Miércoles 6 Rabii' al Awal 1440 - 14 Noviembre 2018
Español

La orden sufi Tiyani

108382

Fecha de publicación : 13-02-2016

Vistas : 738

Pregunta

En nuestro país hay mucha gente que sigue a la orden sufi Tiyani. Mi familia tiene un librillo de oraciones del shéij Áhmad at-Tiyani, que se llama Salat al-Fatih. Ellos dicen que el libro Salat al-Fatih es para enviarle bendiciones al Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) ¿Realmente sirve para eso? Porque ellos dicen que quien recita el libro Salat al-Fatih y luego se detiene, se considera que es un incrédulo. Dicen que si uno no suele recitarlo o no lo recita en absoluto, no pasa nada, pero que si uno comienza a recitarlo y luego se detiene, entonces se considera que es un incrédulo. Esperamos que usted pueda ofrecernos consejos sobre esto.

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios

El camino de los tiyani es indudablemente algo inventado, un conjunto de enseñanzas que no fueron enseñadas por Dios en el Sagrado Corán ni por el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) en su Tradición. 

Lo que los musulmanes debemos hacer es aferrarnos a las fuentes de nuestra religión, que es lo que nos ha enseñado el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él). Dios dijo (traducción del significado): 

“Di: Si verdaderamente amáis a Allah ¡Seguidme! Y Allah os amará y os perdonará los pecados. Allah es Absolvedor, Misericordioso” (Aal ‘Imrán, 3:31). 

“Seguid lo que os ha sido revelado por vuestro Señor, y no toméis protector alguno fuera de Él. ¡Qué poco reflexionáis!” (Al-A’raf, 7:3).

“Los preceptos que os ha transmitido el Mensajero respetadlos, y absteneos de cuanto os haya prohibido. Y temed a Allah, pues Allah es severo en el castigo” (al-Hashr, 59:7). 

“Y éste es mi sendero recto, seguidlo pues. Y no sigáis otros caminos, porque si lo hacéis, éstos os dividirán y desviarán de Su camino. Esto es lo que os ha ordenado para que Le temáis” (al-An’am, 6:153). 

Dios nos ha encomendado seguir el camino recto, que es el que nos ha señalado en Su Libro, el Sagrado Corán, y en los reportes provenientes del Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) que se han probado como auténticos. 

Con respecto a lo que se enseña en las órdenes sufíes como los tiyanis, los beqtashis, los yerrahis, los naqshbandis, los qadiríes y otros, son caminos que se alejan de lo enseñado por Dios y Su Profeta, para enseñar en su lugar cosas que han sido inventadas por shéijs y líderes religiosos a lo largo de los siglos. Lo que esté de acuerdo con el Sagrado Corán y la Tradición de Su Profeta en estas escuelas de pensamiento es permisible para el musulmán aprenderlo, lo que vaya en contra de lo enseñado por Dios y Su Profeta, no es permisible aprenderlo, y también hay cosas que caen en el terreno de lo optativo o bien de lo desaconsejable. Dios dijo (traducción del significado): 

“Hay un bello ejemplo en el Mensajero de Allah [de valor y firmeza en la fe] para quienes tienen esperanza en Allah, [anhelan ser recompensados] en el Día del Juicio y recuerdan frecuentemente a Allah” (al-Ahzab, 33:21). 

“Allah se complace con los primeros que aceptaron el Islam y emigraron [a Medina], con aquellos que les socorrieron, y con todos los que sigan su ejemplo [en la fe y las buenas obras]. Éstos también se complacen con Allah, y Él les ha reservado jardines por donde corren los ríos donde morarán eternamente. Éste es el triunfo grandioso” (at-Táwbah, 9:100). 

El Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) también dijo: “Quien introduzca algo en este, nuestro asunto (el Islam) que no esté de acuerdo con él, le será rechazado”. Al-Bujari, 2697; Muslim, 1718. La versión de Muslim dice: “Quien realice un acto que no esté de acuerdo con este, nuestro asunto (el Islam), le será rechazado”. 

Él (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) también dijo: “El mejor discurso es el Libro de Dios, la mejor guía es la guía de Muhámmad, y el peor de los asuntos en la religión, es el inventado. Cada invento en la religión es un camino al extravío, y cada camino al extravío termina en el Infierno”. Narrado por Muslim en su obra Sahih, del reporte de Yábir Ibn ‘Abdullah (que Dios esté complacido con él). 

Y hay muchos reportes similares, que enfatizan este asunto. El libro Salah al-Fatih es un conjunto de oraciones para enviarle bendiciones al Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), pero su redacción no fue enseñada por él. De este libro, ellos recitan: “Dios nuestro, envíale la paz y las bendiciones a nuestro maestro Muhámmad, quien abre lo que se ha cerrado, el sello de todo lo que vino antes, quien apoya a la verdad con la verdad”. Esta redacción no fue la respuesta que el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) le dio a aquel entre sus compañeros que le preguntó cómo debía enviarle las bendiciones. Lo que está prescripto para la comunidad musulmana es bendecir al Profeta Muhámmad con la redacción que él nos enseñó, sin agregarle nada inventado. Un ejemplo es lo que se ha probado en las dos obras de reportes más auténticos, de Kaab Ibn ‘Ayrah (que Dios esté complacido con él) según el cual sus compañeros le dijeron al Profeta Muhámmad: “Oh, Mensajero de Dios, Dios nos ha ordenado enviarte las bendiciones, ¿cómo debemos hacerlo?”. Él (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) respondió: “Digan: “Allahúmma sál-li ‘ala Muhámmad wa ‘ala aali Muhámmad kama sal-laita ‘ala Ibraahima wa aali Ibraahím, ínnaka hamidun mayid. Allaahúmma bárika ‘ala Muhámmad wa ‘ala aali Muhámmad kama barakta ‘ala Ibraahima wa aali Ibraahím, ínnaka hamídun mayíd” (Dios nuestro, envíale nuestras oraciones a Muhámmad y a la familia de Muhámmad como las enviaste a Abrahán y a la familia de Abrahán. Ciertamente, Tú eres alabado, majestuoso. Dios nuestro, bendice a Muhámmad y a la familia de Muhámmad como bendijiste a Abrahán y a la familia de Abrahán. Ciertamente, Tú eres alabadísimo, majestuoso). 

Otro ejemplo es lo que se ha probado en Sahih al-Bujari y Sahih Muslim del reporte de Abu Humaid as-Sa’idi (que Dios esté complacido con él), según el cual el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Digan: “Allahúmma sál-li ‘ala Muhámmad wa ‘ala azwáyihi wa dhurriyátihi kama sal-láita ‘ala Ibraahím, wa bárik ‘ala Muhámmad wa ‘ala azwáyihi wa dhurriyátihi kama baarakta ‘ala Ibraahíma wa ali Ibraahím, ínnaka hamídun mayíd” (Dios nuestro, envía nuestras oraciones a Muhámmad, a sus esposas y a su descendencia, como enviaste nuestras oraciones a la familia de Abrahán. Dios nuestro, bendice a Muhámmad a sus esposas y a su descendencia como bendijiste a Abrahán y a la familia de Abrahán entre todas las naciones. Ciertamente, Tú eres alabadísimo, majestuoso). 

De acuerdo a un tercer reporte que fue narrado por Muslim en su obra Sahih, de Abu Mas’ud al-Ansari (que Dios esté complacido con él), que el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Digan “Allahúmma sál-li ‘ala Muhámmad wa ‘ala ali Muhámmad kama sal-laita ‘ala Ibrahím, wa bárik ‘ala Muhámmad wa ‘ala ali Muhámmad kama barakta ‘ala ali Ibraahím fil ‘aalamina, ínnaka hamidun mayid” (Dios nuestro, envía las oraciones a Muhámmad y a la familia de Muhámmad como enviaste las oraciones a Abrahán y a la familia de Abrahán; y bendice a Muhámmad y a la familia de Muhámmad como bendijiste a Abrahán y a su familia. Ciertamente Tú eres alabadísimo, majestuoso). 

Estos reportes y otros similares explican la manera en que él nos enseñó a enviarle las bendiciones. Pero con respecto a la obra Salat al-Fatih, aun cuando su significado es bueno en general, no debemos adoptarlos en lugar de lo que se ha narrado en los reportes auténticos. Más aun, la frase contenida en ese libro que se refiere al Profeta como “Aquel que abre lo que se ha cerrado” es una frase ambigua, que parece atribuirle al Profeta cualidades que sólo Dios posee. De esta frase no puede decirse que su significado esté acorde con las enseñanzas del Islam. 

Y Allah es la Fuente de toda fuerza”. Fin de la cita del Shéij ‘Abd el-‘Azíz ibn Baaz (que Allah tenga misericordia de él).

Enviar comentarios