Martes 15 Shawal 1440 - 18 Junio 2019
Español

El significado del versículo “Y a la luna le decretamos sus fases, hasta que [va menguando y] parece una rama seca de palmera”

Pregunta

Tengo mucho interés en el Islam. Desde 1994 comencé a leer el Corán y los hadices del Profeta desde principios de este año, y el Islam me ha dado una gran satisfacción espiritual. Pronto (Insha Allah) comenzaré a tomar lecciones sobre la oración ya que tengo pensado adoptar el Islam. No estoy seguro del significado de un versículo en particular del Corán de Surah Ya-Sin y espero que puedan ayudarme.

“Y a la luna le decretamos sus fases, hasta que [va menguando y] parece una rama seca de palmera” (36:39)

Agradezco su ayuda. Que Allah los guíe, proteja, y bendiga por la ayuda que le dan a tantas personas en todo el mundo respondiendo preguntas y resolviendo nuestros dilemas.

Texto de la respuesta

Alabado sea Allaah.

Antes que nada, permítame felicitarlo por llegar a la convicción de que el Islam es la verdad y que es la única religión que satisface las necesidades espirituales del hombre y llena su alma con tranquilidad y alegría. Según la manera en que usted formuló la pregunta, queda claro que lo que ha leído del Islam le ha afectado de tal manera que si no hubiera dicho que es hindú, habríamos creído que ya es musulmán.

Lo más importante que quiero decir es aconsejarle que se apresure a entrar al Islam, y que lo haga lo antes posible. Una vez que una persona está convencida de la verdad, ¿qué razón hay para demorarse en adoptar el Islam?

Hay otro punto que también debe quedar en claro. Algunas personas que quieren entrar al Islam lo posponen hasta que han aprendido algunos aspectos de esta fe, como orar y demás, ya que creen que no son aptos para entrar a la religión hasta que hayan aprendido algunas de sus enseñanzas. Esto no es correcto; una vez que la persona tenga clara la verdad, es su obligación seguirla y entrar al Islam de inmediato. Una vez allí puede aprender el Corán y la Sunna y ampliar su entendimiento del Islam. El musulmán debe aprender y practicar paso a paso, tanto como pueda, porque nadie sabe si la muerte le llegará. Si una persona muere siguiendo una religión que no sea el Islam, será uno de los destinados a la perdición. Además, una persona no recibirá la recompensa y no se le registrará ninguna hasanaat hasta tanto no haya entrado al Islam, por lo que perderá muchos beneficios si pospone su entrada al Islam; el tiempo perdido no se puede recuperar.

Volvamos ahora a su pregunta, que tiene que ver con la Aleya número 39 de Surah Yaa-Sin.

En esta Aleya, Allah dice (interpretación del significado): "Y a la luna le decretamos sus fases, hasta que [va menguando y] parece una rama seca de palmera " [Yaa-Sin 36:39], es decir, Hemos evidenciado a través de sus etapas como puede medirse el paso de los meses, tal como el día y la noche pueden determinarse por el sol.

Allah dice en el Corán (interpretación de los significados): " Te preguntan [¡Oh, Muhammad!] acerca de las faces de la luna. Diles: Son un signo para que los hombres puedan fijar con ellos sus fechas y la de la peregrinación." [2:189]
"Él es Quien hizo que el sol tuviese luz propia y determinó que la luna reflejase su luz en distintas fases para que podáis computar el número de años y los meses. Allah no creó esto sino con un fin justo y verdadero; y aclara los signos para quienes los comprenden." [10:5]

Allah le ha dado al sol su propia luz y a la luna un reflejo de luz, y ha hecho que sus cursos sean diferentes, de tal manera que el sol salga todos los días y se ponga al final del día con un tipo de luz que no cambia, pero las posiciones de su salida y su puesta varían del verano al invierno, debido a lo cual los días se acortan y las noches se alargan.

En cuanto a la luna, Allah ha medido etapas para ella, de tal manera que en la primera noche del mes sale como una débil luna creciente, que casi no da luz, luego su luz va en aumento en etapas y su posición es cada noche más alta. Su posición es cada vez más alta, tiene más luz, por más que se trate del reflejo de la luz del sol, hasta que su luz se hace completa, el día catorce del mes, cuando es luna llena. Luego comienza a decrecer hasta que, al final del mes, “regresa como el viejo y seco cabo curvo de la palmera”.

Ibn ‘Abbaas (que Allah esté complacido con él) dijo: “Es el cabo de un racimo de dátiles”. Muyaahid dijo: “Es un cabo seco”. Lo que Ibn  ‘Abbaas quiso decir es: El cabo de un racimo de dátiles cuando se pone viejo, seco, y curvo. (Referencia: Tafsir Ibn Kazir).

Esa semejanza de la luna a finales del mes con un cabo seco y curvo es un bello ejemplo de elocuencia, al elegir una comparación del entorno de los oyentes árabes.

Y Allah sabe mejor.

Origen: Sheij Muhammad Salih Al-Munajjid

Enviar comentarios