Martes 12 Rabii' al Awal 1440 - 20 Noviembre 2018
Español

Ellos recitan “Oh Allah, concédele la paz y las bendiciones a Muhámmad tanto como sea Tu Perfección”.

88109

Fecha de publicación : 07-05-2011

Vistas : 2569

Pregunta

Existe una costumbre en la mezquita. Luego de rezar en congregación y justo después de recitar el tasbih (subhana Allah), el tahmíd (alhámdulilláh) y el takbir (Allahu ákbar), repiten los salawát (bendiciones al Profeta) siguiendo al mu’ádzin, en tres formas diferentes:
1 – “Oh Allah, otórgale la paz y las bendiciones a nuestro señor Muhámmad y a su Familia, tanto como la perfección de Allah se ajusta a Su Perfección”.
2 – “Oh Allah, otórgale la paz y las bendiciones a nuestro señor Muhámmad y a su Familia, tanto como los nombres de Allah se ajustan a Su Perfección”.
3 – Ellos también recitan as-salawát al-Ibrahimíyah, que es bien conocido.
Por favor, nótese que están aquellos que dicen la frase “tanto como es la perfección de Allah” no es permisible, como se mencionó en la primera versión, porque esto significaría considerar limitada la perfección de Allah, pero ellos consideran la frase “tanto como los nombres de Allah”, como permisible, la que figura en la segunda versión. ¿Cuál es su opinión sobre todas estas versiones? Que Allah te recompense con el bien.

Texto de la respuesta

 Alabado sea Allah

 Primero:

 Entre las recitaciones (adkár) que están prescriptas para después de la oración canónica, están: el tasbíh (subhana Allah), el tahmíd (al hámdu lil-láh), y el tahlíl (la iláha ílla Allah), ya que existe un reporte narrado por Muslim (596) de Ka’b ibn ‘Uyrah, que el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Las recitaciones después de la oración, quien las pronuncie no será decepcionado: treinta y tres tasbíh, treinta y tres tahmíd, y treinta y cuatro takbir después de cada oración canónica”.

 Muslim también narró (597) de Abu Hurairah que el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Quien glorifique a Allah (subhana Allah) treinta y tres veces después de cada oración, alabe a Allah (alhámdulil-láh) treinta y tres veces, y magnifique a Allah (Allahu ákbar) treinta y tres veces, siendo noventa y nueve recitaciones, y lo complete diciendo “No hay más divinidad excepto Allah, sin compañero ni asociado; Suyo es el dominio, para Él es toda alabanza, y Él puede hacer todas las cosas”, sus pecados serán perdonados aún si ellos son como al espuma del mar”.

 En as-Sahihain se narró de Abu Hurairah que los pobres de entre los muhaayirín (emigrantes) vinieron al Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y le dijeron: “Los ricos han tomado los lugares más altos de la Bendición Eterna (el Paraíso)”. “¿Por qué dicen esto?” preguntó el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él). Respondieron: “Rezan y ayunan como nosotros lo hacemos, pero dan en caridad y nosotros no; liberan esclavos y nosotros no podemos. El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “¿Les enseño algo con lo cual pueden alcanzar a aquellos que van delante de ustedes (en la realización de obras piadosas), con lo que irán delante de aquellos que vendrán después de ustedes y por lo que no habrá nadie que sea mejor que ustedes excepto quienes hagan lo que ustedes hacen?”. Ellos dijeron: “Sí, Mensajero de Allah”. Él dijo: “Glorifiquen a Allah, magnifíquenlo y alábenlo al final de cada oración, treinta y tres veces”. Abu Sálih dijo: “Los emigrados pobres volvieron al Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y le dijeron: “Nuestros hermanos ricos han oído lo que hacemos y ahora ellos también lo hacen”. El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “La riqueza es una munificencia de Allah; Él la concede a quien Él quiere”.

 Al-Bujari (843) y Muslim (595).

 Esta oración grandiosa debe ser recitada por cada persona individualmente. Recitarla juntos al unísono, dirigidos por el mu’ádin o por alguien más es un invento, una innovación (bid’ah), porque es una manera que no fue narrada del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y los eruditos han señalado esto.

 Ash-Sháfi’i (que Allah tenga misericordia de él) dijo: “Pienso que el imam y la persona que reza detrás de él deben recordar a Allah luego de finalizar la oración y deben recitar el dhíkr serenamente, a menos que la otra persona deba aprenderlo del imam, en cuyo caso debe recitarlo en voz alta hasta que sienta que ellos han aprendido y memorizado el dhíkr, luego entonces lo recitan en voz baja. Allah dijo (traducción del significado):

“Cuando realicéis una oración voluntaria moderad vuestra voz en la recitación, no la hagáis con voz alta ni tampoco en silencio” (al-Isra’ 17:110)”.

 Esto se refiere (y Allah sabe más) al du’á, la súplica, la cual no debe ser recitada “ni en voz alta ni en voz (tan) baja” que no te oigas a ti mismo.

 La evidencia para esto es lo que Ibn az-Zubáir narró acerca del tahlíl del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y lo que Ibn ‘Abbás narró acerca de su takbir, como hemos citado arriba. Ash-Sháfi’i dijo:

 “Pienso que debe elevar su voz y poco para que la gente aprenda de él (el imam), porque la mayoría de los reportes que hemos citado aquí y en otras partes, no mencionan recitar el tahlíl o el takbir después del salam”.

 Fin de la cita de al-Úmm (1/127).

 Ash-Shátibi (que Allah tenga misericordia de él) dijo: “Bid’ah (innovación, invento) se refiere a algo nuevo en la religión, que no es original sino inventado y que parece similar a lo que está prescripto, y con lo cual la gente intenta llevar a los extremos la religión de Allah.

 Esto incluye adherir a ciertas maneras en el culto, tales como recitar dhíkr al unísono o tomar el cumpleaños del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) como una festividad, etc.

 También incluye realizar ciertos actos de culto que están prescriptos, pero en ciertos momentos que no fueron narrados en la shari’ah, tal como ayunar siempre el 15 de Sha’bán (iaum an-núsf min Sha’bán) y pasar la noche rezando”.

 Fin de la cita de al-I’tisám (1/37-39).

 El shéij Yamal ad-Dín al-Qásimi (que Allah tenga misericordia de él) dijo: “En algunas mezquitas, cuando el imam dice el salam al final de la oración canónica del ‘asr, el mu’ádin dice fuertemente “amín” y luego recita una súplica (du’á) en voz alta, y en algunas mezquitas cuando el imam dice el salam, sus seguidores comienzan a recitar las bendiciones al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) diciendo “as-salat al-kamalíyah” (la forma a la que te refieres en tu pregunta) en voz alta. Esto es contrario a la shari’ah, porque la sunnah es que inmediatamente después de la oración, se recite el du’á que se nos ha narrado silenciosamente, cada orante por separado. De la misma manera, la etiqueta del du’á es mantener la voz baja. Allah dijo (traducción del significado):

 “Invocad a vuestro Señor con humildad y en secreto” (al-A’ráf 7:55).

 Esta gente está faltando a la humildad y el secreto por levantar la voz”. Fin de la cita de Isláh al-Masáyid min al-Bida’ wal Awá’id, p. 154.

 El shéij ‘Ali Mahfud (que Allah tenga misericordia de él) dijo: “Una clase de invento censurable es terminar la oración en la forma bien conocida de levantar la voz al realizar el du’á en la mezquita, recitándolo al unísono y haciéndolo regularmente, al punto de que un montón de gente piensa que esto es parte de la oración canónica y que es una sunnah o algo esencial, aún en desmedro de que sea recomendable recitar un du’á individualmente y en silencio.

 Esto es una innovación y no proviene del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) ni de ninguno de sus compañeros. Muchos musulmanes lo han adoptado como parte de la oración obligatoria, para ser realizado siempre en congregación.

 ¿Cómo puede ser permisible elevar la voz recitándolo, cuando Allah, exaltado sea, dijo en Su sabio Libro (traducción del significado):

 “Invocad a vuestro Señor con humildad y en secreto. Ciertamente Él no ama a los transgresores” (al-A’ráf 7:55)?

 Recitarlo serenamente es mucho más cercano a la sinceridad y más alejado de la ostentación contraria a la humildad”. Fin de la cita de al-Ibdá’ fi Madár al-Ibtidá’, p. 283.

 En Fatáwa al-Láynah ad-Dá’imah (7/98) dice:

 “Pregunta: “La gente difiere con respecto a recitar un du’á al unísono después de una las oraciones regulares sunnah. Un grupo dice que no hay ningún reporte acerca de esto proveniente del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y en el cual pueda estar basado, ni de sus compañeros y que si esto hubiera sido algo bueno habría sido realizado por ellos antes que por nosotros, porque ellos fueron la gente más afecta en seguir la verdad. Otro grupo dice que recitar du’á al unísono después de las oraciones regulares sunnah es recomendable e incluso que es una sunnah, porque hacer dhíkr es una forma de adoración, y ningún dhíkr o adoración puede ser otra cosa que algo recomendable y sunnah. Critican a quienes no esperan el du’á y se levantan directamente luego de la oración”.

 Respuesta:

 “El du’á es un acto de culto y los actos de culto están basados en el tawqíf, es decir, se adhieren solamente a lo que está mencionado en el Corán y la Sunnah). Entonces, no es permisible decir que un acto de culto está prescripto, ni en su manera, número, lugar o tiempo, excepto con la evidencia legal apropiada. No conocemos ninguna sunnah en la cual se haya narrado que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) haya dicho y realizado, o que haya aprobado, lo que el segundo grupo que describes defiende. Toda bondad está en seguir la guía del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), y su guía con respecto a este asunto son las pruebas de lo que él (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) solía hacer después de la oración y lo que sus sucesores los califas, el resto de sus compañeros, los tabi’ín y aquellos que les siguieron en el camino recto, también solían hacer. Quien introduzca en nuestra comunidad algo que vaya contra la guía del Mensajero (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), le será rechazado. El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Quien realice un acto que no esté de acuerdo con este, nuestro asunto (el Islam), le será rechazado”. El imam diciendo el du’á después de la oración, la congregación diciendo “amín” en respuesta a su du’á, y todos ellos levantando sus manos, todo esto debe probarse con evidencias que apoyen estas acciones, o de otra manera esto será rechazado. Lo mismo se aplica a aquel que hace oraciones voluntarias; debe probar que lo que hace con evidencia, como Allah dijo acerca de esto (traducción del significado):

 “Diles: Traed vuestro fundamento, si es que decís la verdad” (al-Báqarah 2:111).

 No conocemos ninguna evidencia del Corán ni de la Sunnah que sugiera que lo que el segundo grupo que mencionas declara esté realmente prescripto en el Islam, ya sea recitar du’á juntos o recitar dhíkr en la manera mencionada en la pregunta”. Fin de la cita.

 Conclusión: recitar dhíkr al unísono, ya sea el tasbih, las bendiciones al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), o cualquier otra forma, no es una Sunnah, sino más bien un invento, una innovación al culto (bid’ah).

 Segundo:

 La plegaria conocida como as-saláh al-kamalíyah, la cual es decir: “Oh Allah, otórgale la paz y las bendiciones a nuestro señor Muhámmad y a su Familia, tanto como la perfección de Allah se ajusta a Su Perfección” no proviene del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) ni de ninguno de sus compañeros (que Allah esté complacido con ellos) y no es la mejor forma de enviarle las bendiciones al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) como muchos musulmanes piensan. La mejor forma de enviarle las bendiciones es la que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) enseñó a sus compañeros, la cual es as-salah al-ibrahimíyah.

 Al-Bujari (6357) y Muslim (406) narraron que ‘Abd ar-Rahmán ibn Abi Láila dijo: “Ka’b ibn ‘Uyrah se encontró conmigo y me dijo: “¿Quieres un regalo? El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) salió a encontrarse con nosotros y le dijimos “Sabemos lo que significa desearte la paz, pero ¿qué significa desearte las bendiciones?” Y él respondió: “Dí: Allahúmma sálli ‘ala Muhámmadin wa ‘ala ‘ali Muhámmadin kama sallaita ‘ala ‘ali Ibrahíma, ínnaka hamídun mayíd; Allahúmma bárik ‘ala Muhámmadin wa ‘ala ‘ali Muhámmadin kama bárakta ‘ala ‘ali Ibrahíma, ínnaka hamídun mayíd (Dios nuestro, concede la paz a Muhámmad y a la familia de Muhámmad, como concediste la paz a Ibrahím (Abrahán) y a la familia de Ibrahím; y bendice a Muhámmad y a la familia de Muhámmad, como bendijiste a Ibrahím y a la familia de Ibrahím. Ciertamente, Tú eres Alabadísimo, Majestuoso”.

 Al-Bujari (3369) y Muslim (407) narraron de Abu Humaid as-Sá’idi (que Allah esté satisfecho de él) que ellos dijeron: “Oh, Mensajero de Allah, ¿cómo debemos enviarte las bendiciones?” Él respondió: “Di: “Allahúmma sálli ‘ala Muhámmadin wa ‘ala azwáyihi wa dhurriyátihi kama salaita ‘ala Ibrahím, wa bárik ‘ala Muhámmadi wa ‘ala wazwáyihi wa dhurriyátihi kama bárakta ‘ala ali Ibrahím, ínnaka hamídun mayíd (Oh Allah, honra a Muhámmad, a sus esposas y a su descendencia, como honraste a la familia de Ibrahím. Ciertamente, Tú eres Alabadísimo, Glorioso)”.

 As-Suyúti (que Allah tenga misericordia de él) dijo en al-Haraz al-Mani’: “Leo en at-Tabaqát por at-Táy as-Subki una cita de su padre que decía: “La mejor manera de enviarle las bendiciones al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) es la que es mencionada en el tasháhhud”.

 También dijo: “Quien diga esto definitivamente ha bendecido al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), pero quien lo haga recitando otra versión, hay alguna duda sobre si ha recitado las bendiciones como se requiere, porque los sahabas le preguntaron: “¿Cómo podemos enviarte nuestras bendiciones?”, y él respondió: “Di: …” entonces, él afirmó que se debe bendecirlo haciéndolo de esta forma.

 As-Suyúti dijo: “Cuando me hice viejo y le enviaba las bendiciones al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), decía: “Oh Allah, dale las bendiciones y la paz a Muhámmed y a la familia de Muhámmad como Tú concediste la paz y bendijiste a Ibrahím y a la familia de Ibrahím. Tú eres ciertamente Alabadísimo, Glorioso. Pero se me dijo en un sueño: “¿Eres tú más conocedor del significado de las palabras y más elocuente que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él)? Si no había ningún significado extra en la versión dicha por el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), ¿él no habría preferido esa?” Entonces, le pedí perdón a Allah, y volví a preferir la versión que es obligatoria y recomendable”.

 También dijo: “Si una persona ha jurado bendecir al Profeta de la mejor manera, entonces lo mejor es hacerlo”. Fin de la cita de as-Sunan wal Mutada’át por Muhámmad ‘Abd as-Salam ash-Shuqairi, p. 232. Las palabras de al-Táy as-Subki aparecen en Tabaqát ash-Shafa’íyah al-Kubra (1/185).

 Tercero:

 As-salah al-kamalíyah contiene algo que va contra la shari’ah, y es cuando dice “tanto como sea la perfección de Allah”. El aparente significado de la frase, en árabe: “‘adada kamal Allah”, es que la perfección de Allah, exaltado sea, está limitada por un número. Por eso algunos de los eruditos afirmaron que esta oración no está permitida, como veremos más adelante. Lo mismo se aplica cuando dicen “el número de nombres de Allah”, porque los nombres de Allah no están limitados por un número específico, como el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Yo Te pido por cada nombre por el cual Tú Te has llamado a Ti mismo, o que le has enseñado a alguien en Tu creación, o que has revelado en Tu Libro, o que Tú has conservado en secreto, en el conocimiento de lo desconocido que está siempre contigo”. Narrado por Áhmad (3704).

 Ibn ‘Aabidín (que Allah tenga misericordia de él) dijo en su Haashíyah (6/396): “Deben evitar usar frases como “Oh Allah, envíale las bendiciones a Muhámmad tanto como es Tu conocimiento y Tu autodominio”, “…hasta la magnitud de Tu misericordia”, “tanto como Tus Palabras”, “tanto como sea Tu Perfección”, etcétera, porque esto puede sugerir que un atributo divino tiene muchas formas o que hay un límite para Su conocimiento, especialmente frases tales como “tanto como Tu conocimiento”, “tanto como Tú puedas oír”, “tanto como son Tus palabras”, porque no hay un límite para Su conocimiento y misericordia, ni para Sus palabras. La palabra ‘adad (traducida como “tanto”), sugiere a “alguna otra cosa que eso”. Yo leí el comentario de al-‘Allámah al-Fasi sobre el libro Dalá’il al-Jairát, donde él discute este punto. Dijo: “Los eruditos difieren sobre si es permisible usar frases que puedan ser malentendidas por aquellos que no las malinterpretan, o usar frases que pueden ser fácilmente interpretadas de una manera apropiada. Algunos eruditos seleccionaron ciertas maneras de desearle la paz al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y dijeron que estas son las mejores maneras de enviarle las bendiciones al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), tal como el shéij ‘Afíf ad-Dín al-Yaafa’i, ash-Sháraf al-Bárazi, y al-Baha’ ibn al-Qattán, y esto fue narrado de él por uno de sus estudiantes, al-Maqdisí”. Fin de la cita. Yo digo: las palabras de nuestros imames implican que esto no está permitido, excepto con las palabras narradas del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), de acuerdo al punto de vista de los juristas. Y Allah sabe más”. Fin de la cita.

 Como afirmamos arriba, la manera de enviarle las bendiciones que mencionaste, no es una sunnah, aún si se recita con as-saláh al-ibrahimíyah.

 Que Allah nos ayude y te ayude a ti a hacer lo que Él ama y lo que a Él le satisface.

 Y Allah sabe más.

Enviar comentarios