Domingo 10 Rabii' al Awal 1440 - 18 Noviembre 2018
Español

¿Qué quiso decir el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) con “No existe contagio (‘adwa)”?

Pregunta

¿Cuál es el texto original del hadiz que dice “No existe ‘adwa en la religión” y qué significan esas palabras?

Texto de la respuesta

Alabado sea Allah

Existen varias versiones de este hadiz. Al-Bujari (5776) y Muslim (2224) narraron de Anas ibn Maalik (que Allah esté complacido con él) que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “No existe ‘adwa (transmisión de enfermedades contagiosas sin el permiso de Allah) ni tiyarah (creencia supersticiosa en los presagios de las aves), sino que prefiero los buenos presagios”. Ellos dijeron: “¿Qué es un buen presagio?”. Él dijo: “Una buena palabra”.

Al-Bujari (5316) narró de Abu Hurairah (que Allah esté complacido con él) que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “No existe ‘adwa [contagio, transmisión de enfermedades contagiosas sin el permiso de Allah], ni tiyarah [creencia supersticiosa en los presagios de las aves], ni haamah [se refiere a una tradición árabe yaahili descrita de diversas maneras: Un gusano que infesta la tumba de una víctima de asesinato hasta que recibe venganza; una lechuza; o los huesos de un muerto que se convierten en un ave que puede volar], ni Safar [el mes de Safar era considerado como de mala suerte durante la yaahiliah]”.

El Sheij Ibn ‘Uzaimin (que Allah tenga piedad de él) dijo:

Las palabras del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) “No existe ‘adwa” tienen un significado general, por ello el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) afirma que no existe contagio (sin el permiso de Allah).

‘Adwa (contagio) se refiere a la transmisión de una enfermedad de una persona infectada a una sana. Lo que sucede en el caso de enfermedades físicas también se puede dar en el caso de enfermedades psicológicas. Por ello el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo que una mala compañía es como aquel que maneja los fuelles: O te quema la ropa o sentirás que emite un mal olor.

Las palabras “No existe ‘adwa” incluyen las enfermedades físicas y psicológicas, aunque es más evidente en el caso de las enfermedades físicas.

Las palabras “ni tiyarah (lit. creencia supersticiosa en los presagios de las aves)” se refiere a la superstición basada en algo que uno ve, oye o sabe.

Respecto a las palabras “ni haamah”, estas se interpretan de dos maneras:

1 – Que se trata de una lechuza, o un ave similar a una lechuza. Los árabes creían que si una persona era asesinada, sus huesos se convertían en una haamah que volaba y chillaba hasta que se vengaba. Algunos creían que la haamah era el alma de la persona muerta.

2 – Algunos árabes afirmaban que la haamah era un ave en particular, a la cual consideraban como un mal presagio. Si se posaba en la casa de alguno de ellos y emitía un sonido, decían que estaba anunciando una muerte. Creían que era una señal de que la persona moriría pronto. Sin duda alguna, todas estas son falsas creencias.

Las palabras “ni safar” se refieren al mes de Safar, que los árabes consideraban como de mal augurio, especialmente para el matrimonio.

Y se decía que era una enfermedad estomacal que afectaba a los camellos y que se transmitía de un camello a otro. Según esto, mencionarla después de ‘adwa (contagio) entra bajo el encabezado de mencionar algo específico después de algo general.

Es más probable que aquí se esté refiriendo al mes de Safar, y que las palabras “ni safar” no deban ser consideradas como de mal augurio, pues es como cualquier otro mes, en el que pueden decretarse cosas buenas o malas.

Esto no significa que no ocurran estas cosas, porque de hecho sí suceden. Sí se trata de una afirmación de que no tienen efecto alguno. El Que causa que estas cosas sucedan es Allah. Si alguna de ellas tiene algún efecto conocido entonces es válido y real. Si alguna de ellas tiene algún efecto, entonces es inválido y falso. Por lo tanto, el hadiz demuestra que si existe un efecto válido, no se le puede atribuir a la cosa en sí (sino al que la causa, que es Allah). Si el efecto es meramente imaginario, entonces este hadiz afirma que no tiene efecto alguno en primer lugar.

Respecto a las palabras “ni contagio (‘adwa)”, el contagio es algo que sucede, tal como lo indican las palabras del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él), “No pongas un enfermo con un sano”, es decir, el dueño de un camello enfermo no debe traerlo con el dueño de un camello sano pues puede provocar el contagio.

Y el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Huye del leproso como huirías del león”. La lepra es una enfermedad grave que se transmite rápidamente y que mata al que la contrae. Incluso se dijo que es una plaga. De allí el mandamiento de huir del leproso para que la enfermedad no se transmita de una persona a otra. Esa es una afirmación del efecto del contagio, pero su efecto no es inevitable de tal manera que afecte a la persona en sí misma. El mandamiento del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) de alejarse y no traer camellos enfermos con los camellos sanos entra bajo el encabezado de evitar el medio (que provoca la enfermedad), sin atribuirle el efecto al medio en sí. El medio no afecta nada, sino que debemos evitar aquellas cosas que pueden ser causas de calamidad, porque Allah dice (interpretación del significado):

“Y contribuid por la causa de Allah y no os autodestruyáis, y haced el bien; en verdad Allah ama a los benefactores.” [al-Baqarah 2:195]

No podemos decir que el Mensajero (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) negaba el efecto del contagio, porque el contagio es algo que está demostrado que existe en la vida real y es mencionado en otros hadices.

Cuando el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo “no existe ‘adwa”, un hombre dijo: “Oh Mensajero de Allah, los camellos pueden estar sanos como ciervos, y luego viene un camello sarnoso y se junta con ellos y todos contraen la sarna”. El Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “¿Y quién infectó al primero?”, en el sentido de que la sarna no le llegó al primero por contagio sino que vino de Allah. Con el mismo criterio, si fue transmitida por contagio, entonces fue transmitida por el mandamiento de Allah. Algo puede o no tener una causa conocida. La sarna del primer camello no tiene una causa conocida, aparte del hecho de que sucedió por voluntad y decreto de Allah, y la sarna que vino después sí tiene una causa conocida. Pero si Allah lo desea, el camello no contraerá la enfermedad. Por ello a veces un camello puede contraer la enfermedad pero se recupera y no se muere. Lo mismo sucede con la plaga y el cólera; pueden entrar a una casa y algunos se enfermarán y morirán, mientras que otros no se verán afectados en absoluto.

Debemos depositar nuestra confianza en Allah y depender de él. Fue narrado que un leproso vino ante el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y lo tomó de la mano y le dijo: “Come”, es decir, que comiese de la comida que estaba comiendo el Mensajero (la paz y las bendiciones de Allah sean con él), debido a la fuerza de su confianza en Allah. Esta confianza contrarresta las causas del contagio.

Lo mencionado es la mejor manera de reconciliar los hadices.

Fin de cita de Sharh Kitaab al-Tawhid, 2/80.

Según esto, las palabras del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) “no existe ‘adwa (contagio)” es que la enfermedad no se transmite de una persona enferma a una sana por sí sola, sino que se transmite por voluntad y decreto de Allah. Si una persona mezcla sanos con enfermos, esa es una de las causas de la transmisión de la enfermedad. Pero esto no significa que sucederá inevitablemente, pues solo sucede si Allah lo desea. Por ello vemos a menudo casos de madres enfermas que dan a luz a niños sanos, sin que la enfermedad se transmita a la criatura.

Y Allah sabe mejor.

Enviar comentarios