Domingo 21 Rabii' az Zani 1442 - 6 Diciembre 2020
Español

¿Cuál es la edad adecuada para acostumbrar a los niños al ayuno?

Pregunta

¿Cuál es la edad en la que los niños están obligados a ayunar? ¿Cómo podemos alentarlos a ayunar y rezar en la mezquita, especialmente la oración del Tarawih? ¿Hay alguna idea religiosa simple que pueda usarse para llenar el tiempo libre de los niños en Ramadán?

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios.

En primer lugar:

El ayuno no es obligatorio para los niños pequeños. Es en la adolescencia que se hace obligatorio porque el Profeta (paz y bendiciones sean con él) dijo: “Las plumas se han levantado para tres tipos de personas: aquella que ha perdido su mente, hasta que regresa a sus sentidos; una que está durmiendo, hasta que despierta, y para un niño, hasta que alcanza la edad de la adolescencia”. Narrado por Abu Dawud, 4399; clasificado como auténtico por al-Albani en Sahih Abi Dawud.

Sin embargo, a los niños se les debe decir que ayunen para que se acostumbren y para que se graben las buenas obras que hacen.

La edad a la que los padres deben comenzar a enseñar a sus hijos a ayunar es la edad a la que puedan hacerlo, que variará según la composición física de cada niño. Algunos eruditos han dicho que a los diez años.

Al-Jarqi dijo:

Cuando un niño tiene diez años y puede ayunar, debe comenzar a hacerlo.

Ibn Qudámah dijo:

Esto significa que se le debe decir que ayune y hay que regañarlo si no lo hace, para entrenarlo y hacer que se acostumbre a este acto de adoración, así como se le debe impulsar a rezar. Entre los que opinaron que a un niño se le debe decir que ayune cuando sea capaz de hacerlo, estaban ‘Ata, al-Hasan, Ibn Sirín, al-Zuhri, Qatádah y al-Sháfa’i.

Al-Awzá’i dijo: Si es capaz de ayunar durante tres días consecutivos sin interrupción y sin debilitarse, entonces se le debe alentar a ayunar Ramadán. Isháq dijo: Creo que cuando (un niño) alcanza la edad de doce años se debe hacer que ayune para que se acostumbre.

La edad de diez años es buena porque el Profeta (paz y bendiciones sean con él) recomendó regañar a los niños de esta edad que no quieran rezar, y se aplica lo mismo para el ayuno. Tanto el rezo como el ayuno son acciones físicas que constituyen pilares del Islam, pero el ayuno es más difícil. Por esa razón los padres deben ser capaces de detectar durante el crecimiento del niño, el momento en que esté realmente capacitado para hacer el ayuno, habida cuenta que algunos niños pueden rezar sin todavía estar listos para el ayuno. Fin de la cita.

Al-Mugni, 4/412

Esto es lo que los compañeros del Profeta (paz y bendiciones sean con él) hicieron con sus hijos. Les decían a los que pudieran ayunar que lo hicieran, y si uno de ellos lloraba por hambre, le daban un juguete para distraerlo, pero no está permitido obligarlos a ayunar si les hace daño debido a alguna debilidad física o enfermedad.

El Shéij Ibn ‘Uzaimín dijo:

No se debe obligar a un niño pequeño a ayunar hasta que haya alcanzado la edad de la adolescencia, pero se le puede pedir que ayune si es capaz de hacerlo, para que se acostumbre y le sea más fácil después una vez alcanzada la pubertad. Los Compañeros del Profeta (que Allah esté complacido con ellos), que son los mejores de esta comunidad, hacían que sus hijos ayunaran cuando eran jóvenes. Fin de la cita.

Maymú’ Fatawa al- Shéij Ibn ‘Uzaimín, 19/28, 29

Y se le preguntó al Shéij (que Allah tenga piedad de él):

Mi hijo pequeño insiste en ayunar Ramadán, aunque el ayuno es perjudicial para él porque es muy joven y su salud no es buena. ¿Debo forzarlo a romper el ayuno?

Respondió:

Si tu hijo es joven y aún no ha alcanzado la pubertad, no está obligado a ayunar. En caso de que pueda hacerlo sin dificultades, es recomendable animarlo a ello. Los Compañeros (Allah esté complacido con ellos) hacían que sus hijos ayunaran. Si los más pequeños lloraban, les daban juguetes para distraerlos. Pero si es perjudicial para él, se le debe impedir el ayuno. Si Allah nos ha prohibido darles a los jóvenes su riqueza en caso de que se tema que puedan abusar de ella, entonces es más apropiado que se les impida hacer algo si existe el temor de daño físico. Pero no debe hacerse por la fuerza; forzarlos no es algo apropiado para la crianza de los niños. Fin de la cita.

Maymú’ Fatawa al- Shéij Ibn ‘Uzaimín, 19/83

En segundo lugar:

Los padres pueden alentar a sus hijos a ayunar dándoles un regalo cada día, o incentivando el espíritu de competencia entre ellos y sus compañeros, o con los más jóvenes que ellos. Pueden animarlos a rezar llevándolos a las mezquitas, especialmente si salen con su padre y rezan en mezquitas diferentes cada día. También pueden alentarlos recompensándolos por eso, ya sea felicitándolos, llevándolos de viajes algunas veces, o comprando cosas que les gusten, etc.

Desafortunadamente, algunos padres y madres no hacen suficiente para alentar a sus hijos. Incluso algunos les impiden realizar estos actos de adoración. Existen padres y madres que piensan que la misericordia y la compasión significa hacer que sus hijos no ayunen o recen. Esto está completamente contrapuesto al punto de vista de la ley islámica y la sabiduría educativa.

El Shéij Muhammad ibn Salih al-‘Uzaimín  (que Allah tenga piedad de él) dijo:

Allah ha ordenado el ayuno a todos los musulmanes responsables que están capacitados para hacerlo y que no tienen que viajar. En cuanto a los niños pequeños que aún no han alcanzado la pubertad, el ayuno no es obligatorio para ellos, porque el Profeta (paz y bendiciones sean sobre él) dijo: “Las plumas han sido levantada para tres personas” (o sea, que no se registran las obras de tres personas) y mencionó a los niños pequeños, hasta que alcancen la pubertad. Sin embargo, el tutor de un niño debe decirle que ayune si llega a una edad en la que puede hacerlo, porque es una manera de entrenarlo en poner en práctica los pilares del Islam.

Siempre vemos algunas personas que dejan a sus hijos solos y no les dicen que recen o ayunen, pero está mal. Él (el padre) será responsable de eso frente a Allah. Según ellos, no les incentivan el ayuno por amabilidad y compasión hacia ellos, pero en realidad el que es verdaderamente amable y compasivo con su hijo es el que lo educa para adquirir buenas características y hacer buenas acciones, no alguien que se abstiene de disciplinarlo y prepararlo de manera beneficiosa. Fin de la cita.

Maymú’ Fatawa al- Shéij Ibn ‘Uzaimín, 19/19, 20

En tercer lugar:

Los padres pueden ocupar tiempo de sus hijos con la lectura del Corán y la memorización de una pequeña parte cada día. También con la lectura de libros que sean para su nivel y edad. Pueden escuchar grabaciones que combinen contenido útil con diversión, como nashíds, y ver videos que les sean útiles. El canal Al-Majd para niños hace todo esto, y cada día se puede reservar un tiempo para que los niños lo vean y se beneficien de él.

Nos gustaría expresar nuestro agradecimiento por la preocupación de nuestra hermana por la educación de sus hijos. Esto indica que todavía hay bondad en las familias musulmanas. Pero a muchas personas no les va bien en sacar el potencial intelectual y físico de sus hijos. Se vuelven perezosas y dependen de los demás. Tampoco les importa alentarlos a realizar actos de adoración como ayunar y orar, por lo que muchos niños crecen de esta manera y sus corazones no se inclinan a la adoración cuando crecen, por lo cual se vuelve difícil para sus padres dirigirlos y aconsejarlos. Si prestaran atención a este asunto desde el principio, luego no tendrían que lamentar el resultado.

Le pedimos a Allah que nos ayude a criar bien a nuestros hijos, que les haga amar la adoración y que nos ayude a cumplir con nuestros deberes hacia ellos.

Y Allah sabe mejor.

Origen: Islam Q&A