Sábado 9 Rabii' al Awal 1440 - 17 Noviembre 2018
Español

Comentario sobre el verso “el ser humano fue creado débil” (An-Nisá', 4:28)

174843

Fecha de publicación : 15-03-2017

Vistas : 575

Pregunta

¿Cuál es el significado del verso “el ser humano fue creado débil” (An-Nisá', 4:28)

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios

Este verso es una de las más grandes pruebas de que la ley islámica es el modo de vida que mejor se adecua a la naturaleza intelectual, física y espiritual del ser humano, y que una de sus principales cualidades es que pone a la naturaleza humana en armonía con el entorno. La naturaleza humana es inherentemente débil y vulnerable, no importa cuán grande una persona se pueda sentir ni cuán arrogante pueda actuar, porque en el fondo de su ser cada ser humano sigue siendo incapaz de funcionar y sobrevivir sin un entorno lleno de las facilidades de la misericordia de Dios. 

Siendo así las cosas, la ley islámica es válida para todo tiempo y lugar. Las palabras “el ser humano fue creado débil” (An-Nisá', 4:28) resalta y clarifica la gran sabiduría de Dios al prescribir ciertas normas para el ser humano, pues la razón de estas normas es que son las más adecuadas para la dependiente naturaleza humana. Esto es algo muy claro para quien lee el contexto de este verso, en el pasaje en que Dios dijo (traducción del significado): 

“Allah quiere aclararos y mostraros el camino correcto de quienes os precedieron, y absolveros. Allah es Omnisciente, Sabio. 27. Allah quiere absolveros, mientras que quienes siguen sus pasiones quieren que os extraviéis completamente. 28. Allah quiere facilitaros las cosas, ya que el hombre fue creado débil” (An-Nisá', 4:26-28). 

Al-‘Allámah at-Táhir Ibn ‘Ashur (que Allah tenga misericordia de él) escribió:

“Las palabras “el ser humano fue creado débil” resaltan y explican la razón por la cual Dios facilitó las normas para el ser humano, y muestra las ventajas del sistema legal de esta religión, indicando que es la que mejor se adecua a la naturaleza humana en todo tiempo y lugar.

Las normas y regulaciones de los textos anteriormente revelados prestaron atención a una situación en particular, con exclusión parcial o total de las otras, y a esto se refiere el verso en el que Dios dijo (traducción del significado): 

“Ahora Allah os aminora la carga [de no poder flaquear ante enemigos diez veces superiores en número], por compasión ante vuestra debilidad: Por cada cien hombres pacientes y perseverantes que hubiese en vuestras filas no deberán flaquear ante doscientos enemigos, y si hubiese mil no deberán flaquear ante dos mil, y sabed que les vencerán con la anuencia de Allah. Ciertamente Allah está con los pacientes” (Al-Anfál, 8:66). 

Algunos comentaristas explicaron la debilidad aquí como refiriéndose a la tentación del hombre por las mujeres. Tawus dijo: “El hombre nunca es más débil que cuando enfrenta la tentación por las mujeres”. Pero la realidad es que el significado de este verso no está limitado a este contexto, aunque es definitivamente para señalarlo aquí, porque las normas mencionadas en los versos precedentes hablan de las concesiones acerca del matrimonio”. Fin de la cita de At-Tahrír wa at-Tanwír, 5/22. 

Este punto de vista que fue favorecido por Al-‘Allámah at-Táhir Ibn ‘Ashur (que Allah tenga misericordia de él), acerca de la interpretación de lo que significa la debilidad del ser humano, como algo que se refiere a todo tipo de debilidades o a una vulnerabilidad general, es el punto de vista más fuerte entre los eruditos y la interpretación más correcta. Sin embargo, Ibn al-Yawzí (que Allah tenga misericordia de él) mencionó tres puntos de vista entre los eruditos acerca de este verso: 

“Con respecto a lo que significa “debilidad” en este verso, hay tres puntos de vista:

1 – Que se refiere a la debilidad inherente del ser humano, en términos generales. Al-Hásan dijo: “Se refiere al hecho de que el ser humano fue creado del semen, de un líquido insignificante” (Corán, 32:8). 

2 – Que el ser humano es débil porque carece de paciencia cuando enfrenta su tentación por las mujeres. Este fue el punto de vista de Tawus y de Muqátil. 

3 – Que es débil en su carácter y determinación porque es fácilmente sobrepasado por sus deseos y emociones. Este fue el punto de vista de Az-Zayyách e Ibn Kisán”. Fin de la cita de Zaad al-Masír, 1/395. 

Pero el principio importante con respecto a la interpretación del Sagrado Corán es que siempre que sea posible interpretar sus significados en términos generales, esta es la interpretación más correcta y cercana a la Revelación, y que si hay puntos de vista diferentes pero que no se contradicen entre sí porque el verso es susceptible de ser interpretado de todas esas formas, todas ellas son correctas, sin exclusión de las demás. Por favor, consulta el libro Qawá'id at-Taryih ‘inda al-Mufassirín, pág. 41-44. 

Ibn ‘Atíyah al-Andalusí (que Allah tenga misericordia de él) escribió:

“El significado evidente de este verso es que es una clase de licencia o permiso de Dios, glorificado y exaltado sea, flexibilizando las normas del matrimonio. Y Su afirmación acerca de la debilidad del ser humano tiene que ver con el contexto de la tentación del hombre por las mujeres. En otras palabras, Dios nos señala que Él es consciente de nuestras debilidades y nos concede más flexibilidad. Este fue el punto de vista de Muyáhid e Ibn Zaid Tawus. 

Luego de resaltar este punto, el verso sigue adelante recordándole al ser humano los favores de Dios para con el ser humano, porque resalta todos los favores que Dios ha concedido a Sus servidores, y cómo Él nos ha facilitado la religión. Entonces llega una afirmación refiriéndose a la debilidad inherente del ser humano, en términos generales, porque el ser humano se deja mayormente llevar por sus deseos y caprichos”. Fin de la cita de Al-Muhárrar al-Wayíz, 2/40-41.

Ibn Yazí al-Garnati (que Allah tenga misericordia de él) escribió:

“…y el ser humano fue creado débil”, se ha dicho que lo que esto significa es que no puede ser paciente al enfrentar su tentación por las mujeres, y que esto está implicado por el contexto, aunque la redacción es más general que eso”. Fin de la cita de At-Taslíl, 1/188.

Ibn al-Qayím (que Allah tenga misericordia de él) escribió, después de citar los puntos de vista de algunos de nuestros rectos predecesores acerca del significado del verso:

“El punto de vista más correcto es que “debilidad” refiere aquí a todo tipo de debilidad, en términos generales, y que la debilidad del ser humano es por lejos mayor que simplemente eso (su debilidad por las mujeres), porque el ser humano es débil en su estructura física, en su voluntad y su determinación, en su conocimiento, y débil en términos de paciencia. Los problemas que tiene el ser humano como resultado de su debilidad lo sobrepasan más fácilmente que un arroyo corriendo colina abajo”. Fin de la cita de Tariq al-Hiyratáin, 1/228. 

Al-‘Allámah as-Sa’di (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“Allah quiere facilitaros las cosas, ya que el hombre fue creado débil” (An-Nisá', 4:28), esto es así a causa de Su perfecta misericordia y Su bondad, que abarca todas las cosas, y por Su sabiduría y conocimiento de la debilidad del ser humano en todos los aspectos, tanto su fragilidad física, como su falta de voluntad firme, la debilidad de su fe, y su falta de paciencia. Entonces, es natural que Dios haya aligerado la carga de los hombres con respecto a algo en que Él mismo lo ha creado débil, y que está más allá de su fuerza”. Fin de la cita de Taisir al-Karím ar-Rahmán, p. 175. 

Por lo tanto, la interpretación más apropiada de la debilidad del ser humano en este verso es entender la debilidad en términos generales, incluyendo todos los aspectos. El ser humano es débil en su naturaleza porque está influenciado por buenas y malas inclinaciones que Dios puso en él, como también por los susurros de Satanás, y los deseos y caprichos a los que está sometido. El ser humano es también físicamente débil porque carece de la fuerza y resistencia de las bestias y está más expuesto a enfermedades, en comparación con muchas otras criaturas que están mejor adaptadas físicamente a los entornos naturales. Es intelectualmente débil por su limitada memoria y capacidades, que le permiten sólo alguna medida de éxito y pensamiento innovador, pero sólo dentro de los límites del universo visible, y dentro del marco de la ciencia. También es débil en sus emociones y sentimientos, y es fácilmente influenciado por factores externos, que lo hacen llorar, reírse, acobardarse, sentirse miserable, o arrogantemente animado, y pasar rápidamente de un estado de ánimo a otro. 

Para más explicaciones sobre los tipos de debilidad humana, puedes remitirte al brillante artículo del Dr. ‘Abd el-Karím Bakkár siguiendo el siguiente vínculo:

http://www.saaid.net/Doat/bakkar/017.htm

A causa de todas estas clases de debilidades, Dios ha prescripto para nosotros lo que es más apropiado, y de esa forma nos ha aliviado la carga. De tal forma, no nos ha impuesto más que lo que podemos cumplir y soportar. Así la ley islámica es un sistema de vida basado en la facilidad, tal como Dios dijo (traducción del significado): 

“Ahora Allah os aminora la carga [de no poder flaquear ante enemigos diez veces superiores en número], por compasión ante vuestra debilidad: Por cada cien hombres pacientes y perseverantes que hubiese en vuestras filas no deberán flaquear ante doscientos enemigos, y si hubiese mil no deberán flaquear ante dos mil, y sabed que les vencerán con la anuencia de Allah. Ciertamente Allah está con los pacientes” (Al-Anfal, 8:66).

Ibn ‘Abbás (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“Hay ocho versos en el capítulo Las Mujeres (An-Nisá') que son mejores para esta comunidad que todo aquello sobre lo que el Sol se eleva. Los primeros versos son: 

“Allah quiere aclararos y mostraros el camino correcto de quienes os precedieron, y absolveros. Allah es Omnisciente, Sabio. 27. Allah quiere absolveros, mientras que quienes siguen sus pasiones quieren que os extraviéis completamente. 28. Allah quiere facilitaros las cosas, ya que el hombre fue creado débil” (An-Nisá', 4:26-28, tres versos consecutivos). 

El cuarto es: 

“Si os apartáis de los pecados más graves perdonaremos vuestras faltas y os introduciremos en el Paraíso honrándoos” (An-Nisá', 4:31).

El quinto es: 

“Allah no es injusto con nadie ni en el peso de un átomo. Cada obra buena la multiplicará con una magnífica recompensa” (An-Nisá', 4:40).

El sexto es: 

“Quien obre mal o cometa iniquidad y luego pida perdón a Allah, encontrará que Allah es Absolvedor, Misericordioso” (An-Nisá', 4:110).

El séptimo es: 

“Allah no perdona que se Le asocie nada; pero fuera de ello perdona a quien Le place. Quien asocie algo a Allah comete un gravísimo pecado” (An-Nisá', 4:48).

Y el octavo es: 

“Pero quienes crean en Allah y en Sus Mensajeros sin hacer distingos [de fe] entre ellos, Él les concederá su recompensa. Allah es Absolvedor, Misericordioso” (An-Nisá', 4:152).

Registrado por Al-Baihaqi en Shu’áb al-Imán, 9/346. 

Y Allah sabe más.

Enviar comentarios