Jueves 13 Safar 1442 - 1 Octubre 2020
Español

Preguntas acerca de un imam

26152

Fecha de publicación : 03-09-2020

Vistas : 101

Pregunta

  1. En el campamento de nuestra compañía hay un imam que dirige las oraciones, él es de xxxx. En su pronunciación, alarga cada palabra, recitándola como una canción. Nosotros le preguntamos, ¿qué tipo de recitación es ésta? Él dice que su profesor le ha enseñado así. Algunas veces no podemos rezar detrás de él porque su voz se eleva sobre las demás con un tono diferente. Amablemente, queremos saber, ¿está bien que él recite de esa manera, con una entonación diferente y tan alto? ¿Cuáles son las reglas de recitación del Corán durante las oraciones obligatorias?
  2. Después de la oración, él pone su mano (la palma) sobre su frente y dice: “Iá háiyn, Iá qaiyúm”, siete veces. Le preguntamos por qué hace eso y respondió que “los eruditos dicen que nuestro cerebro se volverá brillante, si haces esto luego de cada oración obligatoria, y él dijo que esto figura en Sahih Muslim también, pero no pudimos encontrarlo.

 Por favor, por Allah, respóndanos las preguntas arriba mencionadas, para corregir nuestros actos de acuerdo al Camino Recto. Y si él está obrando mal, ¿cómo podemos corregirlo? Nunca se pone de acuerdo en nada con nosotros, siempre dice “lo que estoy haciendo es correcto de acuerdo al Islam” y no nos da lugar para objetarlo.

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios.

Primero:

 Embellecer nuestra voz al recitar el Corán es algo bueno y no hay nada de malo en ello, esto proviene de las enseñanzas del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él).

 Se narró que al-Bara’ (que Allah esté satisfecho de él) dijo: “Oí al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) recitando Wa at-Tíni wa az-Zaitún en la oración del ‘Isha, y no he oído a nadie con una voz más bella que esa (en su recitación)”.

 Narrado por al-Bujari, 735; Muslim, 464.

 Y el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) elogió la recitación de Abu Musa al-Ash’ari, quien tenía una voz muy melodiosa. Pero elogiar las bondades de embellecer la voz al recitar, tal como se nos anima, no debe implicar la distorsión del significado de las palabras y no se debe imitar la manera en la que los incrédulos cantan una canción.

 Se narró que Abu Musa dijo: “El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) me dijo: “Si tú sólo me hubieras visto cuando yo estaba escuchándote la última noche, se te ha dado una voz hermosa como la del Profeta David”.

 Narrado por al-Bujari, 4761; Muslim, 793; esta es la versión narrada por Muslim.

 An-Nawawi dijo:

 “Al-Qadi dijo: “Los eruditos están unánimemente de acuerdo en que es recomendable (mústahab) embellecer la voz cuando se recita el Corán y recitarlo apropiadamente (tartil). Abu ‘Ubaid dijo: “Con respecto a este hadiz narrado, debe entenderse que esto debe hacerse con solemnidad y sentimiento”. Y luego agregó: “Pero ellos difieren con respecto a recitarlo con entonación. Malik y la mayoría lo consideraban makruh (desaconsejable) porque es contrario al propósito por el cual el Corán fue revelado, que es ser recitado con humildad y reflexión. Abu Hanifah y un grupo de entre los Sálaf consideraron que es permisible considerando el hadiz antedicho y porque es una forma de conmover el corazón de la gente, provocando temor de Dios y maximizando la receptividad de las personas hacia lo que están oyendo”.

 Yo digo: as-Sháfi’i dijo por una parte: “A mí no me gusta recitar el Corán con entonación” y en otra parte dijo “No me disgusta”. Nuestros compañeros dicen: “No hay contradicción en este caso, más bien esto tiene que ver con dos situaciones diferentes. Cuando él dijo que le desagradaba, quiso decir si es excesivamente alargada la pronunciación y el significado de las palabras puede ser malinterpretado, al agregar o abreviar el tiempo de pronunciación de alguna palabra que no debía ser alargada o abreviada; y cuando él dijo que es permisible, quiso decir si no implica distorsionar el significado de las palabras. Y Allah sabe más”.

 Sharh Muslim, 6/80.

 Segundo:

 Con respecto a lo que vuestro imam hace, de colocar su mano sobre su frente y decir siete veces “Iá Háiyu, Iá Qaiyúm”, no hay evidencia alguna en la shari’ah para hacer esto, y esto no figura en el Sahih Muslim ni en ningún otro libro verídico de la Sunnah. Esta es una innovación censurable (bid’ah), y deben aconsejarle que cese de hacerlo y explicarle las normas legales sobre innovar en las formas de hacer dhíkr (súplicas).

 Con respecto a rezar detrás de este imam: es permisible, pero es preferible si se puede, buscar un imam que se aferre a la Sunnah en sus enseñanzas, porque existe el peligro de que algunos de los orantes sean influenciados por sus innovaciones, las practiquen y las difundan. Pero antes de hacer esto, no olviden aconsejarle que se aferre a la Sunnah, enseñándosela y exigiéndole que él la enseñe, sobre este dhíkr en particular y sobre el culto en general. Entonces, si él insiste con su innovación, no hay nada incorrecto en que tomen acciones para evitar que él dirija la oración.

 Los eruditos del Comité Permanente de Jurisprudencia dijeron:

 “Sobre rezar detrás de aquellos que practican innovaciones, si sus innovaciones implican shirk (idolatría o politeísmo), tal como invocar a algo o alguien que no sea Allah, o hacer votos que no sean a Allah, o creyendo que sus shéijs tienen características que pertenecen sólo a Allah, tal como tener completo conocimiento o conocimiento de lo oculto o una influencia extraordinaria sobre el universo, entonces no es correcto rezar detrás de ellos. Pero si sus innovaciones no implican shirk, y este puede ser el caso de recitar dhíkrs (súplicas) que fueron transmitidos por el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) pero haciéndolo al unísono o con entonación oscilante, entonces las oraciones ofrecidas por los orantes que rezaron detrás de él son válidas, pero el musulmán debería buscar un imam que esté libre de innovaciones para rezar detrás, porque eso le traerá más recompensas y estará más fácilmente a salvo del mal.

 Y Allah es la Fuente de toda Fuerza. Que la paz y las bendiciones de Allah sean con nuestro Profeta Muhámmad, con su familia y enviados”.

 Fatáwa al-Lájnah ad-Dá’imah, 7/353.

 Y Allah sabe más.

Origen: Islam Q&A