4395: Un cristiano pregunta sobre la naturaleza y la definición del alma


Desde el punto de vista del Islam ¿qué es el alma? Por ejemplo, ¿quién creo el alma y cuáles son sus limitaciones?

Alabado sea Allah 

Allah es el Creador de todas las cosas y el alma es algo que ha sido creado de la misma manera que todo lo demás. La noción acerca de su verdadera esencia es algo que le pertenece exclusivamente a Allah, glorificado y exaltado sea Él. Allah ha conservado esta noción exclusivamente para Sí, tal como se expresa en el hadiz de ‘Abd-Allah ibn Mas’ud (que Allah esté complacido con él), quien dijo: “Mientras estaba con el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) en una granja, y él estaba descansando en la rama de una palmera sin hojas, pasaron los judíos y algunos de ellos les dijeron a otros ‘Preguntadle sobre el alma.’ Algunos de ellos preguntaron, ‘¿Por qué insistid en que le preguntemos al respecto?’ Otros dijeron, ‘No le preguntéis por las dudas no os guste su respuesta.’ Pero finalmente resolvieron ‘Preguntadle’, así que le preguntaron sobre el alma. El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) permaneció callado y no les respondió y yo me di cuenta de que estaba recibiendo una Revelación, así que me quedé donde estaba. Una vez que la Revelación de la aleya estuvo completa, dijo (interpretación del significado): ‘Te preguntan acerca del espíritu. Diles: El espíritu es una de las creaciones de Aláh, de las que sólo Él tiene conocimiento. Y no se os ha permitido acceder sino a una parte del inmenso conocimiento de Alá. Si quisiéramos, borraríamos todo lo que te hemos revelado [de los corazones de los hombres y de los Libros], y entonces no encontrarías quien se encargara de revelártelo nuevamente. [al-Isra’ 17:85]” (Reportado por al-Bujari). El ruh (alma o espíritu) ha sido descripto por Allah en Su Libro y por el Mensajero (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) en su Sunnah y se han utilizado diversos verbos y adjetivos en relación con la palabra ‘ruh’, tales como agarrar, aferrarse, tomar (como en el caso de la muerte), puede ser encadenada o amortajada, va y viene, asciende y desciende, puede sacarse como se saca un pelo de un pedazo de masa… Es obligatorio (en el Islam) creer en estos atributos, los cuales se narran en las “dos Revelaciones” (es decir, el Corán y la Sunnah) y darse cuenta, además, de que el alma no es como el cuerpo. 

Allah creó a Adán y le infundió un alma, como dice en el Corán y en el hadiz del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Cuando Allah creó a Adán y le infundió un alma, él estornudó y dijo ‘Al-hamdu-Lillah (Alabado sea Allah).’ Alabó a Allah con Su permiso. Luego, Su Señor le dijo, ‘Que Allah se apiade de ti, Oh, Adán. Ve hacia aquellos ángeles, a un grupo de ellos que está sentado, y di: ‘As-salamu ‘alaykum (que la paz sea con vosotros).’ Ellos respondieron: ‘Wa ‘alayka al-salam wa rahmat-Allah (y que la paz y la piedad de Allah sean contigo).’ Entonces, él regresó a su Señor, quien le dijo: ‘Este es tu saludo y el saludo de tus descendientes.’” (Reportado y clasificado como hasan por al-Tirmidhi. Sunan al-Tirmidhi, 3290). 

Allah envía al ángel para que le infunda un alma al feto, como fue reportado por ‘Abd-Allah ibn Mas’ud, quien dijo: “El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), quien es el más sincero (de los seres humanos) y cuya sinceridad (es un hecho) nos dijo: ‘Los componentes de cualquiera de vosotros se reúnen en el útero de su madre durante cuarenta días; luego, se convierte en un coágulo de sangre durante un nuevo período de cuarenta días. Luego, se transforma en una masa de carne y, cuarenta días más tarde, Allah le envía Su ángel para que le infunda un alma. El ángel trae instrucciones respecto de cuatro aspectos; entonces, el ángel anota su sustento, su muerte, sus acciones y si será condenado o bendecido”. (Reportado por Muslim, 1528). 

El alma de los muertos es llevada desde las puntas de los dedos de los pies hasta la parte superior del cuerpo y, cuando llega a la garganta, la muerte produce sonidos en la garganta de la persona que está por morir y sus ojos se vidrian y se van hacia arriba. Um Salamah dijo: “El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) tomó el alma de Abu Salamah (después de que hubo muerto) y sus ojos estaban abiertos; entonces se los cerró y luego dijo ‘Cuando el alma es tomada, los ojos la siguen.’” (Reportado por Muslim, 1528). 

El alma se reúne con los ángeles. El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Los ángeles se reunieron con el alma de un hombre entre la gente que vino antes que vosotros y preguntaron: ‘¿Hiciste algo bueno?’ Él respondió: 'Solía decirles a mis empleados que postergaran el cobro de los pagos o que perdonaran a cualquiera que estuviera en apuros.’ Entonces, se dijo ‘Perdonadlo.’” (Reportado por al-Bujari, 1935). 

El alma es llevada al cielo por dos ángeles después de que es tomada (es decir, después de que una persona muere), tal como fue reportado en un hadiz de Abu Hurairah, quien dijo: “Cuando el alma de un creyente es tomada, se reúne con dos ángeles, que la llevan hacia arriba…” (El narrador dijo: Luego, él mencionó su agradable fragancia y esencia de almizcle). Los moradores del cielo dicen: ‘Un alma buena que ha venido desde la tierra, que Allah te bendiga a ti y al cuerpo que solías habitar. Luego, la llevan hacia arriba, a su Señor, glorificado y exaltado sea Él, quien dice ‘Deambula con ella hasta el fin del mundo.’ Cuando el alma de un no creyente sale… (el narrador mencionó su olor putrefacto). Los moradores del cielo dicen: ‘Un alma maligna que ha venido desde la tierra’ ‘Deambula con ella hasta el fin del mundo.’ Abu Hurairah dijo: Luego el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) puso un paño sobre su nariz, así. (Reportado por Muslim, 5119). 

También se reporta más información sobre cómo sale el alma (al morir) en el hadiz del Imam Ahmad (que Allah se apiade de él) de lo narrado por al-Bara’ ibn ‘Azib, quien dijo: “Salimos con el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) para asistir al funeral de un hombre de los Ansar, y llegamos a la tumba cuando todavía la estaban cavando. El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) se sentó y nosotros nos sentamos a su alrededor y fue como si tuviéramos pájaros en nuestras cabezas. En la mano sostenía un palo con el que escarbaba la tierra. Levantó la cabeza y dijo: ‘Pide a Allah amparo del castigo de la tumba’ dos o tres veces. A continuación, dijo: ‘Ciertamente, cuando el siervo creyente está a punto de abandonar este mundo e ingresar en el Más Allá, hacia él descienden ángeles con blancos rostros, con rostros como soles. Traen consigo una de las mortajas del Paraíso y un poco del perfume del Paraíso. Se sientan junto a él hasta donde alcanza la vista. Luego, el Ángel de la Muerte (que la paz sea con él) viene hacia él y se sienta junto a su cabeza y dice: ‘Oh, alma pura, sal y reúnete con el perdón y la complacencia de Allah’. Entonces, su alma sale flotando como una gota de agua que fluye de una taza. Entonces, él toma su alma, y, tan pronto como la agarra, la llevan y la depositan en esa mortaja y en ese perfume. Y de allí emana, entonces, la más exquisita fragancia de almizcle que puede encontrarse en la faz de la tierra. Y luego ascienden con ella y, al pasar junto a grupos de ángeles, los ángeles preguntan: ‘¿Quién es esta alma pura?’ y ellos contestan ‘Es tal y tal, hijo de tal y tal’– utilizando los mejores nombres con los que se la conoció en la tierra. La traen hasta el cielo más bajo y piden que abran la puerta para él, y la puerta se abre. Los que pertenecen a altas categorías en cada uno de los cielos la acompañan hasta que se aproxima al próximo cielo y así sucesivamente hasta que llega al séptimo cielo. Allí, Allah, glorificado y exaltado sea Él, dice: ‘Registrad el libro de Mi siervo en el ‘Illiyun (el más alto cielo) y llevadlo de regreso a la tierra, pues de ella los he creado, y a ella debo regresarlos, y luego volveré a sacarlos de ella nuevamente.’ Entonces, el alma es llevada de vuelta al cuerpo y dos ángeles vienen y lo hacen tomar asiento y le preguntan: ‘¿Quién es tu Señor?’ Él responde: ‘Allah.’ Entonces, le preguntan: ‘¿Cuál es tu religión?’ Él responde: ‘Mi religión es el Islam.’ Le preguntan: ‘¿Quién es el enviado entre vosotros?’ Él responde: ‘Es el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él)’. Luego, le preguntan: ‘¿Qué conocimientos tienes?’ Él responde: 'He leído el Libro de Allah y he creído en él.’ Entonces, se oye una voz proveniente del cielo que dice: ‘Mi siervo ha hablado con la verdad. Preparad para él un lecho en el Paraíso y dadle vestimenta del Paraíso y abrid para él una puerta al Paraíso.’ Y él sentirá su brisa y su fragancia, y su tumba se ensanchará hasta donde alcance su vista. Entonces, un hombre con un hermoso rostro, primorosa vestimenta y una agradable fragancia se acercará a él y le dirá: ‘¡Bienaventurado! Éste es el día que te prometieron.’ Él preguntará: ‘¿Quién eres tú? Tu rostro parece portador de buenas noticias.’ Él responderá: 'Soy tus buenas acciones.’ (El muerto) exclamará: ‘Oh, Señor, haz que llegue la Hora para que pueda reencontrarme con mi familia y mis riquezas.’ 

Cuando el siervo no creyente está a punto de abandonar este mundo e ingresar en el Más Allá, hacia él descienden ángeles del cielo con rostros negros, trayendo consigo un saco de arpillera. Se sientan junto a él hasta donde alcanza la vista. Luego, el Ángel de la Muerte viene hacia él y se sienta junto a su cabeza y dice: ‘Oh, alma maligna, sal y enfrenta la ira y la furia de Allah’. Luego, su alma se dispersa por su cuerpo y es arrastrada al exterior como un pincho arrancado de la lana mojada. Entonces, él toma su alma, y, tan pronto como la agarra, la llevan y la depositan en ese saco de arpillera. Y de allí emana, entonces, el más putrefacto hedor a carne podrida que puede encontrarse en la faz de la tierra. Y luego ascienden con ella y, al pasar junto a grupos de ángeles, los ángeles preguntan: ‘¿Quién es esta alma maligna?’ y ellos contestan ‘Es tal y tal, hijo de tal y tal’– utilizando los peores nombres con los que se la conoció en la tierra. La traen hasta el cielo más bajo y piden que abran la puerta para él, pero no la abren. Entonces, el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) recitó (interpretación del significado): “…A quienes hayan desmentido Nuestros signos y se hayan ensoberbecido no se les abrirán las puertas del cielo ni entrarán en el Paraíso hasta que un camello pase por el ojo de la aguja. Así castigamos a los pecadores. [al-A’raf 7:40]. Luego dijo: “Entonces, Allah, glorificado y exaltado sea Él, dice: ‘Registren el libro de Mi siervo en el Sijjin (el más bajo cielo) en lo más bajo de la tierra. Luego, su alma es derribada.” Luego, recitó (interpretación del significado): “Sed monoteístas y creed en Aláh, y no seáis idólatras. Quien atribuye copartícipes [en la adoración] a Alá es como quien se cae del cielo y lo arrastran las aves o el viento a un lugar lejano.”  [al-Hayy 22:31]. Dijo: “Entonces el alma es llevada de vuelta al cuerpo y dos ángeles vienen y lo hacen tomar asiento y le preguntan: ‘¿Quién es tu Señor?’ Él responde: ‘Oh, oh, no lo sé.’ Entonces, le preguntan: ‘¿Cuál es tu religión?’ Él responde: ‘Oh, oh, no lo sé.’ Le preguntan: ‘¿Quién es el enviado entre vosotros?’ Él responde: ‘Oh, oh, no lo sé.’ Entonces, se oye una voz proveniente del cielo que dice: ‘Miente. Preparad para él un lecho en el Infierno y abrid para él una puerta al Infierno.’ Y él sentirá brisas calientes y sentirá su hedor y su tumba se estrechará para él hasta que sus costillas se entrecrucen. Entonces, un hombre con un rostro abominable, vestimenta horrible y un desagradable hedor se acercará a él y le dirá: ‘¡Malas noticias! Éste es el día acerca del cual te advirtieron.’ Él preguntará: ‘¿Quién eres tú? Tu rostro parece portador de malas noticias.’ Él responderá: 'Soy tus malas acciones.’ (El muerto) exclamará: ‘¡Oh, Señor, no permitas que llegue la Hora!’” (Musnad al-Imam Ahmad, 17803; éste es un hadiz sahih). 

Al final de los tiempos, Allah enviará un viento que se llevará las almas de todos los creyentes, como se reportó en el hadiz de al-Nawwas ibn Sam’an, quien dijo: “El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) mencionó… (la llegada de Dayyal [el Anticristo] y el descenso de ‘Isa [Jesús], que la paz sea con él, y la buena vida y la felicidad de la humanidad en la época de Jesús y de allí en adelante). Dijo: ‘Y mientras las personas estén viviendo así, Allah enviará un buen viento que los levantará por las axilas y se llevará las almas de cada creyente y de cada musulmán. Las personas malas se quedarán y se comportarán como burros; luego, llegará la Hora’”. (Reportado por Muslim, 5228). 

Cuando las personas duermen (y el sueño es la “muerte menor”), el alma es tomada, aunque no completamente, por lo que la persona que duerme continúa estando viva. Allah dice (interpretación del significado): “Alá toma las almas [de los hombres] en el momento de la muerte, y durante el sueño las de quienes aún no les ha llegado su hora. Retiene aquellas de quienes decretó su muerte, y devuelve las otras hasta [que se cumpla] el plazo prefijado [para su muerte]. Por cierto que en esto hay signos para quienes reflexionan.” [al-Zumar 39:42] 

El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) les advirtió a los musulmanes que, cuando se acostaran a dormir, dijeran: “Bismika Rabbi wada’tu yanbi wa bika arfa’uhu wa in amsakta nafsi farhamha wa in arsaltaha fahfadha bima tuhfad bihi ‘ibadika al-salihin (En Tu nombre, mi Señor, me acuesto, y en Tu nombre me levanto. Si Tú decides tomar mi alma, ten piedad de ella y si Tú decides devolver mi alma, protégela como proteges a Tus siervos virtuosos).” Al levantarse, los musulmanes deben decir: “Al-hamdu Lillah alladhi ‘afani fi yasadi wa radda ‘alayya ruhi wa adhina li bi dhikrihi (Alabado sea Allah, quien me ha devuelto mi salud y mi alma y me ha permitido recordarlo).” (Reportado por al-Tirmidhi, 3323’ Él dijo, un hadiz hasan). 

Estos son algunos de los versículos y los hadices sahih que describen el alma. Talvez encuentre en ellos la información que lo guiará hacia el camino de la verdad, la Religión del Islam. Gracias por su pregunta.

Sheik Muhammed Salih Al-Munajjid
Create Comments