Lunes 11 Rabii' al Awal 1440 - 19 Noviembre 2018
Español

Los Ibadis

11529

Fecha de publicación : 14-04-2016

Vistas : 621

Pregunta

¿Quiénes fueron los ibadis?

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios

En primer lugar, los ibadis fueron un grupo emparentado con los jariyíes que adoptaron este nombre de su fundador, ‘Abdallah Ibn Ibad at-Tamimi. Ellos afirman que no son jariyíes, y niegan este origen. Pero la verdad es que si bien no son jariyíes extremistas como los azraqíes, concuerdan con ellos en muchos asuntos, como poner en duda los divinos atributos de Dios, o afirmar que el Sagrado Corán es una creación, y permitir la lucha armada contra los gobernantes que cometen faltas. 

En segundo lugar, el primer fundador de este grupo fue, como dijimos, ‘Abdallah Ibn Ibad, perteneciente a la tribu de los hijos de Murrah Ibn ‘Ubaid Ibn Tamim. Se llamaba Ibad por el nombre de la villa de la que provenían, en Al-Iamamah, conocida actualmente como Al-‘Arid. ‘Abdallah fue contemporáneo del gobernante Mu’awiyah, y falleció al final del reinado de ‘Abd el-Malik Ibn Marwán. 

En tercer lugar, con respecto a sus creencias más importantes, que los diferencian del Islam ortodoxo: 

- De sus libros, tal parece que ellos ponen en duda los atributos divinos y están de acuerdo en muchos puntos de vista con los mu’tázilis en su forma de interpretarlos. Ellos afirman que sus puntos de vista están basados en evidencias concretas y que explican el significado de los atributos divinos sin hacer comparaciones entre Dios y Su creación. Pero el punto de vista correcto sobre este asunto es el que sigue la gente de la Comunidad y la Tradición Profética, que afirman los nombres y atributos de Dios tal como Él los ha afirmado, sin enredarse en especulaciones estériles ni equiparar a Dios a la altura de Su creación. 

- Niegan que los creyentes verán a Dios en el Más Allá. 

- Interpretan incorrectamente algunos asuntos que tienen que ver con el Más Allá y niegan que sean reales, como por ejemplo la Balanza en la que se pesarán las obras de cada persona y el Puente que cruza sobre el Infierno hacia el Paraíso. 

- Ellos consideran que los atributos de Dios serían agregados a Su esencia, pero en realidad son parte de Su esencia. 

- Según su punto de vista el Corán es una creación, y ellos están de acuerdo con los jariyíes en eso. Al-Ásh’ari dijo en Maqalat al-Islamiyín: “Todos los jariyíes dicen que el Corán es una creación”. Fin de la cita de Maqalat al-Islamiyín, 1/203. 

- Según su punto de vista, quien comete un pecado mayor es un incrédulo, ya sea por ser ingrato con Dios o por ser un hipócrita. 

- Según su punto de vista, los seres humanos caen en tres categorías:

a) Creyentes que son sinceros en su fe.

b) Idólatras cuya idolatría es obvia.

c) Personas que creen en la Unidad Absoluta de Dios, en el Islam, pero no se adhieren a sus prácticas y actos de culto, por lo tanto no son idólatras puesto que han reconocido la Unidad Absoluta de Dios, pero tampoco son creyentes porque no se adhieren a las prácticas que esa fe requiere. Ellos están incluidos junto con los musulmanes en las normas que tienen que ver con este mundo, puesto que afirman la Unidad de Dios, y están incluidos con los idólatras en las normas que tienen que ver con el Más Allá, porque fueron contra los requerimientos prácticos de la fe.

- Ellos creen que aquellos entre los musulmanes que difieren con ellos son incrédulos, pero no idólatras. Para ellos es permisible casarse con sus mujeres y heredar de ellos. Sus armas, caballos y cualquier cosa que pueda ser utilizado para la guerra, es permisible según ellos tomarlo como botín de guerra, pero todo lo demás está prohibido. 

- Como dijimos, según ellos quien comete un pecado mayor es un incrédulo, y cuando está cometiendo el pecado y persistiendo en él creen que no será admitido en el Paraíso si no se ha arrepentido, porque Dios no perdona los pecados mayores a menos que quien los cometió se arrepienta antes de la muerte. 

- En consecuencia con el punto anterior, ellos creen que quien comete pecados mayores es un incrédulo, ya sea por ingratitud hacia Dios o por hipocresía, pero no en el sentido de que son incrédulos que están fuera de las filas del Islam. La gente de la Comunidad y la Tradición Profética, en cambio, denominan a tales personas como rebeldes a Dios o pecadores. Quien muera en tal estado, de acuerdo a la gente de la Comunidad y la Tradición Profética, queda sujeto a la voluntad de Dios: si Dios quiere, lo perdonará por Su gracia, y si Él quiere, lo castigará por Su justicia hasta que lo haya limpiado de sus pecados, y luego lo admitirá en el Paraíso. Pero los ibadis dicen que el pecador morará en el Infierno por siempre, y en este punto de vista están de acuerdo con los jariyíes y los mu’tálizis. 

- Ellos niegan que vaya a haber alguna intercesión para los pecadores que crean en la Unidad Absoluta de Dios, porque según ellos los pecadores morarán en el Infierno por siempre, por lo tanto no habrá intercesión válida para ellos para que sean sacados del Infierno. 

- Se puede agregar a esto que algunos de ellos critican al califa ‘Uzmán Ibn ‘Affán, a Mu’áwiyah Ibn Abi Sufián, y a ‘Amr Ibn al-‘As (que Dios esté complacido con ellos). 

Y Allah sabe más.

Origen: Fin de la cita de Mawsú’ah al-Adián wa al-Madahib al-Mu’ásirah, 1/63

Enviar comentarios