Lunes 11 Rabii' al Awal 1440 - 19 Noviembre 2018
Español

Quienes se escinden de la comunidad musulmana son la gente de la disputa y la división

126818

Fecha de publicación : 29-02-2016

Vistas : 720

Pregunta

¿Por qué el Islam está dividido en varias sectas, como los shí’as, los sunnitas y los sálafis?

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios

En primer lugar, lo que debemos comprender es que el Islam es uno solo y es una religión de unidad. La enseñanza fundamental de esta religión es la Unidad Absoluta de Dios, y enseña a toda la humanidad a unirse en adoración a Él, desechando cualquier causa de división, y prohibiendo enfáticamente la rivalidad entre los pueblos, excepto en el bien. Dios dijo (traducción del significado): 

“Aferraos todos a la religión de Dios y no os dividáis. Recordad la gracia de Allah al hermanaros uniendo vuestros corazones después de haber sido enemigos unos de otros, y cuando os encontrasteis al borde de un abismo de fuego, os salvó de caer en él. Así os explica Allah Sus signos para que sigáis la guía” (Aal ‘Imrán, 3:103). 

Luego de eso, Dios también dijo (traducción del significado): 

“No seáis como quienes, después de haber recibido las pruebas claras, se dividieron y discreparon. Ésos tendrán un enorme castigo” (Aal ‘Imrán, 3:105). 

Dios también dijo (traducción del significado): 

“Y obedezcan a Dios y Su Mensajero, no disputen, para que no pierdan el coraje y las fuerzas; sean pacientes. Ciertamente, Dios está con los pacientes” (Al-Anfal, 8:46 ). 

“Arrepentíos ante Allah, temedle, haced la oración y no seáis de los que Le atribuyen copartícipes, pues éstos alteraron Su religión y formaron sectas; y cada una de ellas está conforme con lo que cree” (Ar-Rum, 30:31-32). 

Ver: Huyyat al-Qirá’at (278) y Tafsir al-Qurtubí (14/32). 

Se ha narrado de Ibn Mas’ud que el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “No se dividan, porque ciertamente vuestros predecesores se dividieron y fueron condenados”. Narrado por al-Bujari, 3476. 

Al-Hafiz (que Allah tenga misericordia de él) dijo: “Este reporte nos encomienda mantenernos unidos y evitar las divisiones y las diferencias. Es una prohibición de discutir acerca de la Revelación sin justificación alguna. Peor aún que esto es cuando un verso indica un significado que es contrario a la opinión de una persona, y entonces uno ve a esa persona esforzándose por interpretar el verso de una manera diferente para que encaje con su propia opinión y no tener que cambiar su conducta, hasta que la persona termina argumentando a favor de la falsedad y persistiendo en ella”. Fin de la cita. 

Se narró que al-Bara' Ibn ‘Azib dijo: “El Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) solía pasar revista a las filas de los musulmanes de un lado a otro. Él los tocaba en el pecho y los hombros y les decía: “No se dividan, o sus corazones también se dividirán”. Narrado por Abu Dawud, 664; clasificado como auténtico por al-Albani en Sahih Abi Dawud. 

Ibn Mayah (85) narró que ‘Abdullah Ibn ‘Amr dijo: “El Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) salió a ver a sus compañeros y los encontró polemizando acerca de la naturaleza del Decreto Divino, y fue como si una semilla de granada hubiera estallado en su rostro (es decir, se puso rojo), a causa del enojo. Entonces dijo: “¿Acaso se les ha ordenado esto, o fueron creados para este propósito? Están usando una parte del Corán en contra de la otra, y esto es ciertamente lo que condenó a las naciones que vinieron antes que ustedes”. Clasificado como auténtico por al-Albani en Sahih Ibn Mayah, 1/157. 

Se narró que ‘Arfayah Ibn Shuraih dijo: “Oí al Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) decir: “Habrá discordia entre la gente e innovaciones en la religión. A quien venga queriendo dividir a esta comunidad cuando está unida, golpéenlo con la espada”. Narrado por Muslim, 1852. 

Los textos que hablan sobre este asunto son muchos como para ser enumerados aquí. Nuestro objetivo es señalar que el Islam no convoca a la división, sino más bien enseña lo opuesto, es decir la armonía y la unidad entre la gente. El problema es que sólo puede haber unidad en la verdad, porque la verdad es una sola, pero las mentiras son muchas. Este es el único camino hacia la unidad. 

En el Islam, las personas deben unirse en torno a la verdad y resolver sus disputas en base a la verdad, porque cada ser humano puede ser influenciado por sus propios deseos personales, que pueden ser opuestos, variados y diversos, y por lo tanto pueden tener un entendimiento divergente o inexacto de la religión. Sin embargo, aquel que busca la verdad la encuentra, en base a la evidencia y a los hechos objetivos. 

El Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) habló de la condición de su comunidad después que él se fuera, y dijo: “Les encargo temer a Dios, oír y obedecer a vuestros líderes, aun si fuera a un esclavo abisinio al que le faltara un ojo. Quien viva cuando yo me haya ido verá grandes disputas. Deben aferrarse a la Tradición y al camino de mis rectos sucesores. Aférrense a este camino con uñas y dientes, y tengan cuidado de los inventos en la religión, porque cada invento en la religión es un camino al extravío, y todo camino al extravío termina en el Infierno”. Narrado por Abu Dawud, 4607, e Ibn Mayah, 44. Clasificado como auténtico por al-Albani en Sahih Ibn Mayah. 

De acuerdo al reporte de Ibn Mayah, habría dicho: “Me voy de entre ustedes en un día tan claro que su noche será como este día. Nadie se desviará de él luego de que yo me haya ido, sin que se haya condenado”. Entonces les instruyó a aferrarse a su Tradición y a sus obligaciones religiosas, y afirmó que las diferencias que surgirán en su comunidad serán parte del Decreto Divino, pero que esas diferencias deben resolverse a la luz de la ley islámica, y describió a los inventos en la religión como la perdición. Esto está en armonía con los textos citados. 

Debemos comprender entonces que no es el Islam el que está dividido en sectas que difieren la una de la otra, más bien son los musulmanes los que difieren, de acuerdo a cuán cerca o cuán lejos estén de la verdad del Islam. O lo que es lo mismo, dependiendo de hasta qué punto se han dejado influenciar por sus propios caprichos, deseos y pasiones particulares. 

Se ha narrado de Ibn Mayah (3992) e Ibn Abi ‘Asim en la obra As-Sunnah (53), que ‘Auf Ibn Malik al-Ashja'i (que Dios esté complacido con él) dijo: “El Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Los judíos se escindieron en 71 sectas, una de las cuales ingresó al Paraíso y las demás están en el Infierno. Los cristianos se escindieron en 72 sectas, 71 de las cuales ingresaron estarán en el Infierno y una en el Paraíso. Por Aquel en cuya mano está mi alma, que mi comunidad se dividirá en 73 sectas, una de las cuales estará en el Paraíso y 72 en el Infierno”. Le dijeron: “Oh, Mensajero de Dios, ¿quiénes son los que ingresarán al Paraíso?”. Él respondió: “La comunidad” (Es decir, el cuerpo principal de los musulmanes, o los musulmanes ortodoxos). Clasificado como auténtico por al-Albani en As-Sahihah, 1492. 

De acuerdo a otra versión del reporte, habría dicho: “El camino que mis compañeros y yo estamos transitando”. Narrado y clasificado como auténtico por at-Tirmidi, 2641. 

En segundo lugar, el grupo que se conoce generalmente como sunnitas, cuya denominación completa dada por los eruditos a lo largo de la historia es Ahl as-Sunnah wa al-Yama’a (Gente de la Comunidad y la Tradición Profética), no es una secta, sino que esta denominación hace referencia al grupo o comunidad original de los musulmanes, del cual se escindieron todas las otras. Este es el grupo al cual el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) le albrició el Paraíso en los reportes arriba citados. Las características de este grupo constituido por la comunidad principal de musulmanes es que no reconocen otra fuente de legislación en sus vidas que el Libro de Dios y los reportes probadamente auténticos mediante investigación historiológica, que se remontan a las enseñanzas originales del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él). Esta es la base de cualquier diferencia que pueda establecerse entre la comunidad principal de musulmanes y cualquier otra secta musulmana que se pueda encontrar, puesto que las sectas suelen seguir las opiniones particulares de shéijs y líderes religiosos que a lo largo de los siglos han innovado en la religión, es decir, han inventado sin derecho prácticas y creencias y se las han atribuido al Islam, o por el contrario, han olvidado o abandonado prácticas que Dios y Su Profeta nos enseñaron y nos ordenaron preservar. 

La comunidad principal de musulmanes ortodoxos en cambio, nos remitimos una y otra vez a las fuentes originales del Islam, y descartamos toda clase de reivindicaciones partidarias, tal como Dios ha enseñado en Su Libro, porque este es el verdadero camino hacia la unidad; la unidad no puede alcanzarse si no se abandonan las banderas partidarias. 

Para lograr esto, los musulmanes ortodoxos nos remitimos ante cualquier diferencia de interpretación en las fuentes islámicas a la práctica y ejemplo de las primeras tres generaciones de musulmanes, la del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y sus compañeros, la de sus seguidores, y la de sus discípulos. Es decir, que los musulmanes ortodoxos damos precedencia a la Revelación de Dios por encima de todas las opiniones particulares, de todas las formas del pensamiento humano y las ideas filosóficas, especialmente en asuntos que están más allá del escrutinio humano, como la naturaleza de la divinidad y del Más Allá. 

Por favor, consulta las respuestas a las preguntas No. 6280 y 10121.

Y Allah sabe más.

Enviar comentarios