a la Casa Sagrada de Allah, que Él ha convertido en un lugar de seguridad para la humanidad, ésto le recuerda la seguridad del Día de Resurrección, y que nadie puede obtenerla sin esfuerzo. El mayor recurso de seguridad en el Día de Resurrección es el Tawhid (creencia en la Unicidad de Allah) y evitar el shirk (asociación de otros con Allah). Con respecto a ésto Allah dice en el Sagrado Corán (interpretación del significado): 

“Quienes crean y no desacrediten su fe con ninguna injusticia [idolatría] serán quienes estarán a salvo, y son ellos los encaminados.” [al-An’aam 6:82]

Cuando besa la Piedra Negra, que es el primer ritual que realiza, ésto entrena al visitante para venerar la Sunnah (el camino del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él)), y no actuar en contra de la ley de Allah sobre la base de su razonamiento imperfecto. Él sabe lo que Allah ha prescrito para la humanidad es sabio y bueno, y se entrena a sí mismo para someterse por completo a su Señor, alabado sea. Con respecto a ésto, ‘Umar (que Allah esté complacido con él) dijo lo siguiente después de besar la Piedra Negra: “Sé que sólo eres una roca y que no puedes ni dañarme ni beneficiarme. Si no hubiera visto al Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) besándote, no te hubiera besado”. Narrado por al-Bujari (1520) y Muslim (1720). 

8-Cuando circunvala la Ka’bah, ésto le recuerda a su padre Ibraahim (Abraham, la paz descienda sobre él), y cómo construyó la Ka’bah como un lugar de seguridad para la humanidad y los llamó a realizar la peregrinación hacia esta Casa. Luego llegó nuestro Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) que también llamó a las personas a acercarse a la Casa. Moisés y Jesús (la paz descienda sobre ellos) también se acercaron a esta Casa, que por lo tanto es un símbolo de estos Profetas. ¿Cómo podría haber sido de otro modo cuando Allah le ordenó a Ibraahim (la paz descienda sobre él) construirla y venerarla? 

9-Al beber el agua de Zamzam, ésto le recuerda la bendición que Allah ha entregado a las personas en esta agua bendita, de la que han bebido millones de personas durante muchos siglos, y que todavía no se ha secado. Es instado a recitar el du’a’ (súplica) al beberla, porque el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo: “El agua del Zamzam es para lo que se bebe”. Narrado por Ibn Maayah (3062) y Ahmad (14435). Éste es un hadiz hasan clasificado como tal por Ibn al-Qayyim (que Allah tenga piedad de él) en Zaad al-Ma’aad (4/320). 

10- El sa’i (corrida) entre al-Safa y al-Marwa le recuerda la gran dificultad que atravesó nuestra madre Haayar (Hagar), y como corrió entre al-Safa y al-Marwa buscando a alguien para salvarla de la dificultad en la que se encontraba, y especialmente por agua para darle a su hijo Ismaa’il (Ismael). Esta mujer resistió esta prueba con paciencia, y se dirigió a su Señor. En ella tenemos un buen ejemplo, porque cuando un hombre recuerda el esfuerzo y la paciencia de esta mujer sus problemas le parecen menos importantes, y cuando una mujer recuerda a alguien de su mismo sexo, sus dificultades son más fáciles de soportar. 

11-Permanecer en ‘Arafah le recuerda al peregrino la gran reunión de la humanidad en el Día de la Resurrección. Si el peregrino sufre cansancio debido a la multitud de miles de personas juntas, entonces ¿qué pasará cuando toda la humanidad se reúna, descalza, desnuda y sin circuncisión? 

12-Como lo mencionamos con respecto a la Piedra Negra, también sucede cuando se apedrea el Yamaraat (apedrear los pilares), el musulmán se entrena para ser obediente y seguir el ejemplo del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él). Así manifiesta sumisión pura a Allah. 

13-Al ofrecer el sacrificio, ésto le recuerda al peregrino el importante incidente cuando nuestro padre Ibraahim se sometió al mandamiento de Allah para sacrificar a su único hijo Ismaa’il (Ismael), y no hay espacio para la compasión que va en contra de los mandamientos y las prohibiciones de Allah. Ésto también le enseña a responder a los mandamientos de Allah, como lo expresó Ismaa’il: 

“Y cuando éste alcanzó la pubertad, [Abraham] le dijo: ¡Oh, hijito mío! Ciertamente he visto en el sueño que te sacrificaba; mira pues, qué opinas. Dijo: ¡Oh, padre mío! Haz lo que te es ordenado; por cierto que me encontrarás, si Allah quiere, entre los pacientes.” [al-Saffaat 37:102]

14-Al salir del ihram, y en el momento en el que se convierte en permitido otra vez todo lo que estaba prohibido durante el ihram, él se entrena para ser paciente, y le enseña que la dificultad se alivia, y que el resultado para el que responde al mandamiento de Allah es el regocijo y la felicidad. Éste regocijo sólo puede sentirse por el que saborea la dulzura de la obediencia, como el regocijo que la persona que ayuna siente al romper el ayuno, o el que siente después de orar una persona que pasa la noche orando. 

15-Cuando ha finalizado los rituales del Hayy y los ha realizado como Allah los ha prescrito y como a Él le gustan, y ha completado sus rituales, él tiene la esperanza de que su Señor le perdone todos los pecados, como el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo: “Aquel que peregrine a la Casa y no pronuncie palabras obscenas ni realice malas acciones, regresará como cuando su madre le dio a luz”. Narrado por al-Bujari (1449) y Muslim (1350). Ésto lo motiva a comenzar una nueva página en su vida, libre de pecado. 

16-Cuando regresa con su esposa y su hijo, la alegría de encontrase con ellos le recuerda el mayor de los regocijos que sentirá cuando se reúna con ellos en el Paraíso de Allah, alabado sea. Le recuerda que la verdadera pérdida es la pérdida de uno mismo y de la familia en el Día de la Resurrección, como Allah dice (interpretación del significado):  

“Adorad pues [¡Oh, incrédulos!] lo que queráis en lugar de Él. Por cierto que los desdichados serán quienes se pierdan a sí mismos con sus familias el Día de la Resurrección [ingresando al Infierno]. ¿Acaso no es ésta la mayor perdida?” [al-Zumar 39:15].  

Esto es lo que podíamos mencionarle aquí. 

Y Allah sabe mejor.

Islam Q&A
Create Comments